Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ESTAR BIEN CON UNO MISMO ES MEJOR QUE ESTAR BIEN CON TODOS



Febrero 27, 2018, 06:25:51 am
Leído 178 veces

Desconectado lolo

  • Sr. Member
  • ****

  • 471
    Mensajes

  • Karma: 0

ESTAR BIEN CON UNO MISMO ES MEJOR QUE ESTAR BIEN CON TODOS
« en: Febrero 27, 2018, 06:25:51 am »
ESTAR BIEN CON UNO MISMO ES MEJOR QUE ESTAR BIEN CON TODOS


Entender que estar bien con uno mismo es preferible a estar bien con todos es sinónimo de salud y bienestar. Es como el aprendizaje que se adquiere después de un largo viaje, ahí donde poco a poco se dejan determinadas situaciones atrás para avanzar ligero, libre de cargas en la mochila y piedras en los zapatos. Es un despertar que nos permite llevar la vida con más integridad.

A pesar de que la teoría, en apariencia, sea fácil de entender y que dé incluso para escribir más de un libro sobre crecimiento personal, cabe decir que en la práctica fallamos muchos. Para entenderlo mejor daremos un pequeño ejemplo sobre el que reflexionar. Imaginémonos a nosotros mismos mirando por la ventana algo que ocurre cada mañana a la misma hora. Ahí está nuestro vecino, sacando cada día su pequeño bonsái para que reciba de forma regular la luz del sol. Lo atiende con esmero y obsesiva dedicación: lo poda, lo riega, lo nutre…, incluso podríamos decir que le da cariño.

“Cuando te amas y te respetas a ti mismo, la desaprobación de alguien no es nada que haya que temer o evitar”
-Wayne Dyer-

Es algo que a nosotros mismos nos llama mucho la atención por un hecho muy concreto. Nuestro vecino nunca nos ha parecido una hombre especialmente feliz, tiene un trabajo que no le agrada y es la clásica persona que intenta estar bien con todo el mundo. Su abnegada necesidad por complacer ha hecho de él una marioneta de la que tira casi cualquier persona: la familia, los jefes, los amigos… De hecho, estiran tanto sus “hilos” que estos ya han empezado a ceder: nuestro joven vecino ya ha sufrido su primer amago de infarto.

Cada día cuando lo vemos salir con su bonito y cuidado bonsái nos preguntamos por qué no se atiende a sí mismo con la misma dedicación y amor como lo hace con su pequeño árbol. Estar bien con uno mismo es algo que sin duda debería aprender a practicar nuestro vecino, podando quizá determinadas relaciones, nutriendo autoestimas y buscando ese calor con el que recuperar dignidades, autoestimas y bienestares…

ESTAR BIEN CON UNO MISMO, CUESTIÓN DE LÓGICA Y NECESIDAD

Decía Epícteto que “al igual que cuando caminamos intentamos no pisar un clavo o torcernos un tobillo, en la vida deberíamos conducirnos con la misma atención”; es decir, evitando que otros nos dañen, evitando dañar y salvaguardándonos sabiamente de todo mal. Sin embargo, en ocasiones no lo hacemos: nos descuidamos con nocturnidad y alevosía. Nos olvidamos de que, dejar de estar bien con uno mismo, para priorizar a otros, no es sano.

Pasamos por alto, tal vez, que intentar complacer a todos aplazando las propias necesidades no es lógico ni recomendable. Asimismo, permitir que se nos vaya la vida sintiéndonos mal con nosotros mismos por esto y aquello, percibiéndonos vacíos, indecisos y frustrados nos obliga a pagar un precio alto.

Recordemos que lo que se cuida prospera, y que aquello que se defiende y se nutre da sus frutos. Así, algo en lo que deberíamos reflexionar también es que hay momentos donde sería necesario dejar a un lado los aspectos emocionales para hacer uso de la razón. Separar lo que sentimos y recordar lo que necesitamos es a menudo prioritario.

Somos conscientes de que la Inteligencia Emocional tiene mucho peso a día de hoy; sin embargo, existen instantes muy concretos donde el pensamiento más lógico y racional es el que mejor funciona. ¿La razón? Es este tipo de enfoque mental es el que más nos insta a tomar decisiones firmes para iniciar cambios en beneficio propio.

“Todo va a estar bien al final. Si no está bien, no es el fin”
-John Lennon-

Decía Erich Fromm que las personas tenemos la sutil capacidad de vivir en una contradicción constante. Ello hace que en ocasiones nos digamos aquello de que si los demás son felices yo soy feliz, de que si le digo a tal persona que me parece bien lo que hace aunque no sea así, lograré su aceptación y complacencia, y ello me ofrecerá bienestar.

Semejantes dualidades son destructivas, son situaciones de un elevado coste emocional donde debería primar ante todo el sentido y la razón: si algo no me gusta, me alejo, si no estoy de acuerdo lo digo, si me hace daño me defiendo, si no soy feliz actúo para serlo a mi manera.

EL CAMINO PARA ESTAR BIEN CON UNO MISMO

El camino para estar bien con uno mismo parte del sentido del equilibrio. No se trata ni mucho menos de practicar la auto-complacencia y de priorizarnos casi en cualquier terreno, momento o circunstancia. El bienestar más saludable no deriva en el narcisismo, sino en esa sana convivencia donde uno entiende que para “ser” también hay que “dejar ser”.

Para lograrlo, podemos reflexionar en las siguientes dimensiones. Cada una de ellas requiere de una adecuada interiorización para poder integrarla en nuestras vidas, con valentía y adecuada solvencia psicológica:

•   Auto-confianza. Creer en los propios recursos internos nos permitirá ser más competentes a la hora de tomar decisiones, de avanzar sabiendo quién sí y quién no, qué necesitamos en cada momento y cómo podemos lograr esos objetivos.
•   
•   Aprendo a racionalizar mis pensamientos. Cuando dejamos de estar bien con nosotros mismos se debe casi siempre a ese diálogo interno desgastante, crítico y negativo que pone muros a nuestro crecimiento personal. Aprendamos por tanto a racionalizar pensamientos, a derribar miedos y a dejar de ser nuestros propios enemigos.
•   
•   Seamos amigos de la vida. En lugar de querer ser “amigos de todo el mundo”, de estar bien con todos para sentirnos aceptados, cambiemos un poco el enfoque. Seamos amigos de la vida, seamos receptivos a las oportunidades, al optimismo, al sentido de la libertad y no al de la complacencia y la dependencia ajena.
•   
•   Descubre el potencial que hay en ti. Cuando descubrimos nuestras fortalezas, cuando sacamos partido de nuestras virtudes, capacidades y talentos todo en nosotros se armoniza. Nos sentimos valientes para iniciar cosas sin depender de otros, cosas que nos satisfacen y que van permitiéndonos avanzar sintiéndonos bien.

Para concluir, recordemos que cuando alguien se siente bien consigo mismo, lo que le depare el azar le empieza a importar menos. En su interior hay tanta energía, confianza y optimismo que nada podrá detener sus pasos. No desperdiciemos esa valía que todos llevamos dentro.

Valeria Sabater


Febrero 28, 2018, 07:58:05 am
Respuesta #1

Desconectado calabuig52

  • Full Member
  • ***

  • 189
    Mensajes

  • Karma: 0