Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CÓMO AFRONTAR LA CRISIS DE LOS 40 SIENDO MUJER - 1ª parte



Abril 25, 2019, 07:52:47 am
Leído 135 veces

Desconectado Irene Zambrano

  • Hero Member
  • *****

  • 668
    Mensajes

  • Karma: 0

CÓMO AFRONTAR LA CRISIS DE LOS 40 SIENDO MUJER - 1ª parte
« en: Abril 25, 2019, 07:52:47 am »
CÓMO AFRONTAR LA CRISIS DE LOS 40 SIENDO MUJER

Seguro que si estás leyendo esta guía es que tienes los 40 ya o estás de camino y estás cotilleando a ver si puedes saber un poco más sobre esta crisis tan popular.
Puede ser que no estés segura de que estés pasando por esta crisis existencial pero sientes que algo se cuece dentro de ti.
O puede ser que la estés pasando y sí quieras un poco de ayuda e información para mejorar tu situación.
De todas las formas he intentado reunir y resumir toda la información posible que he encontrado en la red, en libros que he leído y técnicas que yo utilizo para completar esta megaguía y que os sirva de utilidad en algún momento.
 
¿QUÉ ES LA CRISIS DE LOS 40?

Antes de ponernos con la crisis de los 40 a tope vamos a ver qué es exactamente una crisis y de dónde viene esta palabra que me parece bastante interesante.

¿QUÉ SIGNIFICA CRISIS?

Según Wikipedia crisis (del latín crisis, a su vez del griego ??????) es una coyuntura de cambios en cualquier aspecto de una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución; especialmente, la crisis de una estructura. Los cambios críticos, aunque previsibles, tienen siempre algún grado de incertidumbre en cuanto a su reversibilidad o grado de profundidad, pues si no serían meras reacciones automáticas como las físico-químicas.
Si los cambios son profundos, súbitos y violentos, y sobre todo traen consecuencias trascendentales, van más allá de una crisis y se pueden denominar revolución.
Así que en un momento dado tendremos que ver si estamos ante una crisis o una auténtica revolución en nuestras vidas, pero en ambos casos veremos más adelante cómo afrontarla y utilizarla en nuestro beneficio sin salpicar mucho alrededor.
 
LA CRISIS DE LOS 40

Según varias búsquedas en diferentes fuentes la crisis de los 40 o crisis de la mediana edad la utilizamos comúnmente para describir un periodo de cuestionamiento personal cuando llegamos a la mitad de vida de lo que entendemos como expectativa de vida.
La crisis de los 40 es un momento de reevaluar nuestra vida en todos los ámbitos, que tal estamos en el plano laboral y amoroso, qué es lo queríamos de jóvenes, si hemos conseguido nuestros sueños, qué hubiera pasado si hubiésemos escogido el otro camino, etc.
Además de reevaluar el pasado analizamos si vamos por buen camino, si nos estamos dirigiendo lo que deseamos en un futuro, si tenemos el estilo de vida que queremos y si estamos haciendo lo necesario para que mañana estemos y tengamos lo que deseamos.
En resumen, esta crisis de mediana edad nos replanteamos lo que ha sido nuestra vida hasta ahora y lo que queremos que sea a partir de entonces, en la que tomamos conciencia de que comenzamos a hacernos mayores y la juventud comienza a dar paso al envejecimiento
 
UN POCO DE HISTORIA

Parece ser, que en los años 60 este concepto fue introducido por primera vez por Daniel Levinson  para describir un periodo de pérdida, cuestionamiento y búsqueda.
Más adelante, Erik Erikson que es un psicoanalista alemán describe crisis como la toma de conciencia de consecuencias del paso del tiempo y la inevitabilidad de la muerte.
No es hasta el 1965 que el psicoanalista canadiense Elliott Jaques, popularizó el término mid-life (crisis de la mediana edad) como el punto en que la gente deja de crecer para empezar a envejecer.
En años 80 que este concepto se hace popular en todo el mundo. De esta forma se empiezan a extender los tópicos de la crisis de los 40 apara hombres y mujeres diferenciando sus peculiaridades.
Hay estudios de los 90s y los 2000 que no han demostrado que la crisis de los 40 la pase todo el mundo a dicha edad, pero egún estimaciones del doctor Laurence Steinberg, profesor de Temple University, en EUA, 50% de las mujeres y 40% de los hombres pasan por una revaluación de la vida alrededor de los 40 años.
 
LOS TREINTACUARENTA

Actualmente, la psicología prefiere llamarla “crisis de la mediana edad” y los expertos la separan en 2 tipos, la evolutiva que se refiere a la edad y cambios biológicos y la circunstancial que sería motivada por el entorno que afecta a lo personal.
Según algunos estudios sobre la curva de la felicidad  a través del tiempo tiene forma de U, lo que nos dice que cuando somos pequeños y jovenzuelos somos felices y a medida la curva va acercándose al punto más bajo es la mediana edad y somos menos felices somos, para más tarde, a partir de los 50 o 60 empezar a ser felices otra vez.
Ojo, esto es una tendencia y hay muchas discrepancias, todo el mundo obviamente no funciona igual e incluso hay gente que no tiene crisis de la mediana edad, pero estamos hablando de estudios y términos generales.
De todas formas, cuando vamos camino de los 40 genarlizamos esta crisisi de los 40 como la crisis existencial y de reevaluación del paso del tiempo.
 
¿ES LO MISMO LA CRISIS EN HOMBRES QUE EN MUJERES?

Aunque tanto hombres como mujeres pasamos por la crisis de los 40, cada género lo pasa de una forma diferente y aun así cada caso es un mundo, pero sí se pueden ver actitudes diferenciadoras.
Al cumplir los 40 parece que empiezas a notar el paso del tiempo y a echar la vista atrás, vemos los sueños sin cumplir y que quizás no hemos triunfado como creíamos. Sin embargo, la crisis de los 40 no nos golpea igual a las mujeres y a los hombres.
El tópico de la crisis de los 40 en hombres se caracteriza por el ‘síndrome de Peter Pan’ y les gusta irse con mujeres más jóvenes, comprarse coches deportivos y hacer de veinteañero universitario descarriado.
Sin embargo, el tópico para las mujeres es un estado de tristeza, desgano y apatía, valorando más la estabilidad y madurez pero fantasean con un amor a lo “Puentes de Madison”.
Ahora abordaremos más extensamente qué nos pasa a las mujeres con la crisis de los 40 o de la mediana edad.
 
¿CÓMO AFECTA LA CRISIS DE LOS 40 A LAS MUJERES?

LA SALUD Y EL FÍSICO A LOS 40

En nuestra sociedad podemos ver claramente el culto al cuerpo y el valor que le damos a los estereotipos de belleza y a la juventud sin darnos cuenta que ello también genera rechazo a cumplir años y hacernos mayor, cosa que es imposible de revertir y que en realidad es algo realmente positivo.  El paso del tiempo y cumplir años significa que seguimos vivos!!
Entre otros comentarios que oímos con las amigas está el querer adelgazar pero no hay manera, el cuerpo y tu metabolismo ya no es el mismo y la grasa se empieza a acumular en algunos lugares.
También aparecen las primeras canas o ya el tema se ha descontrolado y tienes que teñirte, la piel pierde su brillo y su elasticidad natural de la juventud divino tesoro…
Con los 40 empezamos con ser un poco ‘la pupas’ salen cosas por todos lados y a la que te pasas un poco haciendo deporte te lesionas más fácilmente, así que es mejor optar por ejercicio moderado no extremo.
Además vemos que ya no salimos como antes, la energía es diferente y nos cansamos más que antes. Es común escuchar que si sales de fiesta una noche te cuesta varios días recuperarte y recuperar el buen humor porque vas arrastrándote a todos lados.
 
CRISIS  TARDÍA DE LOS 40 A LOS 50

Hay algunos que afirman que la crisis para muchas mujeres suele llegar más tarde, en torno a los 50, asociada con los trastornos de la menopausia. En esa etapa, la caída de la producción de las hormonas influye en el sistema nervioso de las féminas, lo que provoca que se encuentren más sensibles y vulnerables.
Total, que somos la alegría de la huerta parece ser… pero como todo en esta vida: es cuestión de actitud!
No podemos negar el paso del tiempo ni el hacernos mayores, el envejecer es algo natural y debemos hacer todo lo posible por aceptarlo.
 
LA SEXUALIDAD CUARENTEAÑERA

Si bien algunos estudios afirman que es normal perder el libido al llegar a la mediana edad, hay otros muchos que indican muchos otros puntos positivos a partir de los 40 años como los siguientes:

•   Eres más desinhibida y te atreves con todo lo que te apetece
•   Tienes más confianza y pides lo que te gusta
•   Podemos ser más orgásmicas, es nuestro “pico sexual” y son más recurrentes.
•   Ellos aguantan más tiempo y la experiencia acumulada cuenta.
•   Exploras y descubres otras formas de intimidad
•   La comunicación es mejor, es más honesta y fluida.
 
LA PARTE EXISTENCIAL DE LA CRISIS

Los 40  en la mujer muchas veces le da por replantearse su vida y se enfoca en todos esos sueños que no ha cumplido, aparte de esto, nos replanteamos lo que hemos hecho hasta ahora.
Basta que tu vida emocional, laboral, social, física o de salud no haya llegado al lugar que esperabas para que te lo tomes como un fracaso y que no lo aceptes de ninguna manera pero en ese punto es cuando te debes parar los pies y no echarle más combustible al tema.
Esta es la actitud es la que nos deprime y no nos deja avanzar, el pensar que no hay soluciones y que es un callejón sin salida no ayuda, pero piensa con calma y sé honesta contigo, si a tus 40 años no eres feliz pregúntate lo siguiente:
¿Quién tiene la culpa ahora? ¿Las circunstancias externas? ¿Los demás que rodean en tu vida? ¿Es tú salud o el trabajo? ¿Quizás sea tu jefe?
Quizás sea el momento de tomar responsabilidad total de tu vida sin buscar culpables, de tus emociones y de tus circunstancias, porque realmente no eres tus circunstancias sino más bien cómo te las tomas y cómo actúas ante ellas, es la actitud con la que enfrentas la vida lo que más te define.
Aprovecha la crisis existencial, ya sea a los 30, a los 40 o a la edad que sea para darte cuenta de que todo alrededor tuyo habla de ti y que de ti depende sacar lo bueno que tienes cerca de tuyo o estar sacando las mil pegas o la perfección, porque amiga mía, la perfección está en que las cosas son como son. Lo que tú entiendes por perfección en realidad no existe.
Cuanto antes aceptes que todo es perfecto antes podrás empezar a ser feliz  y además te darás cuenta de que hoy es el día perfecto para empezar a ser feliz en tu vida, justo ahora es el momento.
 
EL DESPERTAR DE LA ESPIRITUALIDAD

Esta crisis es el momento perfecto para el despertar de la espiritualidad, es cuando realizamos las preguntas existenciales y queremos saber a qué hemos venido, qué se supone que tenemos que hacer, aprender o transcender y quienes somos en realidad.
La parte existencial en esta crisis está muy presente ya que este tipo de preguntas son profundas y a veces trastocan mucho nuestra vida cotidiana. En ellas nos replanteamos muchas de nuestras acciones, nuestras emociones recurrentes, nuestras respuestas a según qué tipo de sucesos y de cómo queremos afrontar los problemas y la vida.
Es cuando realmente queremos un cambio y una mejora en nuestras vidas.

EL DARSE CUENTA

El despertar espiritual no es más que empezar a darse cuenta uno mismo, de que debemos hacernos cargo de nuestras emociones al completo, que tenemos el poder de decidir cómo queremos sentirnos ante las circunstancias y que podemos convertirnos en la persona que deseamos ser en cada momento.
A partir de cierto momento se empiezan a caer caretas y empiezas a ver que lo importante eres tú, que seguramente llevas toda la vida “siendo esa persona que espera que seas” y que además es tan sólo tu interpretación de lo que crees que piensan los demás y la sociedad.
El darse cuenta es cuando por fin ves que esto no va de los demás, esto va de ti.Que es tu responsabilidad retirar el poder que le has dado a los demás de lo que sientes, de gestionar correctamente tus emociones; que nadie en realidad te hace nada y que eres tú quién te lo haces a través de los demás.
Además, en este viaje hacia ti misma exploras y empiezas a entender algunas leyes, tales como la del espejo, en la que entiendes que todo lo que te molesta del otro está en ti de alguna manera y que debes transcenderlo. Debes aceptar que es  solo tu percepción, y por lo tanto puede haber tantas como personas en el mundo y la tuya no tiene por qué ser la verdad.

ACEPTACIÓN COMO CLAVE DEL ÉXITO

Creo que la aceptación es una de las promesas de esta crisis. En el momento que aceptamos que las cosas son como son, que hay que dejar nuestros planes y expectativas a un lado y dar paso a la vida, es cuando empezamos a fluir con ella.
Muchas veces no podemos cambiar una situación pero sí aprender de ella y por fin vemos claro que soltar y confiar en la vida es mucho más saludable y eficaz que estar todo día dándole vueltas y preocupado.
 
SÍNTOMAS PRINCIPALES

Para verlo más claro he querido hacer un listado con los síntomas que he ido recogiendo en todas las fuentes que he consultado para que se vea más claro y puedas ves en qué puntos te sientes identificada.

LISTADO DE SÍNTOMAS

•   Te haces preguntas profundas e inquisitivas
•   Sientes que estás perdiendo la cabeza y quieres
•   Te cuesta dormir por la noche
•   Estás constantemente aburrida y  piensas que ya lo has vivido todo
•   Tienes un sentimiento abrumador de pérdida de que te has perdido algo
•   Tienes problemas para aceptar los cambios físicos
•   Piensas que ya no hay nada nuevo que esperar de la vida
•   Sientes que lo mejor de tu vida ya ha pasado
 
Y OTROS MÁS PARA SACARTE UN SONRISA!

•   Te acuestas a la hora que te acostabas a los 20 años y te jode
•   Te empiezas a mirar los yogurines cuando antes te gustaban maduritos y mueves la cabeza
•   Te das cuenta que dices la frase de “hace 20 años cuando tenía 20” y te ruborizas
•   Te da vergüenza decir tu edad en grupos de jóvenes
•   Te pillas diciendo frases de tu madre de antaño
•   Piensas que cuando te echan 20 años lo dicen de verdad y te jode que tus amigos se rían cuando lo cuentas
•   No soportas cuando tus amig@s dicen: Es que ya tenemos una edad nena… (Como me revienta por dios).
•   Tomas decisiones precipitadas y alocadas, quieres hacer un remember en los cierres de Ibiza y llamas a todos tu amigos proponiéndolo toda entusiasmada.
 
ANTÍDOTOS CONTRA LA CRISIS DE LOS 40

TRUCOS PARA VENCER EL MIEDO

El miedo es una de las principales emociones que nos puede paralizar para realizar un cambio o avanzar en nuestra situación actual para salir de la zona de confort.
En la crisis de los 40 es algo normal tener miedo cuando quieres hacer un cambio en tu vida o quieres reinventarte, ya que hay un miedo a fracasar y al qué dirán los demás entre otras cuestiones.
Los principales trucos para vencer el miedo es hacerle frente, ser consciente de él y darte cuenta que es sólo una barrera mental, que seguramente ni llegue a pasar esa parte que contempla tu mente y que por ello tienes miedo. Todos tenemos miedo pero actuamos igualmente a pesar de él porque queremos conseguir nuestros sueños.
También puede ser que tengas miedo de que no cambie tu situación y que todo siga el mismo curso que te ha traído adonde estás ahora, por lo tanto seguramente necesitas plantearte un cambio. Si estás muy liada te sugiero que lo consultes con un coach profesional del cambio y salgas de dudas, no vale la pena comerse la cabeza cuando hay profesionales que pueden ayudarte.
 
DEJA DE TENER PRISA, ABANDONA LA ANSIEDAD Y EL ESTRÉS

Este era uno de mis puntos débiles, las prisas y la ansiedad. El tener siempre prisa y  el miedo de no acabar las mil cosas pendientes por hacer son unos de los principales problemas que disparan los niveles de ansiedad. Lo malo es cuando tus niveles son altos y te acostumbras a vivir con ello y corriendo todo el día, te puedes tirar mucho tiempo con el ir tirandismo hasta que petas.
Hay otra forma de vivir sin ansiedad y sin prisas, puedes disfrutar de la tranquilidad y del relax desde ya, y es ahora cuando tienes que empezar el cambio, no cuando estés tranquila, esto no funciona así porque ese momento no llega nunca, siempre tendrás una excusa para estar nerviosa.
El cambio va de dentro a fuera y no de fuera a dentro, así que se consciente que tienes que ser el ejemplo que quieres ver en el mundo, es decir, que si quieres que tu vida sea más tranquila y que no te genere estrés y ansiedad debes de ser tú quien aprenda a mirar las cosas desde otro punto de vista, además de cambiar seguramente algunas creencias limitantes que la desencadenan.
Aprende a disfrutar de las cosas pequeñas, de la brisa en la playa, de una charla con una amiga, de un paseo por la montaña, de una cerveza fresquita en un chiringuito, del olor a café por las mañanas, déjate embriagar de tus sensaciones porque de eso se trata al ser feliz.
Recuerda que eres tú la dueña y gestora de tus emociones y tú decides en cada momento cómo te quieres sentir, qué papel en la función quieres tomar.
 
MEJORA TU AUTOESTIMA Y VALÓRATE QUE ERES ESTUPENDA

A estas alturas el tema de “yo no sirvo”, “yo no valgo” y es que “yo soy mala para” deberías eliminarlo de tu vocabulario.
Lo que dices sobre ti misma hace mella, todo va a tu subconsciente y ya sabes que el 95% de las decisiones las gesta él mismo.
Además, la mayoría de las cosas que te dices no son del todo verdad. Cuidado porque todo aquello que crees se manifestará en tu vida, así que deja de insistir en aquello que tú crees que te falta.
Empieza a enfocarte en lo que sí eres, en todo lo que tienes y lo que vales, en lo buena que eres en muchas cosas, pon atención en aquello que te gusta y que hay de bueno en tu vida y dale vidilla, porque en aquello que pones atención se expande.
Para ello debes dedicarte tiempo, indagar en quien eres realmente y conocerte bien, cuáles son tus creencias, qué limitaciones te pones tú misma, cómo te sientes y cómo reaccionas ante ciertas circunstancias que te sacan de tus casillas, cómo te saboteas a veces, en fin contarte verdades.
Acéptate cómo eres, quiérete mucho porque lo vales todo y eres perfecta tal y como eres. Además dedícate tiempo para hacer las cosas que te gustan, aquello que te hace sentir bien y te hace crecer, estar en conexión con lo que te rodea.
Una autora fantástica para aprender a quererte y aceptarte tal y como eres es Louis Hays, te recomiendo el libro de usted puede sanar su vida, que aunque tiene muchos años para mí es un imprescindible.