Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 SABER PONER LÍMITES



Noviembre 05, 2011, 06:38:39 am
Leído 1434 veces

Desconectado Paz

  • Hero Member
  • *****

  • 773
    Mensajes

  • Karma: 0

SABER PONER LÍMITES
« en: Noviembre 05, 2011, 06:38:39 am »
¿SABES PONER LÍMITES?
¿SABES DECIR NO, SIN AGREDIR, NI SENTIRTE MAL POR TAL RAZÓN?


LA ASERTIVIDAD

La ASERTIVIDAD es la capacidad de expresar lo que sentimos y pensamos sin agredir, ni humillarnos ante los demás.
Es la habilidad de relacionarnos con respeto y comprensión con uno mismo y con los otros.
Es manifestar lo que nos molesta o irrita de los demás sin lastimarlos, ni sentirse culpable, uno mismo, por tal razón.
Es expresarse con cariño y respeto siempre. Sin el temor a ofenderlos y luego perder la amistad por este motivo.

Para lograr SER ASERTIVOS o tener la habilidad social de comunicarnos con los demás con armonía, incluso pese a la discrepancia y/o conflicto, debemos aplicar de modo autentico estas 3 cualidades:

a) Ser Congruentes o Coherentes.
b) Respeto Incondicional a las Personas
c) Empatía.

a) Congruencia o coherencia.- Implica ser uno mismo. Ser auténtico, transparente y genuino con uno mismo y con los demás. Para esto, uno debe aceptarse, conocerse, ser consciente de sus cualidades y comprensivo con sus defectos. Es lograr armonía y coherencia entre lo que se siente, se piensa y se hace. Una persona incongruente solo se relacionara con los demás con “máscaras”, por miedo u orgullo, o de modo frío e impersonal. La incongruencia solo genera desconfianza y recelo. No puede aceptar a los demás quien no se ha aceptado a sí mismo.

b) Respeto Incondicional a las personas.- Nos relacionamos siempre con personas, con semejantes, que no son mi mejor ni peor que nosotros. No son ni más ni menos que uno. Solo son DIFERENTES debido a la cantidad y calidad de experiencias que han tenido en su vida. Toda persona merece respeto y lo más delicado que tienen son sus sentimientos y estos son los que hay que tener en cuenta siempre, cada vez que nos comuniquemos con ellos. No puede respetar a otro aquella persona que no se respeta a sí misma.

c) Empatía.- Si siempre que nos relacionamos con alguien nos preguntáramos y lográramos imaginarnos ¿Cómo me sentiría yo en su lugar? Si consiguiésemos entender SU perspectiva veríamos con claridad la FORMA de comunicarnos con ella de modo comprensivo y lograríamos una relación con armonía, incluso, en pleno desacuerdo. No puede comprender a los demás la persona que no se comprende a sí misma.

Desde esta perspectiva, para que una persona sea asertiva tiene que lograr mantenerse en armonía, primero, consigo misma y, luego, con sus semejantes.

La persona asertiva es aquella que tiene la cualidad de mantener la serenidad en circunstancias críticas. Es decir, que puede auto controlarse en situaciones conflictivas y expresar sus discrepancias, sin agredir o humillarse ante los demás.

“Aquel que se conquista así mismo es el guerrero más valioso”
(Lao Tse)

Es aquella persona que irradiará la congruencia, respeto y empatía a los demás en todo momento que se comunica, sobre todo, manejando los conflictos.

La asertividad no es cuestión de parecer “profesionalmente” respetuoso y comprensivo. La asertividad es una actitud de la comunicación. La gente SIENTE cuando uno ES o no, autentico, respetuoso y comprensivo. Eso se siente.

Toda persona es el resultado del conjunto de experiencias en su relación con los demás a lo largo de su vida. De estas experiencias, la persona adquirió cualidades y limitaciones o dudas y certezas, etc.

Lamentablemente, en nuestra sociedad, es muy común la costumbre de fijarse y resaltar en los defectos y criticar, juzgar, reprochar, comparar, recriminar, “rajar”, etc., “por su bien” a los demás.

Esto no solo genera conflictos e impide la comunicación humana sino que es una forma “sofisticada” de violencia familiar o interpersonal.

Solo evidencia que tan arbitrarios podemos ser (SI “TÚ” NO PIENSAS Y ACTÚAS COMO “YO” LO HARÍA, “TÚ” ESTAS MAL) y la poca capacidad de comprensión que tenemos. Y que SIEMPRE JUZGAMOS (criticamos, comparamos, reprochamos, insultamos) DESDE NUESTRA EXPERIENCIA. “EL LADRÓN CREE QUE TODOS SON DE SU CONDICIÓN”.

Es por esta razón que todos necesitamos sentirnos aceptados y valorados como personas. Necesitamos que nos reconozcan nuestras virtudes y cualidades como semejantes, trabajadores, amigos, etc.

Es así que SE SUGIERE, al expresar asertivamente lo que pensamos o sentimos, nuestra discrepancia o poner límites a los demás, primero:

1) RECONOCER AL OTRO COMO PERSONA.- Es decir, expresarle con palabras, gestos y actitudes sus virtudes o cualidades que reconocemos en él. Es decir, reconocerla como persona.
2) Luego decirle, PERO… no me parece esto…
3) Por lo que TE SUGIERO…


Por ejemplo:

- Amiga: yo te estimo, aprecio lo responsable que eres y me gusta la forma en que trabajas, PERO… me desagrada que no me prestes atención cuando te hablo, por lo que te sugiero que trates de concentrarte mientras estamos reunidas.

- Virginia, eres muy buena alumna, me parece bien que cumplas con los trabajos, que participes en clase, PERO… si vuelves a faltar, sin justificación, perderás el curso.

- Mira María yo te quiero mucho, me siento bien contigo y creo que eres muy especial, PERO… no me gusta que me estés comparando con tu ex-pareja.

- Miren muchachas yo las estimo y respeto, en mí tienen un amigo además de un profesor, PERO… me parece una falta de respeto que se estén burlando de sus compañeras en lugar de intentar comprenderlas.

- Sergio me gustas mucho y la paso bien contigo, PERO… no deseo que me toques mis partes, sin mi permiso. Por favor, no lo vuelvas a hacer.


NUESTROS DERECHOS ASERTIVOS
A ser tratados con respeto y dignidad.
A equivocarnos y ser responsables de nuestros errores.
A tener nuestras propias opiniones y valores.
A tener nuestras propias necesidades, y que sean tan importantes como las de los demás.
A experimentar y expresar los propios sentimientos, así como a ser sus únicos jueces.
A cambiar de opinión, idea o línea de acción.
A protestar cuando se nos trata injustamente.
A intentar cambiar lo que no nos satisface.
A detenernos y pensar antes de actuar.
A pedir lo que queremos.
A hacer menos de lo que humanamente somos capaces de hacer.
A ser independientes.
A decidir qué hacer con nuestro propio cuerpo, tiempo y propiedad.
A sentir y expresar el dolor.
A ignorar los consejos.
A rechazar peticiones sin sentirnos culpables o egoístas.
A estar solos aun cuando deseen nuestra compañía.
A no justificarse ante los demás.
A no responsabilizarse de los problemas de otros.
A no anticiparse a las necesidades y deseos de los demás.
A no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.
A elegir entre responder o no hacerlo.
A hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo, en casos límite en que los derechos de cada uno no están del todo claros.
A hacer cualquier cosa mientras no violes los derechos de otra persona.
A escoger no comportarte de forma asertiva o socialmente hábil.

(Guillermo Pérez)

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020