Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 UNA MENTE MEDIOCRE



Junio 28, 2018, 11:16:48 pm
Leído 75 veces

Desconectado juanillo712

  • Newbie
  • *

  • 4
    Mensajes

  • Karma: 0

UNA MENTE MEDIOCRE
« en: Junio 28, 2018, 11:16:48 pm »
 Cuando se es joven se es fuerte.
Cuando se es joven se es poderoso.
Cuando se es joven te sobra el tiempo.
Cuando se es joven... es muy fácil mandar a Dios a la mierda.
 
 El otro día volví en bicicleta a mi casa por un largo camino desde la playa. Desde la otra punta de mi ciudad hasta mi casa, que ya estando aún en la periferia, se aleja aún más.
 Decidí ir tranquilo, sin prisa, y así disfrutar del camino que muchas veces se pasa por alto. Tanto pensar en el destino me está impidiendo ver el recorrido.
 Recorridos como largas carreteras entre árboles frondosos y verdes brillantes, calles desde la que se ve el mar y suelos arenosos llenos de imperfecciones, frutas de la maravillosa y tajante naturaleza y vida.
 Disfruté de cada respirar, de casa brisa, de las aves, del sol resplandeciente, corredores que rodean las curvas de asfalto entre suspiros agitados, perros, flores, colores, olores, subidas costosas, bajadas armónicas y cómodas...
Tanto por ver y sentir, que al pararte a pensar en el destino se siente uno ridículo y estúpido, ¿no es cierto?
 Al llegar a casa me tumbé al sofá y me serví un vaso de refresco de naranja bien frío mientras descansaba de la larga trayectoria.
 
 Y me dije: qué fácil es vacilar de ser ateo cuando eres joven, qué fácil hacerse el "libre" por creer que no crees en nada. Cuando eres jóven la muerte está tan lejos... Las enfermedades sólo les ocurren a los demás, a mi no. ¿Yo morirme joven?, imposible, ¡yo soy joven!
 Bueno, quién no ha pensado así. Luego la enfermedad ocurre y la muerte te vigila en cada paso y decisión que tomas. Ni por ser precavido se evita lo inevitable ni por vivir locamente se acaba en un manicomio. La realidad y el mundo son muy vastos cuando eres joven; tantas cosas por descubrir, tanto por ver y hacer... Pero una vez que se aprende, y se descubre, ya no es como la primera vez. Es lo más bonito de la juventud. Y quizás tengo razón... Pero cuando eres joven la fe te hace esclavo (como dijo Nietszche: "La esperanza es el mayor de los males porque alarga el tormento del hombre"), y cuando se es viejo creer te hace libre.
 Porque ¿qué nos queda luego de descubrir, de amar, de aprender y del conocimiento? Nos queda el creer. Creer es mágico así como reconocer la ignorancia un acto de sabiduría. Nunca te cierres a a creer, pues dará magia a tu vida, tanto más magia cuando la vejez te sea más intensa. Cree, pues es de las pocas cosas que nos ayudan a lidiar contra la oscuridad de nuestra inteligencia.
« Última modificación: Junio 28, 2018, 11:24:52 pm por juanillo712 »