Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 QUÉ ES LA INTELIGENCIA Y QUÉ PUEDES HACER PARA AUMENTARLA?



Enero 05, 2016, 07:38:53 am
Leído 1698 veces

Desconectado adonis

  • Hero Member
  • *****

  • 1018
    Mensajes

  • Karma: 0

QUÉ ES LA INTELIGENCIA Y QUÉ PUEDES HACER PARA AUMENTARLA?
« en: Enero 05, 2016, 07:38:53 am »
QUÉ ES LA INTELIGENCIA Y QUÉ PUEDES HACER PARA AUMENTARLA?
 Por Ana Muñoz



Aún en la actualidad no existe una definición clara o compartida por todos los científicos acerca de lo que es la inteligencia, sino que existen diversas teorías o propuestas que ven la inteligencia de formas diferentes.

Podríamos definir la inteligencia como la capacidad para entender ideas complejas, adaptarse de manera efectiva al ambiente, aprender de la experiencia, utilizar diversas formas de razonamiento y superar obstáculos utilizando el pensamiento.

Las personas difieren entre ellas en estas capacidades, pero estas diferencias, aunque a veces pueden ser grandes, casi nunca son del todo consistentes. Es decir, el rendimiento intelectual de una persona puede variar en diferentes ocasiones, en diferentes dominios o cuando se utilizan criterios diferentes para evaluarlo.

Existen varias propuestas o teorías principales sobre la inteligencia. La más antigua es la idea clásica del factor G (factor de inteligencia general). Es decir, una única inteligencia general que puede medirse mediante los test de CI. Este factor G se obtuvo al analizar aquello que todos los test de inteligencia tenían en común. Es decir, todos ellos medían un único factor que, en mayor o menos medida, influye en el éxito de todas las tareas cognitivas que realiza una persona.
La teoría triárquica de Sternberg propone la existencia de tres aspectos fundamentales de la inteligencia: analítica, creativa y práctica, de los cuales solo el primero es medido por los típicos test de inteligencia.

La teoría de las inteligencias múltiples rechaza la existencia de un único factor o una única inteligencia, y propone la existencia de varias inteligencias independientes, como la inteligencia lingüística, la inteligencia cinestésico-corporal, la inteligencia espacial, etc.

¿Está la inteligencia determinada genéticamente?

Los genes establecen unos límites inferiores y superiores pero si vives en un ambiente que no estimula tu cerebro, entonces puede que no alcances el máximo nivel de inteligencia que podrías alcanzar. Es decir, el ambiente en el que vives, tu educación y lo mucho o poco que uses el cerebro, tiene una gran importancia en el desarrollo de tu inteligencia.
Por ejemplo, los padres y madres que mantienen conversaciones con sus hijos con frecuencia, les leen cuentos, comentan con ellos lo que leen y ven el la tele, los llevan a museos, etc., están estimulando la inteligencia de sus hijos.

El cerebro puede cambiar durante toda la vida

Neuroplasticidad significa que el cerebro es moldeable, que puede cambiar durante toda la vida y que, al contrario del que se pensaba en el pasado, las células cerebrales pueden regenerarse y crearse neuronas nuevas durante toda la vida.

Desde que se están aplicando pruebas de inteligencia a la población, se ha visto que el CI de las personas crece de manera continuada año tras año en todo el mundo. De hecho, en los países occidentales ha estado creciendo unos tres puntos por década y en un siglo ha aumentado una media de 30 puntos.

Los motivos son diversos. Por una parte, ha habido una mejora en la calidad de vida, alimentación y educación. No obstante, un motivo muy importante es que el mundo en que vivimos es cada vez más complejo en todos sus aspectos. La informática y la tecnología nos ofrecen una enorme multitud de herramientas que pueden facilitar nuestras vidas pero cuyo uso requiere un aprendizaje casi continuo y una gran capacidad de adaptación a los rápidos cambios y la aparición de nuevas tecnologías que sustituyen enseguida a las anteriores. Por ejemplo, los teléfonos inteligentes de que disponemos ahora son mucho más complejos que los teléfonos fijos, que eran los únicos disponibles hace años, y su uso requiere un mayor conocimiento.

Lo que estos datos nos dicen es que el cerebro es capaz de cambiar en función del contexto en que se encuentra. No realizas determinadas actividades porque tienes un cerebro que te lo permite, sino que al realizar determinadas actividades moldeas tu cerebro para que se convierta un experto en ejecutarlas. Un músico tiene determinada áreas del cerebro más desarrolladas pero no porque haya nacido así, sino porque ha practicado durante años y ha producido cambios en su cerebro.

La idea que tengas sobre lo que es la inteligencia puede hacerte más inteligente (o menos)

Quienes piensan que la inteligencia es cambiable y maleable en vez de ser algo estable y fijo tienen mayores logros académicos, sobre todo entre las personas que pertenecen a un grupo considerado poco inteligente.

Aunque existe una gran evidencia científica que demuestra que no hay determinadas razas o grupos sociales más inteligentes que otros, muchas personas creen que la inteligencia es algo fijo e inmutable con lo que se nace y que algunas razas o grupos (mujeres u hombres, blancos o negros, etc.) son más inteligentes que otros. No obstante, el simple hecho de evocar estos estereotipos puede perjudicar el rendimiento académico de una persona. Es decir, si realmente te crees que eres menos inteligente, lo serás.

La mejor forma de luchar contra estos estereotipos es tener en cuenta que la inteligencia no es fija, sino modificable. Como demostraron los psicólogos sociales Aronson, Fried y Good en un estudio, el simple hecho de enseñar a los estudiantes que la inteligencia no es fija hizo que mejoraran las notas de los estudiantes. Estos estudiantes se daban cuenta, de repente, de que podían ser más inteligentes de lo que creían.

Lo mismo podemos decir del falso estereotipo que considera que las mujeres están menos dotadas para las matemáticas. Las mujeres que llegan a creerse este estereotipo rendirán menos en esta materia que aquellas que no lo creen.

Por tanto, si la gente que te rodea te considera menos inteligente que tus hermanos, compañeros u otros grupos sociales, no te lo creas. Puedes entrenar tu mente y puedes volverte más inteligente si te lo propones.

¿QUÉ PUEDES HACER PARA AUMENTAR TU INTELIGENCIA?

Mantente intelectualmente activo, lee libros y piensa acerca de ellos, lee artículos científicos, trabaja, aprende cosas nuevas, piensa... Las personas que, tras jubilarse, se mantienen intelectualmente inactivas tienen caídas mayores en su nivel de inteligencia que aquellas que se mantienen activas a nivel intelectual. Uno de los mejores modos de mantener tu mente activa consiste en aprender cosas nuevas y hacer cosas nuevas (viajar a lugares nuevos, realizar nuevas actividades, etc.)

SI COMES MEJOR TENDRÁS UNA INTELIGENCIA MÁS ALTA

Investigadores australianos compararon a un grupo de niños que eran alimentados con una dieta sana con otro grupo de niños cuya alimentación incluía más comida basura y vieron que la alimentación influye en la inteligencia de los niños.

La psicóloga Lisa Smithers, de la Universidad de Adelaide Public  Health, estudió la relación entre la alimentación a los 15 meses y a los dos años y el CI a los ocho años de edad, comparando los hábitos alimentarios de más de 7.000 niños.

“Encontramos que los niños que tomaban leche materna a los seis meses y tomaban una alimentación sana que incluía alimentos como legumbres, queso, fruta y verduras a los 15 y 24 meses, tenían un CI hasta dos puntos superior a la edad de 8 años.

“Los niños que tenían una dieta que incluía regularmente galletas, chocolate, caramelos, refrescos y patatas fritas de sobre en los dos primeros años de vida, tenían un CI hasta dos puntos inferior a la edad de 8 años.”

Pero este no es el único estudio que relaciona la inteligencia y la alimentación. Un estudio más antiguo, realizado en 1988 y publicado en The Lancet, mostró cómo los suplementos
de vitaminas y minerales aumentan la inteligencia en niños con una alimentación normal (sin deficiencias nutricionales).

Y, por supuesto, los adultos también necesitan estar bien nutridos para rendir mejor. Al fin y al cabo, nuestro cuerpo en su totalidad solo puede funcionar bien y realizar todas sus funciones correctamente si dispone de las "herramientas" básicas para hacerlo; es decir, los nutrientes que necesita.