Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CÓMO MEJORAR LAS RELACIONES ENTRE PADRES E HIJOS



Marzo 11, 2013, 06:01:41 am
Leído 1328 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1242
    Mensajes

  • Karma: 1

CÓMO MEJORAR LAS RELACIONES ENTRE PADRES E HIJOS
« en: Marzo 11, 2013, 06:01:41 am »
CÓMO MEJORAR LAS RELACIONES ENTRE PADRES E HIJOS


La familia, es aquel núcleo que compone a una sociedad, enmarcada por costumbres y tradiciones, que difieren unas de otras. En ella, se fomentan los primeros principios de vida, como los son: las leyes, valores, responsabilidades, deberes y derechos, etc. Es una comunidad formada por varias personas, padres e hijos, que se relacionan todos entre sí. Pero ¿Cómo mejorar las relaciones entre padres e hijos? Crear este ambiente de relación dentro del hogar, no es nada fácil. Se requiere de un continuo trabajo, paciencia y dedicación por parte de los padres. Los padres deben de dar el ejemplo, creando el clima adecuado que facilita la comunicación. Entre lo que podemos mencionar para lograr establecer una relación familiar equilibrada tenemos: el saber escuchar, el hablar con el corazón y la razón, manteniendo una actitud empática y asertiva, etc.

Dependiendo del grado de confianza, comunicación e interés que los padres demuestren y transmitan a sus hijos, habrá mayor acercamiento entre ellos. Esto les permitirá vivir en un lugar lleno de armonía, comprensión y compañerismo, en un ambiente de unión y afecto. En este ambiente, debe existir el respeto mutuo, cuyos valores se enraízan con el origen de las buenas relaciones, haciéndolo óptimo para el buen desarrollo de los miembros de la familia.

Las relaciones entre padres e hijos vienen a ser un intercambio comunicativo, social y emocional, y es indispensable que se dé en todo ámbito. Desde que el hijo nace, inicia la relación. Para que exista calidad, es necesario que los padres no tomen actitudes en criticar o emitir juicio, ni realicen comparaciones con otros. En vez de ello, se debe tratar de comprender la individualidad y características de cada uno, solucionar los diferentes problemas que se presenten, ante todo, escuchando, dialogando y comprendiendo las actitudes, corrigiendo según sea el caso que éstos presenten.

Al momento de entablar un dialogo con los hijos, es importante no evadir las preguntas o temas a tratar. Así cualquier duda que haya, será orientada y aclarada en el  momento preciso, no dejando pasar las cosas o el tiempo para lograr solucionarlas o aclararlas. De tal manera no existirán lagunas, ni confusiones.

Es importante tomar en cuenta que, al momento de dialogar con los hijos, se debe saber emplear los tonos de voz.  Estos no deben ser fuertes o agresivas, mucho menos en tonos burlescos. Es adecuado siempre utilizar una voz en tono modulado, claro, armonioso, que transmita confianza. Se debe de expresar con un vocabulario adecuado y con respeto. El padre o la madre, deben de ser mediadores en los conflictos que se presenten entre los miembros del hogar (hermanos/hermanas). Los conflictos pueden ser entre padres e hijos o entre hijos/hermanos. Esto es normal, forma parte de la convivencia en cualquier agrupación o sociedad humana. Pero he ahí, el papel mediador que juegan los padres, para que estos conflictos puedan resolverse sin que se conviertan en una batalla campal.

Estas relaciones tendrán resultados positivos, si están llenas de aprendizajes, corrigiendo lo malo y premiando lo bueno de cada circunstancia. Cabe mencionar que las contradicciones son evidentes en la vida y, por ende, en las familias.  Los padres deben de reconocer quien tiene la razón y hacer ver a los hijos lo lógico del asunto. Esto les  permitirá brindar a ellos la oportunidad de crecer en lo intelectual, alcanzar madurez y confianza en sí mismos. En si, en una familia, se dan malos momentos de discusión, sentimientos de incomprensión, anhelos, dudas y formas diferentes de percibir las cosas; así como también, existe alegría y momentos felices o de satisfacción. Por lo tanto es recomendable trabajar y mantener la calidad en la comunicación, porque de ella depende el bienestar y la confianza en el hogar.

En cuanto a los géneros en las familias, se da el fenómeno de preferencias y rechazos, por lo menos en algunos de los miembros. Es decir, los hijos prefieren más a algunos de sus padres, por el simple hecho de que hay mayor sincronía, intereses de por medio, son más compatibles en carácter o temperamentos, o reúnen los requisitos de sus expectativas. Igual sucede con los padres. Esto no implica que se quiera más a uno que al otro; nos referimos únicamente a las preferencias que exteriorizan.

Podemos decir que, en todas las relaciones humanas, existe una interdependencia entre las personas; donde uno necesita de los demás para satisfacer las propias necesidades de afectos o cariños y, de igual manera, las otras personas necesitan de ese contacto también, para satisfacer las suyas. Es importante darles a los hijos, un trato de acuerdo a sus propias características y a las circunstancias en el que se encuentran o que se están viviendo. Con esto se quiere expresar, que hay que darles a los hijos lo que necesitan y merecen, con un trato  integral; lo que implica que se debe tener un conocimiento profundo del hijo y sus características individuales, tales como: sentimientos, necesidades, virtudes, defectos, entre otros. Pero esto se logra con una relación continua, dándole tiempo para compartir momentos con ellos, escuchándoles con paciencia y demostrando atención en aquello que les interesa.

Existen modelos clásicos de padres que se dan en la relación familiar entre los que podemos mencionar:

Autoritario: Los padres se rigen en el control absoluto y exigencias de madurez; hacen lo posible para que los hijos cumplan con sus reglas a la perfección. Temen perder el control de la situación y por eso utilizan órdenes, gritos y amenazas, para obligar al niño, al adolecente o al joven a hacer algo, o lo que consideran correcto. El grado de comunicación y afectos son bajos. En este caso los hijos obedecen las normas, pero suelen crearse una baja autoestima y no perciben el control de sus propias vidas, volviéndose en ocasiones rebeldes.
Permisivo: En este modelo los padres suelen dar una gran cantidad de afecto y es muy alto el sentido de la comunicación con sus hijos. Se dan pocos niveles de control y exigencias en el cumplimiento de las normas del hogar. Aquí los hijos suelen ser impulsivos. Pueden también presentar dificultad a la hora de tomar responsabilidades, son inmaduros, de baja autoestima, con riesgo a actitudes negativas hacia sus vidas.
Democrático: Es el más conveniente y podría decirse equilibrado. Se presentan altos niveles en la comunicación y afectos. Se exige control y madurez en los hijos. En relación a este tipo de modelo, se puede decir que es el más apropiado, dado que los hijos llegan a presentar alta motivación, capacidad para las relaciones sociales y afectivas, alta percepción de control y autoestima.
Estos modelos pueden variar a medida que los padres cambien. Sobre todo, si llegan a comprender que con esas actitudes perjudican a los hijos-como podría ser en los casos de padre 1 y 2-, siendo lo más importante, el fomentar siempre la autoestima seguido de la buena comunicación.

El papel que representan los padres, en la relación con sus hijos, llega a ser muy compleja; máximo cuando existen varios hijos, ya que cada uno tiene diferentes caracteres, actitudes, temperamentos y hasta en las capacidades, difieren unos de otros. Sin embargo, la comunicación y la confianza en la relación, no debe cambiar puesto que ésta es fundamental para la formación de principios y valores hacia los hijos.

Cuando los padres tienen el interés de orientar a sus hijos, ellos también pueden emplear las guías espirituales, basadas en fundamentos de la religión que profesen. En las religiones, los padres pueden encontrar fuentes de mucha sabiduría. La educación con bases en la religión, han demostrado mantener latente la relación, estrechando así el amor familiar, siempre y cuando, estas enseñanzas hayan sido utilizadas de manera constructiva y mesurada, y no a la luz del fanatismo o el deseo de crear culpas.

En la actualidad se observa una educación más moderna, más globalizada pero por desgracia también más imitativa; tomando costumbres o culturas de países que, si bien, han alcanzado alto desarrollo económico y a simple vista una mejor estructura social, no calzan con la idiosincrasia y cultura autóctona. Por supuesto, esto crea confusión y conflictos innecesarios. No todas las costumbres que provienen de otras culturas mejorarán la nuestra.

Problemas de los hijos originados por la falta de comunicación y deficiencia en la relación de los padres hacia ellos; podemos mencionar los más relevantes:

La rebeldía, el abandono del hogar a temprana edad, el libertinaje, relacionarse con malas compañías, falta de motivación,  práctica del sexo a temprana edad y sin las debidas medidas de precaución, conllevando a serias situaciones como las enfermedades de transmisión sexual (sida y otras) o de tener hijos no deseados, abortos que causan hasta la muerte de las adolescentes y jóvenes, prostitución tanto en el varón como en la mujer, etc.

Muchas veces esto se da, porque los jóvenes buscan amor, comprensión, confianza en el sexo opuesto o entre su mismo sexo, creyendo llenar el vacío causado por la displicencia de los padres. Así mismo, la falta de una buena relación causa:  baja autoestima, bajo rendimiento académicos, abandono de los estudios, riesgo a la adicción (drogas, alcoholismo), intento de suicidios cuando los chicos se encuentran en situaciones críticas, no encontrando en los padres apoyo y comprensión.

PAUTAS PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN ENTRE PADRES E HIJOS:

Siempre que desee comunicarse con sus hijos o expresar un determinado asunto, busque que la información que le vaya a presentar sea positiva.
Todo reglamento que sea establecido en el hogar debe ser cumplido, de tal manera que los hijos vean su importancia y aprendan a reconocer la seriedad de las cosas.
Ser generosos y solidarios, poniéndose en el lugar del otro.
Los mensajes que se quieran transmitir a los hijos, deben ser consistentes y objetivos, evitando que sean contradictorios o con pocos fundamentos.
Estar atentos a escuchar y mostrar siempre interés en los asuntos de sus hijos.
Establecer un ambiente propicio con un clima de confianza, agradable y lleno de comprensión; donde les sea fácil de expresar libremente las emociones.
Respetar los criterios  y pedir siempre la opinión de los demás.
Es necesario expresar y compartir los sentimientos.
Hay que ser claros a la hora de pedir algo y siempre debe ser con respeto, mostrando consideración y no olvidando la cortesía.
Si los hijos requieren de su ayuda, es preciso atenderles, mostrando interés y dejando a un lado lo que estaba realizando.
Realizar actividades en familia. Esto fortalece la unión entre ambos.

http://www.micompanero.com/index.php/articulos/36-articulos/101-como-mejorar-las-relaciones-entre-padres-e-hijos