Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 SABER SER FLEXIBLE



Febrero 10, 2011, 07:26:17 pm
Leído 1733 veces

Desconectado antonio pina

  • Sr. Member
  • ****

  • 284
    Mensajes

  • Karma: 2

SABER SER FLEXIBLE
« en: Febrero 10, 2011, 07:26:17 pm »
La persona de mente flexible vive más y es más feliz porque sabe adaptarse sin sufrir traumas, y por ello disfruta de una mejor calidad de vida, mejor salud mental, y vive más años.
La flexibilidad mental permite llevar un tipo de vida más feliz, más ligero y menos complicado.
Las personas flexibles se inclinan con el viento pero no se quiebran.

Ser flexible –y no me refiero a poder doblarse por la mitad- es en realidad un arte del que tanto nosotros como los demás nos vamos a ver beneficiados en nuestras relaciones.
Hay tres requisitos que nos pueden ayudar para ello:

HACER EXCEPCIONES
Las personas muy rígidas se niegan a hacer cambios. Respetan a rajatabla –a veces innecesariamente- unas normas que se impusieron –y quizás en aquel momento eran otra persona distinta de quien son hoy-, unos principios que pueden que estén sin actualizar –porque de un momento para otro pueden cambiar-, y una moral demasiado rígida e inamovible. Muchas veces se aferran a esos principios y los defienden de un modo terco, aunque los hechos demuestren que sus comportamientos, creencias, y opiniones, están equivocados.
Hacer excepciones es, simplemente, ser humano. Y hacer excepciones no es capitular ni perder: es ser modesto. Si hay dignidad en esa propia decisión, no hay derrota ni humillación.
Para ello es conveniente observar, evaluar, estar en un continuo interés por el Crecimiento Personal, en la aspiración continua de ser cada vez mejor.
Revisa, pues, tus actitudes y humanízalas.

OPTAR POR EL CAMINO DEL MEDIO
Adopta de una vez el sentido del humor como parte de tu personalidad. Predisponte a la risa y la alegría. Te va a hacer las cosas mucho más fáciles.
Los extremos tienen más posibilidad de albergar el error que el equilibrado centro. Observa una balanza antigua y comprobarás que si sólo hay cosas en uno de los platos, ésta aparece desequilibrada.
Los dogmatismos no son bien vistos. Son demasiado rígidos y no están abiertos a su actualización, a la comprensión de otros modos distintos, al acogimiento sin censura y sin condición. Ten cuidado con la ceguera de las normas ciegas. Deja al pequeño inconformista que se manifieste, que manifieste su inteligencia –la misma inteligencia que es la que nos permite dudar- y escucha cualquier cosa fundamentada que te quiera exponer. Incluso escucha sus intuiciones.
Revisa a menudo tus ideas y creencias. Actualízalas.
Y no te preocupe ser un enemigo de los extremos, si compruebas que es bueno para ti.
CULTIVAR EL PLURALISMO
La mente que es capaz de adaptarse mediante la flexibilidad consigue fortalecer el yo -que se siente más plural sin abandonar su unicidad-, se protege contra ciertas enfermedades psicológicas, y lleva, inexorablemente, hacia una vida más en paz y más feliz.
Para que resulte más fácil, es positivo ponerse en el lugar del otro. Uno no es el centro del universo, y comprender esto es comenzar a romper el orden mental de la rigidez.
Trata de observar lo bueno y lo malo que hay en ti, aunque te resulte incómodo encontrarte con lo que te vas a encontrar. Descubrirás, inevitablemente, que también hay algo de “malo” en ti que, sin la flexibilidad de los otros, sería inaceptable.

La rigidez mental te va a provocar estrés, angustia, amargura, inmovilidad… nada positivo. Las personas  rígidas, que se aferran a sus ideas, suelen vivir permanentemente en un estado defensivo, casi un pequeño dictador, prisionero de su propio punto de vista.
La flexibilidad mental tiene reservadas para ti alegría, tranquilidad, bienestar, y la promesa de una vida en la que se desarrolle mejor tu potencial humano.

Ser flexible, como has visto, es una virtud que te permite un estilo de vida adaptable a las circunstancias, bueno para mejorar la convivencia, y muy enriquecedor en lo personal.




(Texto basado en algunas ideas de Walter Riso, autor del libro EL ARTE DE SER FLEXIBLE, Zenith Planeta, 14 euros)

Febrero 11, 2011, 11:29:42 pm
Respuesta #1

mluhrig

  • Visitante
Re: SABER SER FLEXIBLE
« Respuesta #1 en: Febrero 11, 2011, 11:29:42 pm »

Fuerte y flexible como el bambú, que no se rompe ni se quiebra con el viento.

Flexible pero no voluble ante las opiniones de los otros, manteniéndose en el propio centro.

Me gustó el artículo, gracias.