Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CELOS OBSESIVOS EN LA PAREJA



Diciembre 02, 2012, 11:53:59 am
Leído 1174 veces

Desconectado adonis

  • Hero Member
  • *****

  • 1026
    Mensajes

  • Karma: 0

CELOS OBSESIVOS EN LA PAREJA
« en: Diciembre 02, 2012, 11:53:59 am »
Celos obsesivos en la pareja



Todo el mundo ha podido sentir celos en algún momento de su vida, pero cuando esto se convierte en algo patológico, nos encontramos ante un verdadero problema que se podría encuadrar dentro de los trastornos obsesivos.

En estos casos, el pensamiento  sobre una posible traición por parte de la pareja se vuelve recurrente, invade totalmente la mente y la persona lo vive con un continuo sufrimiento y duda.

La persona que padece un trastorno obsesivo compulsivo no tolera la duda. En el caso de los celos ocurre lo mismo: “estoy casi seguro de que mi pareja no me es infiel pero ¿y si se está sintiendo atraída por su compañero de trabajo?, ¿y si cuando me dice que se va a comer con sus amigas, en realidad está con el otro?

El pensamiento relacionado con los celos se vuelve invasivo y la persona, aunque no quiera pensarlo y haga esfuerzos por eliminarlo de su cabeza, no lo consigue. Ante esa duda e incertidumbre se suele realizar una serie de conductas de comprobación destinadas a aliviar la ansiedad generada. Entre las conductas de comprobación más habituales nos solemos encontrar con: interrogatorios interminables a la pareja, vigilancia continua como inspección del móvil y el correo del otro para ver “si encuentra  algo sospechoso”, mirar facturas etc.

 Los celos cuando son obsesivos tienen como característica fundamental una duda permanente que se sustenta en supuestos (la mayoría de las veces absurdos, sin fundamentación lógica) y no en evidencias, ya que si la evidencia existiese dejarían de ser patológicos. A modo de ejemplo podríamos hablar del marido que sufre y hace sufrir a su mujer por el simple hecho de que ella se maquilla al salir de casa. El marido se cuestiona la razón del maquillaje: -“si en casa conmigo no está maquillada ¿por qué ha de hacerlo cuando sale a la calle? Los demás no deben importarle, solamente yo he de ser el importante para ella y no debe de ser así porque si lo fuese, no estaría acicalándose cada vez que sale de casa…”

Estos pensamientos son absurdos, irracionales y carentes de toda lógica. Para quién no sufra este problema, considerará que este ejemplo puede ser exagerado, pero para nada se incurre en la exageración. Voy a relatar un caso real tratado en este Centro.

Caso real de celos patológicos

Un hombre de alrededor de los cuarenta años, casado, acudió a la consulta planteando un problema de celos que lo resumió de esta manera: -“llevo casado 15 años. Mi mujer es médico, tiene la misma edad que yo. La quiero mucho y sin ella no podría vivir; me faltaría lo más importante y esencial de mí mismo y mi sufrimiento es inmenso porque puedo perderla y para siempre. Ella me dice que no soporta más mis celos absurdos y mis exigencias. Desde su punto de vista puedo entenderlo pero a la vez reclamo que ella me entienda a mí  y mis demandas. Mi mujer es muy atractiva. Para mi la más guapa del mundo pero quiero que esa belleza sea yo solo quién la perciba y sienta. Se que eso es imposible y ante esa situación me rebelo. Le pido que cuando salga a la calle o al trabajo no se arregle demasiado; que vista de la forma que yo le diga; que sea cortante y seca con los compañeros de trabajo. Incluso le he pedido que abandone su profesión porque económicamente me lo puedo permitir. Quiero que se dedique exclusivamente a mí y a mis hijos. Le prohíbo que vaya a la playa si no es conmigo. En fin, la controlo de tal manera que la situación se hace insoportable para ambos. Pienso que si ella me hiciese caso en todo lo que le digo seríamos muy felices. Sin embargo, no quiere claudicar. Me dice que soy absurdo, ilógico y cruel y que eso no es querer sino dominar, pisotear y faltar al respeto. Mi situación es límite porque me ha planteado el divorcio.

Este fue su planteamiento en la consulta. -¿Qué puedo hacer?, terminó preguntándome. Resolver su problema de celos, respondí. –“Que aconsejaría usted a su hija si el día de mañana se comportase como usted se comporta con su mujer? ¿Le diría a su hija que dejase su profesión? ¿Le diría que no se arreglase, que no utilizase perfumes, que no fuese sola a la playa, en definitiva que fuese una esclava del marido? Seguro estoy que su consejo de padre sería el decirle que ayudase a su marido a superar la irracionalidad de sus celos pero para nada soportar la tiranía y la sinrazón.

Este caso sucedió tal como lo expongo. Afortunadamente se resolvió. El paciente pudo superar su problema obsesivo tras unos meses de terapia.

Los celos obsesivos hacen sufrir mucho a la persona que los padece y a la pareja. En muchas ocasiones, se tiende a la agresividad verbal o física hacia el otro miembro y de no ser resuelto el problema, el desenlace suele ser la separación o divorcio.

Es fundamental buscar ayuda profesional, no solo para salvar la relación,  sino para superar el trastorno definitivamente, ya que aunque en un futuro empezase una nueva relación, el problema seguiría estando ahí.

El tratamiento cognitivo conductual de este trastorno es similar al del trastorno obsesivo compulsivo. Es aconsejable la colaboración activa de la pareja en la terapia, para que esta última pueda ir siguiendo unas pautas que ayuden a que el tratamiento sea eficaz.

http://psicia.wordpress.com/2012/09/07/celos-obsesivos-en-la-pareja/#more-435