Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 TÚ ME DICES, YO TE DIGO



Agosto 19, 2011, 11:40:06 am
Leído 1480 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1388
    Mensajes

  • Karma: 1

TÚ ME DICES, YO TE DIGO
« en: Agosto 19, 2011, 11:40:06 am »
"Tú me dices...Yo te digo... y así empieza nuestra guerra cotidiana". Así expresa Ricardo Arjona en una de sus canciones. Y uno dice lo que dice y el otro escucha lo que escucha.

El problema no es lo que sucede sino cómo reaccionamos a lo que sucede. Una buena manera de evaluar nuestras relaciones es observando la calidad de la escucha que existe en cada relación.

Solemos decir: "Mis hijos no me escuchan", "mi pareja no me escucha", "mi jefe no me escucha".

La escucha es la parte más activa de la comunicación y no nos enseñaron a escuchar: nos enseñaron a hablar.
Y si tan sólo nos detuviéramos un instante nos podríamos dar cuenta de que tenemos dos oídos y una boca. ¡Qué gran señal y mensaje de sabiduría tenemos ahí!

Escuchar con atención es uno de los mayores regalos que se puede ofrecer a otra persona.

Todos hablamos para ser escuchados pero el hablar no garantiza eso. Oír no es escuchar. Escuchar es oír, más interpretar, más percibir. ¿Qué quiere decir esto?, que nosotros escuchamos desde nuestra historia personal y social.

¡Por Dios!, cuántos conflictos nos podríamos haber evitado si tan sólo hubiésemos escuchado empáticamente al otro, es decir, sin criticar, sin juzgar, sin menospreciar su sentir.
Te puedo asegurar que la calidad de nuestras relaciones sería muy distinta si tan sólo prestáramos atención cuando el otro se está dirigiendo a nosotros.

Trata de observar desde qué perspectiva el otro te está hablando, ¿qué inquietud te está transmitiendo y planteando?, ¿qué significa eso que te está diciendo?, ¿a qué apunta?, ¿qué te está pidiendo?, ¿qué te está ofreciendo?, ¿qué está haciendo con aquello que dice?, ¿te está afirmando algo?

El lenguaje no es inocente. El lenguaje es acción. Yo genero algo con cada palabra. Yo creo una nueva realidad con el otro a través del habla. Yo abro o cierro posibilidades con cada declaración que digo.

Hablamos para ser escuchados y este es el propósito del habla. Pero, ¿qué hace que no podamos escuchar?, ¿qué hace que yo no pueda empatizar con el otro?, ¿qué hace que la palabra del otro no tenga importancia?, ¿qué hace que el sentir del otro me sea indiferente?.Es el ego.

El ego lucha por tener razón. El ego herido hace que sólo escuche aceptación o rechazo. El ego dice que su punto de vista es el más importante. El ego es víctima del resto y de las circunstancias. El ego sostiene y juzga antes de tener suficiente información.

Debemos tomar conciencia de que cada persona interpreta lo dicho por otro a su manera. Por eso, vuelvo a insistir, cada quién dice lo que dice y escucha lo que escucha.

Si quieres sumar y no restar en tus relaciones se hace necesario aprender a escuchar. Porque cada persona tiene su verdad, cada persona habla desde su modelo mental, desde su historia personal, desde su pasado, desde la suma de sus experiencias, desde sus heridas y dolores, desde sus creencias internalizadas. Y si no tomas conciencia de esto, una palabra dicha por el otro puede hacerte mal interpretar y ver como negativo algo que no lo es.

Entonces, intenta detenerte a tiempo antes de juzgar y aprende a indagar. Pregunta y repregunta hasta que puedas entender qué te está queriendo transmitir el otro, escucha sus palabras sentidas con la intensidad y la emoción puesta en ellas.

Recuerda, el otro es otro. Una manzana no es una pera y una pera jamás será manzana. Por lo tanto, trata de comprender que vivimos en una gran frutería donde cada uno es importante y único, donde nos puede gustar o no el sabor de la otra fruta, pero eso no nos da derecho a juzgar su forma o tamaño. Cada uno es como es y se encuentra en un cajón de fruta distinto, tan respetable y digno como el de uno mismo.

Y si no te escuchan como te mereces pues esa persona se lo pierde. Tú eres lo más importante. Nadie da lo que no tiene. Y si el otro no tiene la apertura para escucharte de la misma manera en que tú le ofreces tu corazón, pues sacude sandalias y sigue escalando tu montaña de evolución interior, hacia nuevos rumbos, nuevos escenarios con nueva gente en tu misma sintonía.

Todos tenemos el derecho a ser escuchados, a ser aceptados, a cambiar de opinión, a irnos cuando algo no nos agrade, a decir lo que nos gusta y lo que no, a ser distintos, a decir "no", a elegir con quién vincularnos.

Te propongo que empieces a entrenar tu escucha, a que abras las puertas de tu corazón para que el otro pase, se siente y se ponga cómodo, mientras tú le acaricias con tus palabras y ausencia de juicios. Este es el mejor regalo que todo ser humano puede recibir y no te prives de darlo.

Toma conciencia de esto: podrías evitar más de un 50% de los conflictos si mantienes una buena escucha. Recuerda, una cosa es el hecho, lo dicho y otra es la interpretación. Por tanto, date el permiso de intentar ponerte en el zapato del otro y mirar el libro desde el mismo lado, te aseguro que te sorprenderás.

"Y recuerda Tú momento es Ahora y persona eres Tú"

(Morelia Vallejo)