Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ¿CONOCES LAS DIFERENCIAS ENTRE ANSIEDAD Y ESTRÉS?



Septiembre 16, 2017, 07:24:00 am
Leído 37 veces

Desconectado lena

  • Full Member
  • ***

  • 164
    Mensajes

  • Karma: 0

¿CONOCES LAS DIFERENCIAS ENTRE ANSIEDAD Y ESTRÉS?
« en: Septiembre 16, 2017, 07:24:00 am »
¿CONOCES LAS DIFERENCIAS ENTRE ANSIEDAD Y ESTRÉS?


Aunque la ansiedad y el estrés son dos condiciones muy similares, también presentan varias diferencias. Lo usual es que ambos términos se manejen como si fueran sinónimos, pero no lo son. Saber identificar la una o el otro no es un simple ejercicio teórico. En la práctica, nos ayuda a definir con mayor precisión cuál puede ser la intensidad o gravedad de este tipo de malestares.

A la dificultad de establecer las diferencias también se suma el hecho de que existen varios tipos de estrés y de ansiedad. Algunas veces la clasificación se hace a partir de la intensidad de los síntomas. Por ejemplo, se habla de estrés crónico o de ansiedad generalizada. Otras veces se establecen las categorías a partir de la fuente o factor que las causa. Por ejemplo, estrés laboral o ansiedad de abandono.

Sin embargo, hay elementos que son comunes a todas las formas de estrés, como los hay que aparecen en todas las formas de ansiedad. Para aclarar todo esto, veamos puntualmente cuáles son las principales diferencias entre estrés y ansiedad.

EL ORIGEN DEL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD ES DIFERENTE

En el caso del estrés, la causa es fácilmente identificable. Se origina cuando hay una situación que debe enfrentarse y la persona no tiene, o no cree tener, los recursos para hacerlo. Lo mismo ocurre con una tarea que se debe realizar, o con cualquier actividad que se tenga que sacar adelante.

La ansiedad, en cambio, tiene un origen más difuso. La amenaza o el peligro muchas veces no son identificables. De hecho, en muchos casos, no hay una razón objetiva para que se presente el estado de inquietud, pero aún así se experimenta. Por otro lado, la ansiedad es muy sensible al condicionamiento y a la anticipación y puede ser una consecuencia del estrés (presión).

LAS EMOCIONES QUE PREDOMINAN

Otro de los elementos que diferencian al estrés y la ansiedad son las emociones o sensaciones que predominan. En el estrés hay, sobre todo, preocupación. Ésta puede definirse como un estado en el que se mezclan el nerviosismo y la frustración. Esto puede incluir irritabilidad y, a veces, tristeza también.

En la ansiedad, por su parte, lo que predomina es el miedo. Se trata de una sensación de peligro inminente que tiende a crecer como una bola de nieve. Es una emoción invasiva que se extiende y se mantiene, generando un gran malestar en el estado de ánimo. El miedo conduce a la perplejidad y, en casos graves, al bloqueo o la parálisis.

LOS FACTORES QUE DESENCADENAN EL UNO O EL OTRO

En términos generales, el estrés surge a partir de factores externos, mientras que la ansiedad aparece por factores internos. No siempre es tan fácil distinguir los unos de los otros. Lo que marca la diferencia es la presencia de un estímulo ajeno al individuo o no, en cada caso.

El estrés se desencadena frente a hechos o situaciones específicos, que están en el entorno. Puede ser el trabajo, o una tarea en especial, o el desplazamiento por determinado territorio, etc. En cambio, en la ansiedad muchas veces es el mismo individuo el que se encarga de desatarla. Crea y alimenta pensamientos catastróficos y sensaciones angustiosas, independientemente de lo que haya en el entorno.

LA PERCEPCIÓN DEL TIEMPO

Dicen que el estrés es un exceso de presente, mientras que la ansiedad es un exceso de futuro. Para quien está estresado, el presente es infinito. No cree que pueda salir de una situación en la que se siente atrapado. No ve la forma como podría cambiar lo que le preocupa. Siente como si estuviera condenado eternamente a sufrir el impacto de determinado estímulo.

En la ansiedad lo que le ocurre a la persona es que siente temor por algo que podría pasar, pero que no ha ocurrido; también pude haber ocurrido, pero no puede intervenir sobre ello. Muchas veces ni siquiera sabe qué es ese algo. Simplemente se anticipa a todo lo negativo o catastrófico que podría suceder. El ansioso no logra evaluar con objetividad su presente, porque vive en función de algo “terrible” que viene en camino o que ya pasó y fantasea con sus posibles consecuencias sin que pueda mediar en ellas.

LA DESAPARICIÓN DE LOS SÍNTOMAS

Si lo que le causa estrés a una persona es tener que ir al dentista, una vez lo haga desaparecerá la inquietud. Ese es un rasgo distintivo del estrés: desaparece cuando el estímulo es eliminado, o se supera la situación conflictiva, o se resuelve la dificultad.

Por su parte, la ansiedad tiende a perpetuarse. Retomando el ejemplo anterior, si una persona con ansiedad va al dentista, su inquietud no termina cuando sale de la consulta. Quizás imagine que podría perder toda la dentadura, o que esto es solo el síntoma de una enfermedad peor que apenas comienza a manifestarse. La ansiedad se alimenta de una imaginación exacerbada y negativa.

Lo importante de conocer todas estas similitudes y diferencias es que te permite identificar mejor qué es lo que realmente te aqueja. Lo aconsejable es que pidas ayuda cuando el estrés se mantiene en el tiempo, porque significa que no logras resolver una situación conflictiva que te está haciendo daño. También es recomendable consultar a un profesional si detectas que lo tuyo es ansiedad, ese miedo impreciso que no tiene comienzo ni fin.


Autor desconocido