Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LA SEXUALIDAD DE LA MUJER Y SUS CONFLICTOS EMOCIONALES - 2ª parte



Agosto 16, 2016, 07:55:45 am
Leído 702 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1379
    Mensajes

  • Karma: 1

Ausencia de Deseo

Resentir: Conflicto de asco. Ejemplo: Me molesta la imagen de mi cuerpo. Sentir culpabilidad al realizar el acto sexual. Culpabilidad por abortos (Observar el árbol Transgeneracional). La representación de que una mujer es una puta produce a menudo un bloqueo sexual.

Los dolores femeninos me indican que siento dificultades en aceptar ser mujer. Ni siquiera sé cómo expresar mi feminidad. Tengo miedo de someterme. Sin embargo, crecí en el entorno de mujeres que debían ser “fuertes”, tomar decisiones… De hecho, llevaban los pantalones (se dice la persona que dirige o posee la autoridad, por ejemplo en el hogar. Así, cuando es la mujer que lleve los pantalones en el hogar, esto significa que es ella la que dirige y toma las principales decisiones en el hogar). ¿Viví en un entorno en que las mujeres estaban sometidas y habían abdicado su propia personalidad? Tomo consciencia que debido a la educación que recibí, desarrollé mucho más mi lado masculino o bien me comprometí a ser lo contrario de la sumisión y ser yo misma asumiendo mi lado masculino en detrimento de mi feminidad.

Acepto ser mujer porque como mujer, soy entera y expreso mis sentimientos. Puedo ser fuerte y saber dar dulzura, amor, comprensión, etc. Cada mujer tiene su modo bien propio de expresar su feminidad, debo yo elegir la mía. Comprenderé a qué punto soy feliz de ser mujer.
Vaginitis
Es una infección de la vagina (similar a la cándida o a hongos) con olores desagradables.
Conflicto: Cólera, ira no expresada. Enfado contra la pareja. Culpa sexual. Autocastigo.
Nuevo modelo mental: Los demás reflejan el amor que me tengo y mi auto-aprobación. Disfruto con mi sexualidad.
En la mayoría de casos, demuestra que alimento frustración hacía mi pareja sexual o también que vivo culpabilidad. Si uso el sexo para ejercer un poder o un control sobre mi cónyuge, es posible que conozca regularmente problemas de vaginitis. Ésta puede ser la excusa ideal para no hacer el amor y así, castigar a mi cónyuge privándole de sexo. La intimidad que engendra una relación sexual puede desencadenar varios sentimientos vinculados a la memoria o al miedo: miedo de sentirme incomprendida o herida otra vez. Además, la emisión de olores desagradables permite liberar emociones negativas, penas y angustias acumuladas, las cuales están profundamente hundidas en el mismo tejido vaginal. La vagina es el lugar de donde emergen todos mis sentimientos referente a la sexualidad: si éstos son positivos, viviré placer sexual. Al contrario, una infección aparece si vivo culpabilidad, miedos, vergüenza, conflictos, confusión, así como mis recuerdos de experiencias abusivas o si quiero auto – castigarme.
Me quedo abierta para vivir una sexualidad armoniosa. Esto forma parte de la vida y de la felicidad a la cual tengo derecho.
Candidiasis
Las candidiasis son infecciones ocasionadas por un tipo especial de microorganismos: las levaduras del género Gandida. Las más frecuentes son bucales y genitales. La levadura más común es Gandida albicans. La Candidiasis Genital (sobre todo en las mujeres) se manifiesta por comezón bulbar o vaginal y puede producir dolor durante la relación sexual.
Conflicto: La persona echa de menos su candor y quisiera que los demás creyeran en su inocencia actual. Por otro lado, al tratarse de una infección, se debe incluir un sentimiento de ira.
Las cándidas están ahí para limpiar estas células muertas, significa que en la vagina hay demasiada fabricación de estas células muertas. O puede ser también en el útero y pasar después a la vagina. Las células muertas hay que sacarlas. Cuando las células muertas se fabrican de manera normal, hay un sistema de irrigación en el interior de la vagina, que permite que las células muertas se eliminen normalmente.
La presencia de cándidas demuestra que hay demasiadas células muertas. ¿Qué sentido biológico puede tener esto? Hay una ulceración. La vagina está relacionada con el contacto. Si hay ulceración es que no hay contacto. Estamos realmente en una historia de frustración. Cuando hay contacto, algo se repara, y estas micosis van a limpiar estas células muertas de la vagina. Una mujer puede sentir frustración sexual incluso si la penetran regularmente. Si esta mujer no tiene el contacto que desea, incluso con esta penetración, está en la situación de frustración sexual.
Si una mujer tiene cándidas no es muy agradable, ni está muy dispuesta a tener relaciones sexuales. Entonces va a seguir nutriendo este conflicto de frustración. Y se puede confundir el sentido biológico del síntoma con el efecto secundario.
Pero el sentido biológico es: “hacer una ulceración para tratar de tener el contacto más intimo posible con el hombre que quiero”. Porque aunque este contacto se haga en un plano físico, si no se hace en el plano del corazón, mujer se queda con una frustración sexual.
Ejemplo: Mujer con candidiasis vaginal. Estaba haciendo la cocina nueva y se habían ido a vivir a casa de su madre. Ella quería tener relaciones sexuales con su marido, pero no quería hacerlo en casa de su madre. Puede haber duelo por la falta de contacto, porque se ha terminado una relación. Como por ejemplo un caso de una mujer tenía hongos vaginales después del fallecimiento de su marido.
Otro ejemplo de experiencia con la candidiasis vaginal. “Tuve durante 3 años, incluso durante el embarazo, y como no podía hacer ningún tratamiento, tomé flores de Bach. Hubo un momento en que me di cuenta de que siempre se desencadenaban en la misma época del año. Mi marido entrenaba durante todo el año a un equipo de básquet, además de trabajar durante muchas horas. Además me decía: “cuando termine la temporada estaré más en casa”. Pero cuando terminaba la temporada, empezaba la época de rentas (mi marido es contable). En agosto, estaba muy cansado y en septiembre empezaba la pretemporada de básquet. Cuando lo comprendí, se que sentí: “nunca más voy a tener cándidas”.
Es un ejemplo muy interesante, porque la ausencia de su marido, únicamente la ausencia, no la ausencia de penetración, va a afectar la vagina, es biológico. Es ahí que se produce el verdadero contacto. Su pensamiento no era tener a su marido para hacer el amor, era para que estuviera presente.
Las cándidas son más importantes cuando la mujer tenía una higiene muy estricta de su sexo. En este mundo esterilizado en que vivimos, cazamos cualquier olor. Y nuestro sexo tiene que oler a rosas y el sexo no huele a rosas, huele a sexo. A veces este olor insoportable, va a ser testigo de una gran dificultad sexual. Esta persona se va a lavar con sustancia agresivas para tener la seguridad de no oler a nada, de estar limpia. Hay realmente un gran conflicto de suciedad detrás, habrá que estudiar su árbol genealógico. Hay que poner las cosas en su sitio, las axilas huelen a axilas, huelen a feromonas. El sexo huele a sexo.
Obviamente hay una diferencia entre no lavarse en tres días o lavarse demasiado. Pero a veces las mujeres se lavan demasiado. Hay que mirar que significa para ellas y utilizar sustancias muy suaves para estas zonas frágiles. En el plano químico, cuando nos limpiamos demasiado, tenemos que vigilar el pH del jabón que utilizamos, porque quitamos la flora bacteriana propia de la vagina. Y el olor a sexo es muy importante, porque proviene de las bacterias. Cuando la vagina es agredida, es la parte de la dermis la que va a responder y va a multiplicar las células para protegerse, con el riesgo de tener otras enfermedades.
Enfermedades Venéreas
Las enfermedades venéreas son las enfermedades sexuales transmisibles, asociadas a un agente infeccioso.
La causa principal de estas enfermedades es la vergüenza que el sujeto experimenta con respecto a la sexualidad. En general, la persona afectada no es consciente de ella. Esto es lo que su cuerpo le comunica: una parte quiere tener una vida sexual activa, pero otra quiere impedírselo. Se avergüenza principalmente de dejarse influir por los demás. No se concede el derecho de que le guste el sexo y, quizás, incluso de ser dependiente con respecto a él. Además, duda de sí misma en la elección de su pareja sexual.
Es interesante constatar que cada vez parece haber más enfermedades venéreas a pesar de todos los avances de la medicina para combatirlas. Se manifiestan para hacerte saber que debes dejar de creer en ciertas cosas que han formado parte de tu educación sexual. Con esta enfermedad tu cuerpo te dice que vivas tu sexualidad como quieras, recordándote que tu cuerpo te pertenece y que no tienes que rendir cuentas a nadie.
Debes concederte el derecho de vivir experiencias sin sentirte culpable. Aprende que, cuanto más quieras controlarte, más fácil será que un día pierdas el control. Es más sensato vivir una experiencia y vivirla con alegría y aceptación.
Si te concedes el derecho a vivir una experiencia, ello no quiere necesariamente decir que continuará durante toda tu vida. En lugar de mantener pensamientos de vergüenza e intentar ocultar tus deseos o tus acciones, sería más sensato que encontraras a alguien con quien hablar de ello y que te atrevieras a abrirte más para no dejar que la vergüenza te dirija.
Una enfermedad venérea puede sugerir que subsiste un sentimiento de culpabilidad frente a mi sexualidad. Frecuentemente, la educación religiosa me reveló la sexualidad como algo sucio e impuro. Sintiéndome avergonzado, creo que debo castigarme rechazando mis partes genitales. Me auto castigo y me auto destruyo. La energía sexual es sumamente importante y poderosa, forma parte integrante de mi programa genético para la supervivencia de la especie. En consecuencia, una enfermedad venérea implica una afección o una infección vinculada a esta energía. Si la desestimo, tendrá tendencia a girarse contra mí, a volverse “enferma”, dándome así la ocasión de descubrir que lo que hago está en desarmonía con el flujo natural y el equilibrio de esta energía. Es importante que acepte que la sexualidad es un modo de expresar mi amor y mi deseo de unirme al otro.
Virus del Papiloma Humano (VPH)
Conflicto: Una imposibilidad de copular o una pérdida de territorio. Separación + Suciedad. Hay que tener en cuenta que el virus es siempre fase de curación.
Por ejemplo: Una chica operada del papiloma, y no se le cerraba la cicatriz. Se le preguntó ¿Que cicatriz no tienes cerrada?? Apareció que su novio se había ido de putas, y al enterarse tuvo un resentir de separación y suciedad. Ella nunca había explicado eso a nadie.
Herpes genital o vaginal
El virus causa infecciones herpéticas que se localizan en las regiones genitales (vulva, pene, vagina, cuello uterino) o paragenitales (ano o nalgas). Esta infección se manifiesta por medio de pústulas y lesiones muy dolorosas que tardan más o menos quince días en cicatrizar.
Proviene de sentimientos de culpa relacionados con la sexualidad. La persona afectada quiere castigarse por haber utilizado mal sus órganos genitales. Es una persona que tiene deseos sexuales, pero sus conceptos muy arraigados del bien y del mal dirigen su vida. Con frecuencia sucede que las personas que sufren esta enfermedad culpan a alguien en lugar de aceptar sus propios deseos.
Los dolores producidos por el herpes representan los que te ocasiona tu actitud mental con respecto a tu vida sexual. Te ayudaría mucho concederte el derecho de tener deseos y revisar tu educación en este aspecto. Esta última te impide ser tú mismo y te obliga a vivir en la represión. Cuando una voz dentro de ti te dice que eso está mal, sé consciente de que ello proviene de tu educación y representa las creencias de otros. Debes decidir de una vez por todas si quieres seguir creyendo en lo mismo. Además, al impedir que tu sexualidad se exprese, impides que tu capacidad de crear se manifieste con plenitud. Las dos están íntimamente ligadas, ya que la energía sexual representa tu poder de crear.
El herpes vaginal, procede de la culpabilidad sexual y del deseo inconsciente de auto castigarse. Puede aparecer si hay ausencia de contacto sexual. Puede que tuviera un cónyuge y nos separamos. O bien podemos estar separados físicamente por ejemplo si uno de los dos se ha marchado de viaje de negocios por cierto período de tiempo. Careciendo de contacto físico con la piel de mis órganos sexuales y viviendo difícilmente esta “separación”, manifestaré mi malestar con un herpes vaginal. También puede que mi frustración sea viva en lo que a mis relaciones sexuales se refiere, bien porque no son satisfactorias o al contrario, son plenamente satisfactorias y me hacen recordar algo doloroso. O sea, puedo preguntarme porque he estado tantos años viviendo insatisfacción cuando hoy, esto funciona tan bien, por qué no he conocido esto antes? En la educación religiosa popular, se iba hasta pretender que esto era querido por Dios para castigarnos. El sentimiento de vergüenza me lleva incluso a querer negar, a no aceptar mis órganos genitales. Las partes genitales fueron las cabezas de turco de muchas religiones.
Amo mi cuerpo y me alegro de mi sexualidad. Dios me hizo a su imagen. Estoy asombrado de la belleza que soy.

Por Mireya Larruskain