Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL MIEDO A QUEDARSE A SOLAS CON UNO MISMO



Julio 20, 2013, 05:59:50 am
Leído 1954 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 5618
    Mensajes

  • Karma: 4

EL MIEDO A QUEDARSE A SOLAS CON UNO MISMO
« en: Julio 20, 2013, 05:59:50 am »
EL MIEDO A QUEDARSE A SOLAS CON UNO MISMO

“Detrás de todas nuestras ocupaciones, y detrás de nuestro infatigable quehacer diario, lo que se esconde es nuestro miedo a quedarnos a solas con nosotros mismos, con nuestra realidad personal, y a enfrentarnos con nuestros sentimientos más íntimos, pues en el fondo intuimos lo vacía que realmente está nuestra vida y por ello rechazamos toda posibilidad de reflexión sobre nosotros mismos, y sobre nuestras ambiciones y deseos”.
(Pascal)


En mi opinión, la vida se nos escapa a cada momento.

¿O somos nosotros los que dejamos que se escape?

Demasiadas ocupaciones… ¿verdad?

¿O sería más acertado decir “demasiadas distracciones tal vez”?

Es curioso este modo habitual de actuar en el que no valoramos ni apreciamos la vida en todo su esplendor y grandeza, ni a nosotros mismos. Tal vez el sentido último de la vida sea aprender a convivir con uno mismo, a admirarse dentro de las propias limitaciones, a cuidarse, a llevar hasta el extremo el amor a los demás y, también, y primordialmente, el amor propio…

Darnos cuenta de las cosas –que es el paso previo necesario para poder resolverlas después- requiere un tiempo de observación -sin autoengaños y sin juicios-, y la posterior aceptación de lo que se descubra en esa observación.

¡Pero resulta que no es de nuestro agrado mucho de lo que encontramos!

Y no es porque no haya algo agradable que encontrar –que siempre lo hay-, sino que constantemente ponemos a la vista, en primer plano y muy a mano, lo que no nos gusta de nosotros.

Sí, tan malvados somos.

Tan crueles y auto-destructivos.

Tan rematadamente injustos y rencorosos.

Tan incumplidores de ese mandamiento de amarse a uno mismo.



¡Cómo nos cuesta perdonarnos!

¡Y con qué facilidad somos injustos al seguir reprochándonos cosas del pasado con nuestra memoria de elefante!

Distingamos una cosa: no es lo mismo el miedo a la soledad que el miedo a quedarse a solas con uno mismo.

Los momentos de soledad son enriquecedores –e imprescindibles, opino yo-; es muy útil la soledad cuando uno trata de conectar con su propia esencia, con la auténtica naturaleza, ya que el personaje que estamos viviendo continuamente relega a la autenticidad que somos, y parece como si ésta se quedara rezagada, timorata, esperando que alguien le venga a rescatar.

En los momentos en que estamos solos podemos llegar a sentirnos muy a gusto. Podemos estar oyendo música, leyendo un libro, viendo una película… aparentemente con la mente en blanco, descansando…

Todo puede llegar a ir bien… si no se entromete nuestra mente –que a veces parece nuestra enemiga-, que es capaz, si estamos viendo una película, de hacernos notar que el protagonista sí tiene la vida que nosotros jamás tendremos; o que el personaje del libro sí que sabe desenvolverse en la vida, y además ha encontrado el amor sincero en su vida; que la música sonaría mejor si tuviésemos a nuestro lado a…

Las comparaciones se presentan a menudo en nuestra mente, y eso es lo que nos desconcierta.

Y si sólo nos vamos a quedar con la parte negativa de las comparaciones –que es cuando nos quedamos en lo depresivo de que el otro es más o está mejor- y no potenciamos lo positivo –el hecho de que si el otro lo ha conseguido yo también puedo esforzarme y conseguirlo- entonces no es de extrañar que por un mecanismo de autodefensa tratemos de evitar los momentos de quedarnos a solas con nosotros mismos, para no meternos en un inventario personal que tiene muchos números rojos.

Compararse con los otros sólo es bueno si eso se convierte en una motivación que impulsa a mejorar, pero quedarse sólo en la desazón o la envidia por lo que el otro ha conseguido, se convierte en otra onerosa e incómoda carga con la que tenemos que seguir viviendo.

Por otra parte, tenemos la errónea tendencia a idealizar la vida de los otros que, sin duda, no es tan perfecta o idílica como aparenta o como imaginamos.

Y, sobre todo, que cada quien es cada quien. Y la vida se vive con las posibilidades personales, intelectuales, o sociales, que cada uno tiene en cada momento.

Evitarse continuamente  a sí mismo, impedirse los momentos de estar a solas, o no propiciarlos, es una equivocación.

No tiene sentido tratar de estar evitándose continuamente.

Lo malo, y lo cierto, que tienen este tipo de huidas es que vayas donde vayas te encontrarás contigo mismo. Es así. Huir es inútil porque te sigues a todos lados

No hay escondrijo en el que ocultarse. No hay posibilidad de negarse o de no reflejarse en el espejo.

Los pensamientos propios están con uno en todos los sitios, y los reproches, y los miedos… así como también están el amor, la posibilidad de aceptarse y de perdonar lo que hubiera pendiente, la opción de abrazarse, la reconciliación, la posibilidad del resto de la vida en armonía…

Quedarse a solas con uno mismo es un ejercicio de amor.

Es algo que debiera ser inaplazable y buscado, pero que, increíblemente, aplazamos.

Antes o después -y es mejor antes- ha de suceder la reconciliación incondicional con uno mismo; amarse a pesar de todos los pesares; comprenderse, aceptarse, acogerse en un abrazo con la promesa de que el resto de la vida será de otro modo más sereno y comprensivo.

Es imprescindible la reconciliación. Hacer cuanto sea necesario para que estar a solas sea grato, sea un placer, sea algo que busquemos con la mayor asiduidad posible para disfrutarlo, y que no sea el momento que se aprovecha para auto-reprocharse, para echarse en cara asuntos atrasados, o para permanecer callado en una actitud intransigente y mostrando animadversión donde debiera haber júbilo.

Porque… ¿para qué sirve seguir en esa baldía y desagradable actitud de auto-enfrentamiento?

¿Qué aporta que sea beneficioso o conveniente?

¿Hay algo más absurdo que la hostilidad contra la única persona que ha permanecido contigo en todo instante y te va a acompañar hasta el final, o sea, tú?

Y si eres una de esas personas… ¿No te apena?

Sería bueno exigirse cada día un momento de calma, y cumplirlo; un momento –todo lo amplio que sea posible- en el que uno sea el único protagonista; un momento para decir “Soy yo”, o “Estoy aquí y ahora”, o “Soy el principal motivo de mi vida”… cualquier cosa que a uno le sirva para reconectar con quien es de verdad.

Si uno insiste en eso, y lo hace sin prejuicios, con el corazón y los brazos abiertos, y con una sonrisa acogedora –que son condiciones indispensables-, será cada vez más gratificante y buscado el encuentro.

La soledad, y estar a solas con uno mismo, desde ese prisma, serán bálsamos para el alma y un agradable destino en los que pasar un rato con el Yo –lejos del yo-, sintiendo la cercanía cada vez más próxima del Ser Completo.

Te dejo con tus reflexiones…
« Última modificación: Octubre 15, 2019, 06:42:16 am por francisco de sales »

Octubre 15, 2019, 06:44:08 am
Respuesta #1

Desconectado TADEO RIVAS

  • Full Member
  • ***

  • 190
    Mensajes

  • Karma: 0

Re:EL MIEDO A QUEDARSE A SOLAS CON UNO MISMO
« Respuesta #1 en: Octubre 15, 2019, 06:44:08 am »
Yo tengo ese miedo.