Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10
1
ARTÍCULOS DE FRANCISCO DE SALES / Re:¿HICISTE FELICES A LOS OTROS?
« Último mensaje por Tadeo Rivas en Hoy a las 06:35:17 am »
Buen artículo Francisco. Gracias.
2
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / SER VULNERABLE NO ES SER DÉBIL
« Último mensaje por juan vega en Hoy a las 06:34:07 am »
SER VULNERABLE NO ES SER DÉBIL
Por Gema Sánchez Cuevas

Todos tenemos nuestras zonas vulnerables. Se trata de esas heridas, miedos o sentimientos de vergüenza que nos da vértigo mostrar a los demás. Las mismas que cuando las rozamos nos recuerdan que el sufrimiento y la comodidad están ahí, por mucho tiempo que haya pasado.
Lo que sucede es que nos aterra aceptarlo, saber que puede que nos hagan daño, que no tenemos garantías de nada, que al igual que Aquiles o Superman también tenemos nuestras vulnerabilidades. En nuestra caso, no es nuestro talón ni ninguna kryptonita, sino más bien el miedo a exponernos, la inseguridad o el hecho de experimentar riesgo emocional.
Estos aspectos que tanto nos avergüenzan y que, en ocasiones, terminamos por evitar, o incluso negar, son necesarios para ser valientes y continuar. Mucho más de lo que creemos.

SOMOS VULNERABLES

La vulnerabilidad es un valor psicológico, aunque nos hayan hecho creer lo contrario. Se trata de un aspecto más de nuestra realidad que merece ser aceptada. De hecho, según la profesora e investigadora Brené Brown la vulnerabilidad no es debilidad, sino la medida más precisa de nuestro valor. Increíble, ¿verdad? Y no solo eso, también nos permite establecer una conexión más íntima y auténtica con todo lo que nos rodea.
Ahora bien, ser vulnerable se concibe como algo negativo. Vivimos en un mundo que valora más la seguridad que el cuestionarse o poner en duda, la eficacia o la fuerza que la sensibilidad y la paciencia, de ahí que desprenderse del disfraz de la fortaleza y la perfección, de ese puedo con eso y más, no sea tan sencillo. Por lo que huimos y evitamos todo aquello que nos recuerda que somos frágiles, indefensos y poco válidos y que, en definitiva, cometemos errores.
“No es fácil desprendernos de nuestras corazas y mostrarnos sin filtros, tal y como somos: imperfectos, sensibles y vulnerables.”
Por ejemplo, hay personas que quieren tener siempre la razón y luchan constantemente por ello, otras creen tener la vida controlada y muchas otras no se responsabilizan de las consecuencias negativas de sus acciones. Esto tan solo son algunas formas que se ponen en marcha para evadirse de la incomodidad y el dolor. Maneras inconscientes de rechazar lo que uno es y obstáculos muy poderosos que imposibilitan que germinen las semillas de la valentía y el cambio.
Así, no es fácil desprendernos de nuestras corazas y mostrarnos sin filtros, tal y como somos: imperfectos, sensibles y vulnerables.
Lo cierto es que lo somos y por mucho que lo ocultemos no podemos separarnos de ello. De hecho, cuanto más tratemos de negarlo, más daño nos haremos. Sin querer nos estamos enviando el mensaje de que no somos válidos, despreciándonos a nosotros mismos.
Aceptar nuestra vulnerabilidad implica que no nos reconocemos como dioses ni superhéroes, sino como seres humanos con heridas y asuntos pendientes, que sufren y experimentan dolor, pero que a pesar de ello nos aceptamos tal y como somos porque somos sinceros. Además, también implica que apostamos por conexiones verdaderas con los demás, porque nos relacionamos desde quienes somos y no desde quienes desean o deseamos ser.
Por lo tanto, reconocerse como vulnerable es dar un paso al frente, atreverse a dar la cara y arriesgarse para dejarse ver, para mostrar nuestras fortalezas, pero también nuestras heridas e inseguridades. Se trata de dejar a un lado la máscara y los disfraces, pero también la idea de que un día seremos perfectos e inmunes, porque eso es un inalcanzable.

DAR UN PASO AL FRENTE Y ARRIESGARSE

¿Reconocerse vulnerable es de valientes? Sí, así es. Por mucho que te cueste aceptarlo. ¿Qué valentía hay en negarse a uno mismo y mostrarse disfrazado? ¿No será más bien eso una cuestión de cobardes? La valentía no está reñida con la vulnerabilidad.
Una persona valiente no es aquella que no tiene miedos, entonces nadie podría serlo, sino la que actúa a pesar de ellos. Por lo tanto, ser valiente implica en primer lugar reconocerse como vulnerable, es decir, aceptarse como uno es y para ello hay que ir más allá de los miedos.

“¿Se puede ser valiente siendo vulnerable? Sí, claro que sí. Ser valiente es mostrarse tanto con luces como con sombras.”

Se trata de apostar por uno mismo, por aquello en lo que se cree más allá de las inseguridades, de avanzar sin garantías, pero con valor. De involucrase de verdad, sabiendo que puede que salga bien o no, porque no se pueden controlar los resultados, pero se está convencido de intentarlo. De ahí que implique abandonar la comodidad. Porque quien se atreve y lo hace es porque sabe que por mucho que quiera o haga, existen pocas cosas que están aseguradas en esta vida.
Como vemos, la valentía está directamente ligada al hecho de reconocerse como vulnerable, pues no se trata tanto de no tener miedos, sino de identificarlos y trascenderlos, de encender el coraje que guardamos cada uno en nuestro interior y enfrentarnos a lo que se presente en nuestro día a día, a pesar del temor, de la culpa, la vergüenza, la preocupación o cualquier otra emoción o pensamiento.
¿La vulnerabilidad es debilidad? No, si la aceptamos. Se trata tan solo de una parte de nuestra naturaleza, de nuestro aspecto más sensible, de esa valía psicológica que nos ayuda a empatizar más con el dolor y nos recuerda que no pasa nada cuando no podemos con todo.
Entonces, ¿se puede ser valiente siendo vulnerable? Sí, claro que sí. Ser valiente es mostrarse tanto con luces como con sombras, con fortalezas, pero también con heridas... De hecho, no se puede ser valiente de otra manera.


https://www.huffingtonpost.es/entry/ser-vulnerable-no-es-ser-debil_es_5dead65fe4b0d50f32b3588c

3
TERAPIA DE ADULTOS ABUSADOS SEXUALMENTE EN LA INFANCIA

vídeo de 18 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=8l88G9NHapA


Este documental explora una sesión del Grupo de Ayuda Mutua de la Asociación para la Sanación y Prevención de Abusos Sexuales en la Infancia (ASPASI). De la mano de Margarita García Marqués (psicóloga clínica especialista en ASI), seis actores con un gran trabajo de mesa realizado, consistente en construir cada uno un caso real, se sientan en la sala de GAM (Grupo de Ayuda Mutua) para asistir a una sesión de terapia. No hay guión, no hay pautas, la única consigna es dejar fluir ese personaje que ha elaborado cada uno. Presentado por ASPASI y la productora "Juego de Niños", y dirigido por José Luis Sixto. En Aspasi, Asociación (sin ánimo de lucro) para la Sanación y Prevención del Abuso Sexual Infantil (ASI), buscamos erradicar las agresiones sexuales a niños y niñas, dar a conocer qué es el abuso, su alcance y cómo actuar, y que niños y adultos puedan superar el dolor y minimizar las secuelas. Para ello, trabajamos en la prevención y detección realizando talleres y conferencias para padres, madres, educadores, médicos, pedagogos, niños, etc; y en la sanación a través del tratamiento especializado para niños, adultos, familiares y parejas. Actividades: GAM - Grupo de ayuda mutua para adultos abusados en la infancia. Grupo infantil APRENDE A CUIDARTE. Conferencias y charlas en colegios, facultades, centros de salud, etc. Talleres de prevención en centros educativos. Asesoramiento psicológico. Terapia psicológica a víctimas de abuso sexual (niños y adultos) y familias. Escuela de padres, madres y profesores. Formación a profesionales en "Prevención, detección e intervención". Colaboración habitual con prensa, radio y televisión. Para más información o para solicitar una charla de prevención en tu colegio o centro: http://aspasi.org http://www.centrohara.es

91.311.23.76 - 617.21.71.51
4
¿POR QUÉ DEBEMOS PENSAR EN GRANDE?
Dr. Mario Alonso Puig


charla de 27 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=LrSYbzOEM14
5
GRUPO DE WHATSAPP PARA QUIENES SON NIÑAS ABUSADAS


Se ha creado un grupo EXCLUSIVAMENTE para personas que han sufrido abusos sexuales en su infancia.
La intención del grupo es crear un ambiente de empatía, poder hablar con otras personas que han pasado por la misma experiencia y consultar las dudas o exponer los miedos.
Se exige la máxima confidencialidad en lo que aquí se exponga.
Quien trate de otros temas distintos o no sea respetuoso será expulsado inmediatamente.

Si eres una de esas personas y estás interesada en participar solicita el enlace en:

buscandome@hotmail.es
6
GRUPO DE WHATSAPP PARA QUIENES SON NIÑAS ABUSADAS


Se ha creado un grupo EXCLUSIVAMENTE para personas que han sufrido abusos sexuales en su infancia.
La intención del grupo es crear un ambiente de empatía, poder hablar con otras personas que han pasado por la misma experiencia y consultar las dudas o exponer los miedos.
Se exige la máxima confidencialidad en lo que aquí se exponga.
Quien trate de otros temas distintos o no sea respetuoso será expulsado inmediatamente.

Si eres una de esas personas y estás interesada en participar solicita el enlace en:

buscandome@hotmail.es
7
La reflexión que vas a leer a continuación no es solamente un conjunto de palabras correctamente ordenado, sino la esencia de una reflexión o de una experiencia.

Si la aprendes de memoria, estará bien; pero solamente surte su efecto si la lees con el corazón, y si la dejas que se repita dentro de ti para que la comprendas y la integres.

Déjala que peregrine dentro de ti… que se expanda… que te llene… que te hable más allá de lo condensado…



EL BIENESTAR NO SE CONSIGUE OCULTANDO NUESTRAS DEBILIDADES, SINO HACIENDO BRILLAR NUESTRAS FORTALEZAS.
8
7 CLAVES PARA DEJAR DE SENTIRTE CULPABLE TRAS UNA EQUIVOCACIÓN

Si eres de esas personas que no deja de darle vueltas a la mente cuando comete una equivocación, es momento de gestionar un poco mejor esos sentimientos de culpa.

Cuando cometes un error, un descuido, un desacierto altamente desafortunado, no falta quien te dice aquello de “¡no te preocupes, de todo se aprende!”. Es cierto, toda experiencia es equipaje vital. Sin embargo, ¿cómo lidiar con el malestar que se derivan de estas situaciones? ¿Cómo dejar de sentirte culpable tras una equivocación?
El sentimiento de culpa cumple un importante papel de regulación social. Nos obliga a experimentar un conjunto de sensaciones desagradables para favorecer la introspección y, posteriormente, el cambio. Es decir, esta realidad emocional nos obliga a mejorar nuestra conducta para salvaguardar principios sociales, éticos e incluso morales.
Así, aunque concibamos la culpa como una realidad psicológica de valencia negativa, sentirla es una experiencia necesaria. Nos hace humanos. Nos convierte en personas empáticas. Una persona con un perfil psicopático o narcisista, por ejemplo, no sentirá el peso de la culpa en su trato dañino con los demás. Ahora bien, hay un problema evidente con la dimensión de la culpa.
A menudo cargamos demasiado tiempo con ella. El diálogo negativo tiende a alimentar su poder, a reforzar el sufrimiento y la carcoma persistente del recuerdo por ese incidente, por ese error determinado. ¿Qué podemos hacer en estas circunstancias? Lo analizamos.
“Hay personas que ni siquiera se equivocan, porque no se proponen nada razonable”.
-Johann W. Goethe-

CÓMO DEJAR DE SENTIRTE CULPABLE TRAS UNA EQUIVOCACIÓN

La culpa es esa emoción que tiene como propósito mantener la armonía social al motivar la reparación. Sin embargo, hay un hecho interesante al respecto. Por un lado, está la culpa que podemos sentir al generar un daño concreto a terceras personas. Sin embargo, también está esa sensación destructiva que surge cuando uno mismo se culpa de cosas irracionales.
Algo que sabemos bien desde el campo de la psicología es que las personas altamente exigentes derivan a menudo en estos escenarios mentales. Malestar, bloqueo emocional, agotamiento psicológico… Quien queda atrapado en esta cárcel de pensamientos insidiosos corre el riesgo de derivar en trastornos de ansiedad e incluso en estados depresivos.
De este modo, trabajos de investigación como los realizados en la Universidad de Lancaster y la Universidad de Kent en Reino Unido destacan algo interesante. El peso de la culpa, tanto si es inducida de forma experimental para una investigación como si es real, se vive de igual modo. El cerebro sufre.
Se experimenta un afecto negativo hacia uno mismo, hay arrepentimiento y una planificación futura. Es decir, quien más y quien menos se dice aquello de “pues la próxima vez no haré esto o haré eso otro”.
Sabemos ya en qué consiste este proceso mental y emocional. Sin embargo, si estamos pasando por esto mismo, ¿cómo dejar de sentirte culpable tras una equivocación? Lo analizamos.

1. Todo lo que sientes entra dentro de lo normal
Puede que el hecho de saber que la culpa es una experiencia muy común no alivie en exceso. Sin embargo, nos impulsa a comprender su función emocional. Es importante no vivir esto como algo excepcional o dramático.
Los sentimientos de culpa son permisibles y necesarios. Si los experimentas acepta esa vivencia y comprende que tienen un fin concreto: motivarte para actuar de manera reparadora.
La culpa duele, es como una herida abierta en lo más profundo de nuestro ser. Sin embargo, su propósito está en animarnos a actuar para resolver ese problema. Bien mediante un acto prosocial o simplemente teniendo en cuenta ciertas cosas de cara al futuro.

2. Esos sentimientos de culpa: ¿son reales o irracionales?
Para dejar de sentirte culpable tras una equivocación es importante que reflexiones en lo sucedido. ¿Parte de algo concreto y objetivo? Ejemplo de ello es haber traicionado la confianza de alguien. En estos casos es común sentirnos mal con nosotros mismos.
Sin embargo, hay un hecho muy común: a menudo nos sentimos culpables de realidades que no tienen mucho sentido. Por ejemplo, sentirse culpable por no ser tan productivo, brillante o perfecto como deseamos. Culpables por no llegar a todo el mundo, por no solucionar los problemas de los demás y darles siempre lo mejor.
Por ello, hay que reflexionar en que si lo que experimentas es culpa malsana o culpa racional. Es decir, puede que estés reforzando sentimientos negativos hacia ti mismo ante realidades que no son del todo lógicas. No te devalúes, no seas tan exigente contigo mismo o alimentarás la sombra de una culpabilidad nada saludable.

3. Si se puede resolver, hazlo: repara cuánto antes. Si no es posible, acepta
Ante un error, un descuido, una mala palabra o una acción poco respetuosa solo cabe una respuesta: la reparación. La conducta prosocial se ejerce a través del perdón y la búsqueda por sanar lo dañado, ya que alivia y mejora las relaciones. Si aún estás a tiempo, actúa.
Ahora bien, en ocasiones, la reparación no es posible y, ante estos casos, solo cabe aceptar lo sucedido. También reflexionar sobre nuestra conducta y sacar conclusiones de cara al futuro.

4. Evita el pensamiento basado en absolutos: bueno-malo/blanco-negro
Otra clave para dejar de sentirte culpable tras una equivocación es evitar pensar en términos absolutos de todo o nada. ¿Se va a acabar el mundo por no ser la madre o el padre perfecto? ¿Es que tienes la obligación de ser siempre un empleado modelo e ideal? Desde luego que no.
Permítete fallar, acéptate cuando cometas un error, porque esa pequeña muesca en un día concreto no implica “ser malo o falible”. La vida está llena de tonos grises y que esto sea así es lo más normal del mundo.

5. Autocompasión para dejar de sentirte culpable tras una equivocación
¿Qué sería del ser humano sin sus errores? Probablemente no habríamos llegado hasta donde estamos sin cada equivocación, sin cada error o decepción generada a otros. Sin embargo, tenlo en cuenta: tienes pleno derecho a tener tu propia mochila de experiencias negativas. Todo esculpe, todo cincela tu personalidad y te permite adquirir nuevas competencias vitales.
Trátate con autocompasión, sé amable contigo mismo. Acepta tu vulnerabilidad y háblate con cariño.

6. Reflexiona en si, tal vez, debajo de la culpa hay otras emociones
Hay quien transita por el viaje de la vida con la sombra constante de los sentimientos de culpa. Culpa por haber fallado a muchos, por no haber logrado ciertas cosas. También por no ser lo que otros pensaban o uno mismo aspiraba. Ahora bien, debajo de ese óxido que deja la culpabilidad a modo de pátina, pueden existir otras realidades.
La tristeza, la ira o el resentimiento también son reforzadores de esta emoción. Por tanto, es importante desmenuzar cada emoción sentida y preguntarnos la razón por la que está ahí.

7. Valora todas las cosas buenas que has hecho para dejar de sentirte culpable tras una equivocación
Eres mucho más que cada error cometido. Eres tus logros, las personas que aman y las que te aman a ti. Si pones la mirada en el retrovisor de tu vida, descubrirás cuántas cosas notables has hecho. Ahí están tus logros, ahí cada cosa hecha con bondad y cariño por los demás.
Asimismo, ten en cuenta que no habrías llegado hasta donde estás sin haber cometido más de un error. Así que para dejar de sentirte culpable tras una equivocación concreta, echa la mirada atrás y luego adelante. Atrás para recordar todo lo logrado. Adelante para avanzar con mayor aplomo, templanza e inteligencia.


https://lamenteesmaravillosa.com/claves-para-dejar-sentirte-culpable-tras-equivocacion/

9
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / 6 IMPULSORES DE LA PERSONALIDAD QUE BLOQUEAN TU POTENCIAL
« Último mensaje por Paz en Octubre 19, 2021, 06:15:23 am »
6 IMPULSORES DE LA PERSONALIDAD QUE BLOQUEAN TU POTENCIAL
por María Luisa
 

¿Qué viento dirige mi vida que me arrastra a la deriva? J.Manuel Opi Lecina

¿Te has preguntado alguna vez por qué a pesar de todo lo que haces no consigues tus metas? ¿Has sentido alguna vez que otros se te adelantan, que te esfuerzas mucho y no consigues nada o que has perdido muchas oportunidades?
¿Te gustaría saber las respuestas? Es hora de que te pares a reflexionar qué es lo que te hace pensar, sentir y actuar como lo haces. Detrás de la respuesta estará el impulsor de tu personalidad.
Los impulsores de la personalidad explican la fuerza que tienen una serie de creencias en nuestros pensamientos, en cómo nos comportamos y en cómo nos relacionamos con los demás, todo lo cual se traduce en nuestros resultados y en nuestro bienestar.
Su origen se debe a Taibi Kahler y Hegdes Capers, enmarcados en la corriente del Análisis Transaccional, quienes los llamaron inicialmente mini-guiones de vida. Su tesis es que estos mini-guiones condicionan como vivimos nuestra vida y esto influye en el guión de lo que hacemos en nuestra vida.
Se les conoce como guiones o programas porque son mensajes que tenemos fuertemente arraigados en nuestro inconsciente. Son creencias adquiridas desde la niñez. La forma en la que nos han transmitido estos mensajes, y cómo los hemos asimilado e interiorizado enmarca nuestra realidad, y desde ese marco actuamos y nos relacionamos.
Te presento a los 6 impulsores de la personalidad que pueden estar limitando el desarrollo de tu potencial:

1.-SE PERFECTO, no se puede fallar: ¿Te suenan estos mensajes revoloteando por tu cabeza?
«Las cosas se han de hacer bien, cueste lo que cueste”, “sólo hay una forma de hacer las cosas: bien”, “las cosas o se hacen bien o no se hacen”, “las cosas o están bien hechas o mal hechas, no hay punto intermedio”, “lo más importante es que esté perfecto”, «tienes que ser el mejor, no puedes fallar».
Las personas bajo este impulsor suelen tener dificultad para acabar proyectos, para tomar decisiones, suelen emplear mucho más tiempo del necesario en hacer las cosas, lo que les impide cumplir objetivos, y ser eficaces y eficientes. Suelen sufrir parálisis por el análisis, pues quieren tener todos los detalles controlados, tener toda la información. Nunca consideran que algo está terminado porque siempre puede revisarse otra vez para que este mejor.

2.-COMPLACE, los demás siempre primero: ¿Te resultan familiares estas frases?
«No se puede ir de independiente por la vida, te quedarás solo», “lo más importante es que los demás se sientan a gusto», «no seas egoísta y ayuda cuando te lo piden», «qué te cuesta complacerle, nunca sabes cuándo podrás necesitarlo», “no lleves la contraria porque te mirarán mal”, «No seas egoísta, primero hay que pensar en los demás»
Las personas en las que domina este impulsor piden permiso para todo y esto les resta autoridad y respeto. Suelen anteponer las necesidades de los demás a las suyas, y esto hace que se dediquen a realizar cosas para otros en vez de llevar a cabo las acciones que les conducen a sus objetivos. Se suelen cargar de trabajo por querer decir si a todo el mundo, sin dar prioridad a su tiempo y sus objetivos.

3.-ESFUÉRZATE, al menos lo habrás intentado y eso es suficiente: ¿Te suena haber oído algo como esto?
«En esta vida lo que no cuesta esfuerzo no merece la pena”; “No lo conseguirás, pero inténtalo”, «solo con esforzarte ya tiene su mérito», «lo importante es intentarlo, sino lo consigues no pasa nada, porque te has esforzado»
Quienes tienen este impulsor en un nivel alto son personas que viven para el hacer. Su sentimiento de valía y competencia se asienta sobre estar siempre haciendo algo, ocupados y activos. Sin embargo suelen hacer muchas cosas por el mero hecho de hacer, sin priorizar, sin criterio, sin vinculación al objetivo y en muchos casos sin pensar en el sentido que tiene hacerlas. No planifican las actividades, se ponen objetivos poco claros y suelen querer hacer muchas cosas que luego no pueden cumplir. Para ellos el mérito está en intentarlo y esforzarse aunque el resultado sea mediocre y esa es la medida de valoración que tienen sobre los proyectos y las personas.

4.-DATE PRISA, hay que hacer las cosas rápido: ¿Oyes o has oído esto con frecuencia?
«Date prisa», «siempre andas el último», «el que da primero, da dos veces», «si no eres rápido se te van a adelantar», “Si no eres rápido nunca conseguirás nada en esta vida”; “Siempre te tenemos que esperar”
Las personas bajo este impulsor viven con el temor de no poder terminar las cosas a tiempo, por lo que se apresuran más, y normalmente cometen errores. Suelen ser personas que siempre van aceleradas, que no se conceden tiempos de reposo entre tarea o acciones, van de una a otra casi sin terminar. No suelen revisar nada de lo que hacen por lo que no detectan errores a tiempo. Piensan que si no se abalanzan sobre todo perderán alguna oportunidad.
Cometer errores por ir deprisa les hace tener que rehacer los trabajos varias veces, lo que supone pérdidas de tiempo que les impiden hacer otras cosas más importantes.

5.-SÉ FUERTE, ser débiles es de cobardes: ¿Recuerdas haber escuchado estos mensajes?
«Llorar es de débiles”, «no me seas quejica», “Si cedes te comen”, «Hay que conseguirlo, sea como sea”, “A mí que no me vengas con llantos”
Si tienes fuertemente arraigado este impulsor probablemente seas una persona acostumbrada a ocultar las emociones, sobre todo las que puedan significar debilidad: miedo, tristeza, ternura. Para ti pedir ayuda es un símbolo de debilidad, si bien es probable que seas condescendiente en ayudar a otros pues tu eres el fuerte. A veces estas personas tienen dificultad para trabajar en equipo ya que quieren imponer sus criterios y puntos de vista.
Suelen ser personas autosuficientes que se cargan con mas trabajo del que pueden y a quienes les cuesta delegar, lo cual puede acarrearles problemas de salud, así como no cumplir con todo lo que asumen o hacerlo de forma poco excelente.

6.-TEN CUIDADO, el mundo es peligroso: A menudo sientes que te susurran cosas como
«No te fíes”, “Antes de actuar piénsalo dos veces”, «Fíjate antes de hacer las cosas”, «y si sale mal», “Mira bien lo que vas a hacer”
Las personas con un nivel alto de este impulsor tienden a ser excesivamente cuidadosas y recelosas. Se preocupan por todo en exceso, ven peligros por todas partes. Cualquier fallo o error, y cualquier revés es para ellos transcendental y puede suponer el declive de todo. Esto les lleva a ser indecisas, a procastinar, a no pasar a la acción. Les cuesta colaborar y compartir porque no se fían y piensan que se van a aprovechar de ellas.

¿Ya has descubierto tu impulsor?


https://aquavitacoaching.com/6-impulsores-de-la-personalidad-que-bloquean-tu-potencial/

10
CÓMO AFRONTAR EL SHOCK DEL ABUSO SEXUAL INTRAFAMILIAR.

¿QUÉ ES EL ABUSO SEXUAL INTRAFAMILIAR?

Se le llama Abuso Sexual Intrafamiliar a aquel que ocurre dentro de la familia. En este tipo de abuso, un familiar involucra o expone a un niño* en actividades o comportamientos sexuales. El “familiar” puede que no sea consanguíneo (de sangre), pero puede ser alguien que es considerado “parte de la familia”, así como un padrino/madrina o un amigo cercano.
Descubrir que alguien que usted ama y en quien confía ha abusado sexualmente de su niño es extremadamente estresante y puede traer sentimientos intensos de shock, rabia, confusión, negación, incredulidad y culpa. Manejar estas reacciones y ayudar a su niño a recuperarse del abuso, requiere de tiempo, fortaleza y apoyo por parte de su familia (cercana y lejana), de su comunidad, de la policía, servicios de protección de niños y de salud mental. Aunque puede ser difícil, es importante notificar a la policía si su niño le cuenta que fue abusado sexualmente. Este es un paso muy importante para mantener a su niño seguro.
Enfrentar la realidad del abuso sexual intrafamiliar puede ser muy doloroso para usted. Pero al terminar con el secreto que rodea al abuso sexual usted puede ayudar a su familia a sanar, así como proteger y nutrir emocionalmente a su niño para que pueda crecer como un adulto sano y exitoso.

El resto del artículo está en este enlace:

https://ourkidscenter.com/espanol/como-afrontar-el-shock-del-abuso-sexual-intrafamiliar/



Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020