Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CONVIERTE EN GRANDES LAS PEQUEÑAS COSAS



Octubre 16, 2019, 07:36:54 am
Leído 72 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 5592
    Mensajes

  • Karma: 4

CONVIERTE EN GRANDES LAS PEQUEÑAS COSAS
« en: Octubre 16, 2019, 07:36:54 am »
CONVIERTE EN GRANDES LAS PEQUEÑAS COSAS


En mi opinión, hemos de ser nosotros quienes adjudiquemos un valor a  las cosas de acuerdo con nuestra propia vara de medir o según nuestro criterio. No ha de venir nadie de fuera para decirnos qué es y qué no es importante, qué sí o qué no tenemos que valorar, o a qué tenemos que dar prioridad.

Lo que para otro puede ser una nimiedad para uno puede ser lo más grave o lo más valioso. Lo que otro trate de imponerte como prioritario puede que para ti no signifique nada. Y eres tú, sólo tú, quien ha de decidir esto teniéndolo muy claro y, además, respetarlo y hacer que se respete.

La misma cosa puede ser pequeña o grande dependiendo de quien haga la valoración. Es cierto que en nuestra vida aparecen más cosas de esas que entrarían en la clasificación de “pequeñas”, pero eso sólo va a depender del ojo que las mira.

Cualquier cosa aparentemente minúscula, o esas que representan ser simples o sencillas, pueden adquirir la categoría de grandiosas si uno sabe apreciarlas. 

El tamaño de las cosas lo marca el tamaño del propio corazón.

La atención consciente es una pieza clave para evaluar las cosas.

La falta de prejuicios es otra cosa apreciable para hacerlo bien.

La capacidad de dejarse sorprender como si de todo fuese la primera vez –que es la que más lleva la sorpresa y la emoción incorporadas-, de conmoverse hasta el estremecimiento –teniendo los sentimientos despiertos y disponibles-, de no dejar de ser un niño con toda su capacidad de asombro, también son valiosas.

La mirada es primordial –siempre con los ojos de la mente abiertos-, y también la forma de mirar para ver –que ha de estar descondicionada-, y el hecho de observar con toda la atención y sin distracciones. La implicación total y la curiosidad insaciable hacen que las cosas pequeñas destaquen y accedan al rango de grandes cosas.

Tú tienes el poder de apreciar lo que te parezca interesante, de valorarlo, de decidir por ti mismo, de imponer tu criterio personal.

Tú creas tu propia escala de valores y la ordenas del modo que consideres adecuado.

Tú mandas en tu vida, en tus normas, en el modo de percibir, en lo que quieres amar.

Y todo aquello que ames, que valores y respetes, que esté en sintonía contigo, podrás convertirlo en grande.

Y si lo haces, serás grande tú también.