Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 42 ERRORES FATALES QUE COMETEMOS LAS MUJERES EN UNA RELACIÓN - 1ª parte



Febrero 11, 2019, 07:20:39 am
Leído 83 veces

Desconectado Irene Zambrano

  • Hero Member
  • *****

  • 632
    Mensajes

  • Karma: 0

ANALÍZALOS: 42 ERRORES FATALES QUE COMETEMOS LAS MUJERES EN UNA RELACIÓN



NADA NI NADIE vale la pena para renunciar a tu individualidad ni a tu dignidad después que has comenzado una relación. Recuerda que no debes de ganarte el amor de un hombre renunciando a la persona que eres.

Lo más importante para mantener una relación amorosa y duradera con el hombre de tu vida, es NO renunciar al respeto y al amor que debes tener por ti misma bajo cualquier circunstancia.
...Crisálida Perenne

En el transcurso de nuestra vida, las mujeres cometemos una serie de errores que podrían hacernos madurar, o bien, podrían tener consecuencias desastrosas.

Por ejemplo, la mayoría de las mujeres fuimos educadas por nuestras familias, la sociedad y la cultura en general, para entregarnos totalmente cuando creemos haber encontrado al hombre ideal. Postergamos o dejamos a un lado nuestra identidad y esencia para convertirnos en esposas, madres,  amas de casa, y en muchos casos, trabajadoras y profesionistas, con la idea de cooperar y apoyar al sustento familiar.

Pero en aras de volvernos "super mujeres", hay veces que olvidamos lo más importante: A NOSOTRAS MISMAS. Olvidamos quiénes éramos antes de esa relación, qué hacíamos, qué nos gustaba hacer; relegamos nuestros gustos, sueños y deseos, cometiendo así uno de los errores más graves que solo perjudican a la persona más importante de nuestra vida: NOSOTRAS MISMAS.

A continuación mencionaré algunos de los errores más comunes que cometemos las mujeres cuando entablamos una relación de pareja. Identifica cuáles has cometido, conciente o inconscientemente; trata de analizarlos y corregir los que puedas....SIEMPRE PENSANDO EN TU BIENESTAR.



ERRORES FATALES QUE COMETEMOS LAS MUJERES AL ENAMORARNOS:

1.   NO SABER LO QUE BUSCAMOS:
Tener un mapa del hombre que deseas, es indispensable para obtener una selección exitosa.
Analiza detenidamente a cualquier candidato, no minimices ni pases por alto ningún defecto; después de todo, es con quien compartirás tu vida.
2.   NO DESARROLLAR LA AUTOESTIMA:
Somos seres individuales y debemos generar nuestros propios satisfactores.
Debes trabajar arduamente, día con día, con el fin de elevar tu auto concepto y mantenerlo positivo y elevado. Lo que tú veas en ti es lo que reflejarás hacia el exterior.
3.   CREAR DEPENDENCIAS EMOCIONALES:
Aprende a estar a gusto contigo misma. No dejes de hacer lo que tienes que hacer por estar esperando a alguien.
4.   IDEALIZAR A UN HOMBRE:
Nunca esperes que el hombre de quien te enamores va a cambiar algún día (por eso es importante que analices bien lo que dice el punto Núm. 1). No soportes malos tratos en espera de que se manifieste algo positivo que nos aferramos en creer que él lleva dentro. Un hombre sólo cambia cuando se quiere a sí mismo lo suficiente.
Muchas veces, la soledad, el miedo, los fracasos amorosos anteriores o problemas de cualquier índole nos empujan a conformarnos con lo primero que se nos cruza…¡VALÓRATE!. No te conformes con el primer tipo que te mire bonito  que te prometa cosas. Tómate el tiempo necesario para analizar a cualquier prospecto. Tú eres quien debe elegir con quien compartirás tu tiempo, tu espacio, tus alegrías, tus tristezas….Que la desesperación no te lleve a idealizar a cualquier sapo y creas que se convertirá en un príncipe azul (ese cuento ya nadie se lo cree).
No te conformes con lo primero que encuentres. Es un error pensar que eres víctima de las circunstancias y en consecuencia no puedes hacer nada.
5.   NO IMPONER LA DIGNIDAD FEMENINA:
Puede parecer repetitivo, pero debo hacerlo: La dignidad de cualquier mujer, haga lo que haga, trabaje o no, sea madre o no, tenga estudios o no….siempre debe estar latente y NADIE debe intentar dañarla.
6.   SACRIFICARNOS Y RELEGARNOS:
No renuncies a tus propios intereses, aficiones y actividades, aunque creas ingenuamente que no te supone un sacrificio abandonarlos. No dejes de frecuentar a tus amistades o familia por el hecho de que no le caigan bien a él. Una de las tácticas que utilizan los hombres para dominar a las mujeres es la de separarnos de aquellas personas y grupos que nos aprecian y a quienes podríamos recurrir en caso de necesitar ayuda.
No sacrifiques quien eres por convertirte en lo que el hombre quiere que seas...acabarás queriéndote menos a ti misma.  No deberías sacrificar toda tu vida por nadie, ni siquiera por tu familia. Debes respetar tu propia vida, debes respetarte a ti misma, valorarte como mujer. Si bien debes hacer lo que puedes por los demás pero sin dejar tus propias necesidades de lado. No es bueno que te sacrifiques por los demás hasta el punto de olvidarte de ti misma. No lo hagas.
7.   NO SENTIRSE LA ELEGIDA:     
Tú eres quien tienes que elegir, no él a ti. Obsérvalo cuidadosamente y hazle sentir que tú tendrás siempre la opción de decir: “Ya no quiero continuar contigo”.
8.   ABANDONAR NUESTROS SUEÑOS POR AYUDAR A UN HOMBRE EN LA REALIZACIÓN DE LOS SUYOS:
Cada vez que abandonas un interés, una amistad o un sueño con la esperanza de ganar el amor de un hombre, entregas un pedazo de ti misma. Si te vas amputando para hacerte querer, perderás tu esencia y tu alma de mujer. En cambio, cuanto más completa y realizada estés como mujer, menos probabilidad tendrás de buscar una relación sólo para valorarte que te ofrezcas como candidata a un sacrificio.
No sacrifiques tu orgullo, tu sentido de la dignidad personal y de integridad, tu amor propio con la pretensión de conseguir que un hombre te ame. No seas una mártir del amor. Deja de claudicar ante un hombre.

9.   PENSAR CON EL CORAZÓN:
Jamás dejes de ser racional, hay que evaluar al hombre en todos sus aspectos y facetas. Si lo conociste en la discoteca y su debilidad son las mujeres, no pienses que una vez casados, cambiará radicalmente para estar contigo.
10.  PERMITIR LA VIOLENCIA:
MUJERES: Los abusos, las agresiones verbales, emocionales, psicológicas, físicas y sexuales son intolerantes. No expongas tu integridad como mujer a una vida de violencia. Mantén intacta tu dignidad y posiciona tu autoestima por encima de todo.
11.  COMPORTARNOS COMO MADRES
Si tratas a un hombre como a un niño, excediéndote en ayudarle, haciendo las cosas que él debería hacer por sí mismo, recordándole continuamente sus obligaciones, reprendiéndole sus descuidos, sin confiar en que haga las cosas bien, corrigiéndole y mandándole, entonces él seguirá comportándose como un niño. Si das por supuesto que es un incompetente, nunca dejará de serlo. Se sentirá cómodo y confiado al saber que tú le resolverás cualquier problema que se le presente.
Tenemos miedo a vernos abandonadas y hacemos al hombre dependiente de nosotras para resultarles imprescindibles… pero tarde o temprano todo niño desea escapar de las faldas de su madre; además, el sentirse inepto hará decaer su amor propio y por lo tanto se comportará más frecuentemente como un inútil, y se mostrará menos amante  contigo al ser incapaz de verte bajo un prisma erótico y romántico… y en consecuencia de todo ello, menos interesante te resultará y menos atraída te sentirás hacia él.
Deja de hacer por él las cosas que debería hacer por sí mismo, que aprenda a hacer las cosas por sí solo, aunque tengas que tener paciencia si en su aprendizaje el hogar resulta algo caótico. Reparte las responsabilidades de la relación. No le recuerdes las informaciones que él solo debería recordar; ya no es un niño, ni es tu hijo… ¡es un hombre!!... tú sigue ocupándote de tus asuntos.
12.  VOLVERNOS INSEGURAS:
La mujer que rebosa seguridad en sí misma resulta muy atractiva. Procura unirte a un hombre que te deje brillar. 
No te finjas ingenua o ignorante. Expresa tu furia. No utilices voz lastimera. Eres una mujer segura, con derechos y capaz de tomar decisiones. No te ganarás el respeto ni el amor de nadie comportándote como una niña.
13.  CREER QUE EL ÉXITO DE LA RELACIÓN SOLO DEPENDE DE NOSOTRAS
En las relaciones, la mujer se lanza a cubrir los vacíos emocionales, a romper los silencios, a salvar las distancias por medio del cariño, a llenar el tiempo con actividades, a remediar separaciones mediante el amor. Pero cuando exageramos, caemos en el peligro de tener que remar solas para que la barca avance.
Espera a que tu pareja se acerque a tu lado de la cama en vez de ser tú quien se acurruca siempre en el suyo, dale ocasión de iniciar la seducción, dile que te sorprenda planeando el fin de semana o las vacaciones o una velada romántica…
Procura dar sentido a tu vida con otras actividades creadoras y satisfactorias, de manera que la relación no sea la única salida para tus energías.

14. APOSTAR TODO POR UN AMOR DE PELÍCULA ROMÁNTICA:
Diferenciar enamoramiento y amor y no cifrar tu vida en algo efímero. Conviértete en tu propia fuente de amor. Entre más aprendas a amarte, mejores relaciones atraerás a tu vida y, por favor…
¡No le ruegues a nadie!
15. NO ESTABLECER REGLAS DESDE EL PRINCIPIO DE LA RELACIÓN:
Tienes que medir qué cosas puedes sobrellevar y qué otras definitivamente, no. ¿Podrías convivir con un hombre que no paga sus cuentas? Y… ¿Con uno que no va a fiestas?, ¿Es muy celoso ahora…y después cómo será?, ¿Te ignora?, ¿Sabe que deseas realizarte profesionalmente?, ¿Está consciente de que quieres viajar y conocer el mundo? Habla claro con él desde el inicio, dile sobre tus gustos, lo que no te parece, lo que deseas de él y analiza sus reacciones. No te confíes, podrá prometer muchas cosas, pero debes permanecer siempre alerta para no permitirle nunca que te aísle de tus amigos, que te prohíba vestirte como te gusta,  que te exija dejar de trabajar o de estudiar….NO ACCEDAS A NADA QUE TÚ NO QUIERAS!!, por eso es importante que desde el principio lo aclares.
16.  ESTABLECER RELACIONES DESTRUCTIVAS:
Estar con algo o alguien a sabiendas del daño que esto ocasiona, es producto de necesidades no resueltas en la infancia. Requiere trabajo interior y casi siempre ayuda profesional.
17.  MANTENER UNA RELACIÓN POR DEPENDENCIA ECONÓMICA, POR MIEDO O POR LOS HIJOS:
Las relaciones destructivas se generan por no poner límites y aportar todos los pretextos posibles para permanecer en ellas: dinero, miedo, los hijos, el rechazo social, el qué dirán, la culpa…¡¡NO TE PERMITAS ESE TIPO DE FALSAS JUSTIFICACIONES!! Si sospechas que te tratan mal, te sientes incómoda, no te respetan y te humillan, entonces no lo pienses más: ¡¡ALÉJATE DE LA RELACIÓN QUE SOLO TE CAUSA DAÑO!! O que simplemente no te satisface.
18.  NO PONER LÍMITES:
Poner límites, de cualquier forma, puede ser difícil al principio. Comienza aprendiendo a decir “NO”. Deja de evadir, fingir o acceder a cualquier petición, orden o sugerencia que tu pareja te indique. Los límites se basan en el respeto y los derechos que poseemos todos los seres humanos, en nuestro caso, las mujeres, y nadie debe invadirlos o violarlos...y mucho menos a través de la violencia.
19.  SENTIRNOS CULPABLES:
Las mujeres somos especialistas es sentirnos culpables por todo. Al poner límites,  creemos que somos culpables de lastimar o rechazar a alguien. Cualquier acción, gesto o actitud que reflejemos y que sabemos no será del agrado de la pareja o de los hijos, de inmediato nos hace cargar con un costal de culpas. Forma parte del estereotipo de ser madre, esposa, amiga, hija o ama de casa. Tienes derecho a reclamar, a quejarte, a decir NO, a cansarte y a un sinfín de actitudes SIN tener que llegar a sentirte culpable. No eres omnipotente... ¡eres una mujer!

20. NO ESTUDIAR, TRABAJAR O REALIZARNOS PROFESIONALMENTE:
Este es uno de los peores errores que llegamos a cometer las mujeres. Apartamos toda idea de superación personal para dedicarnos en cuerpo y alma al hombre y a los hijos; a crear una “familia perfecta”. La perfección no existe, y menos cuando nosotras dejamos de realizarnos personalmente.
Algún día podrías necesitar armas para poder salir adelante, sola o con tu familia…¡ESFUÉRZATE Y SUPÉRATE!. Si él te quiere te impulsará a que te desarrolles.