Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ¿POR QUÉ SEGUIMOS AFERRADOS A UNA RELACIÓN QUE NO FUNCIONA? - 2ª parte



Marzo 13, 2013, 04:58:59 am
Leído 1188 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1390
    Mensajes

  • Karma: 1

¡No le puedo olvidar, le amo tanto!
Llorar, suplicar, correr detrás de la persona que le rechaza, sin importar las consecuencias, puede parecer una muestra de amor. Sin embargo, realmente, ¿lo hace por amor? No, simplemente porque le cuesta perder. El ego se resiste al rechazo. Es una manera de mantenerse obsesionado consigo mismo.
El ciclo puede repetirse una y otra vez. No es que esa persona le haya roto el corazón porque usted la ama demasiado, es que se ha sentido un perdedor y eso es lo que realmente le duele. Nos enseñaron a competir. Querer ser siempre el mejor es una necesidad insaciable de aceptación.
La educación tradicional nos pre¬para para un mundo competitivo, pero no nos prepara para ser uno mismo. Impone modelos a los cuales debiéramos parecernos o sobrepasarlos, pero no nos acepta tal como somos.
En lugar de centrarse en valorar si se sale derrotado o victorioso de una relación amorosa, usted debería preguntarse cuántos aprendizajes obtuvo de esa relación, cuán intensamente la vivió, cuánto bienestar provocamos a la otra persona, cuán auténtico se permitió ser. Al final, si se da cuenta que permaneció oculto tras su ego, en una competencia constante por imponer la razón y contabilizando lo que le parecía haber dado, en verdad es un perdedor, sí, pero de su tiempo.
La relación amorosa no es una transacción en la que calculamos “el debe y el haber”. ¿Se ha percatado cómo suelen terminar los encuentros deportivos? Los participantes se saludan, se abrazan y hasta intercambian camisetas. Los otros pueden salir victoriosos, pero prima el espíritu deportivo donde lo importante es jugar. En una relación lo importante es amar.
Wayne Dyer, en su libro Tus Zonas erróneas plantea que para vencer el dominio del ego y la vanidad hay que liberarse de la necesidad de ganar. “Si el cuerpo no rinde para ganar ese día, no importa, si no te identificas exclusivamente con tu ego. Adopta el papel de observador, mira y disfrútalo todo sin necesitar ganar un trofeo. Vive en paz. Irónicamente, aunque apenas lo notes, en tu vida surgirán más victorias a medida que dejes de ir tras ellas”.
Darlo todo y no guardarse nada, esto es posible cuando la persona está totalmente auto-realizada. Cuando sabemos lo que queremos, estamos plenamente satisfechos, tenemos confianza en nuestros recursos y defendemos nuestros proyectos, somos esa persona hermosa a la cual todos admiran y respetan. Si alguien no lo puede apreciar, no debe preocuparnos. Su apreciación no nos hará falta para desplegar todo nuestro potencial.
¿”Un clavo saca otro”?
Una de las recomendaciones más comúnmente escuchadas, es tratar de superar una ruptura buscando a una pareja sustituta. Crear la expectativa a la persona abandonada de que encontrará a otra pareja más adelante, es reforzar la idea de que por sí solo no puede alcanzar lo que desea. Siempre debe aparecer alguien que asuma el rol de protector, que le ayude a no estar solo. De este modo, continuará siendo un niño, sin recursos para solucionar problemas por sí mismo, proponerse metas, alcanzar sus demandas, es decir, sin ser el dueño de su propia vida.
Recuerde que la relación que estamos tratando de superar, también es un sustituto de una relación inicial con nuestros padres. No se trata de conformar una cadena de sustituciones, se trata de una toma de conciencia, de no rehuir al encuentro con nosotros mismos, sin máscaras que oculten nuestra verdadera naturaleza.
Aferrarse al otro como un sostén, para que le otorgue sentido a su vida, es hacerlo responsable por lo que debiera hacer por sí mismo. El hacer responsable a otro de su vida, es una muestra de que desconoce quién es y qué quiere realmente. Desarrollar la capacidad de “encontrarse”, saber lo que buscamos, trabajar en nuestra vocación, decidir por sí solos nuestra vida encontrar la solución a los problemas, por uno mismo, sin acatar la decisión de otros, es alcanzar la madurez psíquica. Asumir la libertad de elección debe ser una característica fundamental del ser humano.
La auténtica libertad no puede experimentarse hasta que no se aprenda a dominar el ego. El ego no es más que un reflejo de lo que los otros ven en uno. Trascenderlo significa no necesitar del otro para saber quiénes somos, qué necesitamos y cómo podemos alcanzar lo que nos proponemos.
¿Qué significa quererse a sí mismo?
No se trata de ignorar los errores, justificar los caprichos, anteponer las necesidades a la de los otros y tornarse un narcisista. Quererse a sí mismo es hacerse responsable de nuestros actos, no ser demasiado condescendiente con uno mismo, ni ser demasiado exigente.
Quererse a sí mismo es sentirse completo en soledad, según Osho. No necesitar del otro para saber quiénes somos. A esto se le llama trascender el ego, es quitarse las máscaras de los condicionamientos. El sabio hindú marca la diferencia entre estar solo y sentirse solitario. Estar solitario es la ausencia del otro, es necesitar del otro para sentirse seguro. Soledad es la presencia de uno mismo, es encontrarse, es ser conscientes de quién somos.
Solo estaremos preparados para convivir en pareja, si estamos dispuestos a aprender de ella, enriquecernos emocional e intelectualmente con su comunicación, sin mentirle ni mentirnos. Expresar directamente nuestras necesidades, emociones y pensamientos, sin buscar aceptación y sin temor al abandono. Millones de personas se mantienen infantiles toda su vida. Son adultos por edad cronológica, pero nunca crecen psicológicamente. Siempre necesitarán del otro, serán incapaces de dar amor. Lo anhelan pero no llegan a conocerlo. Y es que el amor no se exige, no es una obligación, sencillamente surge y también puede morir. El amor es sinónimo de libertad, es la pérdida del miedo a ser uno mismo.
¿Qué hacer entonces para superar una ruptura?
El primer paso es proponerse el autoconocimiento. Lo importante es que tomemos conciencia que cuando no superamos una ruptura nuestra identificación es limitada y nos falta madurez emocional. No se empeñe en competir, no tiene que ser el mejor. Basta con que sea responsable de su vida, es decir, comience a tomar conciencia de quién es y lo que desea. Acepte sus errores y aprenda de ellos. No hay otra forma de aprender. Recuerde que solo alcanzará la autorrealización personal cuando pueda decidir el rumbo de su vida. Encontrará la libertad de ser uno mismo. Solo así pondremos amor en todo lo que hagamos y podremos compartir nuestra belleza, tan intensamente mientras lo sintamos.
Si una relación se rompe, acepte que ha terminado, no se sienta mal por ello. Es un ciclo que ha concluido, una etapa que se ha vencido. Tenga presente que mientras mayor sea su dolor, demuestra que su autoestima es menos sana, mayor es su ego, es menos libre y tiene menor capacidad de amar. Nada es permanente. Cuando una persona se aleja es señal de que ya no se necesitaban mutuamente. Es una oportunidad para averiguar qué nos pasa y reconciliarnos con nosotros mismos. Es una oportunidad para aprender a caminar por sí mismo.
Que esto forme parte de un desprendimiento voluntario: al dejar ir a su pareja, deja ir a su ego.

http://www.psicologia-online.com/autoayuda/articulos/2012/por-que-seguimos-aferrados-a-una-relacion.html

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020