Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ESCRIBE POESÍA



Marzo 27, 2011, 11:09:38 am
Leído 1437 veces

Desconectado lucía riaño

  • Sr. Member
  • ****

  • 300
    Mensajes

  • Karma: 1

ESCRIBE POESÍA
« en: Marzo 27, 2011, 11:09:38 am »

Escribir y leer poesía nos ayuda a conectar con nuestro interior, a conocernos y a liberar nuestras emociones. Es un desahogo para el subconsciente y un alimento para el alma. A través del verso cultivas y transmites la riqueza que hay en tu interior.


Dejar que fluyan nuestras emociones y sentimientos más íntimos, sana el alma y el corazón. Y un buen medio para llevarlo a cabo es la poesía; mediante ella permitimos que el corazón se exprese con naturalidad dejando que la intuición nos guíe a través de palabras. Pero escribir poesía no es solo un gran desahogo anímico; también nos ayuda a construir en nuestra mente nuevos mapas y caminos para encontrar soluciones a aquellas cosas que nos preocupan. El hecho de escribir nuestros propios versos es también una forma de hablar con uno mismo. Un poema se escribe siempre con sinceridad pues lo hacemos llevados de la inspiración, la cual solo se produce cuando hay una necesidad auténtica de entregarse. Casi siempre escribimos para nosotros mismos, aunque lo hacemos llevados de un gran deseo de compartir con otros lo que sentimos. Es importante que seas consciente de esta necesidad para entender que cualquier sentimiento, sea triste o alegre, es digno de expresarse, solo porque es una parte importante de uno mismo.

LA POESÍA COMO DESAHOGO

¿Has sentido alguna vez la necesidad de escribir un poema? Generalmente la poesía nace del sufrimiento, como desahogo del dolor que siente la persona que escribe. El desamor, por ejemplo, es el tema más utilizado en los poemas que se escriben durante la adolescencia, después, vamos incluyendo otros temas que nos preocupan como la enfermedad o la muerte. Y es que a medida que maduramos, la inspiración poética va surgiendo de las preguntas que nos hacemos sobre los grandes misterios de la vida y de la observación de lo cotidiano. Pero si la poesía sirve para hacerse preguntas, también es útil a la hora de responderse. En un poema podemos intentar dar respuesta a todas las cuestiones que nos preocupan, consiguiendo así un doble beneficio, al hallar nuestras propias soluciones. Podemos escribir un poema sobre cualquier cosa, todo es válido en poesía. Como ejemplo, veamos este poema intimista de Pablo Neruda:

La noche entera con un hacha
me ha golpeado el dolor,
pero el sueño pasó lavando como un agua oscura
piedras ensangrentadas.
Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo te levanto,
vida, sobre mis hombros.


DESCUBRE QUIÉN ERES

Escribió Rosalía de Castro: "¿Qué es soledad? Para llenar el mundo / basta a veces un solo pensamiento". A través de la poesía podemos conocernos, ya que es nuestro subconsciente quien escribe desde lo más íntimo y recóndito de uno mismo. En nuestras palabras está la clave de muchas de nuestras reacciones ante la duda, el miedo o la decepción, y en nuestros versos se muestran nuestras emociones y sentimientos tal y como son en realidad.
Podemos aprender mucho de nosotros mismos releyendo nuestros propios versos, pues son el reflejo de nuestra actitud ante los hechos negativos de tu vida. Al escribir poesía, conectamos con nuestro niño interior y con nuestra esencia más auténtica, por lo que no es posible el auto engaño; al contrario, nuestros versos son como el documento de identidad de nuestras emociones.

ESCRIBIR DESDE LA ALEGRÍA

Pero no tiene por qué ser siempre el dolor lo que te lleve a desear expresarnos poéticamente. Aprender a escribir desde la alegría es una práctica eficaz si queremos mejorar nuestra percepción del mundo. Poetizar sobre cosas alegres como un momento feliz, la sonrisa de un niño, el baño de un pájaro en la arena o el encuentro con un viejo amigo, son auténticos bálsamos para nuestro estado emocional. Esforzarnos en escribir desde la alegría nos ayuda a madurar con la protección de los sentimientos y emociones positivos, que son una gran medicina para el espíritu. Pero lo ideal es escribir primero como desahogo de ese dolor y después, trabajar para escribir versos alegres que nos introduzcan en la alegría de vivir y en la contemplación de lo maravilloso que nos rodea y llena nuestra vida.

EXPRÉSATE SIN LÍMITES

El verso libre es la forma más utilizada en poesía y es una forma de expresión si límites de tiempo ni de espacio, cuyo ritmo lo marca únicamente la actitud del autor. Escribir un poema en verso libre es expresarse sin limitaciones de ningún tipo, lo que provoca una sensación de ligereza y calma, de armonía y espontaneidad que brota directamente de la naturaleza del creador como ser humano. Se trata de jugar a expresarte como realmente sientes, sin intentar que quede más o menos bonito estéticamente, ya que lo importante es comunicar lo que hay en tu interior.

LOS POETAS TE GUÍAN

Poetas como Antonio Machado, Rosalía de Castro, Pablo Neruda o Walt Whitman, han enseñado con su poesía una forma de aportar al mundo algo tan necesario como la propia experiencia. Y es que no hay mejor manera de enseñar algo a los demás, que a través del propio ejemplo. El autor de un verso, no solo trasmite lo que hay en su interior, sino que se transfiere a sí mismo, desdoblándose sobre el papel hasta tocar el corazón del lector. Al expresar en versos su sensibilidad, los poetas y poetisas han servido de guías emocionales para millones de lectores.
Una gran ejemplo de lo que nos puede aportar leer poesía, son los versos universalmente conocidos de Machado…Caminante no hay camino, se hace camino al andar…donde aprendemos que la seguridad que buscamos, sólo se haya en el hecho de vivir.
En poesía, el arte se mezcla con el conocimiento de la vida y la sabiduría interior. Cuando la poesía que hace que uno se identifique con el que escribe, podemos asegurar que esa es la mejor poesía, porque miramos a través de los ojos del autor, que son también los nuestros. En definitiva, la poesía tiene un amplio espectro: es una experiencia que cambia, se renueva, es un aprendizaje de vida. Y una vez que se conoce, ya nunca se abandona, pues provoca un gran bienestar y ayuda al desarrollo emocional.


EL HAIKU: FOTOGRAFIAR CON PALABRAS

La magia de la vida puede caber en un segundo. Esta es la esencia del haiku. Este breve poema japonés se compone de tres versos cortos de cinco, siete y cinco sílabas. Su mérito es que el autor puede transmitir lo que se percibe con los sentidos en tan solo un instante. Para escribirlo, es necesario realizar un ejercicio de condensación de emociones y sentimientos cuyos resultados son muy sanadores. Contempla durante un instante la naturaleza o simplemente lo que hay a tu alrededor y exprésalo con unos versos sin rima. Como si miraras a través de una cámara, expresa con palabras tu mirada del mundo. Para ello, es importante seleccionar lo auténtico y desechar lo inútil, lo repetitivo. Así maduras interiormente al esforzarte en escribir con sencillez y con humildad. Aprendes a emplear un lenguaje claro y conciso, sin adornos ni pedanterías poéticas, con el que transmites las cosas como las ven tus ojos y las sienten tus sentidos. Y en ese ejercicio de concreción, averiguas lo que está realmente dentro de ti.

Los apagones
permiten que uno trate
consigo mismo

Mario Benedetti

EJERCITA LA POESÍA:

1. Para hallar respuestas:
Escribe un poema cargado de preguntas, en el que has desahogado tu perplejidad e incomprensión por alguna cuestión que te preocupa. Para hallar soluciones solo tienes que sustituir cada una de las preguntas que hay en tu mente, por tus propias respuestas; con ello conseguirás calmar tus ansias de saber y alcanzarás la tranquilidad mental, entendiendo que tú eres tu propio guía.

2. Para descubrirte:
Un buen ejercicio es practicar la escritura automática. Escribe un poema sin pensar en lo que vas a transmitir, solo dejándote llevar, conectando con tu subconsciente y escribiendo lo primero que se te pase por la cabeza. Esta práctica te permite expresarte sin limitaciones y ser tú mismo. Te sorprenderán los resultados.
3. Para sintetizar emociones:
Escribe unos versos breves, un haiku, en el que intentes condensar tus sensaciones como si fueses a fotografiar un instante ayudándote de las palabras, en lugar de una cámara. Expresa lo que ves, sientes y oyes. Transmite a través de tus sentidos y disfruta de la experiencia, es casi mágica.


Mar Cantero Sánchez
Escritora y Coach Creativa
(www.marcanterosanchez.com)