Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LA GRATITUD



Julio 05, 2011, 06:27:44 am
Leído 1991 veces

Desconectado lucía riaño

  • Sr. Member
  • ****

  • 301
    Mensajes

  • Karma: 1

LA GRATITUD
« en: Julio 05, 2011, 06:27:44 am »
"Gratitud: la clave para una vida feliz, sana y próspera"


La Gratitud cambia nuestra forma de ver la vida y de considerarnos a nosotros mismos.
Situaciones difíciles que en otro tiempo nos resultaban insoportables y parecían inalterables se transforman.
En el momento en que sentimos gratitud, la situación comienza a aclararse y entonces podemos ver las oportunidades para crear el cambio.
Nos sentimos mejor con nosotros mismos y con nuestra capacidad de influir de modo positivo en nuestro entorno y en nuestro mundo. Desaparece la depresión, el conflicto se transforma en armonía y el estrés en paz. Cuando la gratitud se convierte en una forma de vida, el éxito, la felicidad y la salud se convierten en la norma.
 
Cuando estamos enfadados, asustados, tristes o deprimidos, eso quiere decir que hemos perdido nuestra gratitud. Recuerdo la cantidad de veces que me he sentido resentida, triste o abatida y he decidido contar mis bienes y agradecer todo lo que tengo; casi de inmediato me he sentido mejor. Cuando encontramos algo que agradecer en una situación que nos ha estado trastornando, eso nos anima y nos llena de energía.
 
Tan pronto como sentimos gratitud, todo cambia. La gratitud puede convertir una situación que nos entristece y nos aflige (lo cual a su vez causa más tristeza y aflicción) en una situación llena de alegría y dicha. La misma situación se transforma inmediatamente cuando la contemplarnos con el corazón lleno de agradecimiento.
En mi vida la gratitud ha sido lo más importante del mundo. Me di cuenta por primera vez de su poder después de la traumática pérdida de mi compañero en un accidente de avión.
Al cabo de meses de sentirme abatida y al borde de la desesperación, me atrajo la idea de leer libros de antiquísima sabiduría, y allí aprendí que mi vida tiene sentido y un propósito. Cuando comencé a sentir gratitud, mi vida cambió. Primero cambió mi perspectiva; luego comencé a sentirme positiva ycapaz de volver a empezar. De pronto, en lugar de acabar, mi vida empezó de nuevo.
 
Poco después de eso, me diagnosticaron una enfermedad muy grave y me dijeron que me quedaban de seis a nueve meses de vida. Continué expresando gratitud y sentí cómo la enfermedad se iba marchando de mi cuerpo y mis células se inundaban de vida y vitalidad. Después me enteré de que los sentimientos de gratitud liberan endorfinas positivas por todo el cuerpo, creando salud.
 
La gratitud no sólo sana el cuerpo, también lo rejuvenece. Si por un instante dudas de esto, simplemente mira los estragos que los años de rencor producen en la cara de una  persona; verás un rostro ajado y ojeroso. Después mira a alguien que se ha pasado la vida expresando gratitud. Estará radiante de salud y vitalidad.
La clave para una vida feliz, sana y próspera es la gratitud, porque nos anima, nos sostiene y atrae lo que deseamos. Cuando nos concentramos con gratitud en lo que deseamos, lo atraemos. Nos convertimos en imanes para nuestro bien.
Cuando damos gracias a la vida, la vida nos responde de la misma manera. Cuando nos sentimos agradecidos, atraemos a otras personas y la abundancia del universo. Si tienes problemas de dinero y te encuentras un centavo, siente gratitud con gran intensidad y atraerás más dinero.
 
Cuando agradecernos las situaciones y acontecimientos difíciles de nuestra vida, sabiendo que esas experiencias nos bendicen con la sabiduría, el solo hecho de agradecer las convierte en positivas esas experiencias negativas. Al expresar gratitud atraemos a personas y situaciones dignas de agradecer. Esa es la magia de la gratitud.
 
La gratitud nos llena de alegría el corazón y nos permite ver la verdad, capacitándonos para tomar las decisiones correctas y las medidas oportunas. Con el corazón agradecido podemos ver lo mejor de cada situación y de cada persona, y hacer aflorar lo mejor de ellas.
La gratitud es también la puerta hacia lo Divino. Un corazón agradecido es un corazón abierto que no cesa de elevarnos hasta que conectamos con lo Divino.
 
Hace unos años hice un viaje al monte Shasta, situado en el norte de California, con el deseo de entrar en comunión más profunda con mi yo superior. Durante las largas horas del viaje en coche, centré mi atención en mi yo superior con amor y gratitud. Hora tras hora fui elevando mi centro de atención hasta justo encima de mi cabeza, enviando amor y gratitud a esa querida parte de mí misma por guiarme y protegerme momento a momento, día a día.
 
Durante la última hora de viaje, cuando iba entrando en el hermoso pinar que rodea el monte Shasta, sentí cómo descendía mi yo superior y me rodeaba con sus amorosos brazos. Al envolverme esta presencia, me sentí totalmente amada. No fue una idea intelectual, sino una sensación corporal; realmente sentí todas las células de mi cuerpo envueltas por ese amor. Me invadió la felicidad, me sentí totalmente completa en esa unión sagrada. Supe que estaba en los brazos del amado. En ese momento comprendí lo que han dicho todos los místicos a lo largo de los siglos: que jamás estamos solos. Todos estamos conectados con lo Divino. Cualquier idea de que estamos separados es una ilusión.
 
El amor y la gratitud revelan la conexión.
Este estado de comunión fue el más maravilloso que he experimentado en mi vida. Por la noche, cuando me despertaba, inmediatamente elevaba mi atención para ver si todavía estaba ahí esa presencia. Sí que estaba, y volvía a dormirme feliz.
 
Y este estado de comunión continuó. A veces, cuando me ponía a pensar que tenía que darme prisa para llegar a alguna parte, una voz me decía al oído: «Ve despacio y llegarás a tiempo». Esa no era mi forma normal de darme prisa para cumplir el plan del día, pero descubrí que cuando me relajaba, asumía esa nueva forma de ser y me dejaba guiar suavemente, siempre llegaba a donde tenía que ir en el momento adecuado. La vida se
Iba desenvolviendo de un modo fácil y sin esfuerzo alguno, de una manera mágica, llena de maravillosos sucesos sincrónicos. Era como llevar una vida de ensueño en la que se me proporcionaba todo lo que necesitaba. Mi decisión consciente de enviar constantemente amor y gratitud a mi yo superior fue la llave que me abrió la puerta.
Siempre es uno quien elige cómo desea vivir. Cuando elegimos mantener una actitud de constante agradecimiento, tenemos garantizada una vida feliz, sana y próspera.
«La gratitud es el mismo cielo» (Sharon Huffman)
 
 
Muchas tradiciones de los indios norteamericanos subrayan la importancia de expresar gratitud, particularmente a la Tierra. Como a muchas personas, me impresiona la solemne belleza de los cánticos de bendición navajos. Se dice que el poder de estas canciones ceremoniales es tan inmenso, que pueden hacer que las personas afligidas vuelvan a estar en armonía con el mundo.
No hace mucho vi un documental que presentaba a un cantor navajo recitándole una versión del Cántico a la Belleza a una anciana. El cántico, cuya finalidad era calmar la angustia de la mujer, describía la conexión de la paciente con el espíritu de las montañas, las hierbas, los árboles, las nieblas matinales, las nubes, las aguas de los riachuelos, las cascadas, las gotas de rocío y el polen. Ayudando a esa persona a sentir su vínculo con la exuberante y silvestre belleza que la rodeaba, el cantor contribuía a su curación.
De modo similar, sentir y expresar gratitud es una buena y poderosa medicina. Cuando nos sentimos conectados a la abundancia que nos rodea, nos sentimos bendecidos. Y aunque la vida y los sufrimientos están entretejidos, emparejados como el arco iris y los nubarrones de tormenta, la luz y la sombra, la enfermedad y la salud, la gratitud, al igual que la fe, nos sirve para comprender que el sufrimiento no es el cuadro completo.
 
"«Yo Soy la Gratitud Infinita de mi maravillosa vida. Con alegría, placer y gratitud acepto todo el bien que me ofrece la vida. Sé que el Universo me provee TODO, Gracias Divinidad»"
"«Yo Soy Uno y la misma cosa con el Poder que me ha creado»"
 
"Adquiriendo destreza en este lenguaje de paz, aprendiendo a expresar amor, a reconocer la presencia de Dios en todo y en todos, a reconocer la luz, la dignidad, la bondad, la pureza, la dulzura, la ternura, la valía, la solidaridad, la responsabilidad y todos los atributos de Dios presentes en cada ser. Aprenden a sentir y expresar gratitud y a experimentar los milagros de la gratitud.
Además, estar en comunión con su Padre/Madre Dios hace que ustedes irradien su gratitud y su agradecimiento de corazón por las muchas bendiciones que han sido derramadas sobre ustedes. Ustedes tienen una sensación cálida y un brillo de amor y gratitud mientras el pulso de la Gracia fluye sobre y a través de ustedes..."
 
 
Oración de agradecimiento
 
En el fondo del centro de mi ser hay un pozo infinito de gratitud. Lleno mi corazón, mi cuerpo, mi mente, mi conciencia y todo mi ser con esta gratitud, que sale de mí en todas direcciones, llega a todo lo que hay en mi mundo y vuelve a mí en forma de más cosas por las que sentirme agradecida. Cuanta más gratitud siento, más consciente soy de que la provisión es infinita. Expresar gratitud me hace sentir bien, es como un agradable calorcillo en mi vida. Estoy agradecida por mí y por mi cuerpo. Agradezco mi capacidad de ver y oír, de sentir, saborear y tocar. Agradezco mi casa y cuido amorosamente de ella. Doy gracias por mis familiares y amigos y disfruto de su compañía. Agradezco mi trabajo y en todo momento le doy lo mejor de mí. Agradezco mis talentos y capacidades y los expreso constantemente de maneras que me satisfacen. Doy gracias por mis ingresos y sé que prospero adondequiera que vaya. Agradezco mis experiencias pasadas porque sé que forman parte del crecimiento de mi alma. Agradezco la naturaleza entera y respeto a todos los seres vivos. Doy gracias por el día de hoy y por todos los mañanas que han de venir. Siento gratitud por la Vida ahora y siempre.
Louise L. Hay
 
 
 
Parte de este escrito es tomado del Libro de “Gratitud"  de Louise Hay

Enlace para bajarlo http://www.linksole.com/x57ccs

(Solangel Alonso Bohorquez)