Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 INCONVENIENTES EN LA SOBREPROTECCIÓN DE LOS NIÑOS



Abril 16, 2012, 07:06:01 am
Leído 2968 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 5366
    Mensajes

  • Karma: 4

INCONVENIENTES EN LA SOBREPROTECCIÓN DE LOS NIÑOS
« en: Abril 16, 2012, 07:06:01 am »
Durante el crecimiento, los niños pasan por muchos procesos y experiencias que les ayudan a ganar  autonomía y confianza y a aumentar su libertad.

Sus actos deben tener consecuencias coherentes  para que éstas les ayuden a aprender a desenvolverse en la vida adulta.

Durante este proceso se les debe alentar a ganar independencia y a que reduzcan la necesidad de sus padres. Aprender a afrontar y resolver problemas es un proceso que empieza a edades tempranas y crece con la interacción padre-hijo.

El papel de las experiencias tempranas y de la crianza de los hijos es vital para el desarrollo infantil y la salud mental.

La familia es considerada como la instancia mediadora entre el ser humano y la sociedad, ya que en ella se establecen las bases de su interacción con  los demás, las cuales le permitirán identificarse y posteriormente definir su propia identidad.

Dentro de ella, el concepto que los padres tengan del hijo influye en el auto-concepto del niño y, por consiguiente, a su autoestima.
 
En el crecimiento del niño y en su desarrollo, hemos de aportarle ideas sobre la realidad para que le ayuden a madurar y a enfrentarse al mundo en el que vive y que le rodea.

Debe ir desprendiéndose de la imagen protectora paterna para dar paso a una imagen de acompañamiento y apoyo; debemos dejar de lado la sobreprotección.
 
Para los niños, los padres son un marco referente que les hace sentirse seguros, queridos, protegidos.

Esta imagen de padre protector es positiva en un inicio, ya que ayuda a crecer la seguridad de los hijos, les otorga autonomía y disminuye su miedo.

Los niños también necesitan ver a sus padres como un modelo a seguir, el cual intentan imitar y ayuda a que se marquen metas, a poder superarse; pero nunca hay que dejar que este hecho natural de idealización se convierta en una fabulación.
 
Los niveles de protección que emplean los padres se encuentran relacionados con la madurez de los niños, es decir, a menor protección sobre las emociones negativas que sufren los niños, adquieren mayor madurez.

Las emociones negativas son necesarias para que los niños las resuelvan y aprendan a crecer emocional y socialmente.
 
La sobreprotección es una implicación emocional intensa y excesiva que, además, conlleva la necesidad de controlar al hijo.

Esto lleva a una dependencia recíproca, tanto de los padres hacia los hijos como de los hijos hacia los padres.

Un niño que ha crecido en un ambiente de excesiva atención, preocupación asfixiante, con los deseos de los padres convertidos en obligaciones o expectativas demasiado altas para la capacidad del hijo, puede encontrarse en su edad adulta con graves problemas, ya que provoca en él un mensaje de incompetencia y le hace sentir inútil, temeroso e incapaz de cuidar de sí mismo.
 
La sobreprotección parental puede conducir a una disminución de las expectativas de la conducta del niño y a la evitación o pasividad ante situaciones amenazadoras y de las que no creen que puedan afrontar con éxito.

Este estilo de crianza promueve en los niños una incapacidad para madurar habilidades y actividades normales en el desarrollo del ser humano, que benefician a la autonomía y a la posterior independencia necesarias para el desarrollo psicosocial.

Este estilo de crianza basado en la sobreprotección puede ser un riesgo para el futuro desarrollo de trastornos psiquiátricos en general.
 
Muchos padres confunden las necesidades reales de los niños, creen que necesitan todo lo que puedan darles y en realidad para ser plenos y alcanzar el desarrollo de una manera adecuada no hay que sobreprotegerlos.

Por nuestra parte, tenemos que colaborar adaptándonos a algunas de sus cosas, reconociendo lo que realmente son, con respeto y tolerancia de sus ideas y sentimientos, y dándoles libertad para tomar decisiones; hay que valorar las cualidades y aceptar sus limitaciones, y potenciar su creatividad, así como brindarles la oportunidad de compartir los sentimientos de pérdida, dolor o rabia.
   
Pueden existir diversos motivos por los cuales los padres necesiten ser más protectores con sus hijos: falta de autoestima propia que intenten compensar demostrando que puede ser un buen padre o madre, experiencias personales pasadas de sufrimiento que no quieren que su hijo padezca sin entender la necesidad de éstas en nuestro desarrollo, sentimiento de culpa o incomodidad por fracasos pasados que quieren evitar en su descendencia, sentimiento de vacío interior por problemas maritales o familiares, ausencia o pérdida de uno de los cónyuges que el otro quiere paliar sobreprotegiendo, o también para paliar la propia ausencia debido a temas de trabajo, dar más atención y regalos para tranquilizar por no tener herramientas más efectivas para calmarlos.
 
Algunos estudios han relacionado ambientes sobreprotectores en la infancia con distintos tipos de problemas en la edad adulta, como pueden ser: algunos trastornos de personalidad, miedos, ansiedad, depresión, angustias, baja autoestima, introversión e inestabilidad emocional entre otros.

Es importante que los padres mantengan una actitud adecuada que compartan con sus hijos para disminuir el estilo de crianza sobreprotectora.
 
Es importante aceptar al hijo tal y como es, sea cual sea su punto débil, su virtud, su forma de ser, etc.

Los padres deben intentar no obsesionarse con él; enseñarle las cosas que no sabe y no sustituirlo en las que sepa, aunque inviertan mucho tiempo en ellas.
 
No debemos tener un miedo asfixiante hacia los hijos, ya que esto no ayuda sino empeora la capacidad del niño para enfrentarse a sus propios miedos.

Hemos de ser conscientes de que el hijo es capaz de lo que se proponga, debemos animarlo en sus intentos y no proporcionarle un miedo innecesario al fracaso, ni creer que éste ocurrirá de un modo inevitable.
 
Es saludable utilizar la comunicación como un ejercicio diario, escuchar, comprender y ser empáticos, aunque sus ideas y sus convicciones sorprendan o no las compartamos.

También se aprende que los sentimientos se han de expresar, sean de tristeza o de pena, y por ello debemos aprender nosotros mismos también a expresarlos.
 
Es importante alabar sus virtudes o logros igual que aceptar y reconocer sus fallos; esto ayudará a que logre su autonomía y se convierta en un ser independiente.
 
Debemos entender e interesarnos en la vida de los hijos, pero nunca querer controlarla.


(Nuria Sánchez, Psicóloga)

Abril 17, 2012, 03:23:00 pm
Respuesta #1

Desconectado adonis

  • Hero Member
  • *****

  • 1014
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: INCONVENIENTES EN LA SOBREPROTECCIÓN DE LOS NIÑOS
« Respuesta #1 en: Abril 17, 2012, 03:23:00 pm »
Muchas gracias, Nuria.

Creo que estaba cayendo en la sobreprotección en algunos casos con mi hijo...

Saludos.

Mayo 07, 2012, 10:46:23 pm
Respuesta #2

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1294
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: INCONVENIENTES EN LA SOBREPROTECCIÓN DE LOS NIÑOS
« Respuesta #2 en: Mayo 07, 2012, 10:46:23 pm »
Gracias, Nuria, de corazón.
Le agradecería que escribiera más cosas relacionadas con la educación de los hijos porque las madres actuamos con más buena voluntad que conocimiento.

Gracias.

Agosto 07, 2012, 08:31:04 pm
Respuesta #3

Desconectado elisa

  • Sr. Member
  • ****

  • 293
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: INCONVENIENTES EN LA SOBREPROTECCIÓN DE LOS NIÑOS
« Respuesta #3 en: Agosto 07, 2012, 08:31:04 pm »
Gracias por la información.
Me parece excelente.
Gracias.