Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ENTRAR EN BUCLE



Julio 10, 2018, 06:05:28 am
Leído 35 veces

Desconectado Fe

  • Hero Member
  • *****

  • 638
    Mensajes

  • Karma: 0

ENTRAR EN BUCLE
« en: Julio 10, 2018, 06:05:28 am »
ENTRAR EN BUCLE
 
 
Hace unos años, cuando vivía en Escocia, salía con un chico que, por decirlo suavemente, era bastante inestable. Y cuando digo inestable, me refiero a que la relación con él era lo más parecido a una montaña rusa que se puede experimentar;  una verdadera locura que me tuvo, durante los meses que mantuvimos la relación, volviéndome loca y entrando en bucle sistemáticamente. En esa época, mi queridísima amiga Silvia, escuchó pacientemente todas mis rayadas mentales, mis dudas, mis justificaciones a su comportamiento y, en fin, se ganó el cielo sobradamente con todo lo que la mareé repitiendo incansablemente el mismo argumento y lo contrario día tras día.

¿Conoces esta sensación? ¿Esa impresión de que te va a estallar la cabeza porque no paras de darle vueltas a algo, que has mirado cada perspectiva y, finalmente, estás tan desorientada y confundida que lo único que haces es dar vueltas sobre lo mismo sin llegar a nada? Según estudios recientes, el 57% de mujeres y el 43% de hombres tiende a pensar en exceso o, como decía yo anteriormente, a entrar en bucle con sus pensamientos.  Durante muchos años, yo me encontré dentro de ese 57% y puedo decir que salir de él ha sido lo mejor que he podido hacer por mi salud mental en toda mi vida.

Si bien es cierto que es importante usar la lógica, reflexionar y pensar antes de actuar, hay una diferencia sustancial entre esto y quedarse atascado en pensamientos sin salida. Cuando entramos en bucle, nuestros pensamientos giran hacia la negatividad y, al contrario de lo que pretendíamos, dificultan nuestra capacidad para solucionar problemas e interfiere con nuestra motivación e iniciativa.

Podríamos seguir enumerando los perjuicios de este pensamiento en bucle pero, si ya lo has vivido, creo que no necesitas ningún motivo para librarte de él más que eliminar esa sensación de que te vas a volver loca si no consigues parar ¿no es cierto? Partiendo de que lo más necesario es querer librarse de ello, hay unos cuantos consejos que pueden ser de gran ayuda:

1.   Hable con ella: y, en este contexto, ella es tu mente. Cuando entres en la dinámica de bucle, escucha lo que estás diciendo y dite a ti misma “bien, esto no está ayudando, lo que sí ayudaría es…” y dirige tu atención hacia allí. A veces, lo que sí ayudaría es simplemente dejar de pensar en ello.
 
2.   Céntrate en algo que de verdad te importe: se suele decir que detrás de cada persona feliz hay un proyecto en activo que está alineado con sus valores. Cuando estás entregada a algo que de verdad te importa, que significa un cambio positivo en tu mundo, reduces tu tendencia (y tu tiempo) para pensar en exceso.
 
3.   Mira el pajarito: o dicho de otro modo, distráete. Haz deporte, medita o busca algo que te saque de ese pensamiento. Aquí, más difícil que encontrar algo que te distraiga es decidir qué quieres salir del bucle y buscar algo que te ayude a hacerlo.
 
4.   Date diez minutos: si no te ves capaz de controlarlo, date diez minutos para pensar en ello y escribe todo lo que estás pensando en ese tiempo. No corrijas ni leas mientras escribes, sólo sácalo todo y, cuando llegues al límite de tiempo, destruye el papel que has escrito.
 
5.   Dale forma: los pensamientos en bucle son pensamientos desestructurados sin principio ni fin que no nos llevan a nada, por tanto, para llegar a una solución, se trata de convertirlos en un plan de acción o, mínimamente, dotarlos de una estructura que nos permita continuar avanzando.
 
6.   No busques la perfección: esta es una de las claves. Las más de las veces, estamos tan preocupadas por hacerlo todo bien, ocupar todo nuestro tiempo en cosas productivas y, en definitiva, conseguir que nuestra vida sea perfecta, que el más mínimo problema o error nos supone una comedura de cabeza eterna. Renuncia a ser perfecta y empieza a sumar puntos a tu bienestar.
7.   
Se trata, como hemos hablado en otras ocasiones, de controlar nuestra mente, en lugar de que ella nos controle a nosotros. En el momento en que hayamos conseguido eso, el resto de lo que ocurra a nuestro alrededor tendrá solución o no, pero ya no será un problema. Dale una oportunidad y, si quieres, cuéntame qué tal te ha ido aquí.