Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CAPÍTULO 44 - SER EGOCENTRISTA



Octubre 12, 2020, 07:35:35 am
Leído 78 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6078
    Mensajes

  • Karma: 5

CAPÍTULO 44 - SER EGOCENTRISTA
« en: Octubre 12, 2020, 07:35:35 am »
CAPÍTULO 44 - SER EGOCENTRISTA
- LO QUE NO ES APROPIADO -

Este es el capítulo 44 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


“Egocentrista es aquel que no sabe valorar los deseos y los sentimientos ajenos”.

El egocentrista está convencido de que el Universo gira alrededor suyo, que él es lo más importante que existe sobre la Tierra, y que el sol aparece cada día sólo para verle a él.

“Yo” es su palabra favorita. Le siguen de cerca “mí”, “a mí” y “para mí”.

Pero si dos personas deciden crear un proyecto de vida en común, éste no ha de ser la suma de dos egos -que no saben lo que es compartir, o lo saben pero no lo practican-, porque estaría condenado desde el principio al más estruendoso fracaso.

Uno guerra de egos es la más feroz e innecesaria de las guerras.

Es condición indispensable dejar fuera el ego para poder seguir adelante, no rivalizar en preponderancia con el otro, no exigir y sí ofrecer, querer al otro tanto como a uno mismo, entregar y entregase sin medida, y tener presente en todo momento al otro para desear su felicidad y su bienestar.

Y todo ello, por supuesto, desde ambas partes.

La equivocación puede llegar a través de la exigencia por parte de uno de ellos que reclame en exceso queriendo acaparar todo: la atención con plena y exclusiva dedicación, la mejor ración de comida –comida que se ha de hacer a su gusto, y hecha pensando en lo que le apetece-, el lado más cómodo de la cama, el lugar más cercano a la calefacción o el aire acondicionado… en todo piensan “primero yo y lo que a mí me guste”.

A algunas personas, obnubiladas todavía por la parte errónea del enamoramiento, eso llega a parecerles normal, porque desde su parte sí anteponen al otro y dan sin límites porque quieren lo mejor para el otro.

La decepción llega cuando hacen un balance entre lo que entregan y lo que reciben y ven un saldo en números rojos.

¿Cuánto tiempo hace que no soy yo quien escoge el canal de televisión o qué película vamos a ver en el cine?

¿Por qué nunca vamos a comer al restaurante que me gusta a mí?

¿Por qué vamos todos los años a la montaña y no a la playa?

¿Por qué nunca tiene un detalle conmigo con todos los que tengo yo con él -o con ella-?

Cuando se empiezan a repetir este tipo de preguntas es cuando se comienza a caer el velo, se abren las nubes de golpe y un rayo neutral alumbra todo lo que está siendo verdaderamente la relación.

El desengaño es punzante. Y molesta mucho el desconcierto por no haberse dado cuenta antes de que estaba siguiendo un juego en el que no quiere participar.

Lo que hasta ahora se había hecho con y por amor, ahora aparece como una tomadura de pelo por la otra parte, como un abuso por la candidez o bondad, y entonces se presentan dos alternativas: o seguir como hasta entonces, para seguir manteniéndole a su lado, desde ese estado servil que colinda con la humillación, o la rebelión -pacífica o estruendosa- y el encaramiento –en principio, mejor amable que atronador- con el otro para mostrarle los sentimientos y reclamar un cambio de actitud.

El egocentrista difícilmente va a cambiar, por eso hay que pensarlo antes de dar el sí a la relación, o… hay que soportar las consecuencias.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO

- La pareja no es un lugar creado para el egocentrista.
- Hay que huir de los egocentristas.
- Dar sin recibir, es perder.


Francisco de Sales




« Última modificación: Octubre 12, 2020, 07:43:54 am por francisco de sales »

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020