Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 SOBRE LOS LIBROS



Mayo 10, 2011, 08:04:30 pm
Leído 1449 veces

Desconectado cielo

  • Newbie
  • *

  • 15
    Mensajes

  • Karma: 0

SOBRE LOS LIBROS
« en: Mayo 10, 2011, 08:04:30 pm »
“Ocúpate lo más que puedas en el estudio de las cosas divinas, no para conocerlas simplemente, sino para hacerlas; y cuando cierres el libro, mira a tu alrededor, mira dentro de ti, para ver si tu mano puede hacer algo de lo que has aprendido”.
(Moisés a los Hebreos, 1240 a.C.)


Considero importante leer los libros con cuidado, y tratarles con desapego.
Extraer de ellos cuanto puedan aportarnos, pero no adorarlos.
No creer en ellos con fe ciega.
Que no sean fuente de dogmas o de fanatismos, y que no sean quienes anulen la capacidad propia de reflexionar.

Los libros no son más que opiniones, teorías, suposiciones, invenciones, o fantasías de otras personas, que tienen “sus” propias razones, y pueden ser ciertas o estar equivocadas, y cuentan “sus” opiniones desde “sus” puntos de vista.
Raramente son objetivos; generalmente, son subjetivos o partidistas.
Simplemente son teóricos y no sirven hasta que sus enseñanzas las aplicas a tu vida cotidiana.

Aportan conocimientos, pero no sabiduría. La sabiduría la tienes que aportar tú, con tu elaboración, con el darte cuenta, con comprender, con integrar… no con recitar de memoria, ni con contar que “fulanito dijo”. Ç
(Bien: ahora ya sabes lo que dijo “fulanito”, pero… ¿de qué te sirve que él lo dijera?, ¿qué dices tú?)

Los libros que tratan de asuntos relacionados con lo espiritual o Lo Superior, sólo son una serie de normas o instrucciones sobre cómo el escritor ha avanzado en su Ccamino, o cómo cree que se debe hacer, o bien tratan sobre cómo progresar o mejorar, pero no han de servir como leyes para seguir a rajatabla, o como las normas de una secta, sino que han de ser una de las opciones o puntos de salida desde el que iniciar el propio Ccamino.

Krishnamurti y Buda alcanzaron “su” iluminación o “su” sabiduría, haciendo todo lo que hicieron a lo largo de su vida, viviéndolo, experimentándolo, pero en su tiempo, y con su dedicación. Tú estás aquí y ahora, tus circunstancias personales son totalmente distintas, tu inteligencia es otra, el propósito de tu experiencia en la vida es otro…

El error común es creer que porque se ha leído un libro de ellos ya no es necesario hacer nada más; lo mismo que el que piensa que con rezar ya es suficiente, o que puede portarse mal sin problemas ya que su Dios le perdonará.

Cada persona tiene que ser responsable de sus pensamientos, de sus filosofías, de sus ideas políticas o sociales, y de su religión.
Sí, de su religión también.
Cada persona puede seleccionar la religión con la que se sienta de acuerdo, con la que resuene realmente con su corazón, la que sienta en el alma, pero luego es conveniente personalizarla, aportarle algo, poner el toque propio, para sentirse a gusto y confiado en ella.
No es conveniente seguirlas “porque sí” (salvo que se esté absolutamente de acuerdo en todo)

No se puede aprender o evolucionar en cabeza ajena. Y los libros son la expresión escrita de lo que pasa por las cabezas ajenas.
Es más adecuado usar los libros como el inicio de una serie de reflexiones continuas que nos llevarán, sin duda, al encuentro con nosotros mismos.

Los libros no son para aprenderlos de memoria y recordarlos. No hay un examen al final.

Las cosas de la vida no son para teorizar sobre ellas, sino para practicarlas y vivirlas.
Quien se conforma con los libros y lo que dicen, sin más, y se los aprenden de memoria, es como quien lee el manual de instrucciones de “algo” y se conforma con ello; si no tiene ese “algo” –en este caso, la vida-, de nada le sirve.

No lo olvides: los libros no son para leer, son para sentir.