Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Mensajes recientes

Páginas: 1 2 3 4 [5] 6 7 8 9 10
41
EN ESTE ENLACE puede LEER o DESCARGAR en pdf, completo y GRATIS, el libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS ENSEÑAN Y CONVIENE SABER.

https://www.dropbox.com/s/min0tjq0ude1pcu/RELACIONES%20DE%20PAREJA%20TODO%20LO%20QUE%20NO%20NOS%20HAN%20ENSE%C3%91ADO%20Y%20CONVIENE%20SABER%20-%20copia.pdf?dl=0


Le AGRADECERÉ que lo comparta con todas las personas que puedan estar interesadas y con todos los grupos de Whatsapp o Instagram a los que pertenezca; también, por favor, en su propio muro de facebook o en los grupos de Facebook en los que participa.
Considero que le puede ser de utilidad a muchas personas, por eso le pido su colaboración en la distribución, para que llegue a la mayor cantidad posible de interesados.
Muchas gracias.
42
RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER / EPÍLOGO
« Último mensaje por francisco de sales en Marzo 26, 2021, 06:18:02 am »
EPÍLOGO

Es imposible pretender epilogar algo tan complejo y difícil a veces, tan brillante y maravilloso en otras ocasiones, tan variopinto y personal siempre, y tan basado en las emociones y los sentimientos, como son las relaciones.

Todo lo escrito en los 200 capítulos precedentes representan algunas de las posibles situaciones que se presentan. Los capítulos que le afectan a uno directamente, porque está viviendo esa misma situación o una muy similar, son más impactantes y más creíbles. Algunos casos pueden parecen de ficción, porque muchas personas no nos podemos imaginar que lleguen a suceder casos así realmente, pero todos son ciertos. Todas las situaciones expuestas –y muchas otras que no se han presentado- son reales. Cada relación sentimental es distinta porque cada persona es distinta y cada situación o cada expectativa o cada convivencia son distintas.

Por supuesto que hay relaciones que van bien –de acuerdo con los deseos y expectativas de ambos-, y les envío mis felicitaciones a los afortunados. No he hablado de ellas porque todos los capítulos están orientados a los conflictos, a lo que se debiera evitar, a lo que conviene saber y hacer para que la relación avance del modo correcto, y para que quien lo está padeciendo –y si lo desea- ponga el remedio adecuado. A lo largo de los capítulos se repite en muchas ocasiones “hablar, hablar, hablar…” porque las posibles soluciones nacen con el diálogo. En el capítulo 11 hay una frase que refleja lo importante que es la comunicación: “A las chicas que empiezan una relación, les digo que en lugar de preguntar al chico si las querrá siempre, le pregunten: ¿me hablarás siempre?”.

La muerte de algunas relaciones comienza con el silencio, con no compartir, con no preguntar, con no decir lo que se siente, o las dudas, o los deseos, o los miedos…así que “hablar, hablar, hablar…”.

Algunos casos los he exagerado muy poquito –pero sin que dejen de ser verdad en ningún momento- para que sean más notables cuando quedan expuestos.

Si en algún momento ha parecido que soy partidista, que tengo una postura radical en cualquiera de los aspectos tratados, o que pretendo imponer una solución o una forma de ser y actuar, ofrezco mis disculpas. No tengo ninguna intención, ni ganas, de decirle a alguien lo que tiene que hacer con su relación o cómo tiene que ser, ni pretendo dar una solución porque las soluciones son tan individuales como las propias personas. Por eso se repite tanto lo de “en mi opinión” –porque no afirma nada rotundamente- y por eso siempre al final de cada capítulo lo que aparecen son “SUGERENCIAS” y no órdenes que acatar ni la solución definitiva Universal.

Cada persona tiene la libertad de hacer lo que crea conveniente y tienen mi respeto todas las personas y todos los tipos de relaciones…siempre que sean aceptadas libre y voluntariamente por ambas partes las condiciones en que se desarrollan.

Tantos años de experiencia en esto de vivir me han hecho comprender que cada persona es un Mundo y cada relación un Universo, y me han hecho ser comprensivo con todo y aceptarlo todo, incluso cuando no estoy de acuerdo con algo. Sólo me aparece la intolerancia cuando la relación produce sufrimiento, cuando el dolor está presente y es continuo, cuando las decepciones hacen daño, cuando se busca una salida y no se encuentra.

Las personas que estén en una relación insatisfactoria han de hacer con ella lo que decidan, o lo que puedan. A veces las situaciones tienen difícil escapatoria, pero en otras ocasiones el mayor enemigo es un miedo innecesario e injusto y es uno mismo quien pone las dificultades que no existen. A veces hay que ser valiente y saber poner la palabra FIN.

La invitación es evidente: reflexionar sobre uno mismo primero (cómo está siendo su participación y colaboración en la relación), sobre cómo actúa su pareja (cómo está siendo su participación y colaboración en la relación), y sobre el estado de la propia relación después. Evaluarla sin miedo y con toda la honestidad y la objetividad posible. Y después, serenamente, tomar las decisiones que haya que tomar… y realizarlas.

Francisco de Sales


43
CÓMO DESAPEGARSE DE UNA PERSONA
El poder que no sabías que tenías

Enrique Delgadillo


charla de 12 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=trPh1Sv3Zbs
45
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / EL HÁBITO DE SENTIRNOS OFENDIDOS.
« Último mensaje por Irene Zambrano en Marzo 26, 2021, 06:14:05 am »
EL HÁBITO DE SENTIRNOS OFENDIDOS.


Las personas se pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo. La sorprendente revelación que te voy a hacer, va a cambiar tu vida… ¡Nadie te ha ofendido!

Son tus expectativas de lo que esperabas de esas personas, las que te hieren…Y las expectativas las creas tú con tus pensamientos. No son reales. Son imaginarias. Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor y no te lo dieron, no tienes por qué sentirte ofendido.

Son tus expectativas de lo que un padre ideal debió hacer contigo, las que fueron violadas. Tus ideas son las que te lastiman.

Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal o cual forma y no lo hizo… Tu pareja no te ha hecho nada. Es la diferencia entre las atenciones que esperabas tuviera contigo y las que realmente tuvo, las que te hieren. Nuevamente, eso está en tu imaginación. ¿Enojado con Dios? Son tus creencias de lo que debería hacer Dios, las que te lastiman. Dios jamás ofende ni daña a nadie. Un hábito requiere de todas sus partes para funcionar. Si pierde una, el hábito se desarma.

Una de las mayores fuentes de ofensas es la de tratar de imponer el punto de vista de una persona a otra y guiar su vida. Cuando le dices lo que debe hacer y te dice “no”, creas resentimientos por partida doble.
Primero, te sientes ofendido porque no hizo lo que querías.
Segundo, la otra persona se ofende porque no la aceptaste como es. Y es un círculo vicioso. Todas las personas tienen el derecho divino de guiar su vida como les plazca. Aprenderán de sus errores por sí mismos. ¡Déjalos ser! nadie te pertenece.
Las personas son un río caudaloso. Cualquier intento de atraparlas te va a lastimar. Ámalas, disfrútalas y déjalas ir.

1.- Entiende que nadie te ha ofendido. Son tus ideas acerca de cómo deberían actuar las personas y Dios, las que te hieren. Estas ideas son producto de una máscara social, que has aprendido desde tu infancia de forma inconsciente. Reconoce que la mayoría de las personas NUNCA va a cuadrar con esas ideas que tienes. Porque ellos tienen las suyas.

2.- Deja a las personas Ser. Deja que guíen su vida como mejor les plazca. Es su responsabilidad. Dales consejos si te los piden, pero permite que tomen sus decisiones. Es su derecho divino por nacimiento: el libre albedrío y la libertad.

3.- Nadie te pertenece. Ni tus padres, ni amigos ni parejas. Todos formamos parte del engranaje de la naturaleza. Deja fluir las cosas sin resistirte a ellas. Vive y deja vivir.

4.- Deja de pensar demasiado. Ábrete a la posibilidad de nuevas experiencias. No utilices tu inventario. Abre los ojos y observa el fluir de la vida como es. Cuando limpias tu visión de lentes oscuros y te los quitas, el resultado es la limpieza de visión.

5.- La perfección no existe. Ni el padre, amigo, pareja perfectos. Es un concepto creado por la mente humana que a un nivel intelectual puedes comprender, pero en la realidad NO EXISTE.
Porque es un concepto imaginario. Un bosque perfecto serían puros árboles, Sol, no bichos… ¿existe? No. Para un pez, el mar perfecto sería aquel donde no hay depredadores ¿existe? No. Solo a un nivel intelectual. En la realidad JAMÁS VA A EXISTIR.
Naturalmente, al pez solo le queda disfrutar de la realidad.
Cualquier frustración de que el mar no es como quiere que sea no tiene sentido. Deja de resistirte a que las personas no son como quieres o no piensan como tú. Acepta a las personas como el pez acepta al mar y ámalas como son.

6.- Disfruta de la vida. La vida real es más hermosa y excitante que cualquier idea que tienes del mundo. Me complacerá decírtelo por experiencia.

7.- Imagina a esa persona que te ofendió en el pasado. Imagínate que ambos están cómodamente sentados. Dile por qué te ofendió. Escucha su explicación amorosa de por qué lo hizo. Y perdónala. Si un ser querido ya no está en este mundo, utiliza esta dinámica para decirle lo que quieres. Escucha su respuesta. Y dile adiós. Te dará una enorme paz.

8.- A la luz del corto período de vida que tenemos, solo tenemos tiempo para vivir, disfrutar y ser felices. Nuestra compañera la muerte en cualquier momento, de forma imprevista, nos puede tomar entre sus brazos. Es superfluo e inútil gastar el tiempo en pensar en las ofensas de otros. No puedes darte ese lujo.
Vuelve a leer este artículo las veces necesarias y deja que los conceptos empiecen a sembrar semillas de consciencia en tu interior.


Autor desconocido.
Tomado de la red

46
La reflexión que vas a leer a continuación no es solamente un conjunto de palabras correctamente ordenado, sino la esencia de una reflexión o de una experiencia.

Si la aprendes de memoria, estará bien; pero solamente surte su efecto si la lees con el corazón, y si la dejas que se repita dentro de ti para que la comprendas y la integres.

Déjala que peregrine dentro de ti… que se expanda… que te llene… que te hable más allá de lo condensado…


NADA ESTÁ PERDIDO SI SE TIENE EL VALOR DE PROCLAMAR QUE TODO ESTÁ PERDIDO Y HAY QUE EMPEZAR DE NUEVO.
47
CAPÍTULO 200 - ¿LA PERSONA O LA PAREJA?, ¿QUÉ ES LO PRIORITARIO?
-EL FINAL-

Este es el capítulo 200 del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


En este asunto va a ser difícil conciliar a todas las personas, porque están implicados los sentimientos –y cuando hay sentimientos por medio dejan de funcionar las teorías intelectuales y los razonamientos mentales-; puede haber influencia de la ética religiosa o las tradiciones familiares, reminiscencias de la educación que se recibió, un fuerte sentimiento del “deber” –que es capaz de pasar por encima de los intereses propios y asolarlos, e incluso por encima de la propia felicidad y de los derechos personales-, o puede que pese mucho el compromiso adquirido ante la Iglesia quien así lo haya hecho: “Prometo amarte y respetarte todos los días de mi vida hasta que la muerte nos separe… etc.”

La verdad es que, vista fría y racionalmente, ésta es una promesa cuyo cumplimiento es irrealizable en la mayoría de las ocasiones. Uno no manda en su amor. Es muy difícil saber qué cosas van a ir pasando a lo largo de la convivencia, y es demasiado peliagudo apostar por seguir amando dentro de muchos años, sobre todo cuando uno se casa sin ser consciente de cuánto es “muchos años”, y no se tiene una noción ni siquiera aproximada de cuánto tiempo falta y de lo que puede suceder “hasta que la muerte nos separe”, y también porque uno es incapaz de mandar racionalmente sobre los propios sentimientos, y no sabemos dónde pueden acabar éstos si la convivencia no resulta tan gratificante como se suponía.

Por eso, si llega el momento en que uno tiene que cuestionarse el interés por el proyecto de pareja frente a la felicidad propia pero estando solo es cuando aparecen con más intensidad los conflictos, y cuando “no sé qué hacer” es la frase que responde a casi todas las preguntas.

Visto analíticamente, siendo objetivo, parece que la realización personal tiene prioridad sobre la realización de la pareja o en la pareja. Uno, como individualidad, existía antes de que se formara la pareja.

Es evidente que uno siempre está consigo, y desde hace más tiempo, y que es insustituible para sí, y el otro lleva menos tiempo en la historia personal y, además, puede ser sustituido.

La realización –convertir en realidad lo que uno es en esencia- es una tarea propuesta para la vida de cada persona -aunque no aparezca escrita en ninguna parte, aunque en la educación no nos hablen de ella-, junto con el sentimiento innato de ser cada vez mejor persona, la intuición de pertenecer a un colectivo llamado Humanidad, la parte sensible que uno se descubre y no se atreve a llamar espiritual o divina, la compasión que siente ante las catástrofes o las desgracias ajenas, y los gestos de caridad económica o personal en los que se involucra o quisiera hacerlo. Todo eso hace sentir de un modo inexplicable que “hay algo más”.

Tiene que haber algo más.

No puede ser que la vida sea solamente nacer en el mundo, vivir y disfrutar –que ya es bastante- y morir sin más.

En medio –y tal vez después- tiene que haber algo más, algo trascendental.

Creo que es por ese motivo por el que de vez en cuando asalta la duda acerca de si se está haciendo lo correcto en la vida o si habría que hacer otra cosa.

Y si se aplica a la pareja, en el caso de que no esté funcionando como es lo deseado y sólo aporte insatisfacciones, es cuando puede aparecer la duda de si uno tiene que seguir en esa relación porque tiene que aprender algo de ella desde el punto de vista evolutivo -que a veces se convierte en una excusa poco solvente pero aprovechable- o si la relación le está entorpeciendo en su camino personal, ya ha vivido la experiencia que tenía que vivir –aunque tal vez no le haya sacado todo el jugo-, y ya es el momento de comenzar otra etapa que le llevará al siguiente nivel.

La relación puede quebrar, por supuesto. En la teoría es muy complicado que una relación resista indemne el paso del tiempo, y que ambos sean del todo comprensivos y tolerantes a lo largo de los años con la evolución natural del otro, o que ambos coincidan en gustos e intereses después de mucho tiempo de coexistencia.

Pero la persona, el Ser, la Unidad, no debiera quebrarse nunca.

Ya he advertido que éste es un asunto delicado, y cuando uno se empareja lo debe hacer siendo consciente de todas las consecuencias posibles, y valorando tanto lo que puede recibir como los inconvenientes o las renuncias a las que se tendrá que enfrentar.

Creo que es correcto anteponer el individuo a la pareja, aunque opino que pueden y deben convivir ambas cosas. Una no debe anular a la otra. Pero si hay una prioridad, es la persona. Aunque pueda aparecer una voz que advierta: “pues no haberte emparejado.”

En este asunto, como en todos los demás, cada uno ha de tener sus propios criterios y debe ser fiel a ellos, aun a contracorriente de las opiniones ajenas y de los consejos más o menos bienintencionados de los otros.

SUGERNECIAS PARA ESTE CASO:

- La vida es un proceso continuo de Desarrollo Personal que no ha de detener el hecho de estar emparejado. Si llega el momento en que uno se nota estancado y siente que está fallando en su propio Proceso tendrá que tomar una decisión… y realizarla.
- Se supone que la pareja es una fuente de enriquecimiento en lo personal, así que hay que estar abierto a aprender de las cosas que nos molestan de ella porque nos pueden estar mostrando lo que no nos molesta de nosotros.
- No hay normas de quién tiene prioridad, pero si alguien considera que uno mismo que no sienta que eso es egoísmo. Tal vez sea justicia.


Francisco de Sales



49
LO QUE SUCEDE EN EL MUNDO Y EN TU VIDA EXPLICADO CON SENCILLEZ Y PROFUNDIDAD
por Emilio Carrillo.


charla de 88 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=E2fPnJfof0E
50
TODO SOBRE LA DEPRESIÓN / CÓMO SUPERAR LA DEPRESIÓN POR UNA RUPTURA
« Último mensaje por lena en Marzo 25, 2021, 05:17:52 am »
CÓMO SUPERAR LA DEPRESIÓN POR UNA RUPTURA

Por Marta Menéndez

Las rupturas de pareja no suelen ser fáciles. El final de una relación puede poner tu mundo patas arriba desencadenando una gran cantidad y variedad de emociones. Algunas personas aceptan rápidamente el final de una relación y siguen hacia delante, pero otros no son capaces y acaban sufriendo los síntomas de una depresión. La persona puede sentir que su corazón está roto y cómo si estuviera fuera del mundo, asilado.
A pesar de que es una fase muy dura para la persona, con tratamiento adecuado se puede superar, lo importante es no ignorar los síntomas durante un tiempo prologando.

En este artículo de Psicología-Online te contamos cómo superar la depresión tras una ruptura.


EN ESTE ENLACE ESTÁ EL ARTÍCULO:

https://www.psicologia-online.com/como-superar-la-depresion-por-una-ruptura-4096.html



Páginas: 1 2 3 4 [5] 6 7 8 9 10

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020