Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LA ATENCIÓN PLENA



Febrero 04, 2011, 03:56:06 pm
Leído 1360 veces

Desconectado Irene Zambrano

  • Hero Member
  • *****

  • 670
    Mensajes

  • Karma: 0

LA ATENCIÓN PLENA
« en: Febrero 04, 2011, 03:56:06 pm »
Aclaro desde el principio que la “atención plena” no es una técnica. Es una actitud vital que puede ejercerse en cada momento y que permite existir con mayor plenitud, más en el presente, y siendo fiel a Uno Mismo.

Ya sabemos que nuestra forma de pensar determina nuestro comportamiento, y que éste condiciona lo que ocurre a nuestro alrededor.
Nuestra forma de pensar crea unos esquemas por los que nos regimos. Esos esquemas son rígidos, inamovibles por propia voluntad, y dictatoriales.
La atención plena, y la meditación, ayudan a desactivar esos esquemas, y a deshacernos de ellos de un modo eficaz, o, cuanto menos, hacerlos más flexibles hasta conseguir su desaparición, ayuda a que las emociones se integren con los pensamientos y las palabras, y propicia el reconocimiento de las señales que nos envía el cuerpo.

Dice Kabat-Zinn que la atención plena “es una conciencia sin juicios que se cultiva instante tras instante mediante un tipo especial de atención abierta, no reactiva y sin prejuicios en el momento presente”.
Dice que practicando la atención plena conseguiremos, por ejemplo, ante una situación de pánico, no tener pánico, sino tener la conciencia de que se tiene pánico, pero como esa conciencia nos separa de nosotros como cuerpo físico, podemos manejar ese pánico desde fuera y controlarlo con mayor facilidad.

La atención plena no se debe limitar a momentos concretos en los que nos rodeemos de cierta tranquilidad, cierta música o silencio, una postura concreta y un ambiente específico, sino que hay que aplicarla incluso en las acciones rutinarias: ducharse, cepillarse los dientes, desayunar, viajar…
Cada momento nos brinda la oportunidad de pasar por él sin prestarle atención –de un modo rutinario- o de verlo como si fuera nuevo o fuera la primera vez.
Depende de nosotros dedicarle una atención a las cosas para que nos sorprendan o asombren, o pasar por la cosas con la sensación posterior de no haberlas disfrutado lo suficiente por falta de atención.

La vida sin atención plena es sólo media vida.


No puedo, ni quiero, evitar terminar este artículo con la letra de una canción se Joan Manuel Serrat, titulada “Si no os molesta”, que explica mejor que yo lo que es la atención plena.

Si no os molesta,
si puede ser,
me está royendo la angustia...
de ir a recorrer las calles
vestido con los cinco sentidos.

Os dejo al suplente en el espejo
y el patrimonio os lo presto,
que he de salir con urgencia,
si no os molesta.

Si no os molesta,
si puede ser,
tomaré
los perfumes de este aguacero de otoño,
del ciego, la punta de los dedos,
y del pan caliente, un coscurro.

Del brote nuevo, lo que será,
y del sexo, su último aliento,
y la claridad de la luna,
si puede ser.

Esta puta sensación de llegar siempre tarde,
de pasar por las cosas sin tocarlas,
de perder el tiempo tratando
de hacer cosas importantes...

Antes de que el suplente grite...
...«Sálvese quien pueda»...
Me he hecho novio de la vida.
¡Vivan los novios!

Vamos a indagar lo que se conspira por ahí,
y por lo que suspira el recodo del río,
y lo que se murmura en los mercados,
y lo que el periódico no dice.

Si es necesario vivir y morir,
quisiera hacerlo a mi nombre,
por respeto a la especie...

Si nos os molesta.