Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10
1
CAPÍTULO  24 – SER UNO MISMO - 1ª parte

Este es el capítulo 24 de un total de 82 -que se irán publicando- en los cuales se explicarán los conocimientos necesarios acerca de TODO LO QUE HAY QUE CONOCER PARA HACER BIEN UN PROCESO DE DESARROLLO PERSONAL.


“Susya, el rabí jasídico, dijo poco antes de su muerte: “cuando llegue al Cielo, no me preguntarán por qué no fui Moisés. Me preguntarán,
 en cambio, por qué no fui Susya. Me preguntarán
 por qué no fui lo que solamente yo podía ser.”
 ¿POR QUÉ NO ERES EL QUE SOLAMENTE TÚ PUEDES SER?
(Anónimo)

“La derrota personal más profunda que pueden sufrir los seres humanos está representada por la diferencia entre lo que uno es capaz de llegar a ser y lo que uno es”.
(Ashley Montagu)

“El mejor servicio que puedo hacerme es ser yo mismo”.

“El actor, cuando acaba la representación, se quita la máscara del personaje y es él mismo”.

“Uno no sólo es el centro de su propia individualidad,
sino el Dios de su propia individualidad”.
 (Antonio Blay)

“Si a veces dices sí para no desilusionar a la gente, eso no es amor:
es cobardía. Un gran ejercicio es saber decir no”.
(Tony de Mello)

“Cuando cierro los ojos es cuando realmente empieza YO. Cuando cierro los ojos y siento, entonces soy yo. Yo no soy mi cuerpo, sino su habitante”.

“¿Tienes permiso para ser tu mismo?”

“Uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere. Aquí lloramos todos, gritamos, berreamos, moqueamos, chillamos, maldecimos… Porque es mejor llorar que traicionar, porque es mejor llorar que traicionarse”. (Mario Benedetti)

“Uno no debe conformarse con lo que está siendo. Puede llegar a ser Uno Mismo, y es el mejor premio que se puede conseguir en la vida”.

“Nada aporta tanta autoestima y confianza como saberse y ser uno mismo”.

“Aprende a distinguir la cara de la máscara.
 ¿Realmente crees que sabes quién eres?”

“Uno ya ES, pero… ¿cómo saberlo y sentirlo?”

“Cuanto más ejercitamos lo que somos, más se desarrolla”.

“Es básico conocerse lo suficiente como para distinguir cuando uno ES y cuándo ESTÁ SIENDO. Se ES, intrínsecamente, a todas horas, y se ESTÁ SIENDO en momentos puntuales. Uno, ES; el personaje, ESTÁ SIENDO”.

“La mayor parte de los hombres prefieren parecer que ser.”
 (Esquilo)

“La forma más común de la desesperación consiste en no ser uno quien es. Una forma aún más profunda es el intento de ser alguien
 diferente de quien se es”.
(Kierkegaard)

“Esto es emocionante: jamás en la historia de la Humanidad ha habido nadie como tú, ni lo habrá. Nadie hizo ni hará lo que no hagas tú”.

“El viaje más largo es el que se hace hacia el interior de uno mismo.”
(Dag Hammarskjöld)

“Tú puedes ser lo que desees, solamente existe un obstáculo: tú mismo.”
(Paracelso)

“No desees ser algo excepto lo que eres,
y trata de ser eso perfectamente.”
 (San Francisco de Sales)



Cuando decides “a partir de ahora quiero ser yo mismo”, como no sabes quién eres, y como no te sirve tu propia referencia, parece que no te queda más remedio que compararte con otras personas.
Pero otras personas son otras personas.
No son tú.
Son ellas.
Cuando te fijas en cómo son otros, es únicamente como referencia, porque no has de ser como ellos, sino ser tú mismo.

En la religión cristiana se habla de un Juicio Final en el fin de los tiempos. Yo creo que cada uno debería hacer Juicios Finales continuos, pero sin necesidad de jueces ni de un tribunal de santos, y analizar cada vez que se hace una cosa importante, por si se hizo bien o mal, con qué intención se hizo, y si le dejó o no satisfecho.
En uno de esos Juicios Finales, deberías imaginar que ya han pasado muchos años de tu vida, prácticamente todos, y eres ya un viejecito sentado en un sillón que se pone a revisar lo que ha sido su vida. Van apareciendo casi todas las cosas que el recuerdo tiene almacenadas de todo lo que has vivido. Si alguien te mira a la cara en esos momentos, verá cuáles recuerdos son agradables, porque una sonrisa los delatará, y cuáles fueron tristes o dramáticos, porque una mueca seria lo revelará. ¿Qué veríamos más en tu caso?
¿Sonrisas o seriedad?


Hay momentos en tu vida que son dramáticos pero tú no tienes la culpa, como el fallecimiento de un ser querido, pero hay otros momentos en tu vida que son tristes porque tú no te has preocupado de hacerlos felices.
Desde ese sillón del futuro, tras haber revisado tu vida -tarea que puedes adelantar y hacer ahora mismo-, puedes hacerte una gran pregunta:
¿Quién he sido yo?
También te puedes hacer otra pregunta:
¿Quién estoy siendo?
Te sugiero que hagas este ejercicio antes de seguir adelante.
Tic… tac… tic… tac…


Quizás te cueste responder a la pregunta; quizás te dé por divagar y saltar de un asunto a otro, o cambies el quién he sido yo por el cómo he sido yo o cómo me he visto obligado a ser…
La mente puede volar de un asunto a otro.
El objetivo de la pregunta no es otro que el de llevarte a la gran pregunta, una vez que has visto el descontrol que hay en tu interior, la falta de claridad en cuanto a quién y por qué, y esa vida tan desorganizada o tan perdida que ha aparecido en el análisis.


SER… ¿PERO QUIÉN?

Ser quien solamente tú puedes ser.
No has de ser Krishnamurti, porque ya lo es él, y si lo fueras ya no serías tú sino que serías Krishnamurti. Ni has de ser Buda, ni Teresa de Calcuta, ni Claudia Schiffer, ni Bill Gates, porque ya lo son ellos.
Es el ego quien buscar ser alguien –y alguien importante, triunfador o famoso- porque teme ser nadie. No puede soportar ser nadie.

¿Quién ser? pues un humano, uno más del montón; uno que ha venido a vivir su vida y trata de ser todo lo feliz que pueda, trata de hacer felices a los demás si puede, y tratar de sentirse a gusto consigo mismo –sobre todo esto-, con las cosas que piensa y que siente, y con las cosas que hace.

¿Quién ser? yo mismo, el que soy, el que me ha tocado ser. El que me acompaña desde que nací, el que se manifiesta desde mi interior; un ser preferentemente feliz, que vive en paz consigo y con el mundo.

¿Quién ser? la materia y el espíritu en perfecta armonía. Siento, cada vez con una firmeza más indestructible, que tengo algo de divino o que incluso lo soy, que soy mágico, que tengo un alma que es mi Maestra y mi Guía, que soy espíritu también, que busco a mi Dios y a mi manera.

¿Quién ser? es importante saber, cada vez que me haga una pregunta, desde qué nivel me la estoy haciendo, para contestar también desde ese mismo nivel. Posiblemente una pregunta racional no entienda una respuesta de los sentimientos, y viceversa, como tampoco una pregunta hecha en japonés entiende una respuesta en árabe.

Si yo me pregunto quién he de ser, desde lo más profundo de mi alma, no estoy esperando una respuesta que me hable de bienes materiales y ascensos en mi trabajo: espero una respuesta que le recuerde a mi ser profundo quién es, aunque ahora no lo esté mostrando; espero una respuesta íntima, preferentemente sin palabras, de alma a alma, de corazón a corazón.
Si la pregunta la hago desde el aspecto físico -y debo recordar que no he de renunciar a que también soy un cuerpo físico- la respuesta debe ser tangible, perfectamente comprensible, mental y racional, y será, sin duda, en función de algo de mi vida física o relacionada con los demás.

Soy… -y aquí pongo mi nombre y apellidos para empezar a tener seguridad en el resto de respuestas-, añado mi profesión u ocupación para tener aún más concreción, y mentalmente o frente al espejo, veo mi cuerpo y me identifico aún más.

He de ser… -y aquí la respuesta tarda más en producirse-. Lo primero que aparece no termina de satisfacerle a mi totalidad: si contenta a lo material, deja indiferente o incluso desalienta a lo espiritual. Se crea el eterno conflicto mente-sentimientos.

Sigo profundizando porque si no está resuelto lo material, quizás la espiritualidad no encuentre la calma necesaria para manifestarse. Me recuerdo otra vez -lo necesito constantemente- que soy materia y soy espíritu: las dos cosas. No sólo la que más me apetece en un momento determinado, y m re tengo que recordar que conseguir la convivencia en armonía de ambas partes me conducirá, como único camino, a la integridad.
Lo íntegro es aquello a lo que no le falta ninguna de sus partes.
La respuesta, por supuesto, es absolutamente personal, intransferible, irrepetible, y cada uno debe buscarla por sí mismo y en sí mismo, disfrutando de un poco más de claridad si comprende lo anterior.
Ahora verás posibles respuestas que no deben ser tomadas como modelos, sino como bases.

¿Por qué no eres el que solamente tú puedes ser?

(continúa en la 2ª parte)
2
PENSAMIENTOS

Ser, ¿Quién?
Uno mismo.
Lo que hoy puedo alcanzar, no otro distinto, porque ya no sería yo; sería una buena intención, una ilusión, el mejor de los deseos, pero no se debe ser quien no se es.
No se puede buscar uno donde no está.
Hay que tocar la realidad primero, saber las medidas y los limites, valorar y reforzar –si es necesario- las fuerzas y las capacidades. Después, sin arrebatos, todo consciencia, hay que ir dibujando un retrato de quién NO se quiere ser.
Y a partir de ahí el resto es, sencillamente… complicado.
Búsquedas y finales que me llevan al principio.
Tendré preguntas de las cuales parece que huyen las respuestas correctas. Y tendré dudas, muchas dudas.
Pero si tengo por lo menos el proyecto, inacabado siempre, de lo que NO quiero ser y, por lógica, si estoy atento, descubriré  lo demás: lo que SÍ quiero ser.
Ser, el que yo siento que tengo que ser.
Tal vez un alma sensible, o unos ojos que ven todo con otros colores, o una esperanza, o una calma, o un humano en constante crecimiento…
Ser la única forma de persona con la que me pueda sentir a gusto y en paz; ser la única forma de persona con la que me sienta identificado, con quien no tenga que fingir, ni luchar, ni hacer un esfuerzo por agradar o agradarme… ser quien llevo dentro, desarrollar mi interior, dar vida y crecimiento al proyecto que aún soy.
Convertirme en Yo Mismo.
Ser la individualidad que debo ser.
Ser el conjunto único de cualidades, virtudes, procesos y cosas que nadie más que yo podrá ser.
Ser, simplemente ser.
Ser humano.
Me refiero al significado comúnmente aceptado: personas con debilidades y con fallos.
Debo ser una persona que se muestra como es, con dudas, con días buenos y días malos.
Debo ser una persona que se muestra como tal, sin cosas que ocultar, sin tabúes, sin complejos, sin falsas apariencias, mostrando mi actual realidad para que sea aceptada como es.
Mostrar lo que soy y lo que tengo: inseguridades, alegrías, pesimismo, sueños, esperanzas, desconsuelo…
Freud creía que la represión era una manera de mantener a raya lo que él denominó el “ello”, que es el receptáculo interior de lo que llamamos nuestras “necesidades inferiores”. Después se ha averiguado que no solo reprimimos los impulsos más “inferiores”, como la agresividad y la sexualidad, sino que también se aprende a contener parte de la energía y la curiosidad innatas. Todo ello para adaptarse a las condiciones del medio. Pero así como reprimimos nuestras posibilidades “inferiores”, también reprimimos las más elevadas, y también de ellas nos defendemos: se produce el miedo a la propia grandeza y la huida de todo aquello que podríamos ser… ¿por qué tememos nuestra propia grandeza?... ¿por qué vamos por el mundo usando solamente una fracción de nuestras posibilidades?...
Aquí surge, otra vez, la necesidad de autoconocimiento, la necesidad de conocer los motivos y las causas de nuestra vida, porque así como en el ejemplo de la semilla del peral, que sabe que tiene que ser un peral y no otro árbol, y cuando se propicien las condiciones de tierra, humedad y temperatura será un peral, en las personas no suceden igual, porque no sabemos qué tenemos que ser, cuál es nuestro propósito en la vida, ni cuál es el sentido de nuestra existencia.


SER… ¿PERO POR QUÉ?

Porque es uno de los motivos de la vida, quizás el único.
Porque es la única opción de encontrar la libertad.
Porque uno no está siendo el que quiero ser, estará siendo el que no quiere ser.


SER… ¿PERO CÓMO?

Pues tal como dicte mi conciencia, del modo en que me sienta yo mismo, y cuidando que la armonía se instale a perpetuidad.
Siendo yo mismo aunque eso no siempre me proporcione palmaditas en la espalda ni aplausos. Siendo real, sin mostrarme distinto de quien soy, evitando los modelos bien aceptados para quedar bien, o siendo consciente -en ese caso- de que estoy actuando, no siendo.
No exigiéndome lo que no soy y lo que no tengo, no comparándome con otros, no creando conflictos innecesarios en mi interior, no forzándome a ser de un modo distinto a como soy, no siendo voluble en función de mi estado de ánimo o de las circunstancias ajenas, no tratando ser el que los demás piensan que soy ni el que quieren que sea.

Cada quien decidirá cómo quiere ser, pero estas son unas buenas opciones.

SER SENCILLO

Aunque me hayan inculcado lo contrario.
La sociedad de consumo, y la educación que recojo de la calle o en mi propia familia, me insinúa que sencillo es equivalente a fracasado. Expresan que hay que ser el mejor, cueste lo que cueste, porque el mundo no es de los mediocres ni de los pusilánimes. En este mundo predomina la competitividad, hay que ser más apto que los demás, hay que destacar, aunque sea llamando la atención con la actitud y los modos, y hay que machacar a quien sea si es necesario para conseguirlo. Eso nos inculcan de algún modo.
Los héroes y los triunfadores son los que  destacan y se quiere ser uno de ellos. Hay que ser aparente: tener el mejor coche, la mejor marca de ropa, incluso por encima de lo que me permiten las posibilidades.
Quien es sencillo no encaja en la sociedad actual. Se clasifica como un hippie caducado, una persona sin carácter ni personalidad, un pánfilo, o un esotérico lunático iluminado que está la mayor parte del tiempo en las nubes; en resumen, alguien no muy bien aceptado.
Ser sencillo, en cambio, es ser verdadero, espontáneo, obrar con llaneza, no tener doblez ni engaño, no tener artificio y decir lo que se piensa.
O sea, un Ser natural que se muestra en su forma natural.
Rara avis.
Ser sencillo permite la tranquilidad de no ir cargado del oropel y la pompa que requieren algunos de los personajes que interpretamos. Ser sencillo es Ser Uno Mismo sin preocuparse, sin intentar engañar, sin aparentar lo que no es, aceptando las cosas de la vida, y estando en ella sin hacer mucho ruido.
Es estar relajado ante las cosas que van sucediendo en la vida y aceptarlas como parte de la tarea de vivir.
Es ser natural, accesible, humano.
Es tener claro que casi todo es superfluo.
Es comprender que no necesito “ser algo”, sino  simplemente “ser”.
Para ello es necesario Descubrirse, poner en su orden exacto la propia escala de valores y, si es necesario, trazar una nueva en la que se incluya lo que realmente apetezca, aquello que realmente se valore, lo que es importante para uno, y hacer un pacto para autorizarse a ser sencillo. Reconocer que casi todo es sobrante, que las cosas sólo valen lo que uno esté dispuesto a hacer por ellas, que se puede vivir sin ostentaciones y sin hacer ruido, que la naturalidad no requiere ningún esfuerzo y la sencillez es uno de los mejores ingredientes de la naturaleza humana.
Si eres capaz de entender la delicia que es “ser nadie” tendrás más fácil alcanzar y disfrutar la sencillez.


SER AUTÉNTICO

O sea, el legítimo, el verdadero. Espontáneo y natural. Puro. No el que los demás quieren que seas. No una mala imitación, ni una réplica, ni el cincuenta por ciento de lo que puedes llegar a ser, sino el que realmente eres. Si sólo estás siendo una parte de quien realmente eres, aún no eres el auténtico.
Para ello, si es necesario, romperás con lo acostumbrado, romperás la idea errónea de ti. Y tal vez romperás, sin que tú lo decidas, con algunos compañeros de tu entorno, a los que quizás llamas amigos, porque se darán cuenta de cuán lejos de ellos te encuentras y no les interesas siendo auténtico. Y he escrito interesas muy conscientemente, porque sus intereses era lo único que te unía a ellos. Romperás también, esta vez por decisión propia, con todo lo ilusorio, lo provisional, lo falso, los oropeles, lo que carece de base, lo que se rige exclusivamente por intereses o apariencias.
Para ser auténtico tienes que romper con algunas ataduras que parecían lindos lazos y con la idea que tenías de ti y de otras cosas; adquirirás la responsabilidad de tu propia vida de un modo absoluto, te dejarás de lloriqueos y quejas infantiles, y buscarás con ahínco lo natural y profundo que hay en ti.
Todo no son ventajas… por eso decimos de alguien que es auténtico cuando es honrado y es fiel a sus orígenes y convicciones. Cuando podemos decir que es él mismo.
Ser auténtico es poder disfrutar de casi todos los mejores adjetivos de los que disponemos: verdadero, puro, espontáneo, natural, creíble, franco, sincero, leal…
Sin duda, poder ostentar estas cualidades es un argumento más que suficiente para empezar a ser auténtico.
Porque, además, es Ser realmente Uno Mismo, permitirme ser como realmente es.
Ser Uno Mismo es lo máximo.


SER… ¿PERO CUÁNDO?

Siempre. En todos los instantes de todos los momentos.
No hay momentos en los que sí tienes que ser y otros en los que no.
Todos los segundos te pertenecen, todos te van construyendo, todos quedarían vacíos sin ti.
En el proceso de vivir no hay vacaciones.
Puede haber momentos más relajados, de aparente desatención, pero hay que seguir alerta, con la atención afinada, en la tensión serena de la leona a punto de saltar sobre su presa, teniendo la intuición muy pendiente de que la vida es la suma de todos los instantes y de todos los momentos, y todos y cada uno de ellos pueden aportarte la calma, la delicia, los sueños o el éxito.
Cada momento es el momento óptimo de Ser Uno Mismo.
Este Ser Uno Mismo no es un espectáculo que se monta para asombrar a los demás, sino que es el hecho de vivir consecuentemente con los principios básicos que vienen implícitos en cada uno, genéticamente o por la Gracia Divina.
Ser en la ducha, en la conversación más banal, en el mercado, cuando soy amante y cuando soy amado, en todos los segundos que vivo, porque todos me van haciendo y porque todos quedarán huérfanos si yo no estoy en ellos.
Sólo uno puede Ser Uno Mismo. Nadie más. No hay suplente. Sólo la integridad absoluta siempre concede ese título honorable y honorífico.
Y no hay momento menos importante que otro.
Puedes y debes conseguir que en los momentos que aparentemente no pasa nada, sean momentos de un contacto aún más directo contigo mismo, y que sean momentos de una vigilancia que está atenta a no dejar de Ser Uno Mismo, y tienes que seguir siéndolo en los momentos de calma, en los de estruendo y en los de desatención.
Ser siempre, porque sólo los muertos no pueden ser.


SER… ¿PERO PARA QUÉ?

Para cumplir el compromiso adquirido cuando decidiste vivir.
No creo que estar en esta vida sea pura casualidad, ni que sea irrelevante.
Para tu vida es primordial vivir y tu responsabilidad como gobernante es realizarte plenamente, acumular el máximo de momentos de felicidad, sentirte a gusto y en paz, tener un concepto justo y equitativo de ti mismo, despertarte sin miedos y acostarte con la conciencia tranquila.
Todo esto sólo se consigue desde la integridad total, para eso hay que Ser Uno Mismo, para no ser un usurpador, un parásito, un derrocador del maravilloso acto de vivir desde la mejor opción de Ser Uno Mismo y disfrutarlo.


¿QUÉ ES SER UNO MISMO?

Es el proceso de Desarrollo y Actualización de lo que se es por sí mismo, en esencia. Sacarlo a la luz en su plenitud, y no sólo pequeños retazos.
Este trabajo se realiza desde adentro hacia afuera. Se hace en el interior y se manifiesta en el exterior, teniendo clara la premisa de que cuanto más ejercitamos lo que somos más se desarrolla.
La forma de averiguarnos es preguntándose a menudo. ¿Estoy siendo realmente yo mismo?
¿Expreso mi integridad en la que se aúnan el hecho de habitar en este mundo con el de no renunciar a mí ni a mi espiritualidad?
¿Dedico tiempo a Descubrirme para saber quién soy?
¿Soy yo mismo aún en presencia de otras personas y en todas las ocasiones?
No hay que olvidar que vivimos en un mundo de prohibiciones, expresas o sutiles, y que socialmente está casi prohibido Ser Uno Mismo, y se acepta mejor ser lo que se espera de uno, o ser lo que es más conveniente ser.


PARA OBSERVAR

Quizás se te ocurra preguntar: ¿cómo o cuándo se sabe que uno ya Es Uno Mismo?
No te preocupes. Tranquilo. Cuando lo seas, los demás te lo harán saber, incluso en alguna ocasión con cierto disgusto por su parte, pero, sobre todo, el más fiable eres tú, que cuando ya lo seas te darás cuenta de un modo irrefutable.


DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRITUAL

Ser Uno Mismo es una propuesta.
Ser nadie, es otra.
Quizás el mejor servicio que se puede hacer al mundo sea que desaparezca el “yo”. Entonces podrías quedar convertido en vehículo de lo divino.
Si te pones al servicio de Él, te llevará por donde debas ir.
Una propuesta interesante aunque desconcertante…


RESUMIENDO

A esto venimos al mundo: a Ser Uno Mismo. Es tu tarea cósmica o tu reto espiritual, o lo más humano y crudo que te puedas imaginar: has venido a ser el que nadie más puede ser, el que has sido destinado a ser. Búscate en tu esencia, y no te prives de mostrar al mundo a ese ser maravilloso.

   
Francisco de Sales

         
3
MEDITACIÓN DEL ELEMENTO AGUA
Gloria Maroto


Meditación guiada en un podcast de 19 minutos



https://gloriamaroto.com/meditacion-del-elemento-agua-para-el-logro-de-tus-propositos/
4
AUTOCONTROL, PROBLEMAS POR LA FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS

Podemos entender que el autocontrol es la capacidad consciente de regular los impulsos de manera voluntaria con el objetivo de alcanzar el equilibrio personal.
Como habilidad compleja, están involucrados aspectos como las emociones, los pensamientos y los comportamientos, así como la toma de decisiones. De tal manera que las personas que tiene problemas en controlar sus impulsos presentan dificultades en la regulación de uno o más aspectos de esta habilidad.
Esta falta de regulación provoca que las personas con déficit de control de impulsos presentan una marcada tendencia a exhibir conductas irreflexivas y poco meditadas sin tener en consideración las consecuencias que pueden tener dichas conductas.

Teniendo en cuenta esto, podemos entender la conducta impulsiva como un comportamiento que debe ser satisfecho de manera inmediata y en el que no se valoran las consecuencias que puede tener la conducta tanto para sí mismo como para los demás y que se ejecuta de manera automática, es decir, la persona se siente incapaz de controlar la conducta.

SÍNTOMAS DE LA FALTA DE CONTROL DE IMPULSOS.

La conducta impulsiva presenta unas características específicas previas y posteriores a la ejecución de la conducta impulsiva entre ellas encontramos las siguientes:

CARACTERÍSTICAS PREVIAS:
•   Aumento de la tensión corporal. Previo a la conducta impulsiva hay una híper-activación del sistema nervioso que genera un malestar emocional.
•   Este aumento del malestar emocional, induce a una conducta impulsiva, poco reflexionada.
•   La persona se bloquea y es el "cerebro emocional" el que toma las riendas de la conducta anulando las funciones ejecutivas de la corteza cerebral. La persona siente que entra en una especie de "trance" en el que pierde el control de su propia conducta.
•   Se genera la conducta impulsiva que puede ser dañina para ella misma o para los demás.
•   
CARACTERÍSTICAS POSTERIORES:
•   Una vez que se ha realizado la conducta impulsiva, la persona tiene sentimientos de culpabilidad o vergüenza por la conducta exhibida.
•   Aún cuando la persona sabe que su conducta es inapropiada, negativa y que puede conllevar consecuencias negativas, no es capaz de inhibirla y se convierte en un patrón de comportamiento.
Normalmente la conducta impulsiva responde a una necesidad de gratificación inmediata, en muchos casos esto es la eliminación o neutralización del malestar emocional que la desencadena.

CAUSAS DE LA FALTA DE AUTOCONTROL.

Hay diversas causas por las que podemos llegar a manifestar conductas impulsivas y falta de autocontrol.

FALTA DE ASERTIVIDAD
Podemos entender la asertividad como la capacidad para comunicarnos con los demás desde una postura de autoconfianza gracias a la cual podemos expresar nuestros sentimientos, nuestras ideas y nuestras necesidades teniendo en cuenta a sí mismo las necesidades y los sentimientos de los demás. Las personas no asertivas pueden presentar comportamientos agresivos e impulsivos.

DÉFICIT EN LA REGULACIÓN EMOCIONAL
Los mecanismos de regulación de las emociones son fundamentales para poder actuar de manera moderada y eficaz para resolver situaciones. Las personas con falta de autocontrol no han desarrollado de manera adecuada estos mecanismos por lo que tienden a verse sobrepasados por sus propias emociones lo que les lleva a tomar decisiones guiados por las emociones y no de forma reflexiva.

PROBLEMAS PARA LA DEMORA DE LAS GRATIFICACIONES
Las conductas impulsivas están relacionadas con una incapacidad o dificultad para demorar gratificaciones. Las personas con déficit del control de impulsos presentan tendencia a realizar conductas que les proporcione un beneficio inmediato aunque a largo plazo sea contraproducente, en vez de demorar la gratificación aunque ésta sea mucho mayor a largo plazo.

INTOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN
La frustración nos genera sensaciones molestas y desagradables. Es la emoción que nos informa de que las cosas no han salido como queríamos o anticipábamos y que por tanto debemos seguir trabajando en la consecución de nuestros objetivos desarrollando nuevas estrategias para conseguirlos. Las personas con baja tolerancia a la frustración gestionan estas sensaciones molestas y desagradable a través de conductas impulsivas que las neutralicen de forma inmediata.

POBRE INHIBICIÓN DE LA CONDUCTA
La capacidad para la toma de decisiones forma parte del funcionamiento ejecutivo del cerebro. La capacidad ejecutiva cerebral se produce en la corteza prefrontal, que es la encargada de inhibir las conductas impulsivas y potenciar las conductas planificadas y orientadas a objetivos. Estudios neurológicos han demostrado que las personas impulsivas presentan una disminución de la actividad en la corteza prefrontal, lo que les dificulta inhibir conductas impulsivas.

TRASTORNOS DEL CONTROL DE IMPULSOS.

Dentro de los trastornos del impulso podemos encontrar diferentes conductas. Todos ellos se caracterizan por un fracaso en el intento de resistir el impulso de realizar la conducta y por una tensión creciente que siente la persona previa a realizar la conducta que libera con la consecución de la conducta. Una vez realizada la conducta la persona siente culpa, remordimiento y sentimientos negativos hacia si misma.

INGESTA COMPULSIVA
Consiste en un patrón consistente de ingesta descontrolada y desadaptativa motivada por la necesidad de gestionar emociones y sentimientos molestos.

TRICOTILOMANIA
Consiste en un patrón de arrancamiento del pelo de forma recurrente. La persona siente una sensación de tensión previa a la conducta o cuando intenta resistirse a esta práctica.

JUEGO PATOLÓGICO
Es un comportamiento de juego desadaptativo, persistente y recurrente, que se utiliza como medio para escapar de problemas o aliviar sentimientos de ansiedad, culpa, depresión, etc.

PIROMANIA
Es la provocación deliberada e intencionada de un incendio en más de una ocasión, que provoca una gratificación cuando se inicia el fuego o cuando se observa.

CLEPTOMANIA
Es la comisión de robos de objetos que no tienen un gran valor o no son necesarios para el uso personal. No son robados por necesidad sino por gratificación generada al hacerlo.

TRASTORNO EXPLOSIVO INTERMITENTE
Es un patrón de conducta en el que se presentan episodios agresivos que dan lugar a violencia verbal o física o a la destrucción de la propiedad. La agresividad durante los episodios es desproporcionado con respecto a la intensidad del estresante psicosocial precipitante.

CONSECUENCIAS DE LA FALTA DE AUTOCONTROL.

Las consecuencias de la falta de autocontrol difiere dependiendo del tipo de conducta impulsiva exhibida, la intensidad y la duración de la misma. Pro en general los problemas derivados de la falta del control de impulsos son las siguientes:

•   Conflictos con el entorno familiar y social: Los problemas en el control de los impulsos llevan aparejado un deterioro de las relaciones personales, ya sea en el círculo más cercano, familia y amigos, como en el laboral.
•   Abuso y dependencia de drogas.
•   Problemas legales: Muchas de la conductas que tienen que ver con trastornos del control del impulso están tipificadas como delitos y por tanto tienen una consecuencia legal para las personas que las realizan.
•   Baja autoestima: Las personas que tienen problemas en el control de los impulsos tienen deteriorada su autoestima puesto que la imagen que se hacen de si misma es una imagen muy negativa como personas incontrolables y con poca capacidad para gestionarse a si mismos.
•   Depresión: La depresión es consecuencia de la baja eficacia autopercibida en sus esfuerzos por vencer sus impulsos.

TRATAMIENTO DE LA FALTA DE CONTROL PERSONAL

En PsicoGlobal te ayudamos a gestionar tus impulsos combinando diferentes técnicas:
•   Detección de primeras señales.
Te entrenamos para que aprendas a distinguir las señales que se ponen en marcha en tu cuerpo previas al impulso.
•   Gestión de la hiperactivación.
A través de diferentes técnicas de relajación aprenderás a controlar y rebajar tus niveles de activación.
•   Técnicas de afrontamiento.
Con estas técnicas aprenderás a sustituir las conductas impulsivas por otras más adecuadas a la situación.
•   Técnicas de gestión emocional.
A través de estás técnicas aprenderás a regular tus emociones.

https://www.psicoglobal.com/autocontrol/

5
UNA SEMANA DE MEDITACIÓN
día 6


meditación guiada de 16 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=fNQ3xk8gHns
6
CAPÍTULO  23 – ERRORES EN LA BÚSQUEDA DE LA AUTOESTIMA

Este es el capítulo 23 de un total de 82 -que se irán publicando- en los cuales se explicarán los conocimientos necesarios acerca de TODO LO QUE HAY QUE CONOCER PARA HACER BIEN UN PROCESO DE DESARROLLO PERSONAL.


(Te sugiero que, aunque creas que tienes una buena autoestima, leas lo que sigue. Son algo más que consejos para quien tiene mala autoestima)


Hay una tendencia inconsciente, injusta y dañina, que consiste en criticar a los demás para sentirse mejor. En las críticas ponemos al descubierto las deficiencias o debilidades ajenas, y eso nos produce un agradable sensación de superioridad. Se nos olvida que nosotros fallamos en otras cosas, pero, el pobre consuelo, es que en el motivo de la crítica, somos mejores. Es una “victoria” fácil, en la que no hemos corrido ningún peligro. Aunque con esto consigamos subir nuestra autoestima, será con una trampa que, para honrados buscadores como somos, no ha de ser admisible.
Quien base su estima personal en las riquezas materiales que haya conseguido, o en el éxito en su trabajo, o en los halagos que recibe de los demás, pero no es capaz de valorar que lo trascendente es la sensación personal e íntima, más que los aplausos externos, pierde la oportunidad de valorarse en lo que realmente es su valor personal y su auténtica realidad. En este erróneo caso, su autoestima será siempre circunstancial y estará condicionada por factores externos, que son ajenos por tanto.



 (Lo que sigue a continuación son extractos de un libro de Nathaniel Branden)
      
- Nuestras respuestas ante los acontecimientos dependen de quién y qué pensamos que somos. Los dramas de nuestra vida son los reflejos de la visión íntima que poseemos de nosotros mismos. Por lo tanto, la autoestima es la clave del éxito o del fracaso. También es la clave para comprendernos y comprender a los demás.

- De todos los juicios a que nos sometemos, ninguno es tan importante como el nuestro propio. La autoestima positiva es el requisito fundamental para una vida plena.

- La autoestima esa la suma de la confianza y el respeto por uno mismo.

- Tener una autoestima baja es sentirse inútil para la vida; equivocado, no con respecto a tal o cual asunto, sino equivocado como persona.

- Tal vez no podamos jamás estar satisfechos con nosotros mismos a causa de la aportación negativa de los demás, o porque hemos faltado a nuestra propia honestidad, integridad, responsabilidad y autoafirmación, o porque hemos juzgado nuestras acciones con una compresión y compasión inadecuadas.

- Desarrollar la autoestima es desarrollar la convicción de que uno es competente para vivir y lo merece y por lo tanto enfrentará la vida con mayor confianza, benevolencia y optimismo, lo cual ayudará a alcanzar las metas y experimentar la plenitud. Desarrollar la autoestima es ampliar la capacidad de ser felices.

- Alcanzar el "éxito" sin alcanzar una autoestima positiva es estar condenado a sentirse como un impostor que espera con angustia que lo descubran.

- Así como el aplauso de los otros no genera nuestra autoestima, tampoco lo hacen el conocimiento, ni la destreza, ni las posesiones materiales, ni el matrimonio, ni la maternidad o paternidad, ni las obras de beneficencia, ni las conquistas sexuales, ni las cirugías estéticas. A veces estas cosas pueden hacernos sentir mejor con respecto a nosotros mismos por un tiempo, o más cómodos en determinadas situaciones; pero comodidad no es autoestima.

- Lo trágico es que la mayoría de las personas buscan la auto-confianza y el auto-respeto en todas partes menos dentro de sí mismas, y por ello fracasan en su búsqueda.

- La autoestima positiva se comprende mejor como una especie de logro espiritual, es decir como una victoria en la evolución de la conciencia.

- El estado de una persona que no está en guerra ni consigo misma ni con los demás, es una de las características más significativas de una autoestima sana. La autoestima es la base de esa serenidad de espíritu que hace posible disfrutar de la vida.

- La autoestima es la reputación que adquirimos con respecto a nosotros mismos.

- A veces la gente llama "pensar" al mero reciclaje de las opiniones ajenas, no al verdadero pensamiento. La independencia es una virtud de la autoestima.

- La auto-aceptación es la prueba definitiva de la autoestima. Aceptarnos a nosotros mismos no significa carecer de afán de mejorar o evolucionar. Lo cierto es que la auto-aceptación es la condición previa al cambio.

- Si aceptamos lo que sentimos y lo que somos, en cualquier momento de nuestra existencia, podemos permitirnos ser plenamente conscientes de la naturaleza de nuestras elecciones y acciones, y nuestro desarrollo no se bloquea.

- Aceptar no significa necesariamente "gustar"; significa experimentar, sin negación ni rechazo, que un hecho es un hecho. Aunque no guste o no cause placer lo que se ve cuando uno se mira al espejo, aún se puede decir: "Ése ó ésa soy yo, en este momento. Y no lo niego. Lo acepto". Eso es respeto por la realidad.

RECORDAR: no sostener una relación de rivalidad con la propia experiencia que se esté viviendo.

MEDITAR: sobre esta frase "Lamento mis errores pasados, pero no creo que la manera de redimirme sea empeorarlos rechazando de nuevo mis deseos".

Cuando luchamos contra un bloqueo, éste se hace más fuerte; cuando lo reconocemos y aceptamos, comienza a desaparecer, porque su existencia continua requiere oposición.

El objetivo es poseer un concepto de nosotros mismos resistente y positivo, y valorarnos más allá de nuestra habilidad o falta de ella en cualquier ámbito concreto, y más allá de la aprobación o desaprobación de cualquier persona.

La intransigente severidad hacia nosotros mismos no es algo de lo que nos debamos jactar. Nos vuelve pasivos e impotentes. No inspira cambios sino que nos paraliza. Sufrir es la más fácil de las actividades humanas; ser feliz es la más difícil. Y la felicidad requiere, no que nos rindamos a la culpa, sino que nos emancipemos de ella.
      


 (Lo que sigue a continuación es de un autor cuyo nombre desconozco)

- Es importante que quede claro que la Autoestima no es algo fijo ni inamovible; de hecho, puede cambiarse ya que se va formando a lo largo de nuestra vida. Para que sea potenciada es importante observar los factores que influyen en la formación de la misma porque, conociéndolos, estaremos en condiciones de modificarlos y corregir aquellos aspectos que limitan la confianza en nosotros mismos.

- La forma en que cada quién se percibe y se valora a sí misma, influye en la calidad de vida personal.

- La palabra Autoestima está compuesta por dos conceptos, el de "auto" que alude a la persona en sí y por sí misma y "estima" que alude a la valoración. Por lo tanto, podemos definir la Autoestima como la valoración que hace una persona de sí misma.

- En nuestra vida cotidiana existen personas o circunstancias que ocasionan que dudemos de nuestra importancia. Por eso hoy en día la frase de Goethe "La peor desgracia que le puede suceder a un hombre es pensar mal de sí mismo", es actual y real.

- La Autoestima es parte fundamental de la realización del ser humano porque este amor a nuestra persona nos lleva a una buena salud física y mental, a una mejor productividad y a una mayor creatividad.

- La Autoestima permite descubrir nuestras capacidades, además de valorarlas y saber utilizarlas. En pocas palabras, somos capaces de crear, construir y aprender a ser felices.

- La Autoestima no nos lleva a un egoísmo o a una actitud soberbia sino a la humildad, pues esto nos permite poner los pies en la tierra; conocernos; saber cuáles son nuestras limitaciones y cuáles nuestras capacidades y a partir de ello, realizarnos como personas.

- Cuando la Autoestima es negativa, nuestra salud se resiente debido a la falta de confianza en nosotros mismos para afrontar desde una perspectiva positiva los sucesivos retos que nos presenta la vida, ocasionando que nuestra calidad de vida no sea todo lo óptima que pudiera serlo.


ALGUNAS CLAVES PARA MEJORAR NUESTRA AUTOESTIMA:

- Aceptarnos tal como somos. Para ello hay que tomar conciencia de nosotros mismo cuestionándonos acerca de nuestra autovaloración y reflexionando sobre los modelos familiares y culturales que están influyendo en la opinión que tenemos de nosotros mismos.

- Intentar cambiar los modelos negativos por otros positivos que fomenten nuestra Autoestima.

- Evitar compararnos con otras personas, puesto que cada persona es única y singular; además, que al compararnos siempre encontramos a alguien que a nuestros ojos es mejor  o más feliz. 


REFLEXIONES

Decía Franco Battiato en una canción “prometo no abandonarme nunca más” y este es uno de los principios básicos no sólo del camino del Descubrimiento, sino de todo el Proceso de Vida: el respeto a Uno Mismo. Porque cualquier cosa que yo no haga por mí, es una falta de respeto; porque cualquier principio mío íntimo, profundo, sincero, que yo no respete, es un atentado contra mí; porque faltarme al respeto en mi dignidad de ser humano, es una afrenta; porque he de respetar mis ideas y mis decisiones, a pesar de los desaciertos; porque he de escuchar la sabiduría de mi cuerpo y respetarla; porque he de respetarme a mí mismo en los momentos de hundimiento.


MIS PENSAMIENTOS

Yo soy Yo y esta es mi situación actual. No la niego. Pero tampoco me voy a estancar en ella. Voy a emprender la noble tarea de restituir mi autoestima al lugar que le corresponde.


POR SI NO LO SABES

EL CONOCIMIENTO HACIA NOSOTROS MISMOS Y LA AUTOESTIMA.
(Basado en algunas ideas de Nathaniel Branden)

Es evidente que cuanto mejor nos conozcamos mejor sabremos las necesidades reales que tenemos para sentirnos mejor con nosotros mismos.
La autoestima es un asunto de creencias, emociones y sensaciones. Nuestra realidad casi nunca tiene que ver con la idea que tenemos de nosotros mismos.   Todos los que padecen una autoestima baja tienen tendencia a infravalorarse, desvalorizarse, despreciarse, no aceptarse, sentirse a disgusto consigo, odiarse, maltratarse… en resumen, atentar contra la propia dignidad personal.
La dignidad es el concepto que uno tiene de sí mismo como persona, sobre todo en cuanto a ser merecedor de algo.

A la hora de auto-valorarnos no sólo cuenta nuestra opinión más o menos equivocada o pesimista, sino también cómo nos valoraron nuestros educadores, cómo nos afectan el montón de censuras y reproches que nos hayamos hecho, qué opinan y dicen los demás de nosotros, qué creemos que los demás opinan de nosotros pero se callan y no lo dicen… todo ello, y alguna otra cosa más, nos llevan al desequilibrio psicológico y la inestabilidad emocional que es la falta de una autoestima correcta.
Si fuéramos plena y certeramente conscientes de nuestros valores –y esto es fácil si usamos la misma vara de medir para nuestras cualidades que para nuestros defectos-, valores que sin duda tenemos, porque todos somos buenos por naturaleza y todos somos buenos en algo, nos resultaría mucho más fácil convencer a nuestra autoestima de su auténtica valía.
El conocimiento perfecto y absoluto es tarea difícil sin un largo proceso de Descubrimiento y Realización, y no sólo por el hecho de que somos seres en continuo cambio o evolución, sino porque tenemos demasiadas facetas y es difícil llegar a todas.
Lo que sí es posible es conocerse todo lo que se pueda, conocerse más y mejor, y sobre todo conocerse de un modo sincero.
Este conocimiento es imprescindible para tener estabilidad y equilibrio, tanto en el plano emocional como en el psicológico.
El conocimiento justo nos lleva a la valoración justa, que es el preámbulo de la autoestima justa.
No es ecuánime aprovechar el momento de la auto-valoración propia, que ha de ser una tasación intachable, para ponerse todas las zancadillas, para airear todos los menosprecios, o para realizar todas las auto-venganzas pendientes.
Y, aún en el peor de los casos, cuando uno descubre que vale poco –y sólo hará este descubrimiento si se compara con otro, porque comparándose consigo mismo no es posible medir si uno vale poco o mucho-, si uno descubre que cree que vale poco, eso no es importante, porque todos estamos abiertos al crecimiento y a valer más y, además, en este momento, para empezar a mejorar la autoestima, nosotros somos la única materia prima con la que contamos y hemos de aceptarla y quererla con todo nuestro amor.

Hay dos formas de valorarse: por lo exterior –por cómo son nuestras acciones, comportamientos, atención a los demás, valores sociales, etc.- o por lo interior –nuestra auténtica naturaleza, la capacidad de amar, generosidad, integridad, etc.-, y tenemos que ser objetivos: ni justificaciones, ni desprecios, pero sí reconocer las limitaciones y no marcar metas imposibles que nos llevarían a la frustración. Seamos realistas en todos los aspectos, como ha de serlo el proyecto que emprendamos de modificación de conductas y de aspiraciones para el presente y el futuro.


Aquí tienes una propuesta que te harán reflexionar acerca del conocimiento que tienes de ti. Coge papel y bolígrafo y responde.

•   ¿Qué palabras utilizarías para describir a la persona que te gustaría ser?
•   ¿Qué palabras utilizarías, sin reparos ni limitaciones, para describirte?
•   ¿Qué distancia consideras, sinceramente, que hay entre las palabras que utilizarías para describir tu yo deseable y las que utilizarías para describir tu yo real?
•   Recuerda y describe lo más específicamente posible, un momento en tu vida en el que crees que te acercaste más a tu yo deseable. ¿Qué pasó en esa situación que te hizo sentir así?, ¿Qué hiciste para cambiar la situación?
•   Igualmente recuerda y describe lo más específicamente posible, un momento en tu vida en el que crees que te alejaste más de tu yo deseable. ¿Qué pasó en esa situación que te hizo sentir así? ¿Qué hiciste para cambiar esa situación?
•   Indica tres valores en tu vida que son esenciales para ti.
•   ¿Tu forma de vivir se corresponde con esos valores?
                                           

Según el psicólogo Luis Rojas Marcos, la autoestima es "el sentimiento de aprecio o de rechazo que acompaña a la valoración global que hacemos de nosotros mismos. Esta autovaloración se basa en nuestra percepción de cualidades concretas, como la habilidad para relacionarnos con los demás, la apariencia física, los rasgos de nuestro carácter, los logros que alcanzamos o las cosas materiales que poseemos". También se dice que la autoestima es “la opinión emocional profunda que cada persona tiene de sí misma.” Que es “un estado mental; el sentimiento o valoración personal que hemos aprendido, que podemos variar y mejorar, basado en pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que hemos ido acumulando, asimilando e interiorizando cada uno de nosotros”. Y que la autoestima es el propio concepto que tenemos de nosotros.
Nosotros hemos creado en nuestro interior una imagen propia, consciente o inconscientemente, que nos ofrece la idea de quiénes somos como personas y lo que valemos. Esta idea puede ser real o no, en cualquier caso es nuestra referencia y base para constituir nuestra guía vital, plantear nuestras metas y buscar ayuda externa si lo vemos apropiado.
Estos sentimientos que tenemos en relación a nosotros mismos van a afectar de forma continuada y decisiva en todos los ámbitos de nuestra vida, desde el trabajo a nuestras relaciones familiares, sentimentales, amistosas, etc.
La reacción que tengamos teniendo en cuenta los diferentes acontecimientos que se produzcan, dependerán de quién sea la persona que los realice, y qué puedan pensar los demás de cómo somos.
Lo externo es un reflejo de nuestra vida interna, siendo clave tanto para comprendernos a nosotros mismos, como para entender a las personas que nos rodean. Por todo esto podríamos decir que la autoestima tiene que ver mucho con la idea de éxito y/o fracaso.
Independientemente de los problemas que tienen su origen en aspectos biológicos, prácticamente todas las dificultades psicológicas tienen una parte en la que está implicada la autoestima, que puede ir desde la depresión, angustia, el temor, desorientación vital, consumo excesivo de drogas legales e ilegales, hasta agresiones o inmadurez emocional.
Pensemos que nosotros somos nuestros mayores jueces, por lo que hemos de ser ecuánimes y buscar una autoestima positiva como punto de partida para alcanzar una vida plena.
Podríamos dividir en este caso, la autoestima en dos: un sentimiento de capacidad personal y otro de valía personal.
O dicho de otra forma, podríamos decir que: autoestima es la unión entre confianza y respeto por uno mismo. Se refiere a ese juicio personal, en el cuál cada uno expone su habilidad para afrontar las situaciones vitales, así como su derecho a ser feliz.


RESUMIENDO
Me atrevo a decir que es el primer paso, o cuanto menos uno de los primordiales y más importantes, sin duda. Mientras no sientas la convicción de que la autoestima es la base sobre la que estás construido, y que todo lo que pongas sobre ti tambaleará si la base no es muy firme, los pasos que des serán vacilantes, inciertos, dubitativos… la autoestima es la medida del respeto y amor que te tienes: falta de autoestima es falta de amor. Y no adecuarla es una falta de respeto casi imperdonable.


Francisco de Sales


7
CÓMO TENER MÁS ENERGÍA

video de 13 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=_sG_9bIoDIw


Qué es la Productividad: Para entender cómo ser más productivo y cómo lograr el éxito, primero vas a tener que atender Cómo Tener Más Energía .La administración del tiempo y la administración de la energía son conceptos que te ayudan a ser más organizado, a lograr tus objetivos personales y a concentrarse mejor en todos los ámbitos de tu vida. ¿Cómo tener energía? El poder del pleno compromiso es un libro escrito por Jim Loehr y Tony Schwartz que tiene el objetivo de enseñarte la mentalidad que tienes que adoptar para desarrollar una vida de alto rendimiento. La clave esta en entender cómo ser proactivo y mantener tu energía al máximo todo el día sin importar los resultados externos. En este video, podrás entender los puntos que te harán más eficiente y lograr todos los objetivos que te propongas. Todo consiste en: Energía, Descanso y Recuperación.
8
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / PROMETO CUIDAR DE MÍ
« Último mensaje por adonis en Junio 05, 2020, 05:27:48 am »
PROMETO CUIDAR DE MÍ
Roy Galán

Porque yo me tengo a mí siempre. A esta persona que soy y que se formó en el vientre de mi madre. A esta persona que lee para llegar a ser mejor. A esta persona que evita herir. A esta persona que no es perfecta.


Quererme a mí.
Como quiero a los demás.
Darme lo que doy.
Ni más, ni menos.
Pensar que tengo valor.
Que merezco lo bueno.
Aceptar mis incoherencias.
Las partes que no me gustan de mí.
Asumir la sombra como parte de la luz.
No juzgarme tan duramente.
No culparme por cosas que no me incumben.
No pedir permiso para ser.
No pedir perdón por haber sido.
No tratarme mal.
Cuidar de mí.
Todo esto es lo que me prometo.
Y aunque luego venga el torbellino de la realidad y me desmonte.
Aquí sigo.
Intentando cumplir conmigo mismo.
Intentando hacer de este hueco que es la vida un lugar que poder habitar.
Intentando no hacerme daño.
Intentando olvidar todo aquello que nos recorre y que nos enseñaron a odiar.
Intentando que no me gane la partida la normalidad.
Que no me haga sufrir el hecho de no encajar.
Que no me mueva el miedo a que me rechacen.
Porque yo me tengo a mí siempre.
A esta persona que soy y que se formó en el vientre de mi madre.
A esta persona que lee para llegar a ser mejor.
A esta persona que evita herir.
A esta persona que no es perfecta.
A esta persona que elige no odiar.
A esta persona que se construye del modo que desea.
A esta persona que tiene un cuerpo para transitar los días.
A esta persona que tiene intacta su capacidad para amar.
A esta persona que todavía no se ha terminado.
Y a la que le queda mucho por recorrer.

9
TODO SOBRE LA ANSIEDAD / RELACIÓN ENTRE ANSIEDAD, CANSANCIO Y FATIGA
« Último mensaje por adonis en Junio 05, 2020, 05:26:42 am »
RELACIÓN ENTRE ANSIEDAD, CANSANCIO Y FATIGA

video de 7 minutos



https://www.youtube.com/watch?v=-Z8NQIMc1P8
10
YOGA, MEDITACIONES DIRIGIDAS Y MÚSICA PARA MEDITACIONES / UNA SEMANA DE MEDITACIÓN - día 5
« Último mensaje por OM en Junio 05, 2020, 05:20:36 am »
UNA SEMANA DE MEDITACIÓN
día 5

meditación guiada de 18 minutos



https://www.youtube.com/watch?v=nYqUOHZUjLE
Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020