Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LOS ENEMIGOS DE LAS CONVERSACIONES



Enero 27, 2011, 06:56:04 am
Leído 1477 veces

Desconectado lolo

  • Sr. Member
  • ****

  • 476
    Mensajes

  • Karma: 0

LOS ENEMIGOS DE LAS CONVERSACIONES
« en: Enero 27, 2011, 06:56:04 am »
A veces, incluso sin darnos cuenta, boicoteamos el desarrollo armónico y cordial de las conversaciones actuando de un modo que los demás pueden entender como acaparador o agresivo.
Revisa tu comportamiento para ver si te encuentras en alguno de estos tipos:

EL INVESTIGADOR (Llamado también “la portera del edificio”)
La conversación acaba pareciéndose a un interrogatorio, en el que prácticamente no hay tiempo para dar respuestas porque las preguntas se suceden a un ritmo vertiginoso. Parece que su único interés es preguntar y preguntar, y, en muchos casos, cosas demasiado íntimas o delicadas. Uno se siente incómodo con este tipo de personas, porque sabe que si cuenta una confidencia acabará sabiéndola todo el mundo.

EL FANFARRÓN
Presume de sus logros, de su status, de sus proezas, de lo que tiene. Sólo le interesa hablar de sí mismo, exagerando un poco o mucho. En realidad te usa para escucharse y para presumir o alardear. No te creas la mitad de lo que te diga.

EL “YO MÁS”
Siempre supera lo del otro. Si uno tiene algo, él tiene más. Si uno está malo, él está peor. Ofende con su forma de conversar por su alardeo continuo y excesivo.

EL QUE INTERRUMPE
No tiene paciencia y no le importa lo que quieran decir los demás. Lo que él va a decir es más importante, a su entender, y por eso se cree con derecho a interrumpirte. Para que no perdáis el tiempo con tus cosas insignificantes. A veces, van de educados, y te dicen: “perdona”, y se ponen a hablar ellos. Pues no te perdono. No te doy permiso. Estoy en mi turno de hablar y quiero decir algo. Qué difícil resulta con estas personas…

EL QUE MONOPOLIZA
Quiere ser el centro de atención. Habla mucho de sí mismo y quiere llevar el rumbo y el control de la conversación. Interrumpe los temas que otros proponen para imponer lo que a él le interesa.

EL CONSEJERO
Tiene solución para todos los problemas. Te da consejos que no le has pedido. Se inmiscuye en tu vida y tus asuntos aunque no le hayas dado permiso para ello. Va a intentar salvarte la vida. Cuidado con él, que es casi el más peligroso de todos.

EL LISTO
Todo lo sabe. Incluso lo que no sabe. De todo puede opinar. Ha estado en todos los sitios, lo ha visto todo, y lo ha hecho todo. Eso dice. Habla con firmeza, no dejando que asome un rastro de sus mentiras. Afirma lo que dice como si fuera una ley indiscutible, y tratará de convencerte de que eres tú el que está equivocado.


Si crees necesario llamarle la atención por su comportamiento, hazlo. Utiliza tu asertividad. Dile cómo te sientes con su actitud. Pídele que se modere, o que la modifique, para que te puedas sentir bien en vuestras conversaciones.

Si eres tú el que se encuentra entre alguno de estos tipos descritos, u otros similares, procura dejar de comportarte de ese modo, y participa, desde ahora, de un modo distinto.