Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL SERVICIO



Octubre 22, 2010, 08:24:20 pm
Leído 2246 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 5574
    Mensajes

  • Karma: 4

EL SERVICIO
« en: Octubre 22, 2010, 08:24:20 pm »
Nada produce un placer similar al de ayudar al prójimo.

"El valor de toda virtud radica en ella misma, ya que no se practica en orden al premio, y la única recompensa de la acción virtuosa es haberla realizado."
 (Séneca).
   
"Nada hay más semejante a Dios que la actitud de ayuda a cualquiera,
 a cualquier cosa o cualquier situación."
 (Toni Benassar).
   
Una de las funciones de Dios es ayudar a los humanos;
 por eso, ayudar al prójimo es trabajo de Dioses.

No vengo sólo a recibir; también vengo a dar.

“Si uno se ha visto obligado a trabarse en ardua lucha contra algo,
 estará mejor capacitado para, más adelante, poder ayudar
 a otro a superar las mismas dificultades.”
(Anónimo)

“El río no bebe su propia agua,
ni el manzano come sus propios frutos;
así nosotros habremos de ser generosos
de lo que tengamos y sea útil a los demás.”
(Anónimo)

“La más hermosa de todas las obras humanas
 consiste en ser útil al prójimo.”
(Sófocles)

Una persona que valga para determinada cosa tiene que compartirla con los demás, para que también saquen partido de esos conocimientos.

El servicio es una de las manifestaciones del amor.

“Cuando una persona tiene buenas cualidades y las comparte, tiene derecho a que el Universo le pague con buenas circunstancias.”
(Anónimo)

"El único significado de la vida es servir a la humanidad."
(León Tolstoy)

“Quienes han defendido con ardor la singularidad de sus persona,
 suelen adquirir el don de guiar a otros sin proponérselo.”
(Luis Maggi)




El servicio a los demás es un acto que puede llegar a ser incorrecto si no es espontáneo, si no brota de uno como parte de su propia naturaleza, como forma natural de ser, pero hasta el punto de que ni siquiera se le llama servicio, sino que es algo autónomo en uno, como el respirar; algo que no lo hace porque espera otro algo a cambio, sino porque es auténtico haciéndolo.
Porque es dar, y darse, sin esperar nada a cambio, sólo por el sentimiento profundo de que todo es de todos, porque todos somos el reflejo de la universalidad sin distinción, y la cooperación en la vida es lo natural.

   
POR SI NO LO SABES
Dice el karma yoga que cuando el servicio llega a ser espontáneo, sin ningún concepto de obligación, o cuando el servicio se convierte en amor, no puedes hacer nada más que servir; cuando no hay meta de felicidad a otros, o cuando, por el contrario, realmente ha sucedido que estás tan feliz que la felicidad desborda en ti y llega a otros, sólo entonces lo bueno es el resultado de cualquier cosa que hagas.
El servicio a los demás es secundario. Y no vayas a pensar que sirviendo a los demás podrás realizarte a ti mismo: realizando tu ser podrás entrar en el servicio a los demás, y no viceversa.
Por eso has de tener cuidado con tu ego cuando estás haciendo un servicio: que no sea por satisfacerle a él, sino por el sentimiento de un compromiso mutuo con el resto de la humanidad de ayudarse de un modo desinteresado, cada uno en el momento y en la medida que pueda.


ATENCIÓN
CADA UNO DEBE SER ÉL MISMO
Esto deben recordarlo aquellos que quieren ayudar a los otros:
El modo de ayudar a los demás no consiste en decirles lo que han de hacer, sino en tener una actitud que estimule al otro a ser más él mismo, a expresarse con más libertad, y a que dé salida a sus capacidades naturales ejercitando su propio talento y su capacidad de equivocarse.
Cada vez que le queremos ahorrar a una persona la posibilidad de equivocarse y nosotros intentamos –para su bien- sustituir su propia capacidad de elección, de tanteo, de búsqueda, no le hacemos un bien sino un mal, porque el descubrimiento de uno mismo en todas sus facetas es algo intransferible, es algo que cada cual ha de vivir de primera mano, por y para sí mismo.
Los educadores deberían ser personas que estimularan la capacidad de ser y de hacer de los demás, que sugirieran, que dieran información, pero que nunca impusieran, que nunca sustituyeran la capacidad de acción y elección de los demás.
(Este texto lo copié de algún sitio, pero no sé de dónde)


ATENCIÓN
Cuando ayudamos a la gente que nos necesita nos sentimos bien con nosotros mismos, nos valoramos más, y eso repercute en una subida de la cotización de nuestra autoestima.
Ayudar a los demás amplía el conocer más a los demás, y nos ayuda a sentirnos menos solos en el mundo.
La ayuda a los demás puede tomar muchas formas: desde la impagable compañía y conversación, hasta la económica. Todo es válido. Lo que para nosotros es poco para otros puede ser mucho o todo. No se trata de hacer grandes obras, sino cada uno lo que pueda en función de sus posibilidades.
Hay que tener cuidado con lo que acompaña al gesto de la ayuda. A veces, se aprovecha de esa “posición de superioridad” que parece dar la caridad para darle consejos y pretender cambiar a la otra persona, o sus circunstancias, del modo que nosotros creemos adecuado a nuestro pensamiento o forma de ser. Si ayudamos a alguien, le tenemos que ayudar a ser él mismo, porque ni no es así parece que lo que nos importa son nuestras ideas u opiniones, que consideramos las acertadas, y no las de la otra persona. Es como si no nos importara el otro, sino que sea como nosotros queremos.



CUENTECITO
Dijo rabí Moshé Leib: “No hay cualidad y no hay poder del hombre que no hayan sido creados con un propósito. Incluso las cualidades bajas y corruptas pueden ser elevadas para servir a Dios. Así, por ejemplo, cuando la arrogante confianza del hombre en sí mismo es elevada se transforma en la confianza plena en los caminos de Dios. Pero, ¿para qué fin puede haber sido creada la negación de Dios? Esta también puede ser elevada mediante actos de caridad. Porque si alguien acude a ti y te pide ayuda, no lo despedirás con palabras piadosas, diciéndole: “¡Ten fe y cuenta tus penas a Dios!” Actuarás como si no hubiera Dios, como si hubiera una sola persona que puede ayudar a ese hombre: tú mismo.
Mario Satz, Cuentos Jasídicos.


CUENTECITO
Por la calle vi a una niña aterida y tiritando de frío dentro de su ligero vestidito y con pocas perspectivas de conseguir una comida decente. Me encolericé y le dije a Dios: “¿Por qué permites estas cosas?, ¿por qué no haces algo para solucionarlo?”
Durante un rato, Dios guardó silencio. Pero una noche, de improviso, me respondió: “Ciertamente que he hecho algo. Te he hecho a ti.”

CUENTECITO
“Perdóname”, dijo el mono mientras colocaba encima de la rama de un árbol al pez que protestaba, “simplemente evito que te ahogues”.  (El ser tan servicial puede matar)






Marzo 27, 2019, 06:06:38 am
Respuesta #1

Desconectado antonio pina

  • Sr. Member
  • ****

  • 292
    Mensajes

  • Karma: 2

Re:EL SERVICIO
« Respuesta #1 en: Marzo 27, 2019, 06:06:38 am »
Me ha parecido muy interesante.