Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL AMOR EN LAS PERSONAS INTELIGENTES



Octubre 18, 2018, 06:28:42 am
Leído 91 veces

Desconectado gozo

  • Full Member
  • ***

  • 163
    Mensajes

  • Karma: 0

EL AMOR EN LAS PERSONAS INTELIGENTES
« en: Octubre 18, 2018, 06:28:42 am »
EL AMOR EN LAS PERSONAS INTELIGENTES


¿Cómo es el amor en las personas inteligentes? La ciencia, interesada siempre en esta dimensión, nos ha demostrado que, por término medio, contar con este perfil no aumenta la probabilidad de encontrar una pareja afectiva. Son más analíticas, independientes, exigentes… Ahora bien, cuando encuentran a alguien afín a sus expectativas, el vínculo que pueden crear es realmente fuerte y satisfactorio.

Para quien busque un libro sobre este mismo tema, no hay propuesta más esclarecedora, a la vez que divertida, que El Tao de las citas, del profesor de filosofía de Harvard Alex Benzer.

En él, se nos explica desde un punto de vista irónico por qué las personas inteligentes suelen tener relaciones menos duraderas. Tal y como el propio autor revela, no es oro todo lo que reluce, y ser brillante desde un punto de vista intelectual no se traduce necesariamente en éxito, especialmente en algunos planos.

“La inteligencia y el sentido común se abren paso con pocos artificios”.
-Johann Wolfgang von Goethe-

Las personas inteligentes se aburren con facilidad y, a veces, hasta aburren a otros con sus afinados intereses y singulares pasiones. Son olvidadizas, procastinadoras, difíciles de entender, altamente exigentes (y autoexigentes) divagan con facilidad, sufren de constantes crisis existenciales y, por si fuera poco, disponen de un termómetro emocional que oscila entre la más exquisita sensibilidad hasta el mal humor más explosivo.

No son precisamente fáciles, no hay duda. Sin embargo, todos nosotros sin tener en cuenta nuestro CI presentamos también nuestras esquinas, oquedades y singulares aristas. En asuntos del corazón no todo es armonía y flechazos a primera vista. Lo sabemos. Sin embargo, desde un punto de vista científico, lo que tienen en común las personas inteligentes a la hora de vivir el amor ha sido tradicionalmente objeto de atención.

Así, disponemos de varios estudios sobre el amor en las personas inteligentes. Veámoslos.

EL AMOR EN LAS PERSONAS INTELIGENTES ¿CÓMO ES?

La mayoría asume que es muy difícil ser brillante desde un punto de vista intelectual y disfrutar a su vez de relaciones afectivas felices, estables y satisfactorias.

Lo es en apariencia porque no resulta nada fácil hallar a otro igual, a una persona con el mismo potencial intelectual, las mismas pasiones y singularidades cognitivas. Sin embargo, en ocasiones nos dejamos llevar por los estereotipos y las suposiciones sin permitirnos indagar un poco más, sin consultar con la científica.

En primer lugar, sí hay personas con un elevado CI que establecen compromisos satisfactorios. Es más, hay quien no precisa un compañero afectivo con una mente excepcional para enamorarse y participar de una relación sólida.

Le basta la conexión emocional. En muchos casos, para que el amor nazca, es suficiente con contar con alguien capaz de enriquecer puntos de vista, con facilidad para complementarse y que, de uno u otro modo, estimule su crecimiento. Para entender cómo es el amor en las personas inteligentes podemos remitirnos a un trabajo realizado por el psicólogo holandés Pieternel Dijkstra y su equipo en el 2017.
 
BUSCAN PERSONAS CON LAS QUE VER EL MUNDO DEL MISMO MODO

Los perfiles con un elevado coeficiente intelectual tienen una concepción del mundo muy definida. Sus ideales, su filosofía y su gusto por lo trascendental son a veces muy elevados, de ahí que no toleren ciertos enfoques, comentarios banales o despreocupación por ciertas áreas del saber y el conocimiento. Les agradan las personas implicadas, personalidades con las que divagar por intereses comunes, por metas semejantes.

No resulta por tanto nada fácil hallar personas que sin necesidad de ser altamente inteligentes, sean brillantes en cuanto a ideales, sensibilidades. De ahí que en ocasiones sea tan habitual que este perfil quede frustrado en materia emocional. Tantas decepciones e intentos fallidos les abocan a preferir su soledad e independencia. Su deseo sería encontrar a una pareja con la que tener afinidades más profundas y trascendentales, esas que van más allá de intelecto.

LAS PERSONAS INTELIGENTES Y EL APEGO INSEGURO

El profesor Pieternel Dijkstra descubrió en este estudio algo interesante. Entre todas las personas con un elevado CI que entrevistó y analizó a lo largo de varios años, una buena parte de ellas presentaban un apego inseguro. ¿Qué significa esto y qué implicación tiene a nivel afectivo?
•   Son personas que a instantes se muestran cercanos y cariñosos y más tarde evidencian frialdad emocional.
•   Presentan asimismo una gran inseguridad en esta materia relacional. Temen en el fondo ser abandonados o traicionados, de ahí que en ocasiones se obsesionen en ciertos matices, que analicen cualquier gesto, tono de voz, contradicción, etc.
•   Temen el abandono, pero al mismo tiempo, cuando la otra persona necesita de ellos, pueden mostrar rechazo o distancia. Un aspecto sin duda complejo que presenta una parte (no toda) de la población con altas capacidades intelectuales.
 
CUANDO EL INTELECTO SE COMBINA CON LA INTELIGENCIA EMOCIONAL: ÉXITO EN LAS RELACIONES

Lo señalábamos al inicio, el amor en las personas inteligentes puede ser a veces tan satisfactorio como estable. Esto sucede en las personas que conjugan un alto potencial intelectual con una buena inteligencia emocional. Asimismo, podemos añadir otra condición: encontrar a alguien con unas mismas perspectivas, con esas afinidades con las que armonizar vidas y proyectos.

El amor no basta en estos casos, se busca ante todo esa correspondencia en objetivos, en filosofías personales, en metas, en valores, en una implicación con la que permitirse crecer juntos en una aspiración común. Cuando esto sucede la pareja es altamente efectiva. Son buenos a la hora de gestionar sus conflictos y discrepancias. Manejan muy bien el respeto, la comunicación, y a su vez, son parejas que disfrutan de un elevado sentido del humor.

Como vemos, el amor no es un imposible en estos perfiles con altas capacidades: no están condenados a relaciones infelices y efímeras. Siempre hay una persona adecuada, alguien afín capaz de enriquecer por igual su intelecto y su corazón.

Valeria Sabater