Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 IMPORTANCIA PSICOLÓGICA DE LOS ANIMALES DE COMPAÑÍA



Agosto 17, 2012, 07:43:04 am
Leído 1342 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1377
    Mensajes

  • Karma: 1

IMPORTANCIA PSICOLÓGICA DE LOS ANIMALES DE COMPAÑÍA
« en: Agosto 17, 2012, 07:43:04 am »
Importancia Psicológica de los animales de compañía
Publicado por MARISU y DANI el agosto 13, 2012 a las 8:14pm en REINO ANIMAL Y VEGETALAtrás a REINO ANIMAL Y VEGETAL discusiones
 

En un principio las relaciones del ser humano con los animales se basaban en la utilidad de los animales respecto a los productos que se obtenían de los mismos, cómo incrementar esas producciones y cómo manejarlos mejor para poder alcanzar un mayor rendimiento.
Pero el enfoque actual tiende a dar más énfasis a las actividades recreativas para satisfacer además los aspectos lúdicos de esta relación.

Por esta razón el manejo de los perros, gatos y caballos ha llegado a ser una parte importante de la dedicación de los estudios de la ciencia animal.
Los que se dedican al estudio de los animales deben tener unos conocimientos básicos del comportamiento de los animales de compañía.

El beneficio que los animales pueden aportar al ser humano en general es
grande, especialmente en esta sociedad tan desequilibrada e industrializada, y el valor social de los veterinarios y otros estudiosos de los animales puede ser considerado por sus obligaciones tanto hacia los animales de compañía como para los de producción.

Hay cinco circunstancias en las que los perros pueden funcionar como un importante soporte psicológico para el ser humano, como en:

• Los niños
• Adultos solteros
• Parejas sin hijos
• Los mayores
• Psicoterapeutas

En los niños. Los padres adquieren perros para sus hijos por múltiples razones:
Para que adquieran responsabilidades, para que aprendan algo de biología, para divertirse, o para que sea un compañero especialmente en hijos únicos.
Las mejores relaciones se dan cuando son adquiridos como compañeros sociales. Un chico puede ser muy feliz con su perro especialmente si viven en un apartamento.
Lo que verdaderamente importa es que un animal sirva para jugar y con ello aprender y además que se sientan responsables. Los niños desarrollan la ternura y mejoran aspectos de su personalidad que no son apropiados en las relaciones con sus iguales.
Los niños aprecian a un compañero que no es crítico con ellos y que les recibe entusiásticamente en cualquier circunstancia.

En adultos solteros. Cada vez es más frecuente encontrarse con matrimonios divorciados, así como adultos solteros de mediana edad, que padecen un alto grado de soledad.
Es más probable encontrar mujeres solas que hombres, quizás porque, se den cambios en la conducta social y en la ética; por ello psicólogos y asistentes sociales recomiendan a estas mujeres que adquieran una mascota.
Es triste, pero cierto, pensar que un perro es una especie de amor o cariño que el dinero puede comprar.
Igualmente es mejor encontrarse un perro al llegar a casa que encontrarla vacía, ya que la presencia de un animal es reconfortante porque puede atenuar los efectos depresivos de la soledad.

En parejas sin hijos. La tercera situación posible en la relación hombre animal es la de las parejas sin hijos.
Por ejemplo los animales que son tratados como hijos.
Es frecuente encontrar historias curiosas de gatos o perros que han heredado fortunas a la muerte de sus propietarios.
Es una realidad que a partir de los años setenta se produce una caída en el índice de la natalidad, creciendo el número de parejas sin hijos.
Estas parejas puede que no estén permanentemente sin hijos pero, mientras tanto, adquieren con cierta frecuencia un perro o gato como compañía.
Puede que piensen que el animal es como un sustituto de la educación de unos hijos que no llegan o que no tienen, dándoles los cuidados y afectos igual que un padre haría con sus hijos.

Los mayores. Una de las aplicaciones de las mascotas probablemente más importante es en las personas mayores.
La gente tiene unas expectativas de vida muy grandes y las familias no son muy amplias normalmente con lo cual la soledad a ciertas edades es muy frecuente.
Mucha gente se jubila antes de que sus habilidades mentales comiencen a declinar.
Estas personas puede que no tengan nada que hacer pero les preocupa cómo llenar sus vidas hasta que se deterioren físicamente, y el sistema no tiene resuelto como atender estas necesidades que son a largo plazo.

Un animal de compañía puede ayudar a llenar este vacío en los mayores, por la compañía que aportan y, a veces, por las conversaciones que se mantienen con ellos, o simplemente por que piensen que dependen de ellos mismos.
Los mejores animales de compañía son los gatos o los perros de pequeño tamaño.
Estudios realizados demostraron que las personas mayores que tenían animales de compañía tenían mejor bienestar por tener mejor estado físico y estar menos preocupados de sus problemas de salud y una mayor sensación de seguridad en sí mismos (Mugford and M´Comiskey 1974).

Los beneficios que proporcionan los perros a las personas mayores son
fundamentalmente la compañía, el estímulo para hacer actividades, las rutinas diarias ayudan a una mayor conciencia y orientación del tiempo, suponen un tema de conversación y les facilita la sensación de ser necesarios.
Naturalmente existen algunos aspectos negativos como la falta de disponibilidad para hacer frente a los gastos de mantenimiento y sanitarios. Igualmente pueden ser un freno para que los mayores puedan tener la libertad de viajar.
Los cuidados pueden ser excesivos para estas personas, que no puedan atender sus necesidades de ejercicio físico.
Los perros pueden causarles caídas. Algunas personas mayores también se preocupan de quien atenderá a sus mascotas cuando ellos mueran.
En residencias geriátricas se apreciaron beneficios sensibles inmediatamente después de la introducción de animales en los programas terapéuticos.


Jesús Gutiérrez