Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ME PERDÍ PARA ENCONTRARME A MÍ MISMA Y ME ENCONTRÉ



Mayo 15, 2019, 05:42:10 am
Leído 75 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 5368
    Mensajes

  • Karma: 4

ME PERDÍ PARA ENCONTRARME A MÍ MISMA Y ME ENCONTRÉ
« en: Mayo 15, 2019, 05:42:10 am »
ME PERDÍ PARA ENCONTRARME A MÍ MISMA Y ME ENCONTRÉ.


A veces en la vida tocamos fondo. Nos aprietan los problemas, la culpabilidad de no hacer más de lo que hacemos. Nos auto-exigimos.
Llega un momento que la persona "se rompe" y necesita armar ese puzzle y entre tantas piezas borrosas e iguales necesita su tiempo para recomponerse.

Y llega el momento de pasar el tiempo con una misma, de mimarse, de mirarse al espejo y sonreírse, de reír a carcajadas, de no pensar en el pasado ni en el mañana. De disfrutar de cada minuto, de cada cepillado de cabello, de cada abrazo y cada palabra de cariño como si fuera la última. De valorar lo que se tiene, de vivir con menos para ser más...
de hablarse con cariño, de decirse que has hecho lo que creías correcto en cada momento  y que fallaste y te fallaron, cosas del ser human@.

El pasado debe ser un manual solamente y exclusivamente para consultar y aprender.

¡Y cuanto se aprende!

No regocijarse en lo que pudo haber sido, en lo que pudiste haber cambiado, sino en que hiciste cada acción para el posterior aprendizaje.

Cada etapa de la vida tiene un propósito diferente y a la vez un denominador común.

Aprender, conocerse, mejorar y disfrutar de la vida.

Cuando llevas mucho tiempo dedicado para l@s demás en cuerpo y alma, ambas cosas se resienten y nuestro ser es sabio. Te avisa de que debes parar, adentrarte en tu interior y no olvidarte, porque si te olvidas, olvidas tu esencia. Y debes hacerle caso porque aunque atraviese por tal crisis, al tocar tan fondo sólo puedes subir, y tan alto, tan alto, que crees volar.

Es una experiencia maravillosa. Una inyección de autoestima, de amor a una misma y una fuerza desmesurada que te tiende la mano para ver rincones insospechables de felicidad plena no encontrados. Se llama plenitud. Y todo el mundo debería sentir eso.

Nada material te lo hará sentir, nadie te lo hará sentir. Sólo una misma se lo puede proporcionar y, amig@s, esa es la verdadera esencia de la vida: El amor hacia una misma y la libertad de sentir.


Lorena