Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 OTRO MODO DE VER LA AUTOESTIMA - (2ª parte)



Junio 03, 2020, 05:22:23 am
Leído 59 veces

Desconectado milena

  • Sr. Member
  • ****

  • 361
    Mensajes

  • Karma: 0

OTRO MODO DE VER LA AUTOESTIMA - (2ª parte)
« en: Junio 03, 2020, 05:22:23 am »
OTRO MODO DE VER LA AUTOESTIMA
(2ª parte)


CÓMO SANAR LA AUTOESTIMA HERIDA EN LA INFANCIA:

Es necesario desaprender lo negativo que nos inculcaron, y sanar a ese niño que quedó escondido y herido; podemos ir reemplazando las viejas ideas que construimos por otras. Repetir estas afirmaciones con frecuencia es manera de comunicarnos con nosotros mismos, de ayudarnos a adquirir seguridad y tener presentes nuestros derechos:

•   “Realizo mis elecciones y acciones con responsabilidad y sin temor”.
•   “Sólo yo decido el modo en que utilizo mi tiempo, pongo límites a quienes no respetan esto, y hago acuerdos para combinar mi tiempo con el de otros sin someterme”.
•   “Me aplico a mi trabajo con responsabilidad, pero si algo no va bien, no es porque yo sea un fracaso sino porque todavía tengo que aprender más”.
•   “Me hago responsable del modo en que trato a los demás y evito repetir lo que a mí me hizo sufrir”.
•   “Tengo confianza en poder resolverlo mejor posible cualquier situación”.
•   “Aprendo a comunicar mis sentimientos y respeto los de otros”.
•   “Cambio mis opiniones sin temor si me doy cuenta que no eran correctas”.
•   “Soy una persona valiosa, capaz, creativa y estoy abierta para cambiar todos los aspectos de mi vida”.

Si una persona tiende a valorarse de esta manera se trasforma en guía de su propia vida y está protegida de sentir culpas irracionales, de creerse incapaz, mala o inútil, de tener que complacer para ser aceptada.

BAJA AUTOESTIMA

Se dice que una persona tiene autoestima deficiente o negativa cuando las apreciaciones de su auto-evaluación y auto-valoración le hacen daño y hay carencia de estima hacia sí misma.
Todos tenemos en el interior sentimientos no resueltos, aunque no siempre seamos conscientes de estos. Los sentimientos ocultos de dolor suelen convertirse en enojo, y con el tiempo volvemos el enojo contra nosotros mismos, dando así lugar a la depresión.
Cuando una persona no logra ser auténtica se le originan los mayores sufrimientos, tales como, enfermedades psicológicas, depresión, neurosis, y ciertos rasgos que pueden no llegar a ser patológicos, pero crean una serie de insatisfacciones y situaciones de dolor, como por ejemplo, timidez, vergüenza, temores, trastornos psicosomáticos

ACTITUDES O POSTURAS QUE INDICAN AUTOESTIMA BAJA:

Una persona con baja autoestima suele ser alguien inseguro, que desconfía de las propias facultades y no quiere tomar decisiones por miedo a equivocarse. Además, necesita de la aprobación de los demás pues tiene muchos complejos. Suele tener una imagen distorsionada de sí mismo, tanto a lo que se refiere a rasgos físicos como de su valía personal o carácter. Todo esto le produce un sentimiento de inferioridad y timidez a la hora de relacionarse con otras personas. Le cuesta hacer amigos nuevos y está pendiente del qué dirán o pensarán sobre él, pues tiene un miedo excesivo al rechazo, a ser juzgado mal y a ser abandonado. La dependencia afectiva que posee es resultado de su necesidad de aprobación, ya que no se quiere lo suficiente como para valorarse positivamente.
Además, también le sucede algo de esto:

•   Autocrítica dura y excesiva que la mantiene en un estado de insatisfacción consigo misma.
•   Hipersensibilidad a la crítica, por la que se siente exageradamente atacado; echa la culpa de sus fracasos a los demás o a la situación; cultiva resentimientos tercos contra sus críticos.
•   Indecisión crónica, no por falta de información, sino por miedo exagerado a equivocarse.
•   Deseo innecesario por complacer, por el que no se atreve a decir NO, por miedo a desagradar y a perder la buena opinión del peticionario.
•   Perfeccionismo, auto-exigencia esclavizadora de hacer "perfectamente" todo lo que intenta, que conduce a un desmoronamiento interior cuando las cosas no salen con la perfección exigida.
•   Culpabilidad neurótica, por la que se acusa y se condena por conductas que no siempre son objetivamente malas; exagera la magnitud de sus errores y delitos y/o los lamenta indefinidamente, sin llegar nunca a perdonarse por completo.
•   Hostilidad flotante, irritabilidad a flor de piel, siempre a punto de estallar aún por cosas de poca importancia, propia del supercrítico a quién todo le sienta mal; todo le disgusta, todo le decepciona, nada le satisface.
•   Tendencias defensivas, un negativo generalizado (todo lo ve negro: su vida, su futuro y, sobre todo, su sí mismo) y una inapetencia generalizada del gozo de vivir y de la vida misma.
•   Falta de confianza en sí mismo, bajo rendimiento, visión distorsionada de uno mismo y de los demás. Una vida personal infeliz
•   Sentirse impotentes y autodestructivos. Repentinos cambios de humor.
•   Inhibición de la expresión de los sentimientos por miedo a no ser correspondidos
•   Este tipo de personas se siente descontenta consigo misma, pues se considera de poco valor e incluso, en casos extremos, se observa sin valor alguno y por lo tanto "no creíble".
•   Manifiestan la necesidad compulsiva de llamar la atención y de aprobación, la necesidad imperiosa de ganar, un temor excesivo a equivocarse. Prefieren decir "no sé".
•   Prefieren ser descritos como flojos y no como tontos.
•   Tienen dificultad para aceptar y valorar a los otros como son: tratan de cambiarlos para satisfacer sus necesidades y expectativas a través de ello
•   Su reacción frente a un error particular se transforma en una crítica generalizada a todo lo que son como personas
•   Algunos pensamientos o sentimientos pueden ser
del estilo de “lo haré mal…”, “soy una persona aburrida…”


BUENA AUTOESTIMA

No se refiere a una alta autoestima, como si fuera narcisismo. El narcisismo es el amor excesivo hacia uno mismo o de algo hecho por uno mismo, por eso se dice que una persona es narcisista, cuando está enamorado de sí mismo, es decir de lo que piensa, de lo que hace, de cómo es, de cómo se viste, etc., pero no del propio ser, sino de la imagen del yo. Atención a esto.
Alguien con una buena autoestima no necesita competir, no se compara, no envidia, no tiene necesidad de justificarse por todo lo que hace, no actúa como si "pidiera perdón por existir", ni cree que está molestando a otros.
Identificar a las personas que tienen un nivel de autoestima alto es por lo general sencillo, tienden a ser personas que se llevan bien con la mayoría, de trato jovial, su presencia es agradable y bien recibida, y están siempre dispuestos a colaborar.
Creo que lo correcto en los niveles de autoestima no es el bajo, por supuesto, ni siquiera el normal, que ya está bien, sino que se debe aspirar siempre al alto porque es el óptimo.

CARACTERÍSTICAS DE LA AUTOESTIMA POSITIVA
Quien tiene una autoestima positiva cree firmemente en ciertos valores y principios, está dispuesto a defenderlos aún cuando encuentre fuerte oposiciones colectivas, y se siente lo suficientemente seguro como para modificar esos valores y principios si nuevas experiencias indican que estaba equivocado.
Es capaz de obrar según crea más acertado, confiando en su propio juicio, y sin sentirse culpable cuando a otros les parece mal lo que haya hecho.
No emplea demasiado tiempo preocupándose por lo que haya ocurrido en el pasado, ni por lo que pueda ocurrir en el futuro.
Tiene confianza en su capacidad para resolver sus propios problemas, sin dejarse acobardar por los fracasos y dificultades que experimente.
Se considera y realmente se siente igual, como persona, a cualquier otra persona, aunque reconoce diferencias en talentos específicos, prestigio profesional o posición económica.
Da por supuesto que es una persona interesante y valiosa para otros, por lo menos para aquellos con quienes se asocia.
No se deja manipular por los demás, aunque está dispuesto a colaborar si le parece apropiado y conveniente.
Reconoce y acepta en sí mismo una variedad de sentimientos e inclinaciones tanto positivas como negativas, y está dispuesto a revelarlas a otra persona si le parece que vale la pena.
Es capaz de disfrutar diversas actividades como trabajar, jugar, descansar, caminar, estar con amigos, etc.
Es sensible a las necesidades de los otros, respeta las normas de convivencia generalmente aceptadas, reconoce sinceramente que no tiene derecho a mejorar o divertirse a costa de los demás.
Son capaces de escuchar las críticas sin tomárselo mal. Por lo general, manejan mejor esas situaciones porque los mensajes negativos tienen menos poder sobre ellos, no hacen eco dentro de su mente.
Muestra sus sentimientos y emociones con libertad.
Se comunica con facilidad y le satisfacen las relaciones sociales, valora la amistad y tiene iniciativa para dirigirse a la gente.
Quien posee una autoestima positiva acepta y valora a los demás tal cual son. Puede establecer relaciones de sana dependencia comunicándose en forma clara y directa con los demás. Se ve favorecido con la capacidad y la buena disposición para permitir que los seres queridos sean lo que ellos elijan, sin presionarlos para inducirlos en sus preferencias. Es una persona que tiene el valor de asumir riesgos y enfrentar los fracasos y frustraciones como oportunidades para aprender a crecer, y los asume como desafío, separándolos de sí mismo

CÓMO AYUDAR A CONSTRUIR UNA AUTOESTIMA POSITIVA:

1 - Proceso externo de construcción de la autoestima:
El proceso externo está dado fundamentalmente por la influencia que los demás, en general, tienen sobre el aspecto emocional de la persona. Un factor muy negativo para la autoestima, es el hecho de repetir reiteradamente las características negativas de la persona.
Es decir, los demás pueden o no ayudar a tener una buena autoestima –especialmente las personas con las que se está involucrado afectivamente, quien se admire, o aquellos a quienes se considere mucho– haciendo aportes para que se tenga una evaluación positiva de uno mismo y de sus actos. Esto sin dejar de mencionar que este entorno es también el que ofrece oportunidades adecuadas y precisas para obtener éxitos y, en general, experiencias que permitan hablar bien de uno mismo y con las cuales uno se sienta satisfecho.

2 - Proceso interno de construcción de la autoestima
La persona también realiza una construcción interna según sus propias experiencias. Esta construcción va a ser positiva o negativa según lo sean esas experiencias y el criterio de evaluación que se haga de ellas, es decir, va a estar en estrecha relación con decirse a sí mismo: "yo pude", "lo hice bien".
Es como un premio hacia sí mismo, que a su vez se va a convertir en la energía para hacer otras cosas bien hechas, de una manera acertada.


CONSEJOS PRÁCTICOS PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA:

•   El hecho de querernos más y mejor está en nuestras manos, no en las de los demás. Todo reside en la cabeza, y nosotros somos quienes debemos intentar cambiar nuestro auto-concepto.
•   Acéptate tal y como eres, en tus cualidades y defectos. Todos tenemos defectos, nadie es perfecto.
•   Desarrolla el sentido del humor, desdramatiza la vida, no des tanta importancia a cosas que no la tienen, ni a los posibles comentarios de los demás. Seguramente en la mayoría de ocasiones haces montañas innecesariamente; la gente no está siempre pendiente de lo que haces o dices, casi todo está en tu imaginación.
•   Préstate más atención, dedícate tiempo a hacer aquello que te haga feliz y te satisfaga.
•   No temas a las responsabilidades o a tomar decisiones: si algo sale mal aprende de tus errores y ten coraje para volver a intentarlo. Nadie está libre del error en esta vida y a veces hay que ver la cara positiva de los fracasos, piensa que aunque se cierren unas puertas, luego se abrirán otras que pueden ser incluso mejores.
•   Si una relación personal no acaba de funcionar, no pienses nunca que la culpa es sólo tuya: en las relaciones entre dos personas ambas partes son responsables de su comportamiento. La verdad, al final, es que sólo hubo una incompatibilidad de caracteres.
•   Prémiate por tus logros, aunque estos sean pequeños o poco importantes, así te sentirás mejor.
•   Simplifica tu vida y dirígete hacia objetivos realmente valiosos para ti, dedicándote a ellos intensamente, sin miedo.
•   No idealices a los demás.
•   No busques continuamente la aprobación de los demás.
•   Aprende de los errores. Practica nuevos comportamientos.
•   Date permisos. Disfruta del presente.

CON UNA BUENA AUTOESTIMA TENDRÁS:

•   Mayor aceptación de ti mismo y de los demás.
•   Menos tensiones y mejor posición para dominar el estrés.
•   Una visión más positiva y optimista respecto a la vida.
•   Una buena aceptación de las responsabilidades personales y la sensación de poseer un mejor control de las cosas.
•   Más independencia.
•   Mejor capacidad de escuchar a los demás.
•   Un mayor equilibrio emocional.
•   Disfrutarás de las situaciones sociales, pero también de la soledad.
•   Una mayor auto-confianza, más humor y creatividad.
•   Menos temores ante los riesgos y fracasos, que se convertirán en oportunidades, retos, o experiencias.
•   Un aumento de la capacidad de expresar los sentimientos.
•   Desaparecerán los sentimientos negativos como la envidia o el rencor.
•   Tendrás una mayor ilusión, motivación, entusiasmo y capacidad para disfrutar de los grandes y pequeños placeres de la vida.




IDENTIFICAR LA AUTOESTIMA BAJA:

En cuanto a las personas con autoestima baja, no es tan sencillo reconocerlas, pues la baja autoestima puede usar diferentes máscaras. Veamos algunas de las más comunes.
El Impostor: Aunque se muestra feliz y exitoso, en realidad le aterra el fracaso, y vive con el constante miedo de "ser descubierto". Necesita triunfos externos constantes para tratar de mantener la máscara de alta autoestima, lo cual le podría conducir a problemas con el perfeccionismo, competencia, o una sobre-exigencia.
El Rebelde: Actúa como si las opiniones o buenas intenciones de otros, especialmente las personas importantes o poderosas, no importaran. Vive con una rabia constante por no sentirse "suficientemente bueno". Continuamente necesita probar que los juicios y críticas de otros no le duelen, lo cual podría crear problemas al culpar a otros excesivamente por sus tropiezos, romper las reglas y leyes, o desafiar y pelear con las figuras de autoridad.
El Perdedor: Se muestra desvalido e incapaz de valerse por sí mismo, y espera que alguien venga a rescatarlo. Usa la auto-compasión o la indiferencia como una barrera contra el miedo a asumir la responsabilidad de sus actos. Siempre anda en busca de la guía de otros, lo cual podría llevar a una falta de asertividad, falta de logros propios, y una excesiva dependencia de los demás en sus relaciones.
Si te identificas con algunas de las máscaras señaladas alégrate. Reconocer algo es el primer paso para solucionarlo, y para lograrlo necesitas conocer qué factores influyen en ello.

MODIFICAR EL NIVEL DE AUTOESTIMA:

Independientemente de cuál sea nuestro nivel de autoestima actual, siempre podemos aumentarlo, y, al hacerlo, mejorar nuestra calidad de vida.
Como vimos anteriormente uno de los factores que influye en nuestro nivel de autoestima es la imagen que hemos creado de nosotros mismos, pero la clave está en obviar esta imagen, y concentrarnos en nuestra autoestima; ocuparnos de lo más interno para obtener los mayores beneficios.
Sucede que esa imagen fue formada desde lo externo, de las comparaciones y juicios de valor que establecimos sobre nosotros con respecto a factores externos, mientras que nuestra autoestima tiene su asiento en nuestros sentimientos, algo que está arraigado muy profundamente dentro de nosotros.
Al ocuparnos conscientemente de lo interno y mejorarlo, lo externo consecuentemente no tendrá otra salida que seguir ese mismo camino. Así, al ocuparnos de nuestra autoestima, nuestra imagen interior mejorará también al recrearse sobre bases sólidas.
La manera más sencilla de mejorar la autoestima es volvernos conscientes de nuestro diálogo interno, y dirigirlo conscientemente de manera constructiva. Todo lo que nos decimos a nosotros mismos durante nuestro dialogo interno, junto con el significado que elegimos asignarle a los eventos que ocurren en nuestras vidas, se combinan para crear la realidad que hoy vivimos.
Tomar las riendas conscientemente de nuestro diálogo interno es vital, pues son nuestros pensamientos y nuestras expectativas las que le dan forma y producen eso en lo que nos transformamos. Nuestra calidad de vida está directamente relacionada con nuestro diálogo interno.
Surge la pregunta, ¿cómo lograrlo?
Simple. Aunque la mente y la personalidad humanas son algo muy complejo, operan de manera muy sencilla. Sí, es sencillo, y en esa sencillez se encuentra la clave para lograr un cambio significativo y positivo en nuestra calidad de vida.
Nuestra mente es incapaz de albergar dos conceptos contradictorios al mismo tiempo. En el caso de existir dos conceptos antagónicos en nuestra mente, eventualmente uno de ellos se fortalecerá, y hará colapsar completamente al más débil.
Por eso la manera más sencilla de crear el dialogo interno que deseamos tener es alimentar nuestra mente con pensamientos positivos con respecto a nosotros. De esa manera acabaremos con el ruido, y nos permitiremos alimentar creencias con la suficiente energía emocional y consistencia de pensamiento, lo que nos permitan hacer realidad la más grandiosa imagen de nosotros mismos que somos capaces de imaginar.
Es nuestra elección, podemos permitir que nuestro ruido interno nos controle, o podemos reemplazarlo sistemáticamente mejorando lo que podemos cambiar, y aceptando lo que escapa de nuestro alcance, empleando pensamientos positivos que nos permitan mejorar nuestra calidad de vida.
Mejorar nuestra autoestima es uno de los mejores proyectos de vida que podemos asumir, al hacerlo estaremos mejorando cada aspecto de nuestra vida, y nos estaremos ocupando de la relación más importante que jamás tendremos. Nuestra relación con nosotros mismos.























 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020