Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Mensajes recientes

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 [9] 10
81
SER FELIZ (O, POR LO MENOS, ESTAR BIEN) / HOY ELIJO SER MI PRIORIDAD: HOY ELIJO SER FELIZ
« Último mensaje por Ser en Mayo 26, 2021, 06:32:05 am »
HOY ELIJO SER MI PRIORIDAD: HOY ELIJO SER FELIZ

Hoy elijo atenderme un poco más, cuidar de ese jardín interior que crece en mí para ser feliz, para no caer en egoísmos ajenos, para que mis días no tengan más momentos oscuros y la vida me traiga soles de alegría.
Todos deseamos ser felices, pero en realidad, no siempre empezamos por el buen camino: atendiéndonos, escuchándonos, situándonos como protagonistas en el teatro de nuestras vidas y no detrás de un telón donde la vida solo pasa y se olvida de abrazarnos.

Mereces ser feliz, mereces tocar la luna en las noches de oscuridad y volar en nubes en forma de ballena cuando te sientes atrapado, angustiado. Tú eres el amor de tu vida y por ello, hoy y siempre debes elegir ser el actor principal de tu existencia.

Nadie debe llamarte egoísta por decir “no" cuando lo necesitas, por buscar oxígeno y libertad en instantes de presión, por cortar vínculos cuando las personas te hacen daño. Nadie tiene poder sobre ti salvo tú mismo, porque todos venimos solos a este mundo y nos vamos de la misma manera… Así que, ¿por qué no empezar ya a ser feliz y a ofrecer felicidad?

SER FELIZ ES UNA AVENTURA QUE DEBE DURAR TODA LA VIDA


Elegir ser feliz es el primer salto que te acercará, sin duda, a tu objetivo, porque quien elige decide; porque quien da el primer paso a través de sus pensamientos acabará materializándolo en su realidad, en su vida diaria. Ser feliz implica, en muchas ocasiones, tomar decisiones que nos implican a nosotros y a los demás. Sin embargo, esto no debe sonar egoísta. Atender a los demás es un acto de generosidad enorme, sin embargo, primero debemos asegurarnos que nosotros albergamos aquello que ofrecemos: felicidad.

EL ARTE DE SER FELIZ EMPIEZA CON UNA SENCILLA ELECCIÓN: CREYENDO EN TI.

Ahora bien, ser feliz, además de una sabia elección, supone en ocasiones tener que priorizar y darnos cuenta de que tal vez debamos ponernos delante de algunas cosas y de algunas situaciones. Suena algo radical, pero en realidad, se trata de mantener un “equilibrio" entre los demás y nosotros.

RODÉATE DE GENTE QUE TE DÉ LUZ, NO SUFRIMIENTO

Tal y como te hemos señalado con anterioridad, la clave está en el equilibrio. Uno debe estar bien por encima de todo consigo mismo, debes percibir que cada cosa que haces o dejas de hacer se ajusta a tus expectativas, a tu identidad, a tu esencia. Procura adecuar el ambiente de forma que te beneficie. Vivir situaciones adversas o aguantar a personas negativas puede ayudarnos a crecer, pero tampoco debemos caer en el masoquismo.

Hay personas que nos  hacen perder ese equilibrio interior: nos alejan de nuestros valores, vulneran nuestra integridad, nos quitan las energías, nos manipulan con sus ironías, sus exigencias o nos someten a un cariño habitado solo por espinas. En estos casos, será mejor establecer cierta distancia, ya que podemos contagiarnos de la negatividad que transmiten.
Rodea tu vida de personas auténticas con la que te permitan ser tú mismo en cada momento. Ahora bien, sabemos que a lo largo de nuestra existencia debemos relacionarnos con figuras que no siempre encajan con lo que somos, con lo que necesitamos.
En estos casos, en ese tipo de relaciones complejas pero “que nos vienen autoimpuestas", ya sea porque son familia, o compañeros de trabajo, se trata sólo de no darles autoridad en tu vida. Limita el trato, desactiva la influencia en ti de quien te perturba y, una vez más, priorízate.

Hay que dejar ir lo que te duele aunque te duela dejarlo ir. Dejar ir lo que no puede ser no es darse por vencido, es una prueba de fortaleza, es desprenderse de lo que hace daño para que vengan cosas mejores.

QUERIDO YO, SÉ TÚ MISMO Y DESPRÉNDETE DE TODO LO QUE NO ES NECESARIO

¿Cuándo fue la última vez que tuviste una conversación con tu auténtico yo? Ese viaje interior deberíamos experimentarlo con más frecuencia, porque alejarnos de él es distanciarnos de nosotros mismos y con ello, perder el rastro de la felicidad. Los maestros budistas afirman que deberíamos ser conscientes las 24 horas de nuestros pensamientos. De esta forma, las conversaciones con nosotros mismos no serían cada cierto tiempo, sino que siempre estaríamos en contacto con nuestro auténtico yo.

Querido yo, sé que mereces que te trate mejor y es algo que voy a hacer a partir de ahora, dejaré de auto-compadecerte, de decirte que no puedes o que no lo mereces… Querido yo, hoy te voy a retar a ser feliz.

En realidad, son muchos los artificios con los que envolvemos a nuestro yo. Y cuidado, porque esas “pieles de más" que le impiden respirar, vienen de nuestro entorno pero también desde nosotros mismos. Sin darnos cuenta, muchas capas de condicionamiento social y cultural envuelven nuestros pensamientos. Por ello, es beneficioso sentarnos un rato a meditar todos los días, para acceder a nuestro auténtico yo. Desprendernos de todo aquello impuesto y alcanzar nuestra identidad real, nos proporcionará una experiencia única.

NO TE IMPONGAS NI DEJES QUE TE IMPONGAN LÍMITES


Hay que tener cuidado con esas actitudes limitantes donde nuestro yo queda etiquetado con el “no voy a poder", “esto no es para mí", “voy a fracasar", o el “está claro que la felicidad nunca va a llamar a mi puerta"…

•   Si tu pensamiento pone muros y tu actitud crea fortalezas, jamás dejarás entrar los vientos de la felicidad. Sé auténtico, sé tú mismo, atiende a tu yo interno y libéralo.
•   También hay que tener cuidado con las influencias externas que actúan como auténticos boicotadores de nuestra autoestima. Parejas que controlan, que limitan, que vetan espacios y crecimiento personal…
•   No podemos pasar por alto el peso de muchas familias, de esos modelos de educación autoritarios, de padres y madres que construyen auténticas burbujas impidiendo la maduración y la libertad de sus hijos…

A veces, para ser feliz hay que hacer un viaje interior para sanar muchas heridas y carencias del ayer. Una vez cubiertas, satisfechas y liberados los miedos es momento de abrir los ojos y el corazón y creer en ello, creer en que de verdad merecemos ser felices.

No esperes los buenos momentos para ser feliz: sé feliz y los buenos momentos vendrán solos.

https://lamenteesmaravillosa.com/hoy-elijo-ser-mi-prioridad-hoy-elijo-ser-feliz/

82
PSICOLOGÍA DE NIÑOS Y ADOLESCENTES / AYUDA, ¡TENGO UN HIJO ADOLESCENTE!
« Último mensaje por juan vega en Mayo 26, 2021, 06:29:30 am »
AYUDA, ¡TENGO UN HIJO ADOLESCENTE!

Antonio Ríos, médico psicoterapeuta.

charla de 85 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=mmFlsSrcxP8
83
AMARME... ¿CÓMO HAGO?

Reflexiones y SANACIÓN DURMIENDO para la AUTOESTIMA.


charla de 41 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=m1iaNgMkJKw
84
SUÉLTALO, SUÉLTALA

Suelta a las personas que no quieren ni pueden amarte.

charla de 42 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=9FABjxXjJ_Q&t=100s


Encuentra para qué te unes a personas que te hieren. Suelta a las personas que te lastiman, que no quieren ni pueden amarte, para quienes eres un objeto, "un algo para algo", y empieza a construir una vida plena, desde ti y para ti. Si me permites, yo te acompaño.
85
ARTÍCULOS DE FRANCISCO DE SALES / HAZTE MUCHAS PREGUNTAS
« Último mensaje por francisco de sales en Mayo 25, 2021, 06:58:38 am »
HAZTE MUCHAS PREGUNTAS


En mi opinión, la persona se conoce mejor cuando se atreve a responder esas preguntas incómodas, duras o dolorosas, que uno trata de eludir cuando se presentan porque sabe que tras ellas, y antes de las ansiadas respuestas, van a aparecer algunos reproches, tal vez arrepentimientos, posiblemente penas, y una retahíla de sentimientos desagradables que no van a gustar.

Todos guardamos preguntas sin responder. A veces se nos presentan de improviso y tratamos de despacharlas con un “no lo sé” que de algún modo nos consuela porque nos auto-engañamos haciéndonos creer que lo hemos intentado, que hemos indagado y buscado, pero no hemos encontrado la respuesta. Mentira.

Ese auto-engaño es perjudicial. Se supone que estamos en esta vida para aprender. Se supone que el proceso de auto-conocimiento es la mejor herramienta para incrementar y afianzar la relación con nosotros, porque nos es útil para descubrir lo que aún no conocemos o aquello que hacemos pero nos gustaría que fuese de otro modo y para ello se requiere un cambio o una modificación.

Eludir las preguntas que surgen de nuestro interior con fuerza y con exigencia de una respuesta veraz es maligno. No se ha de evitar ningún tipo de preguntas, ni siquiera las que aparentan ser más leves o menos importantes, porque si han surgido es porque algo dentro de nosotros tiene necesidad de una aclaración y no atenderlas es otro auto-engaño.

Elimina el miedo a no encontrar respuestas. En mi caso, he comprobado que cuando me hago alguna de esas preguntas trascendentes, o cuando busco alguna solución a un problema, no adelanto mucho si me obsesiono con encontrar la respuesta inmediatamente, porque descubro que me quedo enganchado a una respuesta -cualquiera que me vaya más o menos bien- y no soy capaz de dejarla a un lado y seguir a la búsqueda de otra y por otro camino. Algo dentro de mí me sugiere que me conforme con esa respuesta al mismo tiempo que otro algo deja clara su disconformidad y me empuja a seguir buscando la buena.

Dejo que la pregunta recorra mi interior al ritmo que considere, o que se tumbe en la parte más mullida de la mente y espere a que sea el momento del encuentro con la respuesta. No trato de urgir una contestación a mi duda, salvo que sea un asunto que requiera una solución inmediata. Respeto una norma en la que creo firmemente: no busco soluciones ni tomo decisiones cuando estoy eufórico o cuando estoy pesimista. Cualquiera de los dos estados anula la objetividad que es necesaria y lo tiñen todo del color con que uno vea las cosas en ese momento y la realidad no es tan maravillosa como la ve el eufórico ni tan deprimente como la ve el pesimista.

A veces las preguntas necesitan un tiempo para aposentarse o para ser asumidas, comprendidas realmente, o modificadas para que expresen correctamente lo que uno quiere conocer, o para encontrar a quien esté capacitado y le corresponda responder. A veces le hacemos al corazón preguntas que le corresponden a la mente, o viceversa. En ocasiones la respuesta nos viene de fuera en forma de una conversación casual, de una frase en un libro o de un anuncio en la televisión.

Y hay respuestas que no estamos preparados para comprender, reconocer, asumir, aceptar… así que hay que esperar pacientemente el día que ellas consideren que es el momento adecuado para manifestarse; es por eso que a veces nos aparece de golpe una respuesta firme a una pregunta que todavía no era más que un esbozo… y, para quien está atento a su vida –si tiene el Yo Observador activado- hasta es posible que aparezca la respuesta antes que la pregunta.

Como cada persona y cada mente son distintas, la recomendación es hacerse todas las preguntas que uno se imagine, sobre todas las dudas que uno tenga, de todo aquello que le gustaría conocer, y que les dé preponderancia –en el modo que mejor le vaya- porque la mejor forma de saber es preguntar.

Te dejo con tus reflexiones…

86
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / ¿EN QUÉ CONSISTE LA SOMATIZACIÓN DE EMOCIONES?
« Último mensaje por elisa en Mayo 25, 2021, 06:46:12 am »
¿EN QUÉ CONSISTE LA SOMATIZACIÓN DE EMOCIONES?
por Natalia Céspedes Arjona


Existe una conexión esencial en el ser humano entre su cuerpo y su mente. A lo largo de los años, el concepto “psicosomático” ha mantenido diferentes enfoques y la somatización  ha generado un amplio abanico de controversias y dudas que aún a día de hoy, pueden llegar a ser difíciles de comprender.
Lo que sí es indiscutible es lo referente a la idea de que ciertos “factores psicológicos” influyen en el funcionamiento corporal y aquí es donde sí hablamos de consenso entre los diferentes enfoques de la ciencia, la medicina y la psicología, aunque con diferentes perspectivas, pero existentes a la hora en que los profesionales deben enfrentarse con fenómenos difíciles de explicar desde lo estrictamente físico o biológico.
La especialidad  que tradicionalmente se ocupa de esto es la Medicina Psicosomática.
En esta ocasión, vamos a intentar aclarar algunos conceptos sobre la somatización y cómo pueden influir las emociones en la aparición de la enfermedad.

¿EN QUÉ CONSISTE LA SOMATIZACIÓN?

Como ya hemos indicado, el término “psicosomático” ha sido siempre y continúa siendo muy discutido por la ambigüedad del mismo, lo cual ha dado lugar a importantes malentendidos y a su vez a la búsqueda de las vías que conllevan a este término.
Dicho vocablo contiene los conceptos de “psique” y “soma”, o lo que es lo mismo, mente-cuerpo. De igual forma, la palabra “somatizar” (con raíces griegas) se compone de “soma” (cuerpo) y de “izein” (convertir en), de donde deducimos que somatizar podría definirse entonces como la transformación o conversión del proceso mental en síntomas físicos de forma involuntaria.
Cuántas veces no hemos acudido al médico sin que éste encuentre alguna patología asociada a nuestros síntomas (físicos, cansancio, dolor, etc.).
Nos realizan diferentes pruebas médicas pero no se llega a encontrar el origen identificable de nuestro malestar, aunque el dolor o dolencia continúa e incluso interfiere en la vida de la persona, tanto a nivel personal, como laboral o social. Aquí es entonces donde entraría la somatización.

¿SOMATIZAMOS A TRAVÉS DE LAS EMOCIONES?

Sabemos que nuestra infancia y cómo la vivimos será determinante en el desarrollo posterior de nuestra conducta y personalidad e igualmente, las necesidades básicas no atendidas o insatisfechas pueden ocasionar diferentes tipos de trastornos a posteriori.
Si hablamos en términos de emociones, los daños emocionales recibidos en la infancia y vividos intensamente o prolongados en el tiempo, tendrán un impacto en nosotros a nivel emocional y consecuentemente, a nivel fisiológico.
Una herida emocional puede afectar a nuestro cuerpo de múltiples formas: problemas gástricos, dolores, síntomas neurológicos, problemas en las relaciones sexuales, órganos afectados, etc. Por tanto, la somatización sería el reflejo del dolor emocional “enquistado” o no procesado en nuestro cuerpo.

¿CÓMO APARECE ENTONCES LA SOMATIZACIÓN?

Son muchos los autores que nos hablan de la somatización y de esta relación entre cuerpo y mente.
Alice Miller, en “El cuerpo nunca miente”, hace un repaso por la biografía de personajes conocidos, analizando los daños que recibieron en sus infancias y cómo reflejaron sus cuerpos años después esas “dolencias emocionales” en distintas enfermedades.
Las emociones necesitan ser expresadas libremente, verbalizadas, de ninguna forma escondidas en lo más profundo de nuestro yo, aunque en ocasiones sucede que no encontramos respeto, comprensión o empatía al llevarlo a cabo y eso puede hacernos sentir solos, perdidos, confusos o desamparados.
El profesor de Psicología y Neurociencia de la Universidad de Colorado Boulder, Tor D. Wager, realizó un estudio en el que descubrió que las zonas cerebrales que se activan cuando sufrimos un dolor físico son las mismas que cuando experimentamos un dolor emocional: “Nuestro cerebro no sabe diferenciar entre un estado u otro, más bien le importa la intensidad de lo vivido y el sufrimiento resultante”.
Parece ser que un estado de estrés continuado, largos periodos de ansiedad pronunciada o problemas emocionales persistentes con una pobre gestión emocional, son la causa que conlleva a la somatización.
En este sentido, si no gestionamos de una forma sana nuestras emociones, si no sabemos ser resolutivos con nuestros propios conflictos emocionales y detenernos a tiempo para trabajar y sanar dicho proceso, tendremos más probabilidad de enfermar.
Pondremos un ejemplo: Una persona que soporta en el trabajo un elevado nivel de estrés continuo, sale del trabajo y continúa trabajando en casa sin descansar las horas necesarias, etc., y cuando termina ese periodo de estrés para supuestamente disfrutar de sus vacaciones, cae enferma.
Cuando la mente se relaja, el cuerpo reclama su atención y es entonces cuando “da la cara” o muestras las consecuencias de nuestra previa mala gestión emocional. Es entonces cuando comienzan a aparecer esas “muestras en nuestro cuerpo” que pueden darse en diversas formas: dolores de cabeza, dolores de espalda, dolor de articulaciones, problemas gastrointestinales (náuseas, ardor, diarrea, vómitos…), reacciones alérgicas, etc.

ENTONCES, ¿CÓMO HAGO PARA DEJAR DE SOMATIZAR?

Afortunadamente, cada vez está más al alcance de nuestras manos el conocimiento sobre cómo poder manejar de una forma saludable  nuestras emociones y hoy en día disponemos de todo un abanico de posibilidades para que dicha gestión pueda llevarse a cabo.
Cuando una emoción nos invade, como pueda ser sentir miedo en un momento dado, sentirnos tristes por ciertas situaciones de nuestras vidas, o sentir ira, lo primero que intentaremos por lo general, es reprimir esa emoción, puesto que hemos convivido durante demasiado tiempo quizás con muchas de las que ahora son nuestras creencias limitantes, como cuando nos decían: “No llores, llorar es de niñas”,  “no confíes en nadie”, “no sé si vas a ser capaz de hacerlo” y un largo etc.
Permitirnos sentir nuestras propias emociones puede resultar agotador si no somos capaces de gestionar esa emoción, pero entonces no conseguiremos reconciliarnos con nuestro dolor emocional para poder sanar aquello que está arraigado dentro de nosotros y que en su momento, nos hizo daño, de forma consciente o inconsciente.
La emoción queda encapsulada y decidimos enterrarla en lugar de mirarla de frente, de sacarla a pasear de nuestra mano o acompañarla y darla el espacio que se merece.
Que nuestro cuerpo deje de somatizar es difícil e incluso, ciertas personas son más  insistentes en empeñarse que existe una enfermedad subyacente cuando el médico no encuentra el origen de la causa física de su dolor y se les hace complicado aceptar que nuestra mente juega de igual forma un papel importante a la hora de somatizar.
El tratamiento farmacológico es necesario para ciertas dolencias pero es algo que alivia a corto plazo; siempre se puede complementar con un profesional que nos ayude a gestionar nuestras emociones de  la forma más saludable.
Es importante que te preguntes a ti mismo cómo te sientes, qué necesitas, que puedas hacerte un auto-chequeo emocional y observes cuál es la respuesta, quizás te sorprendas sabiendo que es más sencillo de lo que imaginabas.
ALGUNAS PAUTAS QUE PUEDEN AYUDARNOS A DEJAR DE SOMATIZAR

Reconocer nuestra situación actual y las emociones que estoy sintiendo en cada momento, es el primer paso hacia nuestro bienestar emocional. ¿Qué puedo hacer cuando mi cuerpo me envía señales?:
•   Reconoce y acepta lo que estás sintiendo en cada momento y observa en qué parte del cuerpo se encuentra tu dolor.
•   Intenta mirar hacia atrás al pasado y recuerda en qué otros momentos te sentiste de la misma forma.
•   Ponle palabras a lo que estás sintiendo. Te ayudará incluso a ponerle nombre a tu emoción, por ejemplo, si estoy sintiendo miedo ahora, ponle un nombre, un color, una forma… Conseguirás al menos darle el espacio que se merece.
•   Evita situaciones que te causen estrés o te hagan daño. Puedes practicar relajación o meditación cuando comiences a sentirte angustiado o sobrepasado y tu mente-cuerpo lo agradecerán.
•   Comparte con personas allegadas a ti aquello que estás sintiendo en ese momento. Poder expresar lo que sientes te ayudará a sacar lo que llevas dentro.
•   Si en ese momento no te apetece hablar, puedes escribir en un papel cómo te sientes, a qué te recuerda, con qué te conecta …

Recuerda que siempre es importante mantener una actitud positiva ante la vida, teniendo en cuenta que la vida también está llena de dificultades y momentos duros. Detrás de cada emoción, siempre se esconde un aprendizaje el cual quizás, aún no hayas sido capaz de reconocer.

87
NO MÁS BLOQUEOS: SIGUE ESTOS 5 PASOS PARA PERDONARTE Y LIBERARTE.

Paola Gutiérrez Coach

charla de 14 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=7_24z-0sMUg
88
LA AUTOESTIMA: BASE DE LA PERSONALIDAD / DIVINIDAD, AYÚDAME A AMARME - charla de 32 minutos
« Último mensaje por dona en Mayo 25, 2021, 06:43:54 am »
DIVINIDAD, AYÚDAME A AMARME


charla de 32 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=ayLI-HyUmSE



ESCUELA DE AMOR Y SUPERACIÓN PERSONAL

La autoestima es para mí deconstrucción y construcción. A veces se hace difícil amarnos cuando nos dijeron que no valíamos, cuando no nos han preguntado qué queríamos o cuando creemos que eso depende de la mirada de los demás. Podemos desprogramar estas creencias limitantes y para eso contamos con la divinidad dentro nuestro. La autoestima es para mí la base de la felicidad en la vida. Mirémonos, amémonos, aunque sea a partir de ahora, aunque no nos lo hayan enseñado.
89
¿POR QUÉ TENGO TANTOS PROBLEMAS?

Pasar de la Ira a la Paz, del Miedo al Amor.

charla de 55 minutos


https://www.youtube.com/watch?v=-Kwwh1Qcxso

90
ARTÍCULOS DE FRANCISCO DE SALES / PONTE A SALVO DE TI
« Último mensaje por francisco de sales en Mayo 24, 2021, 05:45:58 am »
PONTE A SALVO DE TI


En mi opinión, es habitual que uno llegue a dudar de sí mismo en algún aspecto, es habitual que no terminemos de fiarnos de nosotros –porque ya nos hemos fallado más de una vez-, que dudemos de la firmeza de nuestras decisiones, y que hayamos comprobado en ocasiones que parecemos nuestros más implacables enemigos.

A veces, esto es casi inevitable, nos gustaría ponernos a salvo de nosotros mismos.

A veces, con nosotros somos excesivamente auto-exigentes, crueles, hipercríticos, extremadamente rigurosos, duros, injustos. Y ya hemos comprobado que no nos gusta nada eso. Preferimos quedarnos con la idea de que somos “normales”, más o menos como todo el mundo, y vivir en una apacible mediocridad. Pero… algo desde nuestro interior, o desde nuestra mente, nos ataca incansablemente. No hay una tregua ni un respeto.

Ya que uno va a tener que vivir toda su vida consigo conviene que la relación sea excelente, y si no puede llegar a la excelencia por lo menos que sea muy amable, cordial, de un buen compañerismo… y de respeto.

Cuando escribo “Ponte a salvo de ti” quiero referirme a que elimines de tu vida toda la auto-agresividad que se pueda presentar, venga de donde venga, tenga razones y motivos o no los tenga. No permitas en ninguna medida que la relación se enturbie.

Es preciso que pongas en ella todo el Amor Propio del que dispongas –o sea, Amor a Ti Mismo-, y todo el que puedas conseguir, todo el mimo y la delicadeza, toda la atención generosa y el cuidado, toda la maravilla y la magia. No la conviertas en una guerra entre tú y tú.

Respétate. Sé amable. Cuídate. Defiende y acrecienta tu Autoestima. Lleva el Amor Propio al máximo nivel posible.

Reconcíliate. Firma la Paz y un buen acuerdo de colaboración contigo. Protege tu relación contigo.

Ámate. Aunque a veces no encuentres motivos para hacerlo y tengas mil razones para no hacerlo: Ámate. No necesitas razones mentales para amarte porque eso ha de ser algo natural y no el resultado de que se cumplan o no ciertos objetivos. Tú eres tu responsabilidad. Cuidarte es tu responsabilidad. No atacarte es tu responsabilidad. Ponerte a salvo de cualquiera que pretenda desestabilizarte o hacerte sentir mal, incluso de ti mismo, es tu responsabilidad.

Si sientes que la relación contigo no es como desearías, averigua exactamente cuáles son los impedimentos, cuánto de cierto tienen las razones que esgrimes para esa mala relación, de dónde viene…y Haz lo que sea necesario para sanarlo y para que haya un acercamiento sincero y eficaz que te aporte tranquilidad, bienestar… y amor.

Ten cuidado de no ser excesivamente auto-exigente y nada amable.

El artículo de este enlace te puede aportar más información sobre el auto-respeto:
https://buscandome.es/index.php/topic,16350.msg18949.html#msg18949

Te dejo con tus reflexiones…

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 [9] 10

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020