Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 51 - LOS DEFECTOS - 1ª parte



Julio 03, 2020, 06:39:12 am
Leído 144 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 5951
    Mensajes

  • Karma: 5

51 - LOS DEFECTOS - 1ª parte
« en: Julio 03, 2020, 06:39:12 am »
CAPÍTULO  51 – LOS DEFECTOS

Este es el capítulo 51 de un total de 82 -que se irán publicando- en los cuales se explicarán los conocimientos necesarios acerca de TODO LO QUE HAY QUE CONOCER PARA HACER BIEN UN PROCESO DE DESARROLLO PERSONAL Y ESPIRITUAL.


“Yo no sé por qué la gente no quiere reconocer sus defectos;
 yo lo haría si tuviera alguno”.
(Anónimo)

“Los hombres que no perdonan a las mujeres sus pequeños defectos jamás disfrutarán de sus grandes virtudes”.
(Khalil Gibran)

“Por los defectos de los demás el sabio corrige los propios”.
(Publio Siro)

“Consulta el ojo de tu enemigo, porque es el primero que ve tus defectos”.
(Antístenes)

“Nuestros defectos son como nuestros olores corporales: no los percibimos y no molestan, salvo a quienes están con nosotros”.
(Anna Teresa Lambert)

“Cuando percibimos con gran claridad los defectos de los demás,
es porque también los poseemos nosotros”.
(Anónimo)

“Date permiso para no ser perfecto. Nadie lo es y exigirse a sí mismo algo imposible resulta paralizante y antinatural”.

“Quien verdaderamente te ama no te juzga, simplemente entiende tus defectos y te ayuda a convertirlos en virtudes”.
 
“Entretenerse en buscar defectos al prójimo es prueba suficiente
de no ocuparse apenas de los suyos propios”.
(San Francisco de Sales)

“No hay hombre sin defectos, sólo Dios es perfecto”.


LOS DEFECTOS  NO EXISTEN

Decía Antonio Blay que los defectos no existen.
Decía que sólo existen cualidades que no están plenamente desarrolladas. Llamamos defecto al insuficiente desarrollo de una cualidad. O sea que somos todo cualidades, aunque alguna de ellas no la hallamos llevado hasta su plenitud.
Decía que la existencia, aunque parezca mentira, toda ella está hecha sólo de cualidades positivas: Energía, Inteligencia y Amor Felicidad y de eso está hecho el Ser Humano. No hay otra cosa. No hay nada que en sí sea negativo. Llamamos defecto a la insuficiente presencia, o el insuficiente desarrollo, de una cualidad.
Cualidades y defectos no son dos cosas distintas: sólo existen cualidades. Los llamados defectos –en el sentido peyorativo de la palabra- sólo son cualidades insuficientemente desarrolladas. Si uno es capaz de comprender esto realmente pasará de una visión dualista –por lo tanto, de dos principios que se enfrentan- a una visión de unidad fundamental. La dualidad es sólo ilusión.
Sí existe la luz, que es sustancial. No existe la oscuridad, que es la insuficiente presencia de luz. La oscuridad es la apariencia que toma la insuficiencia de luz.
No se puede luchar contra los defectos, porque es algo que no existe, no tiene entidad propia.
Sí se puede luchar a favor de lo que sí existe, desarrollando las cualidades hasta su máxima capacidad de expresión.


LO MARAVILLOSO DE DESCUBRIRSE DEFECTOS

Lo dice el diccionario: son carencias de alguna cualidad propia de algo. Pero las carencias son provisionales y se pueden eliminar.
Qué bonita labor te espera, porque sabes que, al final, realmente te aguarda el premio del desarrollo íntegro de una cualidad que ahora no estás disfrutando. Descubrirse un defecto debiera ser un motivo de alegría. Descubrir no es crear algo nuevo, es destapar algo que estaba cubierto, pero que ya estaba; es darse cuenta de una realidad que no estaba a la vista porque estaba ignorada o escondida.
Para descargar la pesadez y el hundimiento moral que producen, conviene entender, por ejemplo, que la inseguridad es un estado que desaparecería si estuviera plenamente desarrollada la confianza; y que no existe el egoísmo si el altruismo es completo, ni conoceríamos los apegos si conociéramos bien la libertad, ni seríamos sucios si en su lugar fuésemos aseados… no hay defectos, no hay malo: es que lo bueno no está desarrollado del todo.

Por lo tanto se puede resumir diciendo que NO EXISTEN, PERO SI EXISTEN SE PUEDEN CORREGIR desarrollando hasta el 100% la cualidad complementaria.


DESDE UN PUNTO DE VISTA MÁS ESPIRTUAL

Ya sabemos cómo actuamos y cómo debemos actuar con los defectos, pero tienen una trascendencia que va más allá.
Si nos ayudan en nuestra evolución personal, también nos tienen que ayudar, de algún modo, en lo espiritual ya que este es el fin último.
Por eso propongo esta variación del mantra del Ho’oponopono para ofrendárselo a cada “defecto”, o error, que descubras.
Es imprescindible que sea el corazón quien las diga y que sea en el corazón donde se sienta el efecto, y que ni nosotros ni nuestra mente se entrometan.

LO SIENTO.
ME PERDONO.
GRACIAS.
ME AMO.


RESUMIENDO

Los defectos, tal como se entienden de un modo común, son parte inseparable de las personas y de la vida. Los tienen los demás y los tienes tú. Hay que acostumbrarse a convivir con ellos y procurar no engrandecerlos y darles una excesiva importancia. Sí es conveniente que te vayas deshaciendo de los que realmente te molestan como ya has aprendido a hacerlo. Luego te darás cuenta de que también querrás eliminar los que sabes que molestan a los demás.
No lo olvides: somos humanos.


LOS 50 DEFECTOS DE UNA PERSONA:

Esta no es una lista completa de todos los “defectos” de las personas, pero sí es un punto de partida para trabajar en descubrir cuál es el estado personal actual frente a cada uno de ellos.
A partir de situarse objetivamente, es cuando comienza la segunda parte del trabajo que consiste en desarrollar las cualidades y eliminar en lo posible –y del modo que se ha explicado- los “defectos”.

1. Mal humor
Hay personas que se caracterizan por estar constantemente de mal humor por diversas razones, bien sean familiares, laborales, personales, entre muchas otras. Sin embargo, a nadie le gusta estar con este tipo de personas porque no tienen sentido del humor y porque su pesado estado de ánimo se contagia en los demás.

2. Mentira
Decir mentiras es uno de los defectos más comunes, incluso, pueden generar grandes conflictos a futuro dependiendo de su grado de falsedad. Las mentiras pueden estar dirigidas tanto a otras personas como hacia nosotros mismos. Por ejemplo, mentir acerca de nuestros miedos o temores por vergüenza a vernos débiles ante los demás.

3. Pereza
La pereza o desgano es un defecto que repercute en las responsabilidades de las personas. La pereza es una falta de energía y tedio que conlleva a la poca de voluntad para realizar cualquier actividad. Por ejemplo, tener pereza de limpiar y ordenar nuestra habitación.

4. Torpeza
Este defecto se refiere a la falta de habilidad o destreza que una persona tiene para realizar una actividad de la vida diaria. La torpeza resulta un impedimento y una limitante que puede generar frustración, ya que no se logra hacer algo de manera delicada, correcta o acertada.
Por ejemplo, cuando una persona es incapaz de realizar una actividad grupal porque siempre olvida algún material en casa.

5. Cobardía
Se refiere a la falta de valor y atrevimiento para expresarse o actuar ante cualquier situación que afecte nuestro bienestar o el de quienes nos rodean. Por ejemplo, ser incapaz de reclamarle a un compañero de clase su trato despectivo hacia otro amigo, sin razón o motivo aparente.

6. Desprolijidad
La persona desprolija se caracteriza por ser poco cuidadoso tanto con su aspecto como con aquello que hace. Por ello, la persona desprolija se caracteriza por ser desordenada, incumplida, y por hacer las cosas con poco esmero y dedicación. Por ejemplo, entregar un trabajo de clase impreso en hojas sucias y rotas.

7. Irresponsabilidad
No cumplir con los deberes o no ser capaz de asumir los acuerdos o tratos establecidos con anterioridad es un ejemplo de irresponsabilidad. Esto conlleva a la pérdida de confianza por parte de todos aquellos a quienes se les ha incumplido un trabajo o compromiso.

8. Deshonestidad
Las personas deshonestas son aquellas que mienten o engañan a los demás a fin de obtener un beneficio propio y sin medir las consecuencias de sus actos. La persona deshonesta carece de credibilidad. Por ejemplo, ganar algún tipo de competición haciendo trampa.

9. Pesimismo
Se trata de aquellos pensamientos negativos que suelen poner fin a las ilusiones para pensar en lo peor. La persona pesimista siempre destaca los aspectos más negativos o desfavorables de una situación, incluso, puede acabar con la felicidad o alegría de otros. Esta actitud también afecta nuestra manera de actuar. Por ello, es más aconsejable ser optimistas.
Por ejemplo, una persona es pesimista cuando antes de ir a una entrevista de trabajo ya está pensando en que no va a conseguir el puesto vacante.

10. Apatía
La apatía es el desinterés o falta de motivación para realizar las cosas o participar de alguna activad. Este defecto también se relaciona con la falta de vitalidad. Las personas apáticas se caracterizan por no aportar opiniones o paralizarse ante cualquier situación.
Por ejemplo, compartir en una actividad grupal con alguien apático resulta muy incómodo porque se sabe que no va a participar de manera integral.

11. Antipatía
La antipatía se caracteriza porque las personas no se muestran simpáticas o cálidas. Por el contrario, más bien son distantes y poco amistosas. Por ejemplo, hacerle una pregunta a un compañero de clase y que este no te responda aun sabiendo la respuesta correcta.

12. Tacañería
Las personas tacañas son aquellas que evitan gastar dinero, tanto como les sea posible. Esta actitud es bastante incómoda, en especial si se trata de compartir con amigos, familiares o vivir en pareja. Ciertamente, es positivo mantener un margen de ahorro, pero también es negativo no querer pagar casi nada.
Por ejemplo, salir en grupo de paseo y al momento efectuar el pago, negarse a dar el dinero por la cantidad acordada o correspondiente.

13. Egoísmo
Las personas egoístas se caracterizan por querer, únicamente, su propio beneficio y siempre más de lo que ya tienen. Por lo general, los egoístas no acostumbran a compartir sus pertenencias o conocimientos con otros, y cuando no logran su objetivo, pueden llegar a ser rencorosos.
Por ejemplo, cuando dos amigos de clase estudiaron juntos, pero uno logró mayor nota que el otro. El que obtuvo la menor nota se siente molesto consigo mismo y con su amigo porque lo superó.

14. Mezquindad
Es un defecto similar al egoísmo. En este caso, la persona mezquina no acostumbra a practicar la generosidad ni compartir sus bienes con aquellos que necesitan de algún tipo de ayuda o apoyo.
Por ejemplo, el hombre que goza de tener una gran fortuna, pero que es incapaz de prestar su ayuda a ningún necesitado.

15. Orgullo
Se trata de un defecto que puede resultar positivo o negativo según la circunstancia. La persona orgullosa no reconoce sus errores, tampoco le agrada la idea de pedir disculpas y esto dificulta sus relaciones con los demás, ya que puede herir sentimientos o resultar ofensivo por su actitud.
Por ejemplo, negar que se tomó una mala elección desde un inicio, solo por no querer reconocer el error de nuestros actos.

16. Necedad
Es un defecto que se caracteriza por la ignorancia de las personas al no tomar en cuenta los consejos que se les ofrecen a fin de que actúen de mejor manera ante una situación en particular.
La persona necia suele insistir en realizar alguna tarea o actividad sin medir las consecuencias, por lo que muchas veces las cosas pueden salir mal. Por ejemplo, cuando una madre le dice a su hijo que no corra porque se puede caer, sin embargo, el niño sigue corriendo, se cae y se lastima.

17. Dependencia emocional
La dependencia emocional se relaciona con la baja autoestima y la incapacidad de poder realizar una diversidad de actividades sin el apoyo de otra persona, por lo general, un ser querido. Asimismo, las personas que son dependientes emocionalmente, tampoco son capaces de dar por terminado relaciones tóxicas, más allá de que su felicidad o vida esté en riesgo.
18. Fanatismo
El fanatismo conlleva a actuar de manera irracional y sin medir las consecuencias de lo que se hace. Asimismo, la persona fanática solo toma en cuenta su opinión, ya que considera que son los demás quienes están errados. Por ejemplo, los fanáticos de un deporte, como el fútbol, son aquellos que solo consideran como acertadas sus opiniones y comentarios.

19. Indiferencia
La indiferencia es un defecto que hace que las personas sean indolentes ante la situación que experimentan otros. Es decir, no expresan ningún tipo de sentimiento ante el dolor de los demás o cualquier otra situación que afecte a un grupo en particular.
Por ejemplo, una persona puede ser indolente a la necesidad de otro que está pidiendo algún tipo de ayuda económica para cubrir un gasto médico.

20. Frialdad
Se trata de un defecto que se relaciona con la indiferencia, ya que la persona que se caracteriza por ser frívola tampoco suele conmoverse ante la mala situación o necesidad que experimenta otro. Por ejemplo, actuar de manera distante ante el luto de un ser querido.

21. Negación
Se refiere a vivir en negación, es decir, las personas niegan su realidad, son incapaces de aceptar los problemas que tienen, aun siendo conscientes de ello, y por lo que no hacen frente a tales situaciones.
Esta manera de actuar, por lo general, conlleva a más problemas o a agravar la situación actual porque la persona suele decir mentiras al respecto u olvidar aquello que le aqueja. Se trata de un defecto que enfatiza la incapacidad para resolver las dificultades que se nos presentan a lo largo de la vida.

22. Actitud defensiva
Las personas que tienen una actitud defensiva son aquellas que tienen dificultades para aceptar la opinión o comentarios de los demás. Por lo general, se trata de un problema de comunicación que puede terminar en disputas o agresiones.
Por ejemplo, algunos jóvenes tienden a tener un comportamiento defensivo ante otros a modo de exponer su coraje o capacidad para pelear.

23. Dominante
La persona dominante se caracteriza porque le gusta tener el control sobre los demás o algo. Se trata de saberlo todo y de considerarse como la persona responsable y más apta para tomar cualquier decisión cuando sea necesario.
Por ejemplo, cuando en un grupo de amigos uno se destaca por ser siempre quien toma las decisiones de qué van a hacer y cómo, sin tomar en cuenta la opinión de los otros.

24. Intransigencia
Este defecto se caracteriza en que las personas son incapaces de aceptar los comentarios o comportamientos de otros si no los consideran como correctos. Asimismo, tampoco son capaces de reconocer que otro tenga la razón.
Por ejemplo, cuando una figura de autoridad se comporta de manera intransigente sin considerar el por qué una persona actúo de una u otra manera.

25. Soberbia
Se trata de un sentimiento de superioridad que puede generar algún tipo de desprecio ante quienes nos rodean. Asimismo, las personas soberbias tienen grandes dificultades para aceptar sus limitaciones.

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020