Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL PODER INTERIOR Y LA AUTOESTIMA



Marzo 24, 2016, 07:02:22 am
Leído 1032 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1429
    Mensajes

  • Karma: 1

EL PODER INTERIOR Y LA AUTOESTIMA
« en: Marzo 24, 2016, 07:02:22 am »
EL PODER INTERIOR Y LA AUTOESTIMA
Por Ana Muñoz


El poder ayuda a que las personas se sientan más felices y más libres para ser fieles a sí mismas. Pero, ¿qué es el poder realmente? Algunos entienden el poder como la dominación de los demás mediante la amenaza o el miedo y puede que lo consigan pero, por lo general, estas personas no se sienten poderosas sino todo lo contrario: se sienten inferiores y débiles y necesitan rebajar a los demás como un modo de ensalzarse a sí mismas.

Este no es el tipo de poder que hace que una persona se sienta más feliz y más libre para ser quien es. De hecho, no es poder, sino debilidad.

El poder es más bien un sentimiento, es algo que procede de nuestro interior. Puedes ser un alto cargo en una empresa importante, con muchas personas bajo tu mando y ser considerado por los demás alguien con poder.

Pero si no te sientes poderoso, entonces simplemente no lo eres.

Y es que hay dos tipos de poder: el poder interior, al que también podríamos llamar "poder de ser" y el "poder sobre", aquél que se ejerce sobre los demás para empequeñecerlos y sentirse grande a su lado, que no procede de quién eres, sino de lo que tienes, de algo externo, como el hecho de tener un puesto importante en una empresa o poseer una fortuna. Pero si a estas personas les quitamos su importante puesto o su fortuna, ¿se seguirán sintiendo poderosas? Si su poder está basado solo en eso y no procede de su interior, entonces la respuesta a esta pregunta será un rotundo no.

¿Qué es el poder interior?

Lo dicho anteriormente significa que el verdadero poder está al alcance de todos porque procede del tipo de persona que eres, de lo que haces cada día con tu vida, por sencilla o sofisticada que sea.

La persona que siente este tipo de poder interior tiene una buena autoestima, no necesita dominar a los demás para sentirse fuerte, es capaz de ser fiel a sí misma, sin pretender ser lo que no es para impresionar a los demás o para aparentar ser algo más de lo que es. Este tipo de persona se conoce bien, se acepta como es y trata de ser lo mejor que puede ser pero acepta sus debilidades, sus miedos y sus errores porque sabe que no es perfecta.

Se siente libre, persigue sus propias metas (no las de los demás), cree en su capacidad para alcanzarlas y es fiel a sí misma.

El poder interior no es algo que se tiene o no se tiene. Es más bien un estado emocional que, como cualquier otro estado emocional, puede variar de un día para otro o incluso en el mismo día. Tal vez tienes que hacer algo que te da miedo y, en ese momento, no te sientes nada poderoso sino más bien débil y pequeño. Pero entonces recuerdas esos momentos en los que sentiste ese poder interior; tal vez un momento en el que te enorgulleciste por un trabajo bien hecho o cuando ayudaste a alguien a resolver un problema difícil o cuando alcanzaste una meta importante tras una larga lucha y un gran esfuerzo. Al recordar esos momentos de poder interior, te das cuenta de que el poder también forma parte de ti, incluso aunque ahora te estés sintiendo alguien insignificante, atrapado por el miedo. Porque te das cuenta de que no eres así siempre; de que sencillamente no eres así. Esa debilidad o miedo no te definen. Es un estado momentáneo que, en un momento determinado, es sustituido por un estado de poder interior que también puede ser pasajero, porque todo en la vida y en nosotros aparece y desaparece, dando lugar a algo diferente que, a su vez, acabará por desvanecerse también.

Aumentar el poder interior

Quizás los momentos de poder interior sean escasos en tu vida; tal vez te dominen los momentos de debilidad, miedo o incertidumbre.
Entonces buscas en tus recuerdos y encuentras un momento en que sentiste ese poder interior y luego buscas otro de esos momentos y otro más y aprendes de ellos: recuerdas lo que hiciste, por qué te sentiste así, cómo lo lograste. Y este será un aprendizaje muy importante porque te permitirá generar más momentos como esos. No tendrás que luchar para evitar los momentos de miedo y debilidad sino dejarlos estar mientras fomentas los estados de poder interior y haces que sean cada vez más frecuentes en tu vida hasta ser dominantes. Entonces todo habrá dado un giro muy importante, pues los momentos en que te sientas poderoso serán mayores que los momentos en que te sientas débil y, aún siendo exactamente la misma persona, serás alguien totalmente diferente.

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020