Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 Enseñanzas de la Naturaleza



Abril 19, 2011, 10:30:53 pm
Respuesta #30

Desconectado flor del desierto

  • Newbie
  • *

  • 41
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza (acerca de las verdades)
« Respuesta #30 en: Abril 19, 2011, 10:30:53 pm »
hola Tuareg he llegado un poco tarde a las enseñanzas de la naturaleza (pero más vale tarde que nunca) y no he terminado de verlo todo,asi que este va con retraso, pero me ha gustado mucho lo que he leido. tu lindo cuento "acerca de las verdades" con moraleja implicita, me ha hecho recordar aquello de estar dos personas viendo un 6 sobre la mesa, uno de ellos podia jurar que era un 6 y el otro que era un 9 aunque lo torturaran (69) ,los dos luchaban por demostrar lo que creian su verdad y como muchas de las cosas en la vida son ambigüas y dependen del angulo donde se miren...pues los dos tenian razón¡¡ un abrazo

Abril 19, 2011, 10:59:38 pm
Respuesta #31

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #31 en: Abril 19, 2011, 10:59:38 pm »
Muy gráfico el ejemplo que has puesto del 6 y el 9, flor del desierto ;)

Fíjate, para un especialista en quirología, lo mucho que dice la mano cuando la ve por su palma. En cambio, para quien se dedica a la manicura, la encontrará todo un filón si la mira justo por el otro lado ¿verdad?, jejeje... :D Estamos rodeados de ese principio, sí, tienes razón.

Anímate a añadir cuánto se te ocurra, no sólo comentarios, sino aspectos nuevos que veas convenientes, para ampliar la fuente de información y conocimiento que, fácilmente, podemos recoger a nuestro alrededor. Sé que el desierto es bastante inspirador, jejeje... :D

Abril 21, 2011, 06:37:04 pm
Respuesta #32

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #32 en: Abril 21, 2011, 06:37:04 pm »
- Ser especial

Sentado sobre una piedra, de espaldas a un arroyo, cuyo susurro decides emplearlo como ruido de fondo, miras detenidamente toda la flora que se presenta delante.

Predomina el color verde, en sus diferentes tonalidades: en árboles, suelo, arbustos…… salvo un grupo de amapolas que, como si fueran amigas charlando entre sí, se encuentran juntas en determinado sitio, concentradas.

Ese color rojo intenso de sus flores, que culminan un largo y a la vez débil tallo, dan un toque de distintición al entorno, piensas. Así que, si tuvieras que definir como especiales unas especies sobre otras, sin duda, de lo que ves, afirmarías que las amapolas del lugar son las realmente especiales.

Has efectuado tu valoración y quedas satisfecho con el resultado, sientes haber acertado en tu juicio. Todo ello acompañado del espléndido ruido del arroyo tras de ti.

Justo en esos momentos, unas nubes grises  se han situado sobre la zona en que te encuentras y han empezado a descargar una lluvia fina pero constante. Esto no te preocupa, forma parte de la naturaleza y, piensas, más te mojas cuando te das un baño o una ducha. No obstante, y para que la ropa no quede con humedad, miras a tu alrededor y sólo se te ocurre que te dará protección un viejo árbol que anda por allí. Animado, te protejes bajo su espeso follaje y sigues impregnándote de lo que te rodea.

“¡Vaya!, serán muy especiales las amapolas, pero no son capaces de darme protección, que es lo que ahora necesito”, piensas. Es un valor que no poseen, y sí el árbol. Por tanto, ¿es posible que ser especial lo sea en función de lo que se valore?. Si sólo tienes en cuenta la estética visual, el resultado es muy diferente a si lo que valoras es la robustez , por ejemplo.

No puede ser, en la naturaleza no hay buenos y malos, te repites. Lo que hay es. Simplemente. Incluso un tornado o un maremoto. Pueden producir efectos devastadores si en dónde se producen hay vida. Pero si no la hay, simplemente son. Y aunque la haya, también.

¿Entonces?. ¿Realmente puedo afirmar que la amapola es más especial que el resto?.

Bien, al menosuna amapola es única respecto al resto de vegetación. Y también respecto al resto de amapolas. ¿Podría ser ésta la clave?. No es especial, sino única. Bueno, parece que esto te contenta más.

¿Es único el árbol?. Pues si, podría valer, y el arbusto que queda a tu derecha, y el césped que estás pisando,……y la piedra sobre la que te sentaste, a pesar de que se parezca a muchas otras piedras en su color, composición o antigüedad.

¡Vaya!, el concepto de especial parece que hacía resaltar a las amapolas sobre el resto, como que estaban por encima, como que eran las elegidas. En cambio, “diferentes” lo iguala todo, todos son diferentes, y por tanto, únicos.
Llueve igual para todo tipo de plantas , tengan flores o no, justo tú estás tomando conciencia de ésto. La comparación de su ADN es prácticamente idéntico. Florecen en el mismo momento, independientemente de la especie que sean,…….. Efectivamente, también tienen mucho en común ¿no?.

Intentas hacer de abogado del diablo sobre estas conclusiones, pero te parecen más permanentes que la primera que hiciste, sobre la definición de algo especial sobre lo demás. Concluyes, al menos hasta que tu conocimiento te lleve a otro lugar, que existe la diferencia, cada planta es diferente a las demás, incluso única, lo que no necesariamente quiere decir que esté sobre las otras, po encima. Ya no te sirve el concepto de especial, o si me apuras, de favorito que al principio te salió.

Y también has descubierto que a pesar de esa singular diferencia, hay mucho en común. Cada planta es única, pero a la vez es parecida a las demás, tenga o no tenga flores, sea más grande o más pequeña.

Curioso concepto: diferente, único, pero muy parecido al resto. Para nada especial, porque de serlo, todo sería especial o nada lo sería.

¿Y?....... todas permiten la presencia del resto, incluso se permiten crecer en los resquicios de la roca en que te sentaste, en una fisura del árbol, se entremezclan con las demás, no establecen barreras entre ellas y las que son diferentes. Entre las amapolas hay vegetación, y aquéllas están en medio de la vegetación.
“Están para eso, para todas juntas formar el maravilloso espectáculo de la vida hecha flora”, terminas pensando, contento por haber comprendido un poco más lo que hace tan sólo un rato veías de otro modo.

Y bien. ¿Crees o sientes que eres especial?. No respondas. Pero sé honesto contigo mismo.

Abril 23, 2011, 12:40:38 am
Respuesta #33

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #33 en: Abril 23, 2011, 12:40:38 am »
- Del decidir y del aceptar

Ya has aprendido que la amapola no es especial respecto al resto de la flora que le rodea, al menos especial entendida como “mejor que”. Es, eso sí, única. Y por ello podría ser especial también, por supuesto. Pero si ella lo es, también es especial el resto.
Igualmente, has visto que es precisamente la comunalidad o universalidad de lo individualmente diferente, lo que conforma la vida.
Y esa lluvia fina que te hizo buscar la protección del robusto árbol, ahora ves que ya sabía todo esto mucho antes que tú te dieses cuenta. Era la vida, la fuente de vida para todas esas individualidades que, tratándolas a todas por igual, no hizo distinción en llegar a todas y cada una de las plantas por igual.

Al parar de llover, decides acercarte al arroyo, al que habías estado oyendo sin ver. Al acercarte, buscas un lugar cómodo y te sientas sobre una piedra, sintiendote contento por haber dejado a un lado tus roles, tus preocupaciones diarias, esas que parecen tener que estar constantemente en tu mente para obtener una solución. Ves que no pasa nada, que tan sólo era costumbre adquirida, un interés de la mente por revalidad su propia existencia, nada más.

El río baja con cierta intensidad, pues hay pequeños saltos que hacen que parezca cobrar fuerza. Miras y no ves peces de modo visible, y sí mucha vegetación justo en los límites del río con la tierra, formada mayormente por una especia de junquillos muy finos que ganan altura sobre el agua. Igualmente, una gran piedra justo en el centro del curso te llama la atención, ya que es la mayor responsable de la turbulencia ganada por el agua, al hacer que, al tropezar en ella, rompa hacia cada uno de sus lados.

¡Qué moldeable o elástico es el arroyo!!. No puede arrastrar a la gran piedra y, al encontrársela en su camino, simplemente la rodea. Ni ella impide que siga su curso. Por otra parte, como los juncos no le ofrecen resistencia, se permite zarandearlos en su transcurrir, como si no les importara poder dañarlos.

¿Los juncos?, saben que de su flexibilidad, que de aceptar la fuerza del agua y ceder a ella, depende su supervivencia. No se oponen porque si no quebrarían. Y morirían. Por otra parte, han de saber que el fin del agua no son ellos, sino llegar al mar. Así que, no sintiéndose implicados en absoluto por el destino del agua, simplemente la dejan pasar para que siga su curso.

¿Y la piedra?. Es más fuerte que el agua. Puede permitirse influir en su curso, desviándola de su camino. No flexa, no cede, se enfrente a ella. Y la modifica.

Muchos acontecimientos  que nos ocurren, exigen que actuemos como la piedra. Podemos y debemos modificarlos según nuestra mejor conveniencia. Y si no lo hacemos, tal vez estemos perdiendo oportunidades que más tarde podrán pesarnos.

Otras experiencias, en cambio, exigirán que simplemente cedamos lo justo para que pasen, pero conservando nuestro sitio, nuestras raíces, sin dejar de ser nosotros mismos. Ya que si te opones, tal vez quiebres por algún lado. Tendremos que aceptar humildemente, pero con alegría, que no depende de nosotros, y que lo importante no es conseguir el objetivo, sino haber tomado conciencia de nuestros verdaderos límites y posibilidades, y haber puesto todo por nuestra parte hasta donde las circunstancias nos lo han permitido.

Poder decidir e influir, o tener que aceptar. Todo dependerá de la situación:  Robusta piedra o junco flexible. Si tienes la ocasión, piensa sobre ésto en el escenario real, seguro que algo te une al junco y a la piedra en mitad del arroyo.

Abril 23, 2011, 01:05:10 pm
Respuesta #34

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #34 en: Abril 23, 2011, 01:05:10 pm »
- Una obra de teatro

Seguro que has ido alguna vez al teatro, aunque si no, no te preocupes que no pasa nada. Igualmente te resultará fácil imaginar el funcionamiento de lo que allí ocurre.

Una serie de actores, cada uno con un cometido o papel, que se ajustan a un determinado guión. Hay papeles importantes, papeles secundarios, personajes que sólo aparecen ocasionalmente,…… pero no te quedes con esto, no busques en tu mente la asignación de una posible “importancia”. Seguiríamos con la tendencia a valorar, a catalogar, a escalar. Te sugiero que le des la importancia a la obra en sí, a su totalidad. Es toda ella el resultado. Es lo que suscitará el éxito de la obra, los aplausos.

Para redundar en esta idea, sólo tenemos que fijarnos en nosotros mismos: nuestro cuerpo. Cada órgano tiene una función y, aunque podríamos decir que lo más importante es el corazón, otros dirían que es el cerebro. Da igual, no es lo que nos debe preocupar. Es el sentido del conjunto, el concepto de sistema, formado por un conjunto de elementos que únicamente si todos funcionan correctamente, el sistema es posible.

¿O no es muy importante la visión para el que se queda ciego, a pesar de que su corazón siga latiendo?. Y ¿el que por un accidente queda tetrapléjico qué diría que es lo más importante?.

La vida en la ciudad es bastante desnaturalizada, a pesar de que, con mayor esfuerzo, es posible sentirse mínimamente en contacto con la naturaleza.

Pero si abusas mucho de la ciudad y poco del campo, cuando vas a este último, vas como si fueras el dueño de la compañía de teatro, su productor. “Ha llegado el gran hombre blanco, el poderoso”, sientes prácticamente sin darte cuenta. Percibes que lo que allí está, podrías modificarlo fácilmente, casi que tienes el derecho a ello, aunque normalmente no lo ejerzas. Puedes cazar por divertirte, pescar por pasar un tiempo de “entretenimiento” (¡Ay!, si los peces pudieran gritar),…….

No pescas, ni cazas, ni arrancas ramas. Pretendes metamorfosear el sentimiento de dueño al de mero espectador, igual que en la obra de teatro. Te sientas, paseas o te tumbas, es indiferente, simplemente te limitas a “estar”, procurando abandonar tus cotidianos pensamientos.

Todo lo que ves, estaba allí antes de tu llegada. Incluso, en el caso de piedras y grandes árboles, mucho antes de que nacieras. ¿Es posible?. Si, en el mismo sitio, haciendo y efectuando posible todo aquello para lo que ha sido diseñado.

Las hormigas pueden acercarse a ti en busca de las migajas de tu bocadillo que han caído al suelo. Pero no te engañes, no te deberán la vida. Aunque nunca hubieras estado allí, ellas habrían seguido viviendo sin ti igualmente.

Y no hay una especial independencia, un miembro de esta aparente obra de teatro que esté completamente aislado en su entorno: bajo las piedras anidan escorpiones, sobre los árboles lo hacen los pájaros. Sus cagadas se transforman en abono para el suelo, si mueren otros vivirán a partir de sus cadáveres.

¡UUfff!, es como una obra de teatro, piensas. Cada uno tiene una misión, más compleja o más sencilla. No más importante, pues lo verdaderamente importante es que todo ello funciona mediante un aparente equilibrio. El hombre blanco le llama “ecosistema”.

Si eres capaz de llegar hasta aquí, te acordarás de la obra de teatro, es muy parecido. Eres un simple espectador, que con humildad, no puede quedar más que maravillado del espectáculo que, aparentemente silencioso, allí se está desarrollando.

Pero no te engañes. Tu presencia no es necesaria, como no lo eran las migajas de tu bocadillo para las hormigas. Tus aplausos no repercutirán en que la obra tenga éxito y su tiempo en cartelera sea mayor. Da igual, porque no es lo mismo que la obra de teatro que ves en el teatro. Aunque se le parece.

Y descubrir esto, cuando menos, no sólo puede ser un acicate para sentirte más uno con el universo, entre otras numerosas posibles conclusiones, sino para restarle importancia a tu magnífica importancia: ganar en sencillez y humildad.

¿O no?....... porque visto como lo planteo, ¿quién recibe más que da?. ¿Quién tiene más necesidad de quien?.

Abril 24, 2011, 10:42:28 pm
Respuesta #35

Desconectado flor del desierto

  • Newbie
  • *

  • 41
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #35 en: Abril 24, 2011, 10:42:28 pm »
hola a todos
desde que descubrí Enseñanzas de la naturaleza no puedo entrar a la pag. sin leer a tuareg y lo que aportan todos, me encantan esas reflexiones sobre la vida basadas en la  naturaleza y sus cambios, como un reflejo de nuestros cambios vitales,no solo porque admiro la naturaleza sino porque percibo que no somos conscientes a veces de sus casi imperceptibles movimientos.
Para mi todos somos como arboles, tenemos una parte que está resguardada, que es la base de todo, que nos alimenta, nos sostiene, procesa lo que nos sirve y desecha lo que no, que no deja de crecer.
Cuando nuestra raiz está fuerte no hay vendaval que logre arrancarnos de lo que consideremos que es nuestro sitio, si se le abona y tiene suficiente agua de seguro dará sus frutos o sus flores y aunque a simple vista no parezca que tenemos movimientos, por dentro somos constante cambio. Estamos trabajando en dar nuestro cobijo sin esperar nada, ni tan siquiera agradecimiento.
Me encanta la primavera, el ver las flores por todos los rincones (lo siento por los alergicos) lo primero que hago al despertarme es ver las flores que tengo en la ventana y dar gracias por el espectaculo y por poder disfrutar de ello.
un abrazo

Abril 26, 2011, 10:48:46 pm
Respuesta #36

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #36 en: Abril 26, 2011, 10:48:46 pm »
Da gusto de leerte, flor del desierto... ;)

Y sobre todo lo fácil que lo vives y experimentas.

Un saludo cariñoso para ti.

Abril 27, 2011, 03:57:33 pm
Respuesta #37

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 4975
    Mensajes

  • Karma: 4

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #37 en: Abril 27, 2011, 03:57:33 pm »
Hola, Tuareg.

Leo cuanto escribes.
Asisto a tus reflexiones con admiración.
A veces quiero escribir algo, pero me parece que interrumpiría el flujo de tus monólogos y que me estaría inmiscuyendo en algo que es privado.
Porque así es como siento lo que leo: como pensamientos que ni siquiera se han plasmado en palabras ni letras, y aún siguen en tu mente, y yo soy espectador privilegiado, como lo somos todos lo que te leemos.

Gracias por hacer que todo parezca más sencillo de lo que creemos que es.

Abril 27, 2011, 10:51:53 pm
Respuesta #38

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #38 en: Abril 27, 2011, 10:51:53 pm »
Muchas gracias Francisco, por la delicadeza de tus palabras.

No obstante, preferiría que si a veces te apetece escribir algo, lo hagas. Para nada interrumpes en algo privado. Es precisamente una de las cosas que voy resaltando en lo que escribo, la universalidad de la vida, y la participación de todas las individualidades en esa universalidad. Así que, ánimo, además que desde el principio así lo expresé.

- El aire

Si eres de los de “si no lo veo no lo creo”, seguro que disfrutarás, además de que necesitaré tu ayuda. Puedes coger papel y lápiz, porque es a ti a quién me dirigiré.

El aire no tiene color, es inodoro, no lo puedes tocar, ni ver…… luego Tuareg llega a la conclusión de que no existe.

¿Que se puede medir, me dices?. No me lo puedo creer, ya ves soy más excéptico que tú. ¿Cómo se puede medir, si no es tangible?.
Ya. Dices que es posible, mediante instrumentos, medir su velocidad, su densidad, su presión,…….

Bueno, eso es lo que dicen los físicos, y habrá que creerlos, ¿no?. También dicen que existen electrones y hay que aceptarlo. Porque verlos, yo no los he visto. Lo mismo que la luz eléctrica, que lo único a lo que he llegado es que si doy un botón hay luz y si le doy otra vez, ya no. Así que veo que eres capaz de creer, de tener fé en algo fuera de ti.

Vale. A lo práctico: atrápalo con la mano……. ¿Puedes?.

"No, Tuareg. Es algo que se sabe que existe por sus efectos: mueve las hojas de los árboles, es capaz de generar el oleaje, es lo que inhalamos cuando respiramos, es fundamental para todos los organismos vivos, incluso los que viven permanentemente bajo el mar, …… todos conocen de la necesidad y de los efectos del aire. Estás perdido".

Bueno, empiezo a dudar…… Coge el lápiz que te dije y un folio, y dibújalo al menos, que sepa cómo es. Dame alguna prueba.

“Es imposible dibujarlo, Tuareg. Toma el folio en blanco y guárdalo de recuerdo si quieres. Pero es algo que tienes que admitir, aunque no lo veas, porque está a tu alrededor, influye en la vida, es lo que respiras. Admite su existencia sin más. ¡SIÉNTELO, Tuareg!!”.

Bien, llegados hasta aquí, al menos espero que te hayas entretenido un poco.

Démosle, finalmente la vuelta a la historia, ¿te parece?.

¿Cuántas veces has pedido ayuda, sin saber que la has tenido alrededor?.

¿Cuántas veces te has sentido espiritualmente sólo, y cuando has salido del bache has tenido la certeza de que no has estado ni un segundo sólo?.

¿Cuántas veces has pedido algo desde lo más íntimo, movido por una profunda necesidad, y aunque sutilmente, has percibido que lo recibías?.

¿Cuántos aspectos de tu ser son como el aire, que no tienen uñas, pelo ni piel, pero los valoras más que el oro, ……… y son como el aire?.

Así te dejo. Con el lápiz en la mano, un folio en blanco y una sonrisa en los labios, porque ambos sabemos que hay mucho “aire” alrededor y dentro de nosotros. Cree en él, pero si puedes, SIÉNTELO.

Abril 28, 2011, 12:49:52 am
Respuesta #39

mluhrig

  • Visitante
Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #39 en: Abril 28, 2011, 12:49:52 am »
Gracias Tuareg, lo has logrado. Me dejaste con una sonrisa y con un lagrimón, mi estado basal últimamente!

Es muy cierto lo que escribiste sobre las ayudas, muy cierto! Aprendamos a ver más y mejor!

Besito

Abril 28, 2011, 08:47:33 pm
Respuesta #40

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #40 en: Abril 28, 2011, 08:47:33 pm »
¡Maria Laura!!!!! a mi se me está mudando la piel de una mano, sin explicación aparente,...... no veas cómo me acuerdo de la serpiente roja, jejeje..... :D

Un beso para ti ;)

- La Oscuridad

Bueno, creo que si subieras al cielo como George Clooney, (aparte de para entregar la maquinita de café :D), tal vez harías menos preguntas. “Dios mío, ¿dónde te metiste en mi paso por la tierra, que no te vi?”. Y Él, cabe la posibilidad, te contestaría: “Estuve siempre a tu lado, como el aire, que sin que hayas podido verlo nunca, siempre te ha acompañado”. Es probable que esta respuesta es la que se te diera.

Bien. Pero es posible que cuando mires a tu alrededor, y mejor aún, a tu interior, haya algo, como parecido a un ancla, que te impide hacerlo, conseguirlo. Que te rebaja el ímpetu, que te hace perder confianza siquiera para el intento. Probablemente sea la OSCURIDAD.

Luz y oscuridad. Noche y día. Bien y Mal. Bueno y Malo.

Mucha bipolaridad ¿verdad?. Probablemente  exista un cierto ritmo de ciclos en la naturaleza: la calma sigue a la tempestad y ésta precede a la calma. El día precede a la noche y ésta al día. La marea sube y luego baja. Y así un sinfín de ejemplos que el entorno, la naturaleza y el universo no hacen más que reflejarnos.

Es posible, por otra parte, que también sea una tendencia de la cultura. Que tendamos a agrupar todo entre los dos extremos contrarios. Un ejemplo de que también hay grises, no tienes más que comprobarlo si te detienes a ver una puesta de sol. Te diré que me avises cuando la luz en el cielo sea justamente la mitad entre la del día y la de la noche. Seguro que se te hará de noche esperando ese momento. Y es que es gradual la transición, no pasa de golpe a ser de noche, como tampoco, al amanecer, súbitamente se hace de día.

Hablemos de la oscuridad. Es posible que no te guste, que te infunda temor o incluso hasta puedas decir que experimentas miedo. Da inseguridad, sin duda. Pero esto debemos tomarlo como normal, ya que somos organismos cuya actividad la desempeñamos durante el día. ¿Habías caído en esto?.  Activos durante el día, e inactivos, en fase de recuperación, por la noche.

Otros organismos, en cambio, funcionan al revés: murciélagos, cantidad de roedores, insectos, aves como la lechuza,….. Para ellos no representa problema, es justo su “dia”.

¿Es bueno el día y mala la noche?. ¿Es bueno el verano y malo el invierno?. ¿Es buena la primavera y mala una tormenta?. Tal vez no sea cómo hayamos de verlos, desde esta valoración. Simplemente son.

La OSCURIDAD, ¿Qué es la oscuridad?. ¿Puedes definirla?.
Te propongo olvidar los conceptos bipolares. Tendremos en cuenta solamente uno de los extremos. Así que te plantearé simplemente la existencia de la LUZ. Existe luz o no la hay. Ves porque hay luz o no ves no porque sea oscuro, sino porque no hay luz. Piensa en esto por unos instantes. La definición de oscuridad no existe, tampoco su realidad. Imagina que lo que entendemos por tal, en su naturaleza no es más que ausencia de luz. Imagina sólo esa dimensión, la de la luz.

¿Cómo te librarías de la oscuridad?. Obviamente no teniéndola en cuenta como entidad propia como tal, sino aportando a ella justamente lo que le falta: la LUZ.

Prueba en el salón de tu casa, completamente a oscuras, a intentar resolver esa oscuridad. No la entenderás, no saldrás de ella si simplemente te enfrentas a ella. Procede a encender una simple cerilla, una pequeña linterna, y el salón empezará a hacerse visible. Era luz lo que necesitaba. La solución de la oscuridad no está en ella misma, sino en la presencia de la luz.

Si has llegado hasta aquí, bien mereces una taza de café de las de Clooney,jejeje… ;D.

Has descubierto que el aire te puede ser inspirador para empezar a fijarte en cosas de tu alrededor y de tu interior que tienen que ver con tu espiritualidad, con tus necesidades interiores e incluso exteriores, que puedes no estar tan solo como creías, que incluso Dios está más cerca de ti de lo que imaginas. Pero también es posible que para disfrutar de ello tengas en tu vida un poco de oscuridad.

Y digo oscuridad para referirme a esa posible pérdida de confianza en ti, falta de adecuada valoración, tal vez un sufrimiento por no aceptarte como eres, por sentir que no eres tu mejor amigo ni tan generoso y a la vez exigente como lo eres con tus mejores amigos,…….. Te reprochas, te censuras, te sientes culpable,…… Ésta es la oscuridad a la que me refiero.

Y si es así, mi modesto pronóstico es que simplemente sigues en el salón de tu casa, con la pequeña linterna en el bolsillo, rumiando que por qué todo está tan oscuro. Pero no has sacado la linterna aún.

Piensa que sólo hay luz o no luz. O lo que es lo mismo, sólo hay amor o no-amor. Sólo verás los muebles de tu salón y saldrás de la oscuridad, encendiendo la luz del amor. Porque todos esos sentimientos “malos” que he descrito antes, no son malos en sí, como la oscuridad no es nada por sí misma. Son, únicamente el resultado de que no has encendido la linterna del amor.

Si lo ves así, es como podrás encontrar la salida, saber hacia dónde ir y caminar, en qué concentrar los esfuerzos. Mientras no enciendas la linterna, te estarás debatiendo inútilmente, sin garantía de éxito, como el pescado que se muerde la cola, y sintiéndote culpable y enajenado de ti mismo, sin ninguna necesidad. En lugar de amarte.

No debes exigirte logros especiales en el mundo. Ya eres especial, recuerdas?. Intenta acercarte a lo que ya tienes. No tienes maldad dentro de ti, sino amor. Y lo que tu mente experimenta reprochable dentro de ti es sólo oscuridad, es decir, falta de amor. ¿Necesitas quererte un poco más?.

Ayer te dejé con un folio en blanco. Hoy te dejo con una linterna. Suerte en tu camino.

Abril 29, 2011, 10:26:06 pm
Respuesta #41

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #41 en: Abril 29, 2011, 10:26:06 pm »
- De oruga a mariposa

Entender cómo una oruga se transformaba en una mariposa, fue, en su momento, un hecho que me marcó. Es, desde entonces, cuando “descubrí” que muchas de las verdades que nos gustaría conocer, posiblemente pudieran estar a nuestro alrededor, cada día, en cada ser vivo,……. Pero sobre todo, al alcance de todos, mucho más fácil cuanto más sencillo sea tu espíritu, con independencia de que puedas poseer una mente privilegiada.

La vida de la oruga es aparentemente simple, lineal, repetitiva,……. Nacen y parece que obsesivamente han de darse prisa por comer todo cuanto puedan, con el fin de engordar lo más posible, para tener la seda necesaria con la que hacer el capullo.

Si las orugas hablaran entre sí, expresarían un gran temor al momento de hacer el capullo en el que han de encerrarse. Han llevado una vida de sufrimiento, ya que han tenido que estar siempre arrastrándose, reptando, adoptando colores que le permitan el camuflaje o advertir de su potencial peligro, desarrollar espinas para protegerse de sus depredadores….  Una vida difícil, sin duda.

Además, por si aún tenían duda del sentido de su existencia, dirían que nunca han visto salir una oruga de ningún capullo, por tanto, lo único que podrían tener claro es que sólo se vive una vez. Ningun gusano volvió.

Miran para arriba, mientras reptan por las ramas y troncos en busca de su alimento, y mientras a ellas les toca comer las hojas, ven cómo unas lindas mariposas no sólo se desplazan a través del aire (uuufff,… ¡tiene que ser alucinante vencer la gravedad y poder ir de un sitio a otro a través del aire!!!, piensan) sino que su alimento se ubica en las flores, la parte más bonita del arbusto.

Podrían tener hasta su razón, ya que, en cierto modo, muchos seres humanos y salvando las distancias, harían un enfoque de sus vidas bastante parecido. Pero ciertamente, si pensaran así, seguramente lo harían desde el desconocimiento de su propia verdad. Comprensible por otro lado, ya que una oruga no podría más que llegar hasta donde los límites que le permitan ser oruga.

Pero….. ¿Hay vida más allá del capullo?.

Nuestro protagonista se dispone a empezar su confección, ya que su momento ha llegado. Con gran pena, sin duda, despidiéndose de sus compañeros y deseándoles suerte en esa vida tan “peculiar” que les ha tocado vivir.

Pero dentro del capullo no se produce muerte alguna. La vida continúa en un proceso conocido como metamorfosis. ¡Un gran misterio!!!, yo así lo veo. ¿Cómo es posible que un gusano lleve en sus genes todo el proceso para transformarse en una linda mariposa, sólo un tiempo después?.

Si hubiera habido realmente muerte, ese proceso no sería posible: se habría producido su descomposición completa. ¡¡La vida continúa!!.

¿Y qué es lo que nos encontramos después?. Un precioso animalillo, con cuerpo finísimo, igual que sus patas y antenas, con unas alas realmente preciosas en sus formas y colores, y que –hasta que muere-, surca los aires mediante el vuelo. Ya no repta, ya no es tosco de aspecto, parece más ligero, no come hojas sino que se dirige al polen…… se permite introducir una preciosa nota de color en medio del bosque, mientras que el gusano ha de estar enmascarado, casi escondido y camuflado para sobrevivir……

¿Quién no tiene dudas de si hay vida después de la muerte en esta vida?. Yo el primero. Pero, sinceramente, si llegara tras mi muerte a algún sitio en que pudiera efectuar esta pregunta, o cómo se me ha permitido estar toda mi vida sin conocer este misterio, me sentiría muy afectado si me dijeran que la respuesta a esa pregunta, como a muchas otras, han estado acompañándome durante todo el tiempo a mi alrededor.

Tan simple como haberme fijado en un gusano y en una mariposa.

Y si esta verdad le fuera revelada también a la oruga…… ¿No se centraría en aceptar más plenamente su vida de oruga?. Lógicamente, y mientras no lo experimentase por sí misma, tendría que basarse en la fe.
¿Y no sacaría como una de entre muchas conclusiones, que dado que todo llegará a su momento, podría ser más feliz si se concentrase en ser realmente una oruga al cien por cien, tomándole gusto a cada una de las acciones que le toca desarrollar, y ansiando el momento en que podrá volar por los aires?.

Alternativamente, y dentro de cada una de nuestras vidas, por similitud, también podríamos tomar este ejemplo.  ¿Cuántas veces, tras una crisis, no ha sido cuando hemos dado un cambio radical a nuestra vida?. Crisis o metamorfosis. Seguro que alguna vez en tu vida has pasado por algo parecido.

Y por último, y en el sentido de la caridad, si ya te sientes mariposa y pudieras catalogar a algún prójimo como oruga, no te sientas mejor ni por encima. Llegado su momento, él también se convertirá en una linda mariposa. Y créetelo, porque también a ti te pasó.


Abril 29, 2011, 10:55:04 pm
Respuesta #42

Desconectado flor del desierto

  • Newbie
  • *

  • 41
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #42 en: Abril 29, 2011, 10:55:04 pm »
Hola tuareg que enseñanzas nos traes hoy, la verdad es que a veces tengo unos días de intensa luz y otros de profunda oscuridad, aunque ya por fin me estoy enterando que tengo la linterna en el bolsillo. No cabe duda, que a veces es más fácil la teoría que la práctica y preferimos quedarnos rumiando en el salón.

Encender la linterna es un trabajo arduo, de constancia, sinceridad, responsabilidad, amor, auto-observación y  muchas cosas más, gracias a Dios el amor es grande y cada día nos queremos un poco más.

Un abrazo,

Abril 29, 2011, 11:12:09 pm
Respuesta #43

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 253
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #43 en: Abril 29, 2011, 11:12:09 pm »
"...dias de intensa luz y otros de profunda oscuridad...".

Es lo que tiene el desierto, que por el día hace un sol de justicia y las noches son tremendamente oscuras y frías, eh?,jejejeje.... :D

Bueno, flor del desierto, yo opino que es del modo en que tiene que ser, no crees?. Lo que todo nos dice alrededor no es que todos los días sean de luz, sino que también habrá períodos sin luz.

Es aquí donde debemos encender la linterna: con paciencia de que ya llegará la luz, con comprensión sobre ello, aceptando la vulnerabilidad en la que nos vemos sumergidos, y admitiendo que es bueno que el mundo no sea como "queremos", sino como tenga que ser. Y con un sentimiento de adhesión, aceptación y amor a todo ello. Forma parte de tu vida, de tu proceso, luego no es "malo" no tú tienes la culpa de nada. No es intentar que pase la oscuridad. Que pasará. No es rechazarla en tu interior, porque no te "gusta". Es darle cabida y aceptarla. Vaya, amarla también.

Si con todo ello consigues no perder el cariño que te tienes, no reprocharte nada, no sentirte "mala", y aceptas con gusto la falta de luz, convencida y con fé de que la luz te volverá....... es que ya tienes la linterna encendida ;)


Abril 29, 2011, 11:16:38 pm
Respuesta #44

Desconectado flor del desierto

  • Newbie
  • *

  • 41
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: Enseñanzas de la Naturaleza
« Respuesta #44 en: Abril 29, 2011, 11:16:38 pm »
hola tuareg me ha gustado mucho tu relato sobre la metamorfosis que sufrimos en la vida..y ahora me entero que yo soy una mariposa y mi novio "un gusano" ja,ja.
Alguna vez escuché que a las maripòsas les llamaban las flores voladoras y me encantó...y como yo soy una flor igual hasta me hago voladora ¡¡ un abrazo