Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 AMAR SIN DEPENDER (primera parte)



Julio 05, 2011, 06:25:47 am
Leído 2474 veces

Desconectado lucía riaño

  • Sr. Member
  • ****

  • 301
    Mensajes

  • Karma: 1

AMAR SIN DEPENDER (primera parte)
« en: Julio 05, 2011, 06:25:47 am »
INFORME: AMAR SIN DEPENDER

¿Sueñas con encontrar tu media naranja? ¿Esperas que tu pareja te complete? Debes saber que cada persona es una naranja entera y solo tú puedes llenar tu vida.

¿Vives tu relación, temiendo que tu pareja te deje? ¿Te entregas a tu pareja por completo, dejándote a ti mismo en segundo lugar? ¿Haces todo con tu pareja, sin dejar espacio para realizar actividades a solas, como hacías antes? ¿Ya no tienes amigos propios y solo frecuentas las amistades que tenéis en común? Si es así, sería bueno replantearte si estás viviendo un amor adictivo que busca una seguridad, que tu pareja no puede proporcionarte. Nadie puede asegurarte que estará a tu lado para siempre, porque nada es perdurable, ni siquiera tú. Tampoco es sano si piensas continuamente en el final de la relación. Temer que se acabe, puede restarte libertad para vivir el amor con plenitud y total satisfacción.
Ama sin dejar de ser tú mismo

Es posible amar, sin necesidad de compartir absolutamente todos los momentos con tu pareja, y sin que uno sea el que ama y el otro, sea el amado. Una relación de pareja está formada por dos personas diferentes entre sí, aunque con intereses, preferencias y sueños comunes, pero esto no quiere decir que hayan de perderse en función del otro, sino enriquecerse mutuamente. En una relación de pareja, es importante no dejar de ser uno mismo, ni pretender que el otro lo haga, porque si perdemos nuestra identidad en la relación, puede crearse una gran dependencia que eliminará al amor auténtico y dará paso a la frustración.


¿Vives un amor dependiente?

Si no tienes clara la respuesta a esta pregunta, quizá estás necesitando contemplar tu relación desde una perspectiva un poco más alejada, puesto que la distancia ayuda a veces, a ver mejor la realidad.

En el principio de una relación, durante la fase del enamoramiento, percibimos el mundo como en una borrachera. Todo es maravilloso y bonito, cualquier momento junto al otro es un instante mágico que vivimos con gran intensidad y placer. Sus palabras, sus gestos, su actitud y sus acciones, parecen intensificarse igual que nuestros sentimientos. Estamos más sensibles y por tanto, somos más vulnerables. En esos momentos, somos capaces de percibir con gran conciencia y profundidad lo bueno, pero también lo que no es tan bueno. Cualquier gesto o expresión de desagrado por parte de la pareja, recae en nosotros como una flecha que se clava en el corazón. Pero esto es una fase temporal que pronto se estabilizará, para dar lugar a un amor más sabio, en donde la pasión se mantiene y donde lo negativo se va apaciguando, para mejora de la relación y deleite de los amantes. Si esto no ocurre, si las percepciones negativas tienen la misma intensidad y causan el mismo dolor que durante la fase del enamoramiento, es porque la dependencia del principio no se ha superado y por tanto, puede provocar males mayores.


Descubre si hay dependencia

Para saber si vives una relación de dependencia, puedes contestar a las preguntas de este test, intentando ser lo más sincero posible. Después, puedes pasarle el test a tu pareja, para estar completamente seguros de si necesitáis replantearos algunas cosas.¿Tienes momentos que reservas para ti mismo en tu relación, para estar sin tu pareja?

¿Tienes amigos o conocidos, que tu pareja desconoce y compartes algunos momentos con ellos?

¿Necesitas el visto bueno de tu pareja, antes de tomar cualquier decisión, sea importante o no?

¿Deseas complacer a tu compañero en todo, aunque tengas que hacer cosas que no te agradan?

¿Le cuentas a tu compañero, todo lo que haces durante el día?

¿Necesitas ver o hablar con tu pareja casi cada momento del día? ¿Te sientes mal si un día no le ves en absoluto?

¿Te gusta hacer cosas que le gusta hacer a tu pareja y que no te gustaban, antes de conocerle?

¿Crees que con tu pareja te ha tocado la lotería? ¿Piensas que él o ella, es mejor que tú?

¿Tienes pensamientos catastróficos en relación con tu pareja? ¿Temes que te deje o pueda dejar de amarte?10. ¿Sientes celos infundados de tu pareja?

RESULTADO: Si respondes afirmativamente a la mayoría de estas preguntas, es el momento de replantearte cómo estás viviendo tu relación, pues es posible que no sea la mejor forma de vivir el amor libremente. En todo caso, sigue adelante con la lectura de este informe.


¿Cómo te enganchaste?

Si los factores que t ofrecemos a continuació coinciden con tu experiencia personal, ya sabrás que te ha llevado a la dependencia en el amor.

Son varias las razones que llevan a alguien a depender de la pareja. En esta parte del artículo, intentaremos enumerar algunas de las más comunes, así sabrás si se corresponden con tu relación:

Baja autoestima: Las personas que dependen de su pareja tienen una baja auto estima y el hecho de sentirse amadas por esa persona, les hace también cometer el error de sentirse mejores, sin comprender que son buenos por ser ellos mismos y no por ser amados por alguien. Esta percepción equívoca lleva a una gran confusión que hace que muchas personas se olviden de sí mismas y convierten a su pareja en el centro de sus vidas.

Sumisas: Las personas con baja autoestima necesitan sentirse aceptadas, por ello tienden a ser sumisas, con la intención de caer bien, de resultar válidas para el mundo en general y sobre todo para la persona que aman. La sumisión es una intención inconsciente de aceptación. Son muy pocas las veces que dicen que no a alguien y casi siempre temen hacer algo que pueda disgustar a los demás, en este caso a la pareja, para no perder su amor o su afecto.
Viven por y para el otro: Suelen estar más pendientes de las necesidades ajenas que de las suyas propias, aunque luego se quejan si sus esfuerzos no son reconocidos, pues necesitan que les hagan saber constantemente, lo valiosos que son.

Inseguras: Son inseguras y buscan una seguridad en el amor, que no existe y que nadie puede darles, salvo ellas mismas.

Mitómanas: Tienden a mitificar y a idealizar a la persona a la que aman. En lugar de amarla por cómo es en realidad, inventan una forma de ser de la pareja que en la mayoría de los casos, no se corresponde con la realidad y al mismo tiempo, se niegan a ver ciertas actitudes y comportamientos negativos que muestran la verdadera forma de ser de la persona que aman.

Frustradas: Todos desearíamos que ese desbordamiento de emociones que se produce al principio de una relación, se mantuviera para siempre, a pesar de saber que no sería bueno, pues es necesario seguir con la vida cotidiana, poniendo los cinco sentidos en otras cosas que también son importantes, como el trabajo, la familia, los amigos, el ocio, etc. Sin embargo, algunas personas se enganchan a ese estado emocional sublime y cuando dejan de sentirse así, se frustran, al mismo tiempo que creen que su éxtasis ha sido provocado por la pareja, lo cual es un error, puesto que ellos también pusieron su granito de arena, a la hora de vivir y sentir esas maravillosas sensaciones.

Tienen carencias: La mayoría solemos buscar en la pareja, aunque sin ser conscientes de ello, algo que nos ha faltado en algún momento de nuestra vida, por ejemplo, durante la infancia o la adolescencia. En las personas dependientes, esto se acentúa.

Ignorancia: La mayoría de la personas, no se conocen a sí mismos e ignoran cómo son, por eso buscan en el otro, su propio reflejo, y es por ello que a veces, se sienten completados por la pareja.

Algo que superar: La dependencia de la pareja es de hecho, un patrón que suele repetirse en las personas que la sufren y es muy posible que se siga repitiendo hasta que sean capaces de superarlo.

En general, a las personas que viven una relación de dependencia, les cuesta mucho ser ellos mismos, con su pareja tampoco lo son y sienten que, mientras sean amados, al menos tienen un propósito en la vida.



(Mar Cantero)