Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 MI BIOGRAFÍA INTERIOR



Marzo 06, 2016, 06:28:47 am
Leído 1075 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 6945
    Mensajes

  • Karma: 6

MI BIOGRAFÍA INTERIOR
« en: Marzo 06, 2016, 06:28:47 am »
MI BIOGRAFÍA INTERIOR



En mi opinión, hacemos algún que otro esfuerzo –sobre todo de cara a los demás- para tener una biografía personal de la que sentirnos más o menos orgullosos.

No lo podemos negar: nos gusta que los otros tengan un buen concepto de nosotros, que los otros nos miren bien y nos encuentren algo atractivo o interesante. Nos gusta alimentar el ego y que nuestra imagen y nuestra biografía tengan algo que decir. De eso modo creemos ser “alguien”.

Le prestamos menos atención, en general, a la biografía interior.

Y la auténtica riqueza y valor está dentro, y no fuera.

Lo que mostremos fuera, si es real y no fingido, será una manifestación de lo que hay dentro. Y dentro está lo que llamamos corazón –y no me refiero al órgano muscular- el amor, el espíritu, el alma, la esencia, la conciencia, lo trascendente… está todo lo transpersonal, lo que está por encima de lo que se ve -del cuerpo físico- , y eso es, sin duda, lo que refleja y demuestra nuestra auténtica valía.

La biografía interior no se escribe para mostrarla a los otros, sino que uno la escribe para sí mismo, si bien es cierto que los otros se verán beneficiados de lo que pongamos en ella.

La biografía interior es aquella donde aparece quien uno es de verdad. Lo mismo que uno escribe en su Diario y se sincera con él, así ha de ser con la interior. Aquí no se miente, no se estafa, no se enseña una cara que no es la verdadera. Sería poco ético, y un auto-engaño absurdo, decirse a uno mismo que es quien no es.

Es una biografía paralela a la que narra nuestros hechos históricos, la diferencia está en que aquí priman más los sentimientos que los hechos. Conviene tener en cuenta, eso sí, que este es un ejercicio, sobre todo, de VERDAD. La verdad prima por encima de cualquier otra cosa. Y aquí no va a escribir el ego –hay que prohibirle el paso- aunque no porque auto-halagarse pueda parecer un asunto del ego se va a dejar de reconocer la realidad de las cosas. Este es un sitio aparte del mundo, sólo le pertenece a uno, y sólo uno va a saber lo que hay escrito.

Así que si hay cosas buenas, se anotan. Todas. Sin ego. Simplemente es un reconocimiento de la verdad.

No hay duda de que somos lo que los otros ven, el cuerpo físico, lo externo, pero también somos lo que sólo está a nuestro alcance y disponibilidad: lo interno. Así como hay una Autoestima exterior, compuesta en gran parte por los éxitos sociales o materiales logrados en cualquier campo, hay otra interior, cuya manifestación más evidente es la paz y la concordia. Si uno tiene triunfos externos, los manifiesta con una especie de orgullo; si el triunfo es interno se manifiesta en forma de armonía y sosiego.

Se le puede llamar Autoestima y se le puede llamar Examen de Conciencia. A fin de cuentas es algo que no existe –pero existe-, que es etéreo, que es poco más que un lugar en el sentimiento, y tal vez algo que simplemente intuimos pero que al mismo tiempo lo notamos realmente aunque sin saber explicarlo exactamente. De lo que sí somos casi todos conscientes es de que hay “algo más”, sea lo que sea, que no es el cuerpo con el que nos identificamos.

Ese “algo más” interior también tiene sus inquietudes, de tipo espiritual o transpersonal, por eso, para su actualización y posible desarrollo, conviene seguir un proceso de Auto-conocimiento de lo que va más allá de la persona y de lo cotidiano.

Lo mismo que conscientemente nos preguntamos, por ejemplo, ¿Cuál es el sentido de mi vida?, sería igual de conveniente hacer la misma pregunta en el interior, ya que, sin duda, la respuesta sería distinta. En lo cotidiano, en lo mental, la respuesta es una, pero si se pregunta en el interior, a lo espiritual, la respuesta va a ser absolutamente distinta. Ambas tienen intereses dispares, y el mayor nivel de percepción de la pregunta puede aportar más matices a la respuesta. Es muy posible que en el segundo caso las respuestas no tengan ideas ni palabras, sino que sea un sentimiento de integración, de comprensión sin necesidad de explicación, y también es posible que sea un diálogo interior del que uno mismo no se dé cuenta, ni pueda asistir a él ni siquiera como espectador, pero se pueden notar los efectos. Algo cambia, uno cambia, y no se llega a saber el por qué.

Si uno se pregunta en el nivel consciente ¿Quién soy yo?, posiblemente sea el ego el primero en responder, ya que pensará que la pregunta va dirigida exclusivamente a él. Responderá un nombre y unos apellidos, seguido de un breve Currículum. Piensa que si lo repite muchas veces acabará convenciéndose de que es eso.

Las preguntas interiores han de ser del estilo de ¿Quién soy yo más allá del cuerpo, de mi identificación con un personaje, de lo que veo y toco?, ¿Quién soy yo espiritualmente?, ¿Quién soy, REALMENTE, yo?

Posiblemente habrá que descartar la primera respuesta que aparezca porque puede ser del ego, del personaje, que se entromete donde puede, así que habrá que esperar hasta que desaparezca la palabrería y lleguen las sensaciones y las percepciones sentimentales, o algo de una rotundidad insospechada que nos deje la sensación de haber encontrado la respuesta buscada.

¿Para qué estoy en esta vida? Esta también es una buena pregunta para depositar en el interior. Preferiblemente en una relajación o una meditación. Y si no se siente la respuesta silenciosa con claridad, se deja reposar y se vuelve a hacer otro día.

Son preguntas cuya respuesta no se espera de la mente, que no es destinataria de la pregunta, sino que van directamente al alma, que es quien puede comprender el sentido de la pregunta –y la necesidad vital de respuesta que implica- y quien va a dar una respuesta que reconforte o exija a quien la hizo.

La biografía interior, esa gran desatendida, debiera ocupar un lugar preponderante en nuestra vida.

Aún estamos a tiempo de escribirla.


Te dejo con tus reflexiones…

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020