Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL ARQUETIPO MASCULINO



Diciembre 05, 2018, 07:01:23 am
Leído 48 veces

Desconectado Paz

  • Hero Member
  • *****

  • 634
    Mensajes

  • Karma: 0

EL ARQUETIPO MASCULINO
« en: Diciembre 05, 2018, 07:01:23 am »
EL ARQUETIPO MASCULINO

El arquetipo masculino corresponde a patrones potenciales en la psique y hacen referencia al padre, al sol, al cielo, la energía yang… desde todas las cosmovisiones, paradigmas y puntos de vista. Todas las sabidurías coinciden en la importancia de integrar, sintonizar y armonizar los arquetipos masculino y femenino, lo cual se traduce en abrazar todas nuestras partes para llegar a la plenitud de Unir ambas esencias.
Hoy hablaré sobre el arquetipo masculino y las cualidades que simboliza.
Según Bert Hellinger, lo masculino, representado por el padre, nos permite reconocer límites, nos ayuda a saber de dónde venimos, a dónde vamos y hasta dónde podemos llegar. La energía del padre permite iniciar y concretar proyectos. Su trabajo con las constelaciones familiares se ocupa, entre otras cosas, de propiciar la reconciliación interior de las energías paterna y materna para dejar de culpar nuestros reflejos no sanados en las personas con las que nos relacionamos.
Las propiedades del arquetipo paterno se necesitan para poner en acción algo concreto, productivo, la fuerza y la claridad que permiten aterrizar y materializar la creatividad propia que aporta lo femenino. También permite salir del hogar materno y avanzar hacia la madurez, hacia una nueva relación, tal vez hacia nuevos trabajos, hacia un nuevo país… emigrar, viajar, conocer otras partes del mundo. Esto gracias a la capacidad que tiene lo masculino de cortar con aquello que nos impide avanzar, movernos y crecer. El padre da, pues, fuerza de avance para romper barreras y el pensamiento lógico matemático. En consecuencia, el no tener fortalecido este vínculo con el padre, mirar hacia adelante, hacia el futuro, se hace difícil.
Reconocemos en lo masculino las cualidades de la presencia, el enfoque, la claridad, la acción, el empuje, la determinación, el impulso necesario para elegir una nueva dirección, bien sea para proyectos, emociones, hábitos o pensamientos. Nos da la fuerza para decidir propósitos mas allá de los automatismos establecidos. Este arquetipo también se relaciona con la competencia de saber decir NO, la capacidad de poner límites sanos y cortar con ciclos o hábitos que se repiten sin nuestra decisión consciente. Es decir, la sensación de bloqueo, de falta de movimiento, la resistencia a un cambio, a la implantación de nuevos hábitos que permiten que entre la nueva situación cuando decides cortar con la antigua, el tener miedo a decir No y la dificultad para expresar lo que sentimos. Todo esto está relacionado, de igual manera, con la carencia, desarmonía, desequilibrio o no integración de este símbolo arquetípico del padre en nuestra configuración.

¿Cómo integrar este arquetipo? La propuesta e invitación de hoy es un ejercicio tántrico para cultivar el masculino. Te propongo para tu cotidianidad ejercitar la mirada interna de “Observación, Presencia y Atención” a tu sentir, bien cuando dices No o si hay ocasiones en que te callas y dejas de expresarte por miedo a no ser amada/aceptada. Date cuenta, ¿cómo son tus hábitos respecto a poner límites y respecto a expresar lo que realmente quieres o sientes?
Observa, además, si te apetece, ¿qué papel juegas en tu vida con más facilidad, un masculino desbordado y condicionado, o desempeñas conscientemente una energía masculina refinada, propia de la esencia de este arquetipo?

Genoveva Martínez