Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 DOLOR ANTE UNA RUPTURA



Diciembre 12, 2012, 07:55:08 am
Leído 1163 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1377
    Mensajes

  • Karma: 1

DOLOR ANTE UNA RUPTURA
« en: Diciembre 12, 2012, 07:55:08 am »
DOLOR ANTE UNA RUPTURA
Luz Rodríguez



Cuando se está inmerso en un duelo es complicado el darnos cuenta que es necesario pasar por ello, que las dificultades nos hacen fuerte. En esos momentos algunos actúan sumiéndose en el dolor y otros procuran evadirlo rápidamente, más que intentar “hacer algo” es mejor practicar la quietud y reflexionar sobre la experiencia.

 

 

He pasado por muchas experiencias que me han llevado a vivir un duelo, en ocasiones evadí y en otras la tristeza parecía consumirme. Más lo que aprendí con cada una de esas experiencias no tiene precio y hoy desde este lugar puedo ver que lo que en ese entonces parecía una gran tormenta, hoy parece que fue sólo una pequeña lluvia. Existen momentos en una relación en donde la despedida es lo más adecuado, el tomar lo aprendido y seguir cada quien por rumbos distintos. Aunque el dolor parezca desgarrar el corazón, es muchas veces más sano quedarnos en una relación tóxica y por ende destructiva, donde no hay compromiso ni amor.

 

El saber vivir una ruptura con la mayor dignidad posible es un reto, más la recompensa es el autoconocimiento, la fuerza interna y el autodescubrimiento. Además de la madurez para poder en un momento determinado disfrutar a plenitud de otra relación, existen etapas por las cuales se debe transitar para madurar y aprender a través del duelo. Ante una ruptura de una relación lo primero que ocurre es que “nos negamos” a aceptar que la relación ha terminado e insistimos en llamar, se tiene esperanzas que el otro se arrepienta de la situación o que puede cambiar o que nosotros lo podemos hacer, es una etapa de promesas de cambio para volver a comenzar la relación o impedir su ruptura definitiva. En ocasiones también se puede empezar otra relación justo antes de la ruptura o inmediatamente después, con la finalidad de no asimilar el dolor y huir del dolor. Siendo este un grave error porque es el camino seguro para que nuestros problemas se acrecienten es esta nueva relación, al no darnos tiempo para reflexionar y asimilar los errores cometidos anteriormente.

 

Cuando pese a todos nuestros intentos no se retoma la relación y nos damos cuenta que la ruptura es definitiva surge “la ira” para con nosotros mismos y también para el otro, surge el resentimiento “todo lo que dé”, “es una mala persona”, etc. Nos molestamos con nosotros mismos y con el mundo en general. En esta etapa se puede empezar a llevar una conducta autodestructiva como por ejemplo comer mucho o hacernos asiduos en el consumo de estupefacientes, inclusive se puede llegar a la promiscuidad sexual, pensando que dañamos al otro con esta actitud. Algunos en casos extremos también pueden intentar suicidarse o asesinar al otro, al sentir que no es capaz de vivir sin el otro y estar tan enojados que deseamos hacernos daño o dañar al objeto de nuestros deseos. Suele darse también la situación que si el otro tiene una nueva pareja la ira puede ser mucho más profunda. En este momento sólo recordamos los momentos negativos de la relación y los magnificamos.

 

Si se aprende a fluir con la ira y reflexionar sobre ella, ocurre que un momento nos damos cuenta que no lleva a ninguna parte estar de esa manera, en consecuencia “acordamos y realizamos una tregua”, un buen día nos vemos al espejo y se nos hace un desconocido la imagen. Es un momento cumbre porque es el inicio de la sanación definitiva.  De pronto nos encontramos por la calle a nuestra ex pareja, o nos tropezamos con el cajón de los recuerdos, suena la música con la que nos enamoramos, etc. Cualquier evento puede ocasionar “la depresión” que es la siguiente etapa en la cual se llora desconsoladamente, extrañando a nuestra ex pareja, rememorando en nuestra memoria solo los momentos bonitos, de pronto nuestra memoria borra selectivamente todos los malos ratos que se vivieron en pareja y vemos que todo era hermoso, por lo cual la tristeza y el dolor pueden ser intensos. Este es el momento adecuado para interiorizar y enfocarnos en nuestra actitud, en los actos que realizamos y en el no idealizar la relación pasada; más bien es un momento para reflexionar en los fallos, en los vacíos que se intentaban llenar con la otra persona. Revisar nuestras antiguas relaciones, incluyendo la de nuestros padres.

 

Si luego de ir a nuestro espacio interno se toma lo que es nuestro y se deja lo que es del otro, agradeciendo cada momento vivido y todo el aprendizaje que se adquiere. Reconociendo todos los buenos momentos y los no tan buenos, ocurre el milagro de “la aceptación”, ahora vemos hacia atrás con satisfacción, se tienen todas las fuerzas y las ganas de seguir adelante y de volver a enamorarnos. Es importante vivencias cada una de estas etapas, porque muchos de los fracasos de las parejas resultan de no haber cerrado correctamente relaciones anteriores y quedarnos anclados en etapas que no se cerraron adecuadamente y que proyectamos en nuestra pareja actual.

http://www.romancetopia.com/articulos/pareja/64-dolor-ante-una-ruptura.html