Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 PATERNIDAD CONSCIENTE: ACEPTAR A NUESTROS HIJOS TAL COMO SON



Agosto 22, 2018, 07:54:52 am
Leído 69 veces

Conectado Irene Zambrano

  • Hero Member
  • *****

  • 554
    Mensajes

  • Karma: 0

PATERNIDAD CONSCIENTE: ACEPTAR A NUESTROS HIJOS TAL COMO SON
« en: Agosto 22, 2018, 07:54:52 am »
PATERNIDAD CONSCIENTE: ACEPTAR A NUESTROS HIJOS TAL COMO SON

A menudo nos quedamos tan atrapados en nuestros roles como “mamá” o “papá”, que nos olvidamos de lo que realmente significa ser padre. Creamos una imagen en nuestras mentes de lo que significa desempeñar los papeles de madre o padre y, en consecuencia, tomamos la autenticidad de los momentos que pasamos con nuestros hijos. Estamos tan ocupados jugando este papel, que nos olvidamos de saborear la belleza del tiempo que pasamos con ellos.
Como nuestros hijos son más pequeños y saben menos sobre el mundo que nosotros, es fácil para nosotros creer en la ilusión de que solo nosotros les estamos enseñando, en lugar de darnos cuenta de que nos están enseñando tanto como nosotros les estamos enseñando. Una jerarquía se establece.
Un sentimiento subyacente de, “Yo soy el padre, ellos son mis hijos”. Les digo qué hacer, cómo vivir, cómo ser y, finalmente, moldearlos en lo que quiero que sean o lo que creo que los hará más felices, más exitosos y más completos; comienza a ser la fuerza motivadora detrás de nuestra acciones como padre.
Sin embargo, lo que muchos padres no se dan cuenta, o a menudo olvidan con el tiempo, es que nuestros hijos no son nuestras pertenencias. No son nuestras pequeñas muñecas vivientes para hacer que se conviertan en lo que pensamos que deberían ser. Nuestros hijos son llamados por nosotros para enseñarnos acerca de nosotros mismos.
Y es solo en nuestra relación más auténtica y verdadera con nosotros mismos y nuestro propio niño interior, podemos establecer una relación consciente con nuestros hijos.
Al tratar de restaurar una experiencia de unidad entre sus hijos y usted mismo, el camino conduce a través del descubrimiento de la comunión con su propio yo olvidado. Este es el caso porque establecer una asociación significativa con sus hijos inevitablemente los hará asistir al desarrollo de su propio ser auténtico.
A medida que su creciente conciencia desintegra la jerarquía de padres e hijos, igualará espontáneamente el campo de juego en su familia. Alejarse de la conducta egóica: renunciar a sus opiniones sobre cómo deberían ser las situaciones y cómo debería “actuar” la gente le permitirá salir de su pedestal de dominio. “~Shefali Tsabary, Phd, autora” The Conscious Parent “
Si solo nos enfocamos en moldear a nuestros niños en lo que queremos que sean mediante el uso de formas de control, poder, manipulación y disciplina, corremos el riesgo de negarle a nuestros hijos el derecho de ser quienes realmente son.
El niño al que se le niega la capacidad de ser su propio ser, y aceptarse a sí mismo por lo que realmente es, se convierte en el adulto que a menudo está desconectado de sus propios corazones y comienza a tratar de vivir la vida que los demás quieren vivir. Entonces este niño tiene hijos y se puede ver cómo comienza el ciclo.
Parece que el mayor desafío que tenemos como padres es definir los límites entre ser un buen modelo a seguir, una persona que encarna todas las cualidades que deseamos que nuestros hijos emulen. Mientras que, al mismo tiempo, no negamos el espíritu personal de nuestros hijos hasta el punto de que se abandonan para convertirse en la persona que queremos que sean, o peor, se rebelan contra todo lo que decimos y desempeñan el papel del “niño problemático” para enseñarnos el significado del amor incondicional.
Con el fin de establecer la relación más efectiva y auténtica con nuestros hijos, que nos permita sacar lo mejor de nosotros mismos y para que puedan ser sus mejores versiones y auténticos seres, debemos ante todo tender a la relación con nosotros mismos y nuestro propio corazón.
“Debes amar de tal manera que la persona que amas se sienta libre”. ~ Thich Nhat Hanh
Cuanto más enraizados seamos con nuestra propia conciencia, más desafiamos nuestras propias creencias limitantes sobre la sociedad y la vida, mejor será nuestra relación con nuestros hijos. En lugar de tener la creencia de que nuestro hijo debe ser esto o aquello, o practicar este deporte, o obtener estas calificaciones, o mirar de esta manera para ser “digno” o “valioso”, comencemos a aceptar a nuestros hijos exactamente tal y como son.
Si comenzamos a practicar el amor incondicional en nuestros propios corazones, consecuentemente crearemos el espacio para que nuestros hijos celebren su propia personalidad y atributos únicos que les permiten florecer en su propia mejor versión de sí mismos.
La receta para que un niño se convierta en un adulto seguro e independiente es aprender a amarse y sentirse orgulloso de si mismo.
El niño que se siente libre de ser él mismo sin temor a decepcionar al padre o enojarlo por ser quien es, se convierte en el adulto que acepta abiertamente no solo a sí mismo y su camino, sino que acepta más fácilmente a los demás por lo que son. Ahora, por supuesto, ser padres no siempre será fácil. Habrá momentos en que nuestros hijos nos desafíen, y vayan en contra de nuestras reglas, o tal vez incluso se metan en problemas.
En lugar de disciplinar desde el punto de vista del control y ejercer el poder, el padre conscienteve estos comportamientos como un grito de ayuda. El niño con problemas no se mete en problemas porque es un niño “malo”, solo nos está mostrando que hay algo que ellos no están amando.
Debido a que el niño no sabe cómo llamar nuestra atención o cómo amarse y nutrirse, a menudo inconscientemente actúan como “malos” para llamar la atención sobre esto.
A menudo los padres comenzarán a etiquetar al niño como “malo”, “problemático” o “delincuente”, pero lo que no se dan cuenta es que el niño cumplirá con nuestras expectativas de ellos. Si nuestra barra de expectativas se ha establecido baja, solo irán tan lejos como se haya establecido la barra.
En lugar de enfocarse en los detalles del comportamiento “malo”, enfóquese en la relación del niño consigo mismo, principalmente las cosas buenas del niño en lugar de lo que el niño ha hecho “mal”, le damos al niño las herramientas para poder amarse a sí mismo. El amor incondicional que mostramos por nosotros mismos, se extiende a nuestros hijos, lo que les permite sentirse libres.
“Ama a tus hijos, pero nunca esperes a través de ellos”. ~ Osho
La belleza de la crianza consciente es que ocurre naturalmente como resultado de estar en contacto con nuestra propia conciencia y amar y sanar a nuestro propio niño interior. Cuanto más arraigados estamos en el amor y la aceptación de nosotros mismos, automáticamente comenzamos a sanar la relación con nuestros hijos.
Criar hijos y ser un buen padre no se trata de perfección. Lo más importante que podemos mostrarles a nuestros hijos es que somos auténticos. No se trata de tener todas las respuestas correctas, ni de ser un “superhéroe”, se trata de enseñar a nuestros hijos que todos somos imperfectamente perfectos.
Al ver a nuestros hijos como nuestros pequeños gurús espirituales que han sido llamados por nosotros para enseñarnos sobre la vida o para recordarnos la magia en nosotros mismos que podemos haber dejado en la infancia, se establece una asociación espiritual increíble. Ellos nos enseñan y nosotros les enseñamos.

Autor desconocido