Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 PADRES, Cómo emanciparse emocionalmente de ellos.



Julio 10, 2019, 08:41:55 am
Leído 73 veces

Desconectado Irene Zambrano

  • Hero Member
  • *****

  • 670
    Mensajes

  • Karma: 0

PADRES, Cómo emanciparse emocionalmente de ellos.
« en: Julio 10, 2019, 08:41:55 am »
PADRES, Cómo emanciparse emocionalmente de ellos.


Para emanciparnos emocionalmente de nuestros padres y ser libres de su influencia psicológica, es fundamental emprender el apasionante viaje del autoconocimiento, realizando los siguientes 7 aprendizajes vitales:


1. Deja de culpar a tus padres de tu sufrimiento y asume tu parte de responsabilidad.

Solemos culpar a nuestro padre y a nuestra madre de nuestras inseguridades, carencias y frustraciones. Nos convencemos a nosotros mismos de que la causa de nuestro malestar y sufrimiento tiene que ver con lo que nuestros padres fueron e hicieron. Sin embargo, la verdad es que nada ni nadie puede hacernos daño emocionalmente sin nuestro consentimiento. La raíz de nuestras perturbaciones no se encuentra en lo que pasa, sino en lo que interpretamos acerca de lo que pasa. Por más doloroso que sea para el ego, tarde o temprano hemos de soltar el victimismo. Madurar implica reconocer que somos co-creadores y co-responsables de nuestra vida.

2. No intentes cambiar a tus padres, acéptalos tal como son.

Otro indicador de inmadurez es que seguimos intentando cambiar a nuestros progenitores. Prueba de ello es que nos frustramos cuando no cumplen con nuestras expectativas ni son como a nosotros nos gustaría que fueran. Dado que no nos aceptamos a nosotros mismos tal como somos, nos es imposible aceptarlos a ellos tal como son. Esta es la razón por la que, en ocasiones, juzgamos y criticamos su comportamiento. Emanciparnos emocionalmente pasa por renunciar a la relación idealizada que nos gustaría mantener con ellos. Solo así podemos discernir entre lo que pueden darnos y lo que no, aprendiendo a disfrutar del vínculo real que sí está a nuestro alcance.

3. Asume que no eres responsable de la felicidad de tus padres.

Si bien cuando culpamos a nuestros padres de nuestro sufrimiento caemos en el victimismo, cuando queremos salvarlos caemos en el buenismo y en el paternalismo. Remontémonos a nuestra infancia. Quizás hubo un momento en el cual nuestra madre estaba descentrada. Y en cierta ocasión, siendo niños pequeños, rompimos sin querer un vaso de cristal. Frente a esta situación, ella reaccionó impulsivamente, se perturbó a sí misma y seguidamente nos culpó de su malestar. De esta manera y por medio de episodios como éste, crecimos creyendo que la felicidad o infelicidad de nuestros padres estaba vinculada con nuestro comportamiento. Liberarnos emocionalmente de ellos implica comprender que su bienestar emocional no es nuestra responsabilidad, sino la suya. Principalmente porque nadie hace feliz a nadie. Lo mejor que un padre puede hacer por sus hijos es ser feliz. Y lo mejor que un hijo puede hacer por sus padres es ser feliz. Lo más importante es que seamos el cambio que queremos ver en nuestra familia.

4. No esperes que tus padres te quieran; ámalos tú a ellos.

¿Dónde está escrito que los padres tengan que querer a sus hijos? Sería maravilloso que esto sucediera, pero en general no es así. ¿Cómo nos van a querer nuestros padres si no saben amarse a sí mismos? Si realmente queremos cortar el cordón umbilical emocional con nuestros progenitores, hemos de reconocer que no necesitamos nada de ellos para ser felices. En vez de esperar que nos apoyen, nos comprendan o nos quieran, empecemos por amarlos nosotros a ellos. En vez de pedir, empecemos a dar. Ese es el verdadero cambio de paradigma.

5. Mira al ser humano que hay detrás de “mamá” y “papá”

Liberemos a nuestros padres de la responsabilidad de estar a la altura de nuestras expectativas. Recordemos que son seres humanos y que, como nosotros, están llenos de miedos, frustraciones y complejos. Es fundamental no olvidar que ellos también fueron niños y que probablemente carguen con una mochila emocional mucho más pesada que la nuestra. Si investigamos acerca de su infancia, así como del tipo de relación que tuvieron con sus propios padres, seguramente verificaremos que sus circunstancias existenciales fueron más adversas que las nuestras. Al quitarles la etiqueta “papá” y “mamá” empezamos a ver a los seres humanos que hay detrás. Así es como podemos desapegarnos de ellos, dejando de tomarnos como algo personal sus actitudes y comportamientos.

6. Valora y agradece todo lo que tus padres han hecho por ti.

Es muy fácil protestar y quejarnos de nuestros progenitores. Es una simple cuestión de imaginación encontrar más de un motivo por el cual condenarlos y rechazarlos. Por más errores que hayan cometido, cabe recordar que nadie nos enseña a ser padres. Criar hijos es la experiencia más desafiante de la vida. Así, al igual que nosotros, nuestros padres lo han hecho lo mejor que han sabido desde su nivel de consciencia y su grado de comprensión. Además, sus motivaciones jamás han estado guiadas por la maldad, sino por la ignorancia y la inconsciencia. ¿Y si en vez de seguir quejándonos y juzgarlos empezamos a valorar todo lo que han hecho por nosotros? Estar agradecidos es un síntoma de emancipación emocional y, en definitiva, de verdadera madurez.

7. Comprende que no tienes los padres que quieres, sino los que necesitas.

Muchas personas sostienen que los hijos elegimos a nuestros padres antes de nacer. Sin embargo, es complicado poder verificarlo empíricamente. Lo que sí podemos comprobar es que no hemos tenido los padres que queremos, si no los que hemos necesitado. ¿Para qué? Para pasar por nuestro infierno personal, tocar fondo, iniciar una búsqueda interior, despertar y descubrir quienes verdaderamente somos. Por lo tanto, en vez de odiar a nuestros progenitores por cómo nos trataron, aprovechémoslos para ir más allá de nuestro propio ego y poder así reconectar con el ser, convirtiéndonos en el ser humano que podemos llegar a ser. Solo entonces concluiremos que no cambiaríamos nada de nuestra infancia. Más que nada porque verificamos que fue perfecta tal como sucedió para que hoy seamos el adulto consciente, responsable, libre, feliz y maduro en el que nos hemos convertido gracias al proceso de autoconocimiento realizado.


Escrito por POLET