Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LAS 2 CLAVES PARA TENER UNA PERSONALIDAD AGRADABLE Y CAER BIEN A LOS DEMÁS



Diciembre 14, 2018, 06:25:49 am
Leído 177 veces

Desconectado machuca

  • Sr. Member
  • ****

  • 291
    Mensajes

  • Karma: 0

LAS 2 CLAVES PARA TENER UNA PERSONALIDAD AGRADABLE Y CAER BIEN A LOS DEMÁS


Hoy hablaremos de cómo tener una personalidad agradable y caer bien a los demás.

Según cómo se mire, este tema puede parecer un tema un poco superficial. Pero en realidad es muy importante.

Las relaciones con los demás son uno de los pilares de una vida plena y satisfactoria. Y para tener buenas relaciones, hay que ser capaz de ser agradable y caer bien.

Por supuesto, no hablaremos de intentar ser agradable de forma artificial o falsa, sino de desarrollar la habilidad sincera de crear un buen clima a nuestro alrededor.

Es algo que todos podemos hacer.

Y es una de las cosas que tiene un mayor potencial de transformar nuestra vida.

CÓMO TENER UNA PERSONALIDAD AGRADABLE

La idea de escribir este artículo surgió a partir de un libro que empecé a leer hace unos meses: “El Mito del Carisma”, de Olivia Fox Cabane. No tengo una opinión definitiva sobre el libro completo, porque a medida que avanzaba fui perdiendo interés y lo acabé dejando a medias. Pero en sus primeros capítulos da algunas ideas que me parecen brillantes.

El tema principal del libro es el carisma, que es la capacidad de las personas de atraer y agradar a los demás. Y su autora explica que esta capacidad depende de dos factores principales: el poder y la cordialidad.

Para mí fue una auténtica revelación cuando lo leí. Nunca lo había pensado de esta manera, y realmente es así de simple: poder y cordialidad.

El primero de estos factores es el poder: para que los demás nos perciban como carismáticos y agradables, tienen que sentir que tenemos poder. Es decir, tienen que sentir que tenemos algo valioso que ofrecer.

En este punto puede haber alguna confusión, porque muchas veces utilizamos la palabra “poder” con connotaciones negativas: poder económico, poder político, poder físico, etc. Pero no hay que confundirse; el poder no es solo esto. El poder es la capacidad de ofrecer algo valioso. Y puede ser cualquier cosa.

Una persona que sabe hacer reír tiene poder. Una persona cariñosa tiene poder. Una persona que explica historias interesantes tiene poder. Una persona que sabe escuchar con interés sincero tiene poder. Cualquier persona que tenga algo de valor para ofrecer tiene poder. (Esto significa que, como veremos en breve, todos tenemos poder, porque todos tenemos cosas valiosas para ofrecer.)

Y el segundo elemento para tener una personalidad agradable es la cordialidad: para que estén a gusto con nosotros, los demás tienen que percibir que, ese poder que tenemos, lo vamos a usar en su beneficio. Tienen que percibir que deseamos sinceramente que estén bien y que pondremos de nuestra parte para que así sea.

Es importante ver que una de estas dos cualidades solas no es suficiente. Si los demás nos perciben como poderosos pero no cordiales, no se sentirán a gusto con nuestra presencia, sino todo lo contrario: se sentirán amenazados. Y si nos perciben como cordiales pero no poderosos, sentirán que no aportamos nada interesante a su vida, y tampoco valorarán positivamente nuestra compañía. Incluso puede que resultemos pesados.

Así que hay que desarrollar las dos cualidades. Una sola no vale.
Los demás nos percibirán como personas agradables si nos perciben como poderosos y cordiales.

CÓMO CONECTAR CON TU PODER Y TU CORDIALIDAD

Así pues, si queremos tener una personalidad agradable y que los demás estén a gusto con nosotros, tenemos que conectar con nuestro poder y nuestra cordialidad.

En este punto, otra de las ideas interesantes que contiene “El Mito del Carisma” es que estos dos factores no son algo innato que se tiene o no se tiene, sino que dependen completamente de nosotros. Concretamente, dependen de nuestros pensamientos.

Olivia Fox Cabane explica que el carisma se transmite principalmente con el lenguaje corporal, y que el lenguaje corporal es un reflejo de lo que pensamos. Y esto encaja perfectamente con lo que hemos explicado tantas veces en el blog: todo depende de nuestros pensamientos.

El poder y la cordialidad que emanamos dependen de nuestros pensamientos. Y la manera de activarlos es pensar de forma poderosa y cordial.

En primer lugar, tenemos que tomar conciencia de que todos y cada uno de nosotros somos poderosos. Tú eres poderoso. Tú eres una persona única e irrepetible. Tienes cualidades únicas, ideas únicas y has vivido experiencias únicas. Y todo esto lo puedes ofrecer al mundo.

Es muy importante que este pensamiento te acompañe siempre, y en especial cuando te relaciones con otras personas: eres único y tienes cosas únicas para ofrecer. Y todo lo único es valioso, porque aumenta la riqueza y la diversidad de la vida.

En función de tu manera de ser, pueden ser cosas distintas: puede ser tu compañía (nadie más es como tú), pueden ser tus ideas (nadie tiene las mismas), pueden ser tus bromas y chistes, puede ser tu capacidad de escuchar, pueden ser tus conocimientos, etc. Puede ser cualquier cosa. Pero tú, como todo el mundo, tienes cosas únicas que ofrecer. Y esto te hace poderoso y valioso.

Y además de esto, hay que tener una actitud cordial. Este poder que tienes, debes estar dispuesto a ofrecerlo a cualquier persona con la que te cruces.

Esto también depende de tus pensamientos. Si tienes pensamientos positivos sobre las demás personas, de forma natural, tu actitud será cordial hacia ellas. En cambio, si tienes pensamientos negativos, desprenderás hostilidad.

Por este motivo, es muy importante que, independientemente de quién tengas delante, tus pensamientos sean del tipo: “deseo que estés bien, y todo lo que yo haga o diga tendrá esta intención hacia ti.” Tus pensamientos deben reflejar tu intención sincera de buscar el beneficio de cualquier persona con la que te relaciones.

Lo realmente importante es tener pensamientos de poder y cordialidad.

Todos tenemos cualidades únicas y valiosas para ofrecer a los demás.

Y todos tenemos la capacidad de ofrecerlas a todo el mundo de forma incondicional.

Y si conectamos con estas ideas a nivel interno, las proyectamos a nivel externo.

Un fuerte abrazo,
Jan