Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LAS COSAS ACABAN SIENDO LO QUE PENSAMOS DE ELLAS



Septiembre 23, 2015, 08:40:28 am
Leído 2059 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 7273
    Mensajes

  • Karma: 7

LAS COSAS ACABAN SIENDO LO QUE PENSAMOS DE ELLAS
« en: Septiembre 23, 2015, 08:40:28 am »
LAS COSAS ACABAN SIENDO LO QUE PENSAMOS DE ELLAS


En mi opinión, aunque las cosas son lo que son, acaban siendo –para nosotros- lo que pensamos de ellas.

En muchas ocasiones nos parece que las cosas empiezan a ser ellas mismas en el momento en que les adjudicamos un adjetivo. Que sin una definición por nuestra parte no son nada. Las cosas que “no queremos ver”, no las vemos.

En general, o bien no somos conscientes de que somos los creadores y responsables de todo lo que nos sucede, o bien no queremos responsabilizarnos de tan comprometida tarea y se la pasamos a lo que denominamos Dios, castigo, porvenir o destino. (También se dan casos de personas que sí son conscientes y se comprometen con ello, entre las que muy probablemente estés tú).

A lo largo de la vida nos van a suceder muchas “cosas”, vamos a atravesar multitud de situaciones, vamos a tomar miles de decisiones, y nos vamos a enfrentar con asuntos nuevos que no sabremos interpretar o resolver correctamente. Pero así es la vida. Y esto es inevitable.

Lo que sí se puede evitar es que todo ello nos repercuta de un modo negativo afectando a nuestra estabilidad emocional.

Tal vez no podamos evitar ciertas “cosas”, pero sí tenemos la opción de escoger lo que queremos hacer con ellas, desde calificarlas –y hacerlo bien o mal- hasta darles o no permiso para que nos afecten positiva o negativamente.

Y al mismo suceso que nos ocurre podemos llamarlo “error” o “tragedia” -y soportar todo lo gravoso y abrumador que ello conlleva-, pero también podemos llamarlo “experiencia” o “lección” -y entonces, el mismo efecto lo convertimos en algo aleccionador y positivo para nosotros-.

Lo que es, es. Lo que sucede, sucede.

Es todo cuestión de interpretación.

Ayuda mucho ser comprensivo y tener la capacidad de aceptar las cosas sin graves enfrentamientos, lo que no quiere decir que uno sea rendido y sumiso, falto de carácter y entregado incondicionalmente al devenir de las cosas, sino que uno es tolerante con el hecho de aceptar que no puede controlar todas las cosas que le suceden. No siempre y todo depende de uno mismo.

Hay cosas sobre las que uno no tiene control y también hay que aceptarlas. Aunque no hagan gracia. Hay que aplacar un poco la rebelión que se puede oponer desde dentro -y con pleno derecho- a no querer aceptar las cosas indeseadas que se califican como desagradables.

Es mejor entender de algún modo –y va a ser sin lógica- que algunas cosas forman parte de un proceso que puede ser personal y ajeno al mismo tiempo, y uno es, nada más y nada menos, un colaborador indispensable de ese suceso.

Las cosas suceden, y eso es histórico y verificable, pero a partir de ahí depende de cada uno lo que quiere hacer con esas cosas, y van a ser, no lo dudes, lo que cada uno cree que son o quiere que sean.

Ahí está lo bueno: que de ti depende que ante la misma situación pienses de un modo positivo y optimista, comprensivo y abierto, vital y esperanzado, o que te conviertas en un pesimista amargado y por tanto la víctima de tu propia negrura.

A veces, no queda más remedio que colaborar con lo inevitable, y aceptar que es así. Pero sé consciente de ello y ten cuidado de qué haces con ello.



Te dejo con tus pensamientos…

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020