Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 Iron John, de Robert Bly



Mayo 15, 2011, 12:32:02 am
Leído 1811 veces

mluhrig

  • Visitante
Iron John, de Robert Bly
« en: Mayo 15, 2011, 12:32:02 am »
Acabo de comentar el post de adonis, sobre Borges y volví a mi libro, uno que me prestaron el viernes y que tengo que devolver el lunes: Iron John. Un párrafo me hizo una vez más darme cuenta de la sintonía universal: lo transcribo aquí:



"La herida es un regalo que duele tanto que «sin querer» la metemos al agua. ¿Cómo hubiese descubierto el niño de nuestra historia su genio si no se hubiese herido? Los que no tienen heridas son los más desgraciados. (Claro que es mejor no pensar en ello, porque semejantes personas no existen.) Cuando son niños, a los hombres se les enseña una y otra vez que una herida que duele es motivo de vergüenza. Una herida que impide seguir jugando es una herida de niña. Un verdadero hombre sigue caminando, aunque arrastre las tripas.

Nuestra historia contiene una enseñanza diametralmente opuesta. Dice que donde está la herida de un hombre es donde se encuentra su genio. Sea donde sea que aparezca la herida en nuestra psique; provenga de un padre alcohólico, una madre o un padre humillantes, o de una madre abusiva; proceda del aislamiento, de la invalidez o de la enfermedad, ése es precisamente el lugar desde el que daremos nuestro principal regalo a la comunidad.

Sin lugar a dudas, el mejor regalo del artista noruego Eduard Munch fue a partir de su paralizante ansiedad. Lo mismo puede decirse de Franz Kafka, Charles Dickens, Emily Dickinson, Anna Ajmátova y César Vallejo."


Podríamos agregar a Borges en esta lista...

Les recomiendo el libro, es un estudio psicológico y antropológico del cuento de los hermanos Grimm "Juan de Hierro", en el cual el autor analiza "la esencia más verdadera de los valores masculinos y desarrolla una nueva vivión de la masculinidad".

Cada uno pensará dónde se encuentra su genio...