Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CAPÍTULO 41 - TÚ HAZ LO QUE QUIERAS QUE YO HARÉ LO QUE ME DÉ LA GANA



Octubre 01, 2020, 06:25:40 am
Leído 112 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6078
    Mensajes

  • Karma: 5

CAPÍTULO 41 - TÚ HAZ LO QUE QUIERAS QUE YO HARÉ LO QUE ME DÉ LA GANA
- LO QUE NO ES APROPIADO -

Este es el capítulo 41 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


Esta insensatez puede comenzarla cualquiera de los dos, él o ella. Sea quien sea quien comience con ello, está fomentando claramente el principio del fin de la relación.

Ya quedó claro desde que ambos decidieron formalizar la relación que era un proyecto común, que ambos estaban interesados en participar, que todo lo importante que se hiciera a partir de la institucionalización sería entre ambos y para ambos, así que el hecho de iniciar un estado de “tú haz lo que quieras que yo haré lo que me dé la gana”, está invitando a la disolución pero sin atreverse a decirlo claramente.

Si se detecta esta situación, hay que afrontarla y resolverla inmediatamente. Una cosa es que cada uno tenga su mundo personal además del mundo que comparte con su pareja –que es algo muy interesante para ambos-, y otra cosa es que el mundo personal acapare todo el tiempo y ya no interese el de su pareja.

A los desacuerdos en la relación, que pueden ser habituales, se les puede y se les debe dar una oportunidad, incluso una segunda oportunidad, o hasta una tercera si la paciencia y la voluntad son generosas, pero cuando se comprueba que ya existen varios motivos de desacuerdo y que la otra parte no está haciendo lo necesario para que se produzca el reencuentro, es mejor no alargar más lo inevitable, y valorar seriamente la opción de cortar la relación. Una situación como esta es rotundamente una clara buena razón.

En mi opinión esta propuesta que hace uno debiera ser inaceptable por el otro.

Este no es el sentido de la pareja. Me refiero a una pareja que pudiéramos calificar o clasificar como “normal”. La convivencia está abierta a cualquier tipo de acuerdo entre ambos, las normas en la pareja las ponen entre los dos pero también tienen que ser aceptadas y acatadas por los dos, y si en ello está incluida la libertad incondicional de cada uno, entonces no está mal. Pero tal vez entonces hayan dejado de ser una “pareja” –en el sentido de relación- para convertirse, simplemente, en dos personas que coinciden en algunos momentos.

Quien acepte esto por imposición del otro que verifique si es lo que realmente quiere, o si le compensa; que vea si tiene que conformarse con este panorama, o que valore si quiere cambiarlo. Cambiarlo por otro.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO

- Si ambos no caminan juntos, son dos pero no son una pareja.
- Los problemas hay que resolverlos. Juntos.
- No forman una pareja sentimental dos que no tienen cosas en común.
- Si esta es la actitud, puede que ya sea el momento de separarse.
- Si hay voluntad de querer resolverlo, la terapia de pareja es adecuada.


Francisco de Sales



 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020