Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10
1
La reflexión que vas a leer a continuación no es solamente un conjunto de palabras correctamente ordenado, sino la esencia de una reflexión o de una experiencia.

Si la aprendes de memoria, estará bien; pero solamente surte su efecto si la lees con el corazón, y si la dejas que se repita dentro de ti para que la comprendas y la integres.

Déjala que peregrine dentro de ti… que se expanda… que te llene… que te hable más allá de lo condensado…


SI NO NOS SENTIMOS SUFICIENTEMENTE NOSOTROS MISMOS, ENTONCES DEPENDEMOS DEL OTRO Y SI DEPENDEMOS DEL OTRO NO SOMOS LIBRES.
2
La reflexión que vas a leer a continuación no es solamente un conjunto de palabras correctamente ordenado, sino la esencia de una reflexión o de una experiencia.

Si la aprendes de memoria, estará bien; pero solamente surte su efecto si la lees con el corazón, y si la dejas que se repita dentro de ti para que la comprendas y la integres.

Déjala que peregrine dentro de ti… que se expanda… que te llene… que te hable más allá de lo condensado…


PARA VER CLARO, A VECES BASTA CON CAMBIAR LA DIRECCIÓN DE LA MIRADA.
3
MEDITACIONES DIRIGIDAS Y MÚSICA PARA MEDITACIONES / MÚSICA INDIA PARA YOGA - 60 minutos
« Último mensaje por OM en Hoy a las 12:39:01 pm »
MÚSICA INDIA PARA YOGA
60 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=V1tW7kDCjpk
4
CÓMO DISFRUTAR ESTAR SOLO


Si estás leyendo esto, probablemente estás aburrido y no tienes con quien estar ahora mismo. Ya sea que añores un novio o una novia, o extrañes a tu familia y tus amigos, esta guía puede ayudarte a apañártelas para vivir solo. Recuerda que los humanos somos animales sociales, pero eso no significa que no podamos ser perfectamente felices fuera de la sociedad.


https://es.wikihow.com/disfrutar-estar-solo

5
ARTÍCULOS IMPRESCINDIBLES / ASERTIVIDAD Y LIBERTAD
« Último mensaje por wakonda en Hoy a las 12:37:19 pm »
ASERTIVIDAD Y LIBERTAD

La asertividad es un conjunto de comportamientos sociales que refieren autoafirmación. La asertividad refiere el comportarse socialmente tal y como uno es, poder expresar a los demás los propios pensamientos, ideas y sentimientos, desde el respeto y la tranquilidad. Se trata de poder defender nuestros derechos, de respetar las ideas y opiniones de los demás, actuando sin supeditaciones ni arranques agresivos.

LAS 3 FORMAS DE COMPORTAMIENTO SOCIAL

En las relaciones interpersonales existen 3 tipos de comportamientos, según el cómo establecemos la comunicación con el otro.

Pasivo: esta conducta social se caracteriza por la no expresión de uno mismo, por la sumisión hacia las conductas de los demás. La persona con un comportamiento social pasivo no expresa sus opiniones, sus ideas, sus emociones…y si lo hace lo expresa de forma indirecta o demasiado sutil. No defiende por lo tanto, sus derechos.
La conducta pasiva de uno facilita que el otro establezca una posición de dominancia con él, quedando sus pensamientos, ideas, necesidades y sentimientos, ignorados por el otro.
Esta conducta se da en personas inseguras, con una baja autoestima. Personas que temen el conflicto y asumen una actitud evitativa la cual repercute negativamente en ellos mismos, tanto por parte de los demás (se establecen posiciones de poder) como por la frustración propia que implica el no sentirse capaz de decir lo que uno considera (por miedo), y así, generando rabia y tristeza de forma contenida, empeorando el concepto y la imagen que uno tiene de sí mismo y de los demás.

Agresivo: Esta otra conducta se caracteriza por la expresión agresiva hacia el otro. Si bien, la persona puede defender sus derechos y expresar lo que piensa y siente, la forma de hacerlo es completamente inadecuada. Su comportamiento vulnera la libertad  del otro, porque no es respetuoso.
El estilo agresivo provoca que el otro/los otros se alejen de uno, porque no queremos estar con personas que nos agredan, que nos falten el respeto o que nos manden.
El estilo agresivo se da en personas dominantes que perciben su realidad como la única posible o también en personas más bien pasivas, que al tratar al fin, de defender sus derechos, lo hacen de forma desproporcional y explosiva. Esta conducta alimenta los sentimientos de rabia y rencor, afectando claramente a las relaciones interpersonales y estableciendo una visión del mundo como “malo” y responsable de mi comportamiento agresivo”. Se produce una atribución causal externa, por lo que se ataca y se culpa al otro.

Asertivo: Arriba explicado, el comportamiento asertivo es la forma adecuada de comunicación interpersonal. Este comportamiento genera satisfacción con uno mismo, por lo que se potencia la autoestima, permite establecer relaciones sanas y ser valorado positivamente por el entorno (ganancia social) y por lo tanto, sentirse bien con uno mismo y con los demás. La persona asertiva es aceptada y respetada socialmente. Es una persona con una inteligencia emocional adecuada, por lo que sabe identificar e interpretar sus propias emociones y las de los demás, mostrándose respetuoso y empático con él mismo y con el entorno.
Es un error pensar que la persona es o no es asertiva. Es cierto que hay personas más asertivas que otras, pero también es cierto que según el contexto (familiar, laboral, social…) o la situación nos será más o menos fácil comportarnos de dicha forma. La asertividad se entrena y se mejora.

CLAVES ASERTIVAS

Como seres humanos y sociales tenemos el derecho de darnos voz y expresarnos libremente con respeto, responsabilidad y coherencia, tanto hacia nosotros mismos como con los demás.   Las siguientes afirmaciones constituyen derechos asertivos esenciales y deben ser recíprocos.

Tengo el derecho de expresar mis opiniones/sentimientos: Pensamos y sentimos, características básicas del ser humano. Dar expresión a nuestras opiniones y sentimientos nos permite ser, vivir con dignidad.

Tengo derecho a favorecer mis necesidades: Somos responsables de nosotros mismos, de nuestras vidas. Por lo tanto debemos escuchar nuestras propias necesidades y buscar cubrirlas. Hacerlo no es ser egoísta siempre y cuando se respete la libertad del otro.

Tengo derecho a no estar de acuerdo: Las personas somos, pensamos y sentimos diferente. Desde una actitud constructiva y de respeto, es sano poder cuestionar o expresar diferente del otro.

Tengo derecho a decir NO: Somos libres para decidir si queremos/podemos hacer una cosa o no la queremos/podemos hacer. Decir No es una tarea que no nos resulta fácil porque queremos agradar al otro. Sin embargo es necesario, es una forma de autoafirmación y de respeto hacia nosotros mismos. Decir no implica dar alguna explicación o proponer alguna alternativa, para poder ser bien recibido para el demandante.

Tengo derecho a cambiar de opinión: Seres humanos, seres dinámicos, vamos cambiando y evolucionando. Es un claro derecho el otorgarse el permiso para cambiar de opinión. El cambio de opinión indica también riqueza y flexibilidad.

Tengo derecho a no dar explicaciones: No tenemos porqué justificarnos ante los demás. Simplemente actuar de forma responsable y coherente, constructiva y respetuosa.

Tengo derecho a dar/recibir cumplidos: Los cumplidos hacen que nos sintamos bien, tanto darlos sinceramente como recibirlos. El aceptar un cumplido permitimos que la otra persona sepa que apreciamos y que nos gusta lo que nos dice. ¡¿Por qué avergonzarnos?!

Tengo derecho a pedir ayuda o favores: Los adultos somos seres autónomos que convivimos con otros. Así, la vida en sociedad implica podernos ayudar y pedir favores. El pedir ayuda no es una señal de debilidad, simplemente un acto de confianza hacia el otro que puede enriquecernos, colaborando con sus habilidades o conocimientos.

Tengo derecho a equivocarme: ¡¡¡Todos nos equivocamos!!! ¿Por qué este rechazo atroz al propio error?  Tenemos derecho a equivocarnos y aceptarlo es muy sano. Me equivoco, lo acepto y procuro reparar mi error.

Tengo derecho a preguntar por qué: Preguntar por qué es un acto de pedir información adicional sobre una situación, un enunciado o una interacción. Esta información puede ayudar a aclarar dudad, ambigüedades, equivocaciones y malentendidos. Al hacer esta pregunta obtenemos información nueva que puede influir en nuestras decisiones.

Tengo derecho a pedir un cambio de comportamiento en el otro: A veces el comportamiento de otra persona nos trastorna o nos molesta. El darle la información que nos está afectando su conducta y solicitarle de forma serena, respetuosa y empática que la cambie favorece un mayor éxito mutuo en la interacción.

Tengo derecho a defender mis propios derechos: Se trata de un acto de afirmación esencial en situaciones en las que los propios derechos han sido infringidos por otros.
 
Para terminar el texto, quiero compartir este vídeo sobre la Asertividad, en el que se expone su significado, sus implicaciones, técnicas y estrategias. El vídeo presentado por Adolfo Sánchez Burón, psicólogo y profesor universitario, me parece de gran interés para complementar y enriquecer lo hasta aquí expuesto.

https://youtu.be/299wzz23gRY

Adolfo Sánchez Burón

6
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / ASERTIVIDAD Y LIBERTAD
« Último mensaje por machuca en Abril 13, 2018, 06:36:36 am »
ASERTIVIDAD Y LIBERTAD

La asertividad es un conjunto de comportamientos sociales que refieren autoafirmación. La asertividad refiere el comportarse socialmente tal y como uno es, poder expresar a los demás los propios pensamientos, ideas y sentimientos, desde el respeto y la tranquilidad. Se trata de poder defender nuestros derechos, de respetar las ideas y opiniones de los demás, actuando sin supeditaciones ni arranques agresivos.

LAS 3 FORMAS DE COMPORTAMIENTO SOCIAL

En las relaciones interpersonales existen 3 tipos de comportamientos, según el cómo establecemos la comunicación con el otro.

Pasivo: esta conducta social se caracteriza por la no expresión de uno mismo, por la sumisión hacia las conductas de los demás. La persona con un comportamiento social pasivo no expresa sus opiniones, sus ideas, sus emociones…y si lo hace lo expresa de forma indirecta o demasiado sutil. No defiende por lo tanto, sus derechos.
La conducta pasiva de uno facilita que el otro establezca una posición de dominancia con él, quedando sus pensamientos, ideas, necesidades y sentimientos, ignorados por el otro.
Esta conducta se da en personas inseguras, con una baja autoestima. Personas que temen el conflicto y asumen una actitud evitativa la cual repercute negativamente en ellos mismos, tanto por parte de los demás (se establecen posiciones de poder) como por la frustración propia que implica el no sentirse capaz de decir lo que uno considera (por miedo), y así, generando rabia y tristeza de forma contenida, empeorando el concepto y la imagen que uno tiene de sí mismo y de los demás.

Agresivo: Esta otra conducta se caracteriza por la expresión agresiva hacia el otro. Si bien, la persona puede defender sus derechos y expresar lo que piensa y siente, la forma de hacerlo es completamente inadecuada. Su comportamiento vulnera la libertad  del otro, porque no es respetuoso.
El estilo agresivo provoca que el otro/los otros se alejen de uno, porque no queremos estar con personas que nos agredan, que nos falten el respeto o que nos manden.
El estilo agresivo se da en personas dominantes que perciben su realidad como la única posible o también en personas más bien pasivas, que al tratar al fin, de defender sus derechos, lo hacen de forma desproporcional y explosiva. Esta conducta alimenta los sentimientos de rabia y rencor, afectando claramente a las relaciones interpersonales y estableciendo una visión del mundo como “malo” y responsable de mi comportamiento agresivo”. Se produce una atribución causal externa, por lo que se ataca y se culpa al otro.

Asertivo: Arriba explicado, el comportamiento asertivo es la forma adecuada de comunicación interpersonal. Este comportamiento genera satisfacción con uno mismo, por lo que se potencia la autoestima, permite establecer relaciones sanas y ser valorado positivamente por el entorno (ganancia social) y por lo tanto, sentirse bien con uno mismo y con los demás. La persona asertiva es aceptada y respetada socialmente. Es una persona con una inteligencia emocional adecuada, por lo que sabe identificar e interpretar sus propias emociones y las de los demás, mostrándose respetuoso y empático con él mismo y con el entorno.
Es un error pensar que la persona es o no es asertiva. Es cierto que hay personas más asertivas que otras, pero también es cierto que según el contexto (familiar, laboral, social…) o la situación nos será más o menos fácil comportarnos de dicha forma. La asertividad se entrena y se mejora.

CLAVES ASERTIVAS

Como seres humanos y sociales tenemos el derecho de darnos voz y expresarnos libremente con respeto, responsabilidad y coherencia, tanto hacia nosotros mismos como con los demás.   Las siguientes afirmaciones constituyen derechos asertivos esenciales y deben ser recíprocos.

Tengo el derecho de expresar mis opiniones/sentimientos: Pensamos y sentimos, características básicas del ser humano. Dar expresión a nuestras opiniones y sentimientos nos permite ser, vivir con dignidad.

Tengo derecho a favorecer mis necesidades: Somos responsables de nosotros mismos, de nuestras vidas. Por lo tanto debemos escuchar nuestras propias necesidades y buscar cubrirlas. Hacerlo no es ser egoísta siempre y cuando se respete la libertad del otro.

Tengo derecho a no estar de acuerdo: Las personas somos, pensamos y sentimos diferente. Desde una actitud constructiva y de respeto, es sano poder cuestionar o expresar diferente del otro.

Tengo derecho a decir NO: Somos libres para decidir si queremos/podemos hacer una cosa o no la queremos/podemos hacer. Decir No es una tarea que no nos resulta fácil porque queremos agradar al otro. Sin embargo es necesario, es una forma de autoafirmación y de respeto hacia nosotros mismos. Decir no implica dar alguna explicación o proponer alguna alternativa, para poder ser bien recibido para el demandante.

Tengo derecho a cambiar de opinión: Seres humanos, seres dinámicos, vamos cambiando y evolucionando. Es un claro derecho el otorgarse el permiso para cambiar de opinión. El cambio de opinión indica también riqueza y flexibilidad.

Tengo derecho a no dar explicaciones: No tenemos porqué justificarnos ante los demás. Simplemente actuar de forma responsable y coherente, constructiva y respetuosa.

Tengo derecho a dar/recibir cumplidos: Los cumplidos hacen que nos sintamos bien, tanto darlos sinceramente como recibirlos. El aceptar un cumplido permitimos que la otra persona sepa que apreciamos y que nos gusta lo que nos dice. ¡¿Por qué avergonzarnos?!

Tengo derecho a pedir ayuda o favores: Los adultos somos seres autónomos que convivimos con otros. Así, la vida en sociedad implica podernos ayudar y pedir favores. El pedir ayuda no es una señal de debilidad, simplemente un acto de confianza hacia el otro que puede enriquecernos, colaborando con sus habilidades o conocimientos.

Tengo derecho a equivocarme: ¡¡¡Todos nos equivocamos!!! ¿Por qué este rechazo atroz al propio error?  Tenemos derecho a equivocarnos y aceptarlo es muy sano. Me equivoco, lo acepto y procuro reparar mi error.

Tengo derecho a preguntar por qué: Preguntar por qué es un acto de pedir información adicional sobre una situación, un enunciado o una interacción. Esta información puede ayudar a aclarar dudad, ambigüedades, equivocaciones y malentendidos. Al hacer esta pregunta obtenemos información nueva que puede influir en nuestras decisiones.

Tengo derecho a pedir un cambio de comportamiento en el otro: A veces el comportamiento de otra persona nos trastorna o nos molesta. El darle la información que nos está afectando su conducta y solicitarle de forma serena, respetuosa y empática que la cambie favorece un mayor éxito mutuo en la interacción.

Tengo derecho a defender mis propios derechos: Se trata de un acto de afirmación esencial en situaciones en las que los propios derechos han sido infringidos por otros.
 
Para terminar el texto, quiero compartir este vídeo sobre la Asertividad, en el que se expone su significado, sus implicaciones, técnicas y estrategias. El vídeo presentado por Adolfo Sánchez Burón, psicólogo y profesor universitario, me parece de gran interés para complementar y enriquecer lo hasta aquí expuesto.

https://youtu.be/299wzz23gRY

Adolfo Sánchez Burón

8
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / EL MIEDO AL RECHAZO
« Último mensaje por juan vega en Abril 12, 2018, 07:55:13 am »
   EL MIEDO AL RECHAZO

Hay personas que temen ser rechazadas por los demás y como consecuencia, en lugar de mostrarse tal y como son, se convierten en aquello que los demás esperan. Ellas mismas tejen su propia condena: traicionarse a sí misma por el miedo al rechazo. Veamos en qué consiste este temor y cómo podemos afrontarlo.

EL SENTIMIENTO DE RECHAZO

El ser humano es social por naturaleza y precisamente por esto, necesita relacionarse y sentir que pertenece a un grupo para sentirse bien, ya sea este su familia, amigos o el entorno laboral. De hecho, afrontar el rechazo y la exclusión genera un profundo dolor en aquellos que lo experimentan.
El rechazo es un sentimiento que se vive desde lo más profundo y que se traduce en una no aceptación de la persona. Pero si profundizamos un poco más, sentirse rechazado es sentirse no válido ante aquellos que en la mayoría de las ocasiones, nos importan o admiramos por la razón que sea.
De hecho, si este rechazo se produce en los primeros años de la infancia probablemente se arraigará en el alma del niño que lo experimente para acompañarle el resto de sus días, en forma de herida emocional. Porque rechazar no es otra cosa que despreciar y renegar.

¿POR QUÉ SE PRODUCE EL MIEDO AL RECHAZO?

Es muy probable que la persona que tenga miedo al rechazo haya vivido en algún momento una experiencia en la que se haya sentido rechazada. En este caso no importa tanto sí los demás han manifestado este comportamiento como tal, ya que solo basta con la vivencia de creerse rechazado. Es decir, puede que nuestros padres o cualquier amigo no hayan tenido intención de rechazar algo muy valioso para nosotros, la cuestión es que hemos interpretado su comportamiento de este modo.
Ante esta situación, la persona para protegerse de este sentimiento tan desgarrador va creándose una máscara que oculta su verdadera forma de ser. De este modo, huye del sentimiento de rechazo que tanto dolor le ha producido. La cuestión es que comenzará a dudar de sí misma para todo gobernada por su temor a no ser aceptada y quedando atrapada en la imagen que los demás esperan de ella.
En el fondo, la persona que tiene miedo al rechazo se infravalora a sí misma y busca la perfección a toda costa. Algo que no llegará porque es imposible gustar a todo el mundo, pero que en ella provocará la búsqueda constante del reconocimiento de los demás. La inseguridad y la indecisión la gobernarán y estará siempre a la espera de haber cumplido con las expectativas de los demás.
El miedo al rechazo además, provocará que la persona que lo sufre prefiera estar la mayoría de las veces sola, ya que si recibe mucha atención tendrá más posibilidades de ser rechazada. En el caso de que tenga que estar con los demás, intentará pasar desapercibida para evitar que la rechacen y así sentir, ese intenso sentimiento de desprecio. Y cuando es elegida o valorada, casi sin querer saboteará la situación ante su incredulidad, llegando a rechazarse a sí misma. Es decir, a mayor miedo a ser rechazada, más probable es que sea rechazada o que esta rechace a los demás.
Como vemos, la persona que tiene miedo al rechazo se introduce en un círculo vicioso de temor, inseguridad e indecisión que constantemente le lleva a los mismos comportamientos, quedando atrapada. Además, este desgaste despertará irritabilidad, rencor e ira con el paso del tiempo, llegando a estar en la mayoría de las ocasiones a la defensiva, fruto del intenso sufrimiento vivido.

CÓMO SUPERAR EL MIEDO AL RECHAZO

Como hemos visto, las personas sensibles al rechazo están en alerta constante pensando en qué le gustará a los demás para así adoptar ese comportamiento. Se convierten en verdaderas expertas del camuflaje para pasar desapercibidas. La cuestión es que a la larga experimentarán frustración y malestar porque en el fondo, han aprendido a no ser ellas mismas.

Por ello, la mejor estrategia para comenzar a trabajar ante el miedo al rechazo es la recuperación del amor propio perdido para comprender que el valor de ser uno mismo. Es decir, el eje fundamental para superar el miedo al rechazo es aumentar la autoestima. Para ello, es importante:

•   Aceptar el miedo al rechazo. El primer paso para superar el temor al rechazo es aceptarlo previamente para comenzar a trabajar. De lo contrario, sería imposible. Por ello, es muy importante chequearse de vez en cuando para identificar cuáles son nuestros temores y necesidades.
•   Ser consciente de la forma de actuar y perdonarse. Otro paso sería tomar conciencia de cómo funciona este miedo. Así, podremos poner en marcha las herramientas adecuadas para afrontarlo. Además, también es importante perdonarse y liberarse así del sentimiento de culpa experimentado.
•   Olvidar la perfección y las suposiciones. La perfección es un ideal que nos esclaviza y las suposiciones no dejan de ser historias que nos contamos. Librarse de estos obstáculos nos permitirá mostrarnos tal y como somos. Nunca seremos perfectos y tampoco adivinaremos lo que los demás piensas, ¿para qué empeñarnos?
•   Comenzar a priorizarse. Dedicarse tiempo, expresar lo que se piensa o siente es fundamental para comenzar a quererse y de este modo derrotar el miedo a ser rechazados. Invertir en nosotros es la mejor forma de conocerse y darnos a conocer.
•   Considerarse como una persona valiosa. Cada uno de nosotros es de edición limitada, de lo que se deduce que somos únicos. Además, no solo somos los errores cometidos sino también los éxitos conseguidos.

Como vemos, el miedo al rechazo es un gran muro que limita nuestra capacidad de relacionarnos y crecer a nivel personal. Nos ata a los demás, empequeñece nuestro valor y lo peor de todo, enmascara nuestra personalidad. Por ello, para librarnos de él se necesitan muchas dosis de amor para redescubrirse.


Autor desconocido
9
SENTIRSE ATRAPADO
Mario Vaena

Charla de 43 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=K89lvALejwM
10
DEJA DE SUFRIR
Mario Alonso Puig

Charla de 33 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=2UiKkeL3lxk
Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10