Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CUARENTA Y DOS RAZONES PARA TERMINAR UNA RELACIÓN DEFINITIVAMENTE - 1ª parte



Marzo 14, 2013, 05:47:55 am
Leído 1053 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1362
    Mensajes

  • Karma: 1

¡SE ACABÓ!: 42 RAZONES PARA TERMINAR UNA RELACIÓN DEFINITIVAMENTE


Si en lugar de sobrevalorar a nuestras parejas, las mujeres invirtiéramos ese mismo  tiempo para valorarnos a nosotras mismas, ¡las cosas serían muy diferentes!
(Crisálida Perenne )


Muchas mujeres hemos enfrentado momentos difíciles en nuestra vida afectiva a lo largo de la relación con nuestra pareja. La mayoría no sabemos identificar el momento exacto en que el vínculo sentimental con él comienza a deteriorarse. Siempre pensamos que si “le echamos ganas” esa relación tendrá un futuro de película romántica. Sin embargo, la mayoría de las veces no es así. No depende solo de nosotras el que funcione o no. Una relación es de dos.

Cuando sentimos que la relación falla, el primero en darse cuenta es el corazón, así como una molesta sensación de que “algo no va bien”, podríamos denominarlo mejor como “intuición femenina”

Factores como la desilusión, el desengaño, la decepción y el maltrato pueden romper el encanto del amor...

Una persona con equilibrio emocional y psicológico no puede encaminarse a su autodestrucción. Por ello; por tu propia salud, cuando percibas que esa relación no tendrá un final feliz pues el otro no reúne las cualidades que creías que tenía, no sufras, lo mejor es haberte dado cuenta a tiempo para poder abandonar esa situación.


No fuerces ni presiones para que las cosas permanezcan como están. No te engañes y, mucho menos, te denigres o te anules como persona para “hacer que la relación funcione”…¡¡no será así!! y solo lograrás desvalorizarte ante ti misma y ante los que te rodean.


Nunca debes olvidar que tu dignidad, el respeto que mereces, tu autoestima, tus principios y tu integridad en todos los sentidos deben prevalecer ante cualquier hombre o relación. Jamás ruegues ni te humilles por nadie.

Siempre será mejor que te mantengas alerta para advertir las señales que te indican que vives en una relación que ya no te satisface o, en el peor de los casos, en una relación destructiva que solo te desgasta y no vale la pena continuar. Toma tú la decisión y admite: ¡se acabó!!



El dolor cuando se rompe una relación.
La cuestión es cómo lograr romper con esa relación sin causarnos heridas profundas. Desde ahora te digo que, generalmente, vas a sentir dolor. Tal vez porque efectivamente estabas enamorada, por costumbre o por miedo a sentirte sola.

Hablemos de dos casos comunes:

1) RELACIÓN DESGASTADA:
Cuando una relación se va desgastando por ciertos motivos: tedio, costumbre, engaños de la otra parte, decepciones y situaciones similares. En este tipo de relaciones, supuestamente, no ha habido rasgos de violencia, pero existe un sentimiento de insatisfacción y molestia para continuar con la pareja.

2) RELACIÓN DESTRUCTIVA (Violenta):
Cuando la relación se ha convertido en algo destructivo para ti,  emocional y físicamente corres peligro. En este caso, las señales son inevitables, así que lo único recomendable es alejarte sin pensarlo.

Pero hablemos del primer caso:

En el preciso momento en que dudas sobre el rumbo que tu relación está tomando, es porque muy dentro de ti sabes que ya no funciona. Hay que velar por nuestros sentimientos, más cuando se han entregado equivocadamente y quién debía cuidarlos no lo hizo.


 Algunas señales que te pueden servir de referencia para saber que ha llegado el momento de la ruptura, sin ocasionarte daño emocional, son:

* Ya no ocupa tus pensamientos antes o después de dormir,
* Puedes concentrarte en el trabajo por dos horas sin ocuparte de él,
* Puedes estar en el messenger teniéndolo bloqueado y chateando con otra gente divertida y sanamente,
* No te interesa revisar el correo cada dos horas para ver si te ha escrito,
* Ya no se esperas llamadas ni se le llamas como acostumbrabas
* No le escribes correos ni te obsesiona saber qué hace,
* Puedes dejar de verlo para ir al cine o a cumplir otra actividad con quien te de la gana.

CONSEJOS PARA ALEJARTE SANAMENTE:
Cuando una mujer se siente enamorada y la persona, objeto de nuestro amor, ha demostrado defectos que resultan insalvables y que afectan nuestra dignidad, lo mejor es terminar la relación, antes de caer en situaciones denigrantes o violentas.

Antes que nada piensa en ti misma.
En una ruptura sentimental, los sentimientos del otro no importan. No sientas lástima por él y mucho menos por ti misma. Solo debe interesarte tu bienestar y lo que tú, honestamente, quieres de la vida (por supuesto, lo que anhelas de una relación sana y respetuosa). Si tu pareja te engañó o te decepcionó de alguna forma, entonces no tiene sentimientos sólidos hacia tu persona, por lo tanto, no sufrirá ni sentirá el dolor de la ruptura como tú piensas. Si te ha decepcionado es que no representas en su vida, lo que él representa para la tuya.

Prepara tu mente.
Siempre debemos prepararnos mentalmente para asumir que la ruptura es inminente y necesaria para nuestra salud mental y emocional. Este es el proceso de aceptación y resignación necesarios para iniciar el siguiente paso: “el extrañamiento” (hacer de esa persona un extraño en nuestras vidas).

“El extrañamiento”.
Podemos establecer pautas para iniciar el proceso de mentalización para lograr, en poco tiempo, alejar de nuestras vidas a ese ser que nos ha lastimado. Evalúa la situación y comienza a “levantar tus antenas”. Cuando una pareja cae en una relación insatisfactoria (u otra más grave), se debe comenzar a llevar la relación con pies de plomo.

Normalmente, las mujeres no somos capaces de desprendernos “automáticamente” de la pareja porque la amamos y nos sentimos unidas y entregadas a él; sin embargo, lo que corresponde es mantener la relación física (cuando no hay violencia), pero ir desconectando la mente: esa persona no tiene las cualidades humanas para regalarle nuestra confianza y nuestros sentimientos, no es confiable.

Independencia física y emocional.
Una vez desconectada la mente, se comenzará con el proceso de independencia física y emocional que será más sencillo: ya no se piensa en él y ya no se hace de la persona amada el centro de la vida; se le tiene como parte de ella, pero no como el centro. Así, se van desarrollando nuevas actividades, se conocen nuevas personas y ambientes, hasta que llega el momento en que nos damos cuenta que nuestra pareja ya no es dueña de nuestra mente, corazón y cuerpo; se ha convertido en un elemento secundario.

En este punto, es vital que trabajes en ti misma. Valora tu autoestima, haz ejercicio, consigue un trabajo, estudia, haz amistades nuevas, retoma las anteriores, visita a tu familia, en fin, concéntrate en tu persona.


Una vez hecho los cambios, ese es el momento de terminar la relación del todo, y terminar definitivamente y sin mayores justificaciones para no generar heridas o resentimientos; total, la culpa no fue de uno sino de quien no supo respetar, mintió o fue desleal. Debes retirarte completamente de su vida sin dar marcha atrás: él ya es tu pasado y eres consciente de ello, por eso ya tienes la fuerza de terminar.

Finalmente, una mujer siempre asume la ruptura como lo más conveniente, en el momento más oportuno y, lo principal, sin haber arriesgado su dignidad y su integridad emocional y física. Es una retirada pacífica que hace tanto bien al alma. Se trata simplemente de ordenar los sentimientos paulatinamente.

Como se ve, este proceso es menos doloroso y más manejable. Puede parecer frío y racional, pero ten la seguridad que funciona.


Hay que reconocer que el temor de quedarse solas de algunas mujeres es tan fuerte, que se mantienen en relaciones turbulentas o insatisfactorias o rutinarias con tal de tener esa compañía. Pero recuerden aquel dicho popular que dice “Más vale sola que mal acompañada."







PRINCIPALES RAZONES PARA TERMINAR UNA RELACIÓN:

Una vez que la otra parte de la relación incurre en causales de desilusión o decepción, no hay que cegarse ni excusarlos. Los defectos son siempre defectos y no surgen de un hecho aislado sino de un cúmulo de acciones que los corroboran.

El corazón sabe y siente cuándo algo va mal en una relación y dicta el momento de hacer un alto. Los sentimientos ya no se entregan confiadamente, se van viendo más y más defectos de la pareja hasta darse cuenta que, racionalmente, no se podría tener toda una vida junto a una persona con esas características.