Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CÓMO APRENDER A PERDONAR: CONSEJOS



Agosto 01, 2020, 05:20:25 am
Leído 35 veces

Desconectado Ser

  • Sr. Member
  • ****

  • 255
    Mensajes

  • Karma: 0

CÓMO APRENDER A PERDONAR: CONSEJOS
« en: Agosto 01, 2020, 05:20:25 am »
CÓMO APRENDER A PERDONAR: CONSEJOS
Marta Thomen Bastardas

¿Cómo perdonar a los que nos ofenden? ¿Cómo perdonar una traición? Todos hemos sufrido a lo largo de nuestra vida injusticias y humillaciones que nos han dañado y normalmente, surge la tendencia de querer hacer sufrir a quien nos ha hecho un mal, “ojo por ojo y diente por diente” que dicen. Sin embargo, debemos tener presente que esta ley actúa como un boomerang causándonos un gran mal a nosotros mismos también. No es justo para uno mismo estancarse en el rencor y la venganza, pues ello nos impedirá avanzar.
Saber perdonar conlleva múltiples ventajas. No obstante, cuando alguien te ha hecho mucho daño, puede llegar a ser muy difícil perdonarle.

APRENDER A PERDONAR

Para poder aprender a perdonar, en primer lugar debemos definir el significado del perdón, a qué nos referimos cuando le decimos a alguien “te perdono” y los beneficios del perdón. Perdonar es la acción de reaccionar ante un daño que nos han hecho, que implica olvidar la injusticia que nos ha sucedido, pero por encima de todo, implica una renuncia a la venganza y al rencor, donde la persona a pesar de todo, busca lo mejor para el otro.
El saber perdonar consiste en una actitud, en la decisión de dejar ir la ira y el rencor y dejar entrar la aceptación del daño del pasado y situar la vista hacia el futuro. Los beneficios del perdón son muchos, entre ellos, la paz que genera.

¿CÓMO APRENDER A PERDONAR?

¿Cómo aprender a perdonar de corazón? ¿Cómo aprender a perdonar y olvidar el pasado? Para aprender a perdonar, hay un conjunto de actitudes que predisponen a la persona a la libertad para perdonar. Los primeros consejos para aprender a perdonar son los siguientes:

1. Amar
Concebir el amor a una persona que nos ha hecho daño puede considerarse en muchas ocasiones como algo imposible. Para poder dar lugar a la actitud de amar, es necesario en primer lugar tomar una distancia, aunque sea interiormente, con la persona que nos ha dañado y solo en ese momento podremos verla en su totalidad. Las personas han de ser amadas en su totalidad, incluso cuando cometen errores y una persona sólo podrá vivir y desarrollarse en plenitud cuando sea aceptada tal y como es. El no perdonar implica que la otra persona no se sienta aceptada en su totalidad y con ello, destruimos su identidad que debe ser expuesta en libertad.

2. Comprensión
Como seres humanos que somos, debemos comprender que todos nosotros somos vulnerables, que todos podemos ser débiles. Perdonar implica la convicción de que en cada ser humano, detrás de cualquier error, existe una persona vulnerable con la capacidad de cambiar. Perdonar incluye creer en la capacidad de la otra persona para transformarse.

3. Generosidad
Perdonar requiere generosidad, puesto que el que persona no espera nada a cambio por su perdón.

4. Humildad
Aprender a perdonar implica ser humilde. En el perdón no se busca una “superioridad moral”, no busca humillar al agresor o dominarlo moralmente. Con ello, deben evitarse los reproches, puesto que estos implican la imposibilidad de perdonar.

CÓMO PERDONAR A ALGUIEN

Quizás te preguntas cómo perdonar una traición o cómo perdonar una infidelidad. Hemos visto que hay actitudes que pueden acercarnos a perdonar de corazón y ahora nos gustaría aportar un conjunto de consejos sobre cómo perdonar a una persona en concreto, por ejemplo, cómo aprender a perdonar a tu pareja, cómo perdonar a una amiga, cómo perdonar a una madre o cómo perdonar a alguien que te ha hecho daño.

1. Reconocer el daño
Hay muchas personas que cuando han sido dañadas por alguien importante para ellas, esconden su dolor para no sentirlo, para protegerse. Estas personas reprimen su libertad de poder ser ellas mismas, pues no expresan el dolor que han sentido cuando alguien les ha hecho daño por ser como son. Debemos comprender que es normal que cuando alguien nos daña, nos duela emocionalmente y solamente el acto de afrontar el sufrimiento de frente, podrá llevarnos a estar bien con nosotros mismos.

2. Deshacernos del resentimiento
El resentimiento da lugar a la necesidad de venganza, y la venganza causa que las heridas que nos han hecho se mantengan abiertas. Si entramos en un círculo vicioso de resentimiento y venganza, nuestras heridas no podrán sanarse y seguiremos manteniendo el malestar.

3. Recordar el pasado
Pensar que el tiempo curará nuestras heridas, puede convertirse en nuestro gran mal. No por que una persona con el tiempo deje de llorar por un hecho y deje de evocarlo en su memoria de forma tan constante, querrá decir que ha perdonado. No podemos perpetuar el daño. Perdonar no implica “hacer borrón y cuenta nueva”, sino que exige reconocer la injusticia, hacerle frente y en la medida posible, reparar el daño causado. Nuestra memoria no puede estar en paz, si por mucho que haya pasado el tiempo al recordar el suceso nacen en nosotros sentimientos de rencor.

4. Ver a la persona en su totalidad
El perdón es inconcebible si concebimos a la persona que nos ha dañado únicamente por esa acción. Las personas somos más que nuestros errores y todos los seres humanos somos más grandes que nuestras culpas. Por ello, para perdonar es necesario poder ver al otro en su totalidad como ser humano.

5. Creer en el otro
Como puntualizábamos en las actitudes para poder perdonar, si no confiamos en la capacidad de la otra persona para reconocer sus errores y transformarse, estamos impidiendo que seamos capaces de perdonarle al pensar que sus actos no puedan cambiar.

6. El arrepentimiento no es una condición
Aunque sí que sea conveniente que el agresor muestre un arrepentimiento por los actos que nos han dañado, para perdonar no es necesaria la declaración de la culpa del otro, pues debemos reconocer que en las personas en muchas ocasiones, aún y obrar mal, pueden tener bloqueos o mecanismos de defensa, que les impidan poder reconocer su culpa.

7. Aprender a escuchar
En muchas ocasiones, cuando alguien nos daña nos cerramos en nosotros mismos y no abrimos los ojos y el corazón hacia lo que quiere decirnos. Para poder perdonar debemos conocer tanto los motivos y las razones de nuestro enfado, como los argumentos del otro. Es importante situarse en la otra persona y tal vez desde la comprensión del otro y la empatía, podamos perdonarle.

8. No esperes nada a cambio
Tal y como señalábamos en las actitudes para perdonar, un buen consejo es no esperar nada a cambio de tu perdón. Un perdón sincero no espera una condición.


Uno de los grandes desafíos que nos encontramos como seres humanos es el de perdonarnos a nosotros mismos. Perdonarse a uno mismo puede resultar mucho más complejo que perdonar a otra persona, puesto que te encuentras solo ante muchas emociones. ¿Cómo podemos perdonarnos a nosotros mismos? En primer lugar, entender que es inevitable en ocasiones equivocarte, y aprender a perdonarte es esencial para aprender de dichos errores. Existen ciertos métodos para trabajar el perdón y perdonarse a uno mismo como la terapia del perdón o realizar una carta de perdón a uno mismo. Una autora que ha escrito sobre perdonarse a uno mismo es Louise Hay, escritora de varios libros de autoayuda. Los consejos para perdonarse a si mismo son los siguientes:

1. Respétate como ser humano
En ocasiones parece que tendimos a olvidarnos de que somos humanos y como seres humanos nos equivocamos, cometemos errores y fracasamos y no por ello, debemos desvalorizarnos.

2. Busca el lado positivo
Equivocarse es una condición natural de las personas y absolutamente necesaria para evolucionar como seres humanos. Permítete a ti mismo equivocarte y concibe la idea de que tus errores te permitirán aprender de ellos y así podrás mejorar.

3. Responsabilízate
Es indispensable para perdonarse a uno mismo ser consciente de nuestra responsabilidad sobre los hechos. Debemos ser conscientes de la parte de responsabilidad que nos atañe frente al suceso, puesto que si no concebimos nuestra culpa, no podremos perdonarnos, del mismo modo que si pensamos que tenemos una responsabilidad que no lo es, podemos auto-castigarnos injustamente por una culpa que no nos concierne.

4. Examina tus emociones
Debemos reconocer las emociones, los sentimientos y/o los pensamientos que nos han conducido a actuar como hemos actuado. Un mal acto puede estar causado por sentimientos de inseguridad, por miedo o envidia, por ejemplo, y si no comprendemos el origen de nuestros actos y nos comprendemos a nosotros mismos, no podremos perdonarnos.

5. No te auto-castigues
El auto-castigo solamente nos conducirá al bloqueo, impidiéndonos avanzar. Fustigarse continuamente por los errores nos impide ver qué podemos hacer para que estos no vuelvan a cometerse. Al auto-castigarnos ponemos un freno a nuestra propia evolución. La mejor estrategia es aplicar la autocompasión.

6. Superación
Una vez hayamos comprendido por qué cometimos el error, qué emociones y pensamientos nos condujeron a él, hayamos aceptado lo cometido y nos hayamos responsabilizado sobre él, debemos comprender que no son nuestros errores lo que nos definen, pero sí lo es el modo en qué nos enfrentamos a ellos.


 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020