Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LA COMUNICACIÓN - 3 (Las Transacciones en el Análisis Transaccional)



Diciembre 17, 2010, 12:23:39 pm
Leído 1239 veces

Desconectado lolo

  • Sr. Member
  • ****

  • 476
    Mensajes

  • Karma: 0

Para tener en cuenta...
Es importante considerar que, si bien siempre estamos transmitiendo
información, no siempre se establece comunicación. Con palabras verbales o
escritas, gráficos, gestos, posturas, muecas, ademanes, silencios, siempre estamos enviando mensajes y tanto la persona que transmite como la que recibe el mensaje, deben tener presente estos puntos:

1) El objetivo deseado al enviar ese mensaje. "¿Para qué digo lo que digo?".
2) El "lugar" desde donde se transmite y/o recibe ese: Los Estados del Yo, es
decir, "¿Cómo qué o cómo quién digo lo que digo?
3) Ese "lugar" va a determinar la forma que se le va a dar al mensaje (enojado,
severo, plañidero, racional, angustiado, alegre, protector, etc..). "¿De qué
manera digo lo que digo?"
4) Una evaluación honesta de si el mensaje que se envía/recibe está
promoviendo crecimiento mutuo o estancamiento melodramático.
"¿Es honesto lo que digo y cómo lo digo? "
5) La capacidad que se está teniendo, en ese momento, de escucharse uno
mismo con el fin de detectar todo lo anterior. "¿Me estoy escuchando al
hablar?"

EJERCICIO PARA PAREJAS
Como habrás visto, los trastornos en el envío y recepción de los mensajes se
dan en cualquier situación humana pero hemos elegido el vínculo de pareja como el más demostrativo en la producción de sobreentendidos y malos entendidos. Por
esta razón, el ejercicio que sigue está dedicado a este vínculo aunque puede ser
aplicado a otros (jefe - empleado; maestro y alumno; padre - hijo; etc..).

Consigna
Lee junto a tu pareja estos cinco puntos y respondan con "buena fe":
1) ¿Con cuánta franqueza y claridad intercambian información uno con el otro?
2) ¿Pueden expresar abierta y espontáneamente su afecto, tristeza, bronca,
comprensión, preocupaciones, necesidades, etc., o tienden a manipular al
otro para que adivine qué le está sucediendo como hace Luis con María?
3) ¿Tiene cada cual una franca capacidad de escucha?
4) ¿Acepta cada cual las sugerencias del otro para cambiar lo que no está
funcionando bien o tiende cada uno a sentirse ofendido toda vez que se le
señala alguna conducta inadecuada?
5) ¿Disponen de momentos para el diálogo o siempre aparece alguna
circunstancia o alguna persona que se los impide?
6) ¿Llegan a conclusiones que satisfagan a ambos o suelen terminar en un
punto muerto?

Lo que sigue a continuación es un ayuda para sugerir algunos temas de la
pareja extraídos de las demandas más frecuentes escuchados en las sesiones de
terapia. En general, hay disconformidad con determinados comportamientos. Cada
cual quiere que el otro sea distinto de lo que es. Esto se conoce como Falta de
Respeto: querer que el otro cambie para satisfacer mis exigencias.
(Para más detalles sobre este tema te remito a mi libro “Parejas Tormentosas”, Editorial Sudamericana, 1996-97. )

Las quejas más frecuentes se refieren a:
1) Inadecuada administración del dinero.
2) Como desempeña el rol de padre/madre.
3) Su incapacidad para decidir sobre temas de la casa.
4) El poco tiempo que dedica a la familia de origen del cónyuge y su forma de
comportarse cuando está con ella.
5) Incumplimiento de los compromisos que establece con la pareja.
6) Irresponsabilidad en su trabajo.
7) Inadecuada puesta de límites.
8) No atenderme o hacerlo con fastidio cuando no me siento bien.
9) Falta de colaboración en las tareas de la casa.
10) Falta de proyectos en común.
11) Me excluye de sus proyectos.
12) Ser capaz de organizar y hacer cosas juntos.
13) Asumir con fastidio hacer algunas de mis tareas cuando la situación lo requiere
(P. Ej.: quedarse con los chicos cuando tengo que hacer mis cosas)
14) El poco interés que muestra por la escolaridad de nuestros hijos.
15) Sus decisiones inconsultas.
16) Falta de colaboración en la planificación de reuniones y fiestas.
17) Poco cuidado de su salud, prevención de enfermedades, consultas médicas,
odontológicas, dieta, cigarrillo, alcohol, adicción al juego, etc.
18) Dificultades o poco interés para contar lo que siente, quiere y piensa.
19) Falta de respeto y comprensión de mis creencias y puntos de vista.
20) No aceptación de que tenga actividades fuera de casa.
21) No aceptación de que, en ciertas ocasiones, quiera estar a solas.
22) No encontrarse disponible para oir lo que siento, pienso y quiero sin prejuicios.
23) No tener actividades compartidas para divertirnos.
24) Su falta de dedicación y compromiso para con su profesión, hobbies, deportes.
25) Imposibilidad para disfrutar del tiempo libre que tenemos.
26) Su incapacidad para dar y recibir afecto.
27) No respeta mi tiempo de crecimiento.
28) No sorprenderme con algún regalo fuera de fechas claves.
29) No hay una comunicación efectiva ni llegamos a acuerdos.
30) Jamás me dice algo cariñoso cuando estamos con otros.
31) Llega a casa amargado/a, siempre con alguna queja.
32) Protesta cuando me tiene que acompañar a ciertos lugares (médico, compras,
etc.)
33) No se Interesa por mis cosas y cuando lo hace es para criticarme.
34) Nunca me llama por teléfono durante el día para interesarse por mí.
35) No responde a mis invitaciones sexuales.
36) No me hace caricias sexuales excitantes.
37) La frecuencia de las relaciones es muy baja.
38) No podemos hablar libremente de temas sexuales.
39) No respeta mis necesidades sexuales.
40) No acepta mi ritmo de excitación sin violentarme.
41) No tiene ni idea de cómo crear una atmósfera romántica.
42) No compartimos nuestras fantasías sexuales.
43) Nunca leemos juntos libros y artículos relacionados con el enriquecimiento de
nuestra relación sexual.
44) No se interesa sobre mis estados de ánimo durante la relación sexual.
45) La expresión de ternura y amor después de la relación es nula; se da vuelta y
se pone a dormir.
46) No sabe seducirme.
47) No entiende que pueda tener ciertas inhibiciones.
48) Somos rutinarios. No experimentamos otras formas de proporcionarnos placer.
49) Le cuesta entender que hay días en los que "no tengo ganas".
50) Tengo dudas sobre su fidelidad. Mira mucho a las mujeres.


Estos son algunos de los múltiples motivos de protesta en la pareja. Los
incluí en este vértice para darte la posibilidad de que establezcas con ella una
nueva forma de comunicación sin tabúes. Para lograr esto, te sugiero que:
1) Le digas a tu pareja que deseas profundamente comunicarte con ella
libremente y sin segundas intenciones.
2) Decidan, juntos, un horario y una frecuencia para poder hablar de cada uno y
de lo que piensan y sienten, sin interferencias. A veces conviene realizar esta
tarea fuera de casa.
3) Antes de empezar a comunicarse sobre el tema elegido, “canjeen” los viejos
cupones de resentimiento que cada cual ha coleccionado por asuntos
inconclusos de vieja data.
4) Para canjear esos cupones de bronca utilicen, alternativamente, tres minutos
(por reloj) para decir “Te reprocho que...”. El otro debe escuchar sin responder.
Las justificaciones no valen. Al terminar los tres minutos continúa el otro.
5) Al efectuar los reproches toma conciencia de cuántos de ellos son
determinados por tu Guión de Vida y su sistema interno de creencias.
6) Toma este asunto con seriedad. No te imaginas la cantidad de parejas que, por
dificultades en la comunicación deciden separarse porque creen que ya no se
aman.
7) De ti depende que la pareja opte por una de estas cuatro opciones:
a) Seguir juntos y mal;
b) Seguir juntos y bien:
c) Separarse mal y,
d) Separarse bien.
Tú y tu pareja estáis en libertad para elegir.