Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ENAMORAMIENTO vs AMOR



Enero 10, 2013, 11:45:51 pm
Leído 1035 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 5618
    Mensajes

  • Karma: 4

ENAMORAMIENTO vs AMOR
« en: Enero 10, 2013, 11:45:51 pm »
Enamoramiento vs. Amor
("¿no que ibamos a ser felices para siempre?")

 

¿Tú o alguien que conoces está teniendo problemas de pareja? ¿Ya sea un distanciamiento o incluso un rompimiento? Si es así entonces este artículo puede ser de mucha utilidad.

A todos nos ha pasado. Comienzas una relación de pareja y al principio todo es maravilloso. Te sientes increíblemente bien, sientes una gran cercanía y compenetración con al otra persona, no le ves defectos al otro, y los que le llegas a ver realmente son insignificantes. Todo parece encajar perfectamente bien.

Sin embargo conforme va pasando el tiempo en la relación, por alguna extraña razón tu pareja comienza a cambiar. De repente adopta actitudes y conductas que antes no estaban. Sus defectos comienzan a hacerse más notorios y molestos, y por si fuera poco, ¡además ha empezado a criticar tus conductas y actitudes! ¿Te suena conocido?

Bueno, esto es algo muy normal en la vida de una pareja y es casi inevitable pasar por esto. Lo que sucede es que al principio, cuando recién conoces a alguien e inicias una relación de pareja, entras en este estado tan agradable conocido como “enamoramiento”. Aunque se nos ha vendido la idea a través del cine y la publicidad, de que el estar enamorado es lo que debe permanecer “para siempre”, la verdad es que eso no sucede.

El enamoramiento es una especie de engaño de la naturaleza, es un estado “de ilusión” por así llamarlo, en el que solamente percibimos aquello que nos gusta y nos hace sentirnos identificados con el otro. Lo idealizamos, lo vemos de una manera casi perfecta, le perdonamos todo, estamos dispuestos a darle todo, etc. Y esto es útil sólo al principio de la relación, ya que ayuda a que realmente nos acerquemos al otro. Si desde el principio viéramos claramente los defectos del otro y lo que no nos gusta, sería mucho más difícil estar dispuestos entablar una relación de pareja.

Sin embargo llega un momento en que la etapa de enamoramiento termina, y comenzamos a ver al otro como es en realidad. No es que el otro haya cambiado, es que ya no lo vemos a través del enamoramiento, sino que lo vemos más como realmente es. A veces lo que nos encontramos nos gusta, y otras veces no nos gusta tanto.

Este es un momento crucial en la vida de una pareja, ya que este es un punto en donde muchas parejas van a decidir si siguen juntos o no. Es el punto en donde realmente conocemos al otro, donde podemos verlo con todas sus virtudes y todos sus defectos, y es así como debemos tomar la decisión de si queremos estar con esa persona o no.

El amor verdadero surge cuando estamos conscientes no sólo de las virtudes de la pareja, sino de sus defectos y de aquello que nos molesta, y a pesar de ello decidimos aceptarla y amarla así como es. Amar significa hacer un esfuerzo voluntario de aceptación, en vez de exigir que el otro sea como yo necesito que sea.

Cuando termina el enamoramiento la pareja entra en una crisis, ya que comenzamos a exigirle al otro que siga siendo el que era antes, que siga siendo tan perfecto y encantador, tan linda y comprensiva, y sobre todo que nos siga haciendo sentir tan queridos y aceptados como antes.

Comenzamos a criticar todo lo que el otro hace que ya no cumple nuestras expectativas, y por supuesto nos sentimos terriblemente ofendidos y lastimados cuando el otro también comienza a exigirnos a nosotros. Cuando el otro comienza a criticar en nosotros, aquello que antes le parecía adorable. Dejamos de sentirnos amados y aceptados. Ahora el amor es condicional: “te quiero siempre y cuando seas….”.

Aunque este es un proceso normal, es muy importante tener una autoestima sólida para superar esta crisis adecuadamente. Independientemente de si al final la pareja decide seguir juntos o no, la manera como esto puede afectarnos es muy importante si nuestra autoestima no está sólida.

Cuando tenemos una autoestima débil, tomamos la crisis de la pareja y las críticas del otro hacia nosotros de manera personal, en vez de tomarlo como algo natural y parte de un proceso.

Una de las crisis más frecuentes que vive una persona es cuando su pareja decide terminar la relación. Si nuestra autoestima es sólida, podremos vivir el fin de una relación con mayor fuerza y comprensión. Podemos comprender que verdaderamente hay diferencias incompatibles con la pareja y que lo más sano es separarse, aún y cuando esto cause tristeza.

La gran diferencia entre vivir una separación con alta o baja autoestima, es que cuando tenemos baja autoestima no sólo nos duele la separación, sino que además nos sentimos mal con nosotros, nos sentimos devaluados, rechazados, poco importantes y sentimos que la pareja nos dejó porque no fuimos lo suficientemente valiosos para que quisiera quedarse.

Cuando tenemos una autoestima alta, aunque también nos puede doler la separación y la pérdida de una relación, no nos sentimos mal con nosotros. Al contrario, nos sentimos tranquilos con nosotros mismos, sabiendo lo valiosos que somos, sabiendo que el que esta relación no haya funcionado no significa que hay algo mal conmigo, sino por el contrario, nos sentimos llenos de esperanza sabiendo que encontraremos una nueva pareja con la que seamos más compatibles.

Cuando no sabemos realmente cómo funciona nuestra autoestima y cómo se fortalece, las situaciones conflictivas de las relaciones de pareja (en especial cuando hay un rompimiento) las acarreamos a las siguientes etapas de la relación o a nuestras siguientes relaciones. Es por esto que se generan muchos patrones negativos dentro de nuestras relaciones de pareja. Al final estos patrones negativos y nuestra autoestima lastimada o mal manejada acaba por influir grandemente en la manera en que tratamos no sólo a nuestra pareja, sino también a nuestros hijos. Es entonces que la autoestima de nuestros hijos también empieza a afectarse con lo cual muchas conflictivas de pareja se vuelvan casi una herencia, una tradición familiar.

La mejor fórmula para el bienestar de nuestra persona, de nuestra vida de pareja y de nuestros hijos es definitivamente conocer y crecer en autoestima. Así que ya lo sabes, no olvides fomentar estas actitudes de autoestima en tu vida y trabajar adecuadamente para que crezcan. Es una de las actividades más útiles que puedes realizar en la vida y la más importante clave para tener relaciones de pareja plenas y satisfactorias.

http://www.misuperacionpersonal.com/superacionpersonal-articulos/superacionpersonal-enamoramiento.htm