Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL MAESTRO



Junio 28, 2015, 07:45:36 am
Leído 2356 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 7264
    Mensajes

  • Karma: 7

EL MAESTRO
« en: Junio 28, 2015, 07:45:36 am »
EL MAESTRO



En el Camino de DESCUBRIR siempre hay varios Maestros: el primero puede ser la Vida, quizás Jesucristo, algún pensador oriental, una persona que nos habla de cosas esotéricas, que nos contesta a esas dudas que han dormido largamente, etc.

Luego, en otros casos, hay realmente una persona física con la que se puede hablar y a quien se puede preguntar, alguien que esta en su búsqueda desde antes que nosotros y nos puede hablar de su experiencia; alguien con una claridad de actuación o sentimiento que, siempre, nos ayuda a aclararnos.

Hasta llegar a este ultimo, han ido apareciendo personas, cada vez con un nivel superior de enseñanza que coincide con un nivel superior de nuestra receptividad hacia lo que nos muestra, en un proceso similar para todos. Aparece una persona en nuestra vida que nos desvela los primeros misterios, nos ayuda en los primeros pasos, nos muestra una puerta. Luego, desaparece, para cumplir la tradición y dejar espacio para el siguiente Maestro, que a su vez estará durante un espacio de tiempo, y se volverá a repetir el ciclo.

Este Maestro físico último, a quien se le ha de solicitar expresamente que lo sea, y tiene libre voluntad de aceptarlo o no, ha de reunir unas cualidades morales que le autoricen a serlo, puesto que no existen títulos para confirmarlo. Y puede negarse por cumplimiento de su libre albedrio, pero también porque la responsabilidad es enorme.

Un Maestro tiene que enseñar, no contar o decir sino: ENSEÑAR. ENSEÑAR es MOSTRAR. El Maestro no se limita a narrar o filosofar teóricamente, lo que hace es mostrar que tiene la entera certeza. Solo habla de sus vivencias.

Una de sus más grandes y graves responsabilidades es la de no trasmitir a su alumno sus problemas, traumas, errores o frustraciones, por lo que se le supone un gran equilibrio y autoconocimiento.

El verdadero Maestro sabe bajar el nivel del alumno en vez de esperar a que éste suba el suyo. No tiene porqué ser un erudito, y su función es más la de enseñar a andar que la de llevar de la mano. Él, a su vez, aprende: nada enseña más a un Maestro que un buen alumno. Y su verdadera maestría no consiste en demostrar cuánto sabe al alumno, sino en dejar que el alumno se dé cuenta de que él mismo ya lo sabía.

Cada Maestro vibra en un nivel espiritual al que sólo pueden acceder los que estén en el mismo nivel, por eso no todos los Maestros valen para todos los alumnos.

El Maestro siempre es duro, porque es la única forma de exigir al alumno que dé un paso más.

El alumno, por su parte, no debe aceptar algo “porque sí”; debe sentir lo que le enseña, debe almacenar lo que aprende en el corazón y no en la cabeza, y no debe limitarse a escuchar: puede discutir, y, sobre todo, debe tener cuidado de no apegarse al Maestro.

Tony de Mello se preguntaba, “¿para qué se necesita un Maestro?... para que haga ver la inutilidad de tener un Maestro…”. Un buen Maestro se encargará de hablar del único y verdadero MAESTRO: UNO MISMO.

Y así llegamos al aspecto de Maestro del que quería hablar: uno ha de ver a su SER INTERIOR COMO SU MAESTRO. Copio unos párrafos de Karlgried Graf Dürckheim que me parecen  insuperables para hablar de ello.

“El Maestro interior somos nosotros mismos bajo el aspecto potencial hecho consciente de lo que podríamos y deberíamos ser. El Maestro interior en el sentido de aptitud para comprender y reconocer esa potencialidad, exige cierto grado de evolución. Para oír como llamada la voz del Maestro  hay que estar presto a ello. Responder a esa llamada exige, no solamente coraje, sino también cierta humildad.

No supone presunción reconocer al Maestro en uno mismo. Hacerlo así eleva, colma y compromete a la vez: se precisa humildad para aceptar el peso de este compromiso y del Camino a recorrer por esta vía.

La verdadera humildad no consiste solo en no querer parecer más de lo que uno es. Es también aceptar ser más de lo que uno parece ser.

Hay una falsa modestia que es, sencillamente, miedo a las responsabilidades. Y es un obstáculo para dejar emerger al Maestro interior.

Reconocer y aceptar el Maestro supone que el despertar del Maestro y del alumno se ha producido ya en nosotros y que ambos han despertado al Camino.

Cuando aparece el Maestro es como el rugido de un león anunciando un combate a vida o muerte. De este combate no se libra ningún hombre que esté llamado a un plano superior. Ninguno de los llamados puede evitarlo. Es una lucha que promete lo más sublime y que presagia lo mas difícil: un verdadero “morir y devenir”, no de una vez por todas, sino como formula perpetua del camino. El hombre, sólo puede cumplir su destino si escucha la voz de su Maestro interior. La trinidad Maestro-alumno-camino, es la manera en y a través de la cual toma forma, a pesar de las resistencias y sean cuales fueran las circunstancias, el SER sobrenatural y absoluto que está mas allá del espacio-tiempo. Hacerse cada vez más disponible, es decir, abrirse a la Vida que tiende a manifestarse en el mundo, es la tarea que le está destinada al hombre. Pero para percibir así la vida, para tomar coincidencia de que ésta pugna por manifestarse, y aceptarla como un camino a seguir y como una vocación esencial, hay que haber alcanzado cierto grado de evolución. Entonces será un deber, un privilegio y una misión”.

Hasta aquí algo de lo que habla con respecto al Maestro; con respecto al alumno, dice lo siguiente:

“Y, ¿Quién puede llamarse alumno? Sólo aquel que está sumido en una profunda nostalgia, a quien la afiliación le lleva al limite de su resistencia sintiéndose amenazado por la destrucción si no logra encontrar una salida. Solo el hombre atormentado por una inquietud del corazón que no cederá con nada en tanto que no encuentre lo que le calma. Sólo aquel que, una vez que ha emprendido el Camino, sabe que no puede volverse atrás, estando dispuesto a dejarse llevar allí donde ya no comprende nada, estando dispuesto a pasar por todas las pruebas. El hombre duro consigo mismo, que acepta soltar presa para someter al SER que quiere emerger en él. Solo aquel en quien lo Absoluto ha tomado posesión, puede soportar todas las dificultades que encuentra en el rudo Camino que le lleva el Maestro.”

Ante tal belleza y claridad, no se puede sino admirar y callar.

Francisco de Sales

Septiembre 24, 2015, 08:52:26 am
Respuesta #1

Desconectado machuca

  • Sr. Member
  • ****

  • 340
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: EL MAESTRO
« Respuesta #1 en: Septiembre 24, 2015, 08:52:26 am »
"Si te gusta y resuena  lo que el Maestro dice y hace síguelo, toma tu equipaje y ayúdale en su tarea"
Esta frase se la escuche a Mi Maestro en sabiduría muchas veces cuando alguien le expresaba que quería ser su discípulo. Este viejito a veces ecuánime, a veces alegre, a veces serio... pero siempre dispuesto a servir.
Esta fue la primera lección que aprendí de Él cuando aun no era su discípulo...su capacidad de servir. Vivimos en una estructura de servicio donde el que más sirve es el que más alto rango alcanza, como Dios lo hace con todos los reinos (mineral, vegetal, animal y humano) y criaturas vivas de todo el planeta. Todo absolutamente todo tiene su espíritu en la energía que cohesiona la materia pero que también sutiliza el alma.
La relación discípulo-Maestro, es una relación sincera, de ida y venida. El Maestro disipa algunas tinieblas del discípulo que con solo hablar quedan comprendidas, algotras son guía y requerirán de un esfuerzo personal para ser comprendidas y muchas aparecerán, y con el conocimiento de sí mismo se enfrentarán y serán aprendidas. En una mecánica de ida (enseñanza) y retorno (ayudarle en su misión)
Pero ¿que es lo que el Maestro sigue, a que o a quien responde su misión? ¿Existe algún trabajo sagrado o mundano que realizar? ¿Que pretendo con seguir las enseñanzas de un Maestro de Sabiduría?
Todo Maestro de Sabiduría debe de enseñar como misión El Plan Cósmico para esta Era de Acuarius, que hoy le corresponde a la expansión de la Conciencia. ¿Sabemos cual es el camino de la conciencia?, pues ahí hay suficiente mérito para contribuir al trabajo universal del Maestro y el pequeño grano de arena que cada ser humano que se ilumine pueda hacer.
Existen varios tipos de maestros, aquellos que nos enseñan en las escuelas o universidades, los que nos enseñan algún oficio o arte, los que nos enseñan acerca de la vida y los maestros espirituales. Como ven hay muchos maestros a los que hay que aprenderles. ¿A cuales les damos mayor importancia? ¿A los que nos enseñan a sobrevivir al hacernos diestros en una profesión u oficio o a los que nos muestran el camino hacia la Verdad?
Debemos recordar que nuestra vida en este planeta es transitoria y que necesitamos aprender a como ganarnos la vida, pero también a prepararnos para ser conscientes de la vida, a saber nutrirnos física y psíquicamente, a ser virtuosos, a amar, a ser disciplinados, a gobernar nuestras pensamientos, emociones y sentimientos para que nuestra conducta sea ejemplar, pero permitirnos el yerro para tomar consciencia de si mismos.
En la escuela seglar nos enseñan una profesión, pero no como vivir una vida sana y feliz. Por ello encontramos en el mundo a tanta gente desorientada que no saben que hacer con sus vidas y aquí es donde se necesita la ayuda de guías que orienten la dirección de como saber vivir alegre, feliz, en paz, armónicamente, con bondad, compasión, justicia, solidaridad en un mundo que normalmente solo enseña competencia.
¿Como sabemos esto:? por las experiencias...así vamos adquiriendo consciencia de Ser...de ser un ser humano pleno. Donde el dolor y el sufrimiento lo llevamos a niveles tolerables sin salir de nuestro balance. Esto es un primer paso de la enseñanza de un verdadero Maestro. Luego nos incursiona en el mundo de lo sagrado, donde se comienza a ver el Ser en todo lo que existe, aun cuando nos hiera o cause dolor, que a la postre es otro de los maistritos que más enseñan.
¿Y cuando el Maestro desaparece de tu vida que pasa? Estás listo hermano para afrontar los retos de la vida y para incursionar más en tu espiritualidad, en la entidad sacro santa que eres. Esto es a lo que podríamos llamar aspecto de la iluminación, es algo que el Maestro no da, solo tu Propia Maestría cuando se camina en el camino del Equilibrio, de la Verdad. La existencia que tiene un propósito y es un deber descubrirlo para recorrer otros mundos de Luz y solo adquiriendo la maestría de si mismo lo lograremos.

Abrazos y Bendiciones Paco por traernos tan sugestivos temas y permitirme poner mis opiniones en tus escritos, los que considero muy valiosos.

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020